MISTERIOSOS FENOMENOS LUMINOSOS EN NEUQUEN

Durante el año 1968, se produjo en la Argentina una de las mas importantes oleadas OVNI del hemisferio meridional, la cual alcanzo su climax en el periodo invernal, en los meses de julio y agosto, principalmente. Esta excepcional actividad tuvo una amplisima resonancia periodistica, hasta tal punto que bien pudo llegar a sospecharse que el inusitado aumento en la generacion de informes se debia solamente a un fenomeno de indole sociologica, desencadenando y sostenido luego por los medios de prensa, sin correlato objetivo alguno. Sin embargo, se ignoraba entonces que varios meses antes, a comienzos del año 1968, habia tenido lugar una verdadera micro-oleada, cuya existencia solo fue conocida en algunos medios castrenses. Testigos de esta nutrida serie de avistamientos, ineditos en su totalidad, fueron miembros de la Gendarmeria Nacional ( un cuerpo militar para la vigilancia de las fronteras ), cuyos informes de caracter oficial, elevados a sus superiores jerarquicos constituyen hoy una valiosa fuente documental*. Los incidentes aludidos ocurrieron en el extremo nordoccidental de la provincia de Neuquen, en una zona montañosa, con terreno abrupto y en parte inaccesible. Avistamientos tipo 1 en Pichi Neuquen El 28 de diciembre de 1967, a las 20:00, una potente luz de color blanco sobrevolo el edificio donde tiene su sede la Seccion Pichi Neuquen, de la Gendarmeria, para asentarse luego en la parte media del cerro distante unos 3 o 4 kilometros, en direccion al sud-oeste. En el momento de la aparicion del fenomeno se hallaban presentes el subalferez Carlos Rodolfo Michaux, el sargento ayudante Manuel Jose Ramos, el sargento Oscar M. Aguilera, el caba primero Gualberto Ginez, los cabos angel Cutierrez y Antonio Lorenzatto y el gendarme Gregorio Riquelme. En los dias subsiguientes en fenomeno luminoso similar se manifesto en la misma zona, variando su horario de aparicion entre las 22 y 22:55. En estos casos, el color de su luminosidad se modificaba, pasando del rojo intenso hasta llegar al blanco. Casi un mes despues, el 23 de enero, a las 22:30, el personal de la misma Subunidad fue testigo de otro fenomeno de extrañas caracteristicas. Esta vez las manifestaciones luminicas fueron percibidas tambien por el comandante principal Juan B. Farias, el cabo primero Carlos B. Leguiza y el gendarme Ramon N. Penros. Las descripciones coinciden en lo fundamental: una luminosidad desconocida visualizada como un resplandor potente, de gran tamaño y tonalidades cambiantes, inmovil al pie del cerro El Funicular, localizado a unos 3.000 o 4.000 metros de las instalaciones de la seccion Pichi Neuquen. Al efectuarse disparos al aire con la intencion de provocar alguna reaccion por parte del fenomeno, este desaparecio, surgiendo en el sitio donde se encontraba y por brevisimos instantes una luz rojiza. Uno de los espectadores, el sargento ayudante Ramos, informo que en la noche siguiente se repitio el fenomeno y que con anterioridad, habia observado resplandores semejantes en 15 o 20 oportunidades, desde diciembre de 1967, sobre el cerro mencionado y otros de la zona. En una ocasion, por la noche, una bola rojiza incandescente se desplazo a gran velocidad y baja altura sobre el cuartel, deslumbrando a los testigos y dejando una trayectoria llameante, para posarse aparentemente en la ladera del cerro antes referido. Coincidentemente, el mismo 23 de enero, a las 00:45, a unos 140 kilometros mas al sur de Pichi Neuquen, en las Termas de Copahue, un objeto luminoso no identificado fue avistado por un grupo de personas, entre las que se encontraban varios miembros del Ejercito argentino. El objeto se asento en una cumbre proxima a esa localidad y alli permanecio durante 3 horas, para alejarse por fin a gran velocidad y emitir ningun ruido. En el lugar del aterrizaje, una inspeccion posterior comprobo que las malezas en un amplio diametro de 180 metros. La noticia fue publicada por la prensa argentina, entre ellos LA VOZ DEL INTERIOR, de Cordoba y LA RAZoN, de Buenos Aires. Los fenomenos antes descritos sucedieron casi siempre durante la noche; sin embargo, algunos de ellos tuvieron lugar en horas tempranas, con luz natural. Por ejemplo, el 30 de enero, a las 17:00, el sargento primero Juan de la Cruz Gomez, que se hallaba en la puerta principal de acceso a la subunidad de Pichi Neuquen, vio, posado sobre la ladera del cerro Las Yeguas-a unos 3 kilometros de distancia-un extraño fenomeno luminoso, de conformacion circular, de un metro de diametro, y color amarillo anaranjado. Su reflejo sobresalia a la luz solar. La duracion del avistaje fue de 30 segundos aproximadamente, y su desaparicion se produjo en el mismo sitio y en forma instantanea.

