LOS EFECTOS FISIOLOGICOS ASOCIADOS

Estrechamente vinculados a los efectos electromagneticos que ocurren en coincidencia con la presencia de objetos anomalos, un numero significativo de informes EM (que algunos autores estiman en un 20%) tambien describen reacciones y daños fisiologicos en personas y animales. Estos datos sugieren que tales efectos son causados por el encuentro con OVNIs.
El cientifico norteamericano John F. Schuessler, al cabo de varios años de estudio personal, ha reunido un catalogo de casos con lesiones medicas, que en su version de 1995 contiene alrededor de 400 episodios de esa clase. En el referido trabajo, Schuessler proporciona una lista cronologica de eventos OVNI que involucran efectos fisiologicos en los seres humanos.
Siempre debe tenerse en cuenta, que en ocasiones algunos de los sintomas mencionados no responden a estimulos fisicos provocados supuestamente por los fenomenos anomalos, sino que son manifestaciones psicosomaticas derivadas del fuerte impacto emocional que los testigos sufren a raiz de una experiencia inusual y traumatica. Esto es particularmente cierto en el caso de dolores de cabeza, trastornos digestivos (nauseas y vomitos), sensaciones de frio, somnolencia y en menor grado en las paralisis (a veces el miedo puede provocarla).
Ciertas reacciones ocasionadas por el stress de la situacion del testigo, aunque de origen puramente psicologico, pueden imitar algunas de las respuestas fisiologicas arriba mencionadas; no es pues dificil confundir ambas sintomatologias. Como bien señala McCambell, una de las maneras de proteccion para no caer en ese error, es comprobar si en esos casos existe o no asociacion con interferencias EM en vehiculos automotores, cuyo mal funcionamiento exige un agente especifico de naturaleza fisica y no son susceptibles de sufrir reacciones neuroticas.
Nos limitaremos a atender solo los daños medicos de naturaleza temporaria que son denunciados con mayor frecuencia en la literatura ufologica., tales como sensaciones de calor, paralisis y shock electrico. Como sintomas de secundarios se mencionan cefaleas, nauseas y vomitos, hormigueo en el cuerpo, somnolencia, perdida de conciencia, sensacion de frio, irritaciones oculares –hasta ceguera- y otros mas inusuales.

SENSACIONES DE CALOR

Muy a menudo, los testigos experimentan sensaciones de calor e incluso sufren lesiones dermicas con variados grados de severidad, desde la simple irritacion semejante a la causada por leves quemaduras solares, hasta daños cutaneos de mayor gravedad (que ocurren en pocos casos). Tales efectos caloricos se localizan especialmente en rostros y manos.
Hay que subrayar que en gran numero de incidentes los testigos informan haber experimentado mas de un efecto fisiologico a la vez ( v.g. shock electrico y calor; calor y paralisis; calor y desmayo; etc.).

21 de octubre, 1954, cerca de Pouzou (Francia).( shock electrico.,calor ,EM)..
Un hombre y su hijo de 3 años de edad viajaban en automovil, cuando el hombre sintio un shock electrico en todo su cuerpo y creciente calor; el motor del auto se detuvo y los faros se apagaron. Repentinamente un objeto de color rojo, muy brillante aparecio sobre el camino, directamente al frente del vehiculo. Luego remonto vuelo y entonces se pudo poner en marcha el automovil y los sintomas desaparecieron.
(Michel, A. Los misteriosos platillos volantes, p. 299).

30 de marzo, 1955. Cerca de Tucson. Arizona (EE.UU.). 03:15.
Andy Florio avisto una “maquina discoidal” de por lo menos 100 pies de diametro. Producia un sonido de “zumbido electrico” y tenia luces verde-azuladas en su parte superior y luces ambar en aberturas de su borde. Florio detuvo el auto cuando la radio fallo, las luces se debilitaron y el motor disminuyo la velocidad a 12-15 millas por hora. El OVNI se balanceaba de atras hacia delante, mientras permanecia suspendido en el aire. De pronto disparo un rayo de luz blanca sobre el testigo, quemandole el hombro y afectando la pintura del auto, Florio sintio tambien calor y una sensacion de hormigueo. Luego el OVNI se alejo, y cuando el vehiculo fue examinado se descubrio que la bateria estaba descargada, la radio muerta y solo tres bujias del motor seguian funcionando.
(Fuente: Rodeghier, M. UFO reports involving vehicle interference, p. 4).