OVNIS EN CHOS MALAL
En los meses siguientes, las presentaciones de objetos luminosos continuaron en otras zonas de la provincia de Neuquen, en las proximidades de la localidad de Chos Malal. El 19 de mayo, el sargento primero Felix Alberto Fernandez, de la seccion El Cholar, de la gendarmeria, observo por una ventana del cuartel, una luz potente que surgio en el horizonte nordeste. Se desplazaba hacia el oeste, aumentando su tamaño a medida que se acercaba al testigo, hasta alcanzar un diametro aparente de 30 centimetros. Se trataba de un objeto de forma circular, que irradiaba una luz intensa de color azul vivo, a la vez que desprendia por su parte posterior una estela luminosa del mismo color. No emitia sonido alguno y seguia un trayectoria de vuelo bastante regular en la direccion antes citada. Finalmente se perdio detras de los cerros que circundaban la localidad. Dada la rapidez con que sucediera el incidente, el sargento Fernandez no tuvo tiempo de llamar al esto del personal para que pudieran ver el fenomeno. La noche del 17 al 18 de julio, a las 00:15, aproximadamente, vecinos de Chos Malal, avistaron tres objetos no identificados, con cielo totalmente despejado, y efectuaron la correspondiente denuncia a las autoridades de la Gendarmeria, en este caso al Comandante principal Juan B. Farias. Juan Jose Olivero ( hijo )-bancario-, su esposa Olga Isabel Schouabs de Olibero y Calisio Brizzi-comerciante-regresaban en automovil por la ruta nacional 40, desde Zapala y al cruzar el puente sobre el rio Neuquen, en el acceso de Chos Malal, observaron los OVNIS inmoviles en direccion sudoeste, a 40º/50º sobre el horizonte. Los mismos estaban alineados horizontalmente y cada uno de ellos podia apreciarse como un disco luminoso de tamaño aparente igual a la mitad de la luna llena, de color rojizo, sin variaciones ni aureolas. Los testigos permanecieron entre 20 a 30 minutos en el sitio referido y luego persiguieron viaje sin que en ese lapso los OVNIS se movieran. Ya en el mes de agosto, ocurrio otro avistamiento, comunicado en detalle por una comision de la Gendarmeria, que regresaba desde la seccion Las Ovejas a Chos Malal, en el jeep CN 1398, de la reparticion. El hecho tuvo lugar en las inmediaciones del paraje llamado Chacay Melehue y la patrulla militar estaba integrada por el sargento primero Luis Maria Elizaincin, el cabo mecanico motorista Dionisio Garcia y el gendarme Sixto F. Mendoza. El fenomeno fue percibido en primera instancia por el conductor cabo Garcia, quien detuvo el vehiculo señalado a sus acompañantes el lugar donde se hallaba el objeto. El jefe de la comision, sargento primero Elizaincin, ordeno que se apagaran las luces del jeep y de este modo el personal pudo apreciar con claridad a unos 800 o 1000 metros de distancia, sobre el contorno de un cerro y con cielo limpido y estrellado, un elemento luminoso de color rojizo. Se desplazaba alternativamente de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo, ocultandose en dos o tres oportunidades detras del cerro mencionado, Por fin volando a gran velocidad, el objeto desaparecio hacia el sudeste. Se trataba de un objeto ovoide, con protuberancia en la parte superior, como en sombrero hongo, de tamaño aproximado a un cuarto de la luna llena y que despedia una luz brillante, de color rojizo y con destellos en la porcion inferior. El fenomeno diferia ostensiblemente de las estrellas muy visibles a esa hora, tanto en color, como en tamaño, movimientos, etc. La observacion se prolongo durante 8 minutos, controlados por reloj, desde las 20:07 a las 20:15.