4 de noviembre, 1957. Cerca Orogrande, New Mexico (EE.UU). 13:10.
Diez millas al sur de Orogrande, el automovil de James Stokes comenzo a fallar. La radio ceso de trasmitir y el motor se detuvo. Hubo otros nueve automotores que tambien se pararon. Sus ocupantes estaban observando un objeto con forma de huevo que se aproximaba desde el noreste; paso a baja altura sobre los autos (a unos 1500 a 3000 pies) y se movio hacia el noroeste; luego regreso al cabo de pocos minutos e hizo otro pasaje. Stokes estimo que tendria unos 500 pies de largo. El testigo tambien informo que cuando el OVNI paso sobre el sintio calor y “presion”. Mas tarde, ese mismo dia, noto que su piel estaba enrojecida como si hubiera estado expuesta al sol. Pero al dia siguiente el efecto habia desaparecido.
(Fuente: Rodeghier, M. Op.cit., p. 7).

Tambien recordemos aqui el caso de Loch Raven,. (octubre 26 de 1958) que relataramos en un capitulo anterior. Cuando su automovil se detuvo y los faros de apagaron, los dos testigos atemorizados abandonaron el vehiculo y se resguardaron detras de el. Entonces, el objeto luminoso que oscilaba a 30 m sobre un puente carretero cerca de Loch Raven Dam y que habia ocasionado las fallas electricas, emitio una deslumbradora luz blanca. Los testigos sintieron una tremenda ola de calor en sus caras. Fueron atendidos posteriormente en un hospital de Baltimore, pues ambos habian sufrido ligeras quemaduras faciales.
En eventos muy espectaculares , como el de Trancas, provincia de Tucuman, 21 de octubre de 1963, (ampliamente conocido) los fenomenos anomalos realizan un verdadero asedio sobre un grupo de testigos e instalaciones diversas, por un lapso muy prolongado .En un determinado momento efectos caloricos de cierta intensidad fueron producidos por el OVNI y dirigidos hacia las testigos–como una especie de “rayo luminoso”- de manera claramente deliberada.
Recordemos que las hermanas Yolie y Nalibe Moreno y la domestica Dora Martina, en circunstancias de que intentaban acercarse al porton de entrada de su casa, donde habian observado una tenue luz verde, fueron sorprendidas por la aparicion de un extraño objeto luminoso, que se encendio repentinamente. De pronto, una subita llamarada partio del objeto y las testigos presas de panico corrieron hacia la galeria e ingresaron a la casa. La empleada domestica Dora Martina que habia sufrido en mayor medida los efectos de la llama, pues se encontraba delante de las dos hermanas, (ellas solo experimentaron una fuerte sensacion calorica) fue asistida al dia siguiente en el Hospital de Trancas, con quemaduras de primer y segundo grado en el rostro, brazos y piernas.
(Galindez O.A. Los OVNIs ante la ciencia, p. 78).

Otro encuentro dramatico con fenomenos anomalos, donde los testigos sufrieron daños fisiologicos, ocurrio en el Brasil, el 4 de noviembre de 1957, en Fuerte Itaupu..
A medianoche, dos centinelas montaban guardia y advirtieron una “nueva estrella” en el cielo. En escasos segundos el supuesto astro se convirtio astro se convirtio en un objeto circular y brillante. De repente, se detuvo sobre el fuerte y comenzo a perder altura. Tenia forma de disco y el tamaño de un Douglas DC-4; se hallaba rodeado de una intensa luminosidad anaranjada, Tambien se escuchaba con claridad un extraño zumbido que parecia provenir del mismo objeto.
De repente, una ola de intolerable calor se abatio sobre los dos soldados. Uno de ellos cayo al suelo sin conocimiento; el otro, gritando con desesperacion logro guarecerse detras de unos cañones. Sus voces despertaron al resto de la guarnicion que apresuradamente intento alcanzar sus posiciones de combate. En ese preciso instante, todas las luces del fuerte se apagaron y los sistemas electricos y de intercomunicacion cesaron de funcionar; el apagon afecto inclusive los circuitos de emergencia.
Algunos de los miembros de la guarnicion pudieron ver una luz anaranjada que subia verticalmente por encima del fuerte, y que despues se desplazo a traves del cielo a enorme velocidad.
Ambos centinelas habian sufrido graves quemaduras de primer y segundo grado en mas del diez por ciento del cuerpo. En un avion de La Fuerza Aerea Brasileña los heridos fueron trasladados al Hospital Militar Central, en Rio de Janeiro, donde quedaron internados largo tiempo.
(Fuente: Lorenzen, C. Flying saucers; the startling evidence of the invasion from outer space, p. 155).

Las sensaciones de calor no siempre estan necesariamente asociadas a efectos EM; asi lo demuestra el conocido caso Cash-Landrum. Sin duda el mas tragico de los incidentes registrados con daños organicos, tales como quemaduras graves, dolor de cabeza, perdida de cabello, y consecuencias ulteriores aun mucho mas serias.
El 29 de diciembre de 1980, las Sras..Betty Cach (51), Vickie Landrum (57) y el nieto de esta ultima, Colby Landrum (7). Regrasaban a Dayton, Texas, en un Oldsmobile Cutlass en la carretera interestatal, cuando notaron una luz brillante en el cielo delante de ellas. En cuestion de minutos, la luz habia aumentado su tamaño y aparecia como un enorme artefacto que descendia al frente al auto, para aterrizar a unos 40 m del coche. La luz emitida por el objeto era tan intensa que lastimaba los ojos e intermitentemente de su parte inferior surgia una ola de fuego, como un lanzallamas.
Detuvieron el automovil en medio del camino, temerosas de que pudieran ser quemadas vivas (“sentia que me estaba quemando por dentro” relato Betty Cash) si trataran de avanzar abajo del objeto. El auto se calento rapidamente y forzo a las testigos a salir del mismo cuando el calor quemo su piel y lastimo sus ojos.. La Sra. Cash permanecio afuera, caminando al frente del vehiculo para observar mejor. Asi se expuso directamente la radiacion emitida por el objeto por unos 10 minutos, mientras que la Sra. Landrum solo estuvo en el exterior del vehiculo durante 2 o 3 minutos, en tanto que Colby permanecio todo el tiempo en su interior testigos fueron expuestos por un lapso mucho menor.
Despues que el objeto levanto vuelo y se alejo, seguido por un enjambre de helicopteros (pudieron contar hasta 23 y parecian seguir la estela del objeto), las mujeres pusieron en marcha su automovil y se dirigieron a sus casas. El sonido agudo que escuchaban en sus cabezas durante el encuentro habia desaparecido, pero fue reemplazado por cefaleas, que se hicieron mas fuertes con el correr de los minutos. Durante el resto de la noche la extension de sus lesiones se hizo evidente. El dolor de cabeza de Betty empeoro y sintio oleadas de nauseas. Su piel estaba quemada con un color rojo brillante, su cuello hinchado, y ronchas rojas aparecieron en su rostro. En las siguientes horas la salud de Betty degrado rapidamente: los ojos muy hinchados y casi cerrados, las ronchas rojas se convirtieron en ampollas que contenian un fluido, y ella estaba debil, con diarrea y nauseas. Los dolores de cabeza nunca cesaron y no podia comer ni beber. Fue entonces que inicio la primera de las docenas de consultas e internaciones en hospitales. En ese lapso su cabello comenzo a caer, hasta quedar casi completamente calva. Durante los años que siguieron al incidente, Betty desarrollo diversos tipos de cancer, que finalmente produjeron muerte hace pocos años.
La Sra. Landrum y Colby tambien tuvieron problemas. El niño tuvo vomitos y quemaduras de menor consideracion en su cuerpo; su abuela, diarreas, llagas, dolores de estomago, vomitos, y otros sintomas.
(Fuente: Schuessler, John F. Developing a catalog of UFO-related human physiological effects, en: MUFON 1995 international symposium proceedings, p. 102).