PROBABLES EFECTOS ELECTROMAGNeTICOS
De la serie de casos informados por la Gendarmeria, hay dos que parecen involucrar efectos de indole electromagnetica. El primero de ellos sucedio el 16 de julio de 1968, a las 00:15, en el paraje denominado Los Menucos, ubicado sobre la ruta provincial 101, tramo Andacollo-Chos Malal. Una comision de la Gendarmeria regresaba en un jeep desde Las Ovejas, cuando divisaron un objeto luminoso que cruzo el camino por delante del automotor ( a unos 500 metros de distancia y con altura angular de 40º/45º ). Se desplazaba muy lentamente, detenida por instantes y continuo luego en descenso vertical, hasta ocultarse a los observadores. La comision estaba constituida por el alferez Nestor Arturo Palacios, los sargentos David Acosta y Heriberto Segundo Muños, el cabo primero Ignacio Castillo y el cabo mecanico motorista Dionisio Garcia. El OVNI tenia forma alargada ¡, con mayor ancho en su parte anterior, un tamaño aproximado de dos metros y color celeste cristalino, sin variaciones. No producia aureola ni dejaba estela a su paso. En el momento de la aparicion del fenomeno, el vehiculo de los gendarmes perdio potencia de manera ostensible y avanzo dificultosamente en primera velocidad sobre una pendiente, que de habitual se recorre con facilidad en segunda velocidad. Esta anormalidad fue advertida por el conductor del jeep y el personal restante. Durante el avistaje nevaba y llovia con regular intensidad, circunstancias que sumadas a lo abrupto del terreno circundante y la escasa visibilidad imposibilitaron en la oportunidad la busqueda de probables rastros. La duracion de esta observacion fue de 20 a 40 segundos aproximadamente. El ultimo informe oficial respecto de la aparicion de OVNIS en la zona neuquina, data del 6 de septiembre del mismo año, se refiere a un avistamiento ocurrido en la madrugada del dia anterior y tambien describe un efecto electromagnetico. A las 03:45 de esa fecha, el gendarme Jesus P. Videla estaba en la puerta de entrada de la unidad ( Escuadron 30, Chos Malal ) desempeñandose como jefe de guardia. En tales circunstancias avisto sobre la cuspide del cerro denominado de la Virgen, una luz de tamaño mayor al de una estrella de primera magnitud y cuyo color variaba del rojo al anaranjado y por breves instantes plateados. El nombrado Videla, que se hallaba acompañado por el gendarme Jose Maria Ayola, estimo que la distancia del fenomeno seria de unos cinco kilometros aproximadamente. Durante dos horas y cuarenta y cinco minutos de observacion, se noto un suave movimiento de translacion de derecha a izquierda, para regresar a su punto de origen, desapareciendo por fin detras del citado cerro. Al destellar, el objeto modificaba su forma redonda por ovoidal. Un hecho curioso advertido por ambos testigos fue que, en coincidencia con la aparicion del OVNI, la intensidad de la luz electrica del recinto de guardia vario repetidas veces, aumentando y disminuyendo su voltaje.

* Expresamos aqui nuestro reconocimiento al licenciado Antonio N. Baragiola, uno de los mas serios y eficientes investigadores ufologicos de nuestro pais, autor de la primera tesis universitaria sobre OVNIS presentada en la Argentina, quien nos remitiera hace ya unos años la serie de informes que ahora damos a conocer. Dado el tiempo transcurrido desde los sucesos relatados, consideramos que no existen hoy impedimentos validos para su publicacion

Comentarios
Ir a la barra de herramientas