Ese mismo año ocurre el notable episodio, de gran complejidad (donde se asocian efectos EM, daños fisiologicos y entidades humanoides), que tuvo por protagonista al camionero Eugenio Douglas.
El 11 de octubre de 1963, a las 20:15 mientras conducia su camion, con destino a Venado Tuerto bajo una lluvia intermitente, divisa sobre el camino, a cierta distancia, una luz roja que supone se trate de un automovil. De repente, de esa luz parte un fortisimo destello, tambien rojo, que le produce una fuerte y breve conmocion psicofisica; pierde por espacio de segundos la conciencia. Durante ese lapso, al no tener dominio sobre el camion este se tumba en la banquina. Douglas recobra enseguida la conciencia, sin haber sufrido aparentemente ningun golpe. Intenta poner en marcha el motor, pero sin exito. Tambien comprueba que no hay electricidad (ni encendido ni luces). El conductor sale de su cabina para determinar los daños, comprobando el hundimiento del guardabarro delantero derecho y la averia del eje de esa rueda.
En esas circunstancias, el conductor observa una luz que avanza por el costado de la via ferrea que corre paralela al camino. Ya mas cerca, a unos 60 m, distingue un “vehiculo” del tamaño de un automovil grande, con dos luces en su parte delantera, color blanco-azuladas, intensas. El “vehiculo” se detiene y Douglas puede distinguir su forma saliente hacia delante, con 2 o 3 ventanitas iluminadas; arriba en forma de domo y su longitud de aproximadamente 5 m. De el se abre una puerta frontal y descienden, vistas contra el fondo luminoso, dos entidades humanoides que siguen la direccion que traia el “vehiculo”, caminando con rapidez y moviendo agilmente sus brazos, Vestian “camperas cortas” del tipo policial y el testigo cree notar que calzan botas. Se apaga la luz y ya no puede ver nada mas.
Minutos despues, el testigo percibe al otra lado de la via, en el mismo lugar donde habia observado la escena anterior, una pequeña luz color blanco-violacea, que se desplazara a poco mas de un metro de altura. Cruza la via en direccion a Douglas, iluminando el terreno y llega muy proximo a el. Se escucha un leve sonido, como un crepitar. De la pequeña luz se irradian como rayos que el testigo siente como pinchazos ardientes en el lado izquierdo del rostro; y luego varios mas en cara, manos y parte del cuerpo (incluso a traves de las ropas). Asustado, trata de ocultarse detras del camion, saca un revolver que llevaba en su cintura y hace un disparo contra la luz. Esta produce un chisporroteo y se aleja con un sonido chirriante. A cierta distancia enciende una luz grande y aparece un “vehiculo” redondo; vuelve a dispararle y observa que este objeto, ahora con dos luces grandes, se eleva y pierde de vista rapidamente.
Aprovechando la desaparicion del fenomeno luminoso, el camionero comieza a huir a campo traviesa, en medio de la oscuridad y con dificultades en su vision., tratando de guiarse por el terraplen de la via. De repente, se da cuenta de la presencia cercana a el, de 3 o 4 seres de apariencia humana. Al parecer estas entidades lo siguen, y esporadicamente siente el ardor facial que le produce una fuerte luz roja, debiendose protegerse con la manta que llevaba. Douglas describe que las entidades humanoides son brillosas o reflectantes, pero no irradiantes o luminosas; tienen en la cabeza una especie de casco triangular como formado por hilos, que el asocia a una antena, y que parece cubrirle parte de la cara. Su talla es de 1,70-1,80 m; de la cintura para abajo nota una vestimenta algo suelta, como un pantalon abombachado y algo que parecen botas o polainas. En las varias veces que les dirige la palabra, no le contestan.
Luego de apagarse la luz roja irritante, oye un ruido como de locomotora diesel-electrica y se enciende una gran luminosidad blanca. Ve un gran objeto alargado, vertical, de forma ovoidal, con los extremos truncos–como una bordalesa- Debajo tiene unas especies de patas ( 3 o 5) y el color general es marron; sus medidas aproximadas: 8-10 m de diametro y 10-12 m de alto. Distingue tambien lo que parecian ser ventanillas, de 0,60-0,80 m, separadas cada metro. Enseguida el objeto se eleva velozmente y se aleja del lugar.
Finalmente, fatigado, presa de gran excitacion, Douglas puede llegar al pueblo de Monte Maiz: Serian en ese momento las 4 de la mañana, del 12 de octubre. Su vista aun esta algo nublada y siente ardor en la cara y las manos. Acude a la estacion de policia local, donde al dia siguiente, le toman declaracion y luego es revisado por el medico Dr. Davalos, quien comprueba la presencia en la piel de lesiones producidas por elementos no determinados y daños temporarios en los ojos.
Desde el comienzo del incidente hasta el arribo de Douglas a Monte Maiz, habrian transcurrido casi 6 horas.
(Fuente: Diaz, Angel. Informe sobre Caso: Monte Maiz, 11-12, octubre, 1963, 12 pags.)

Sorprendentemente, a veces la presencia cercana de los OVNIs produce sensaciones termicas inversas a las de los casos antes narrados. Si bien las denuncias de este tipo son en extremo infrecuentes, la realidad es que existen. Al respecto, citaremos dos ejemplos:
En el caso de Haines City, (fecha y hora), que ya hemos relatado en otro capitulo, el oficial de la policia local Luis Delgado en un momento de su experiencia, sintio un intenso descenso de la temperatura, hasta el punto de poder ver su aliento en el aire, y a pesar de que los registros meteorologicos indicaban en ese instante 60 grados F de temperatura.
Otro caso con efectos similares, ocurrio el 4 de agosto de 1963, a las 23:30, cerca de Wayne City, Illinois. Alli una joven pareja, Ron Austin y su novia, fue seguida por un extraño objeto color blanco, a una distancia de 500 pies, durante 6 millas. Luego de dejar en su casa a la joven, Ron Austin continuo viaje hasta su hogar. El objeto, que tendria el tamaño de un automovil, ahora se aproximo a solo 100 pies sobre el vehiculo. En este punto la radio fue interferida por una fuerte estatica y Ron noto tambien una sensacion de enfriamiento. El objeto hizo un pasaje a baja altura y el motor comenzo a fallar. El objeto fue visto tambien por miembros de la familia de Austin cuando el testigo regreso a su casa.
Fuente: Rodeghier, M. UFO reports involving vehicle interference, p. 4).

PARALISIS

Al igual que las oleadas de calor proyectadas desde el OVNI, la paralisis y la perdida de control muscular, total o parcial, es el efecto fisiologico informado con mayor frecuencia, y sin duda el mas dramatico para quien lo experimenta. En estos casos, los testigos son paralizados con la proximidad de los OVNIs; sin embargo sus funciones organicas involuntarias, tales como respiracion, ritmo cardiaco o vision permanecen intactas.
El investigador Jean-Luc Jorion distingue dos diferentes tipos de induccion: una “paralisis voluntaria” y otra a la que denomina “automatica” con caracteristicas disimiles.
En el primer caso la inmovilizacion es claramente deliberada y parece responder a una accion ofensiva o defensiva por parte de los OVNIs o de las “entidades”; a menudo estas esgrimen una especie de “arma” que emite un “rayo” focalizado sobre el testigo. En esta clase de eventos la paralisis es inmediata.
Respecto a la paralisis “automatica”, en ella no se informa sobre la presencia de humanoides ni se describen rayos; suele ser precedida algunas veces por punzadas, sensaciones de hormigueo y shock electrico que sufre el testigo. Asimismo, aparece casi siempre en asociacion con efectos electromagneticos en vehiculos automotores. Tal cual lo certifica la muestra de casos que se narran a continuacion:

11 de octubre, 1954, Sassier (Francia). 04:30. ( Shock electrico, paralisis, entidades, EM).
Los señores Henri Gallois y Louis Vigneron, comerciantes, se desplazaban no lejos de Clamecy, cerca de un lugar llamado Sassier, cuando bruscamente sintieron en todo el cuerpo como una descarga electrica. Al mismo tiempo, el motor se detuvo y los faros de apagaron. Los testigos quedaron paralizados y entonces en un prado que bordeaba el camino, unos 50 m, divisaron un “maquina” redonda, cerca de la cual pudieron ver nitidamente tres seres de pequeñas talla que se movian y hacian vivos gestos. Las siluetas desaparecieron muy pronto en el interior de la “maquina”, la cual emprendio el vuelo rapidamente. Casi de inmediato, los faros se iluminaron y el motor pudo ponerse en marcha.
(Fuente: Michel, A. Los misteriosos platillos volantes, p. 232).

14 de octubre, 1954, Baillolet (Francia).Noche (Shock electrico, paralisis, entidades, EM).
Al caer la noche Dr. Henri Robert viajaba por la ruta nacional nº 314, al SE de Dieppe, cuando diviso en el cielo, a unos 300 m de altura, cuatro maquinas circulares que se desplazaban a velocidad moderada, las unas debajo de las otras. Una de ellas comenzo a descender al suelo, zigzagueando y se ubico frente al automovil, posandose en la carretera a no mas de 100 m . En ese instante el Dr. Robert sintio como una conmocion electrica, a la vez que el motor se detuvo y los faros se apagaron. Incapaz de moverse el Dr. Robert diviso un pequeño ser de mas o menos 1,20 m de altura; luego todo se extinguio. La maquina se alejo rapidamente a ras de tierra hacia el norte, los faros y el motor volvieron a funcionar normalmente.
(Michel, A.op.cit., p. 270

18 de octubre, 1954, Mazaye (Francia). 17:30 . (Paralisis, Probable EM).
El Sr. Bachelard conducia su camioneta por la ruta D52, entre Gelles y Coheix , cuando se encontraba a 6 km de Coheix, al realizar un viraje, se sintio paralizado, mientras el motor de su vehiculo daba signos de estar ahogado. Y su velocidad descendio a 30 km por hora. En vano trato de acelerar. Entonces vio en un campo proximo al camino un objeto alargado de 12 m de longitud y 2,5 m de altura. Estaba inmovil, silencioso, sin luz ni ventanillas. Era una tarde con tiempo claro, despejado y aun con sol.
(Michel. A. Ibid., p. 293).

20 de octubre, 1954, Turquenstein (Francia).Tarde. (Paralisis, calor, EM).
El Sr. Jean Schoubrener, conducia su vehiculo por la ruta nacional nº 393 cuando a un kilometro y medio del villorio de Turquenstein, diviso de improviso, sobre el camino y considerable distancia, un cuerpo luminoso . Disminuyo la velocidad del automovil y se acerco al objeto; al llegar a unos 20 m del mismo, el testigo se sintio paralizado, las manos clavadas al volante. Al mismo tiempo, el motor se detuvo. Una sensacion de creciente calor invadia el cuerpo del conductor. Despues de algunos segundos, el objeto emprendio vuelo hacia el noroeste y todos los sintomas desaparecieron.
(Michel, A. Ibid., p, 298).

8 de noviembre, 1954, La Tessoualle, Francia. Crepusculo.( Punzada, paralisis, EM)
Andre Chaillou sintio punzadas en las manos “a pesar de sus guantes”, cuando un disco azulado se acerco a la motocicleta que conducia y el sistema electrico fallo. El testigo no pudo moverse o articular una palabra durante varios minutos. Tan pronto como la luz azul se apago , Chaillou pudo recuperarse y tambien su vehiculo volvio a funcionar. El objeto luminoso reaparecio a unos 200 m y el testigo se acerco a el; pudo entonces ver que se trataba de un cono de 5,5 m de tamaño, que luego se elevo en forma vertical con un suave silbido, y volo horizontalmente hacia el norte.
(Fuente: Vallee, J. Passport to Magonia, p. 243).

13 de noviembre, 1954, cerca de Buchy (Francia). ( Hormigueo, paralisis, EM)
Cerca de Buchy, un aparato luminoso se elevo por el aire, mientras los testigos quedaban paralizados y sentian un hormigueo, El motor del automovil que los transportaba disminuyo sus revoluciones, pero no llego a detenerse.
( Los Humanoides, p. 79).

Noviembre, 1962. Ruta Tucuman-Salta. (paralisis, EM).
Jose Enrique Torramorrell, estudiante de ingenieria de la Universidad Nacional de Tucuman y su primo Hernan Caverlotti viajaban en motocicleta hacia Jujuy, ciudad donde ambos residen. Cuando iban a la altura del km 17, despues del limite con Salta y mientras se cruzaban con un camion, luego que se les adelantara una motoneta, imprevistamente fueron iluminados por una luz fuerte y blanca. Los tres vehiculos mencionados se detuvieron y Torramorell y su primo quedaron paralizados sin poder realizar ningun movimiento. En tanto esto sucedia, paso sobre ellos a velocidad reducida un objeto esferico incandescente que se desplazaba hacia el oeste. Los testigos no se podian mover, pero si seguir con los ojos el movimiento del objeto que, tras cruzar la ruta, fue a posarse en una lomada a 500 m de aquella. Permanecio alli unos segundos, siempre rodeado por la intensa luminosidad blanca que los testigos sentian como si les quemara la piel. Luego, levantandose hasta unos 50 m de altura, hizo varias maniobras en angulo recto, hasta que por fin , al llegar a una loma proxima parecio aterrizar, a la vez que apagaba la luz. Solo entonces recuperaron la movilidad, mientras que en el centro de la esfera surgia una luz roja fosforescente.
La gente del camion señalo otra luz roja similar encima de una loma ubicada al este de la ruta. En fraccion de segundos las dos luces se elevaron al mismo tiempo y a gran velocidad desaparecieron de la vista. Torramorell dijo que cuando intentaron poner en marcha la motocicleta no pudieron hacerla arrancar, por lo que decidieron empujarla. En un automovil consiguieron llegar hasta Rosario de la Frontera, donde efectuaron la denuncia a la policia. Frente a la comisaria, quedado sin un mecanico reparo el motor de la motocicleta que habia aceite y con el circuito electrico quemado, las bujias, al igual que los condensadores y los cables, estaban fundidos. Cuando llegaron a Salta, los dos testigos debieron hacerse atender por un medico de las quemaduras que tenian en los brazos, como si hubieran estado expuestos largo tiempo al sol.
(La Gaceta, San Miguel de Tucuman, 9 de noviembre de 1962).

11 de enero, 1967, Aveyron (Francia). (calor, paralisis, EM).
Una bola de luz blanca descendio en la proximidad de un auto, cuyas luces y motor dejaron de funcionar, en ese mismo instante. El testigo, que conducia el vehiculo, vio tambien un objeto oval con forma de disco que descendia hacia el suelo. El testigo sintio entonces una ola de calor y quedo como paralizado. Ademas observo que un tablero indicador proximo vibraba ante la presencia del objeto oval, el cual emitia un sonido sibilante. Cuando los objetos eventualmente se alejaron, los faros se prendieron y el motor pudo ser puesto en marcha.
(Fuente: Rodeghier, M. UFO reports involving vehicle interference, p.12).

28 de julio, 1968, cerca de Tres Picos, 70 km de Bahia Blanca. 02:10 (somnolencia, paralisis, EM).
Norberto Raul Bualo. Residente en la ciudad de Bahia Blanca, conducia su automovil de alquiler, llevando a dos personas como pasajeros, por la ruta nacional nº33. La noche, muy fria y seca, mostraba claramente un cielo despejado. Cuando se hallaban en las cercanias de Tres Picos, una luz muy intensa, semejante a la de gas de mercurio, inundo el campo, varios centenares de metros a la redonda. La misma provenia de un objeto circular, aplanado, de tamaño cuatro veces mayor que la Luna llena, que velozmente se desplazaba en el cielo en linea recta, de norte a sur, y a una altura de aproximadamente 200 metros. El extraño elemento cambiaba continuamente de color y dejaba tras de si una estela luminosa.
Segun el testimonio de Bualo, cuando la luz estuvo sobre el automovil, el motor de este se detuvo y el conductor sintio que no podia moverse; primero experimento un cosquilleo y luego sobrevino la paralisis.
“Al instante –relata el testigo- senti que sin estar dormido, me sobrevino una gran tranquilidad; creo que trate de llamar a mis pasajeros, aunque no puedo recordarlo con exactitud. Luego la luz nos sobrepaso a tal velocidad que desaparecio en, creo, 30 segundos”.
Al recuperarse, el señor Bualo advirtio que el auto estaba en la ruta, en la mano y posicion que llevaba antes del encuentro con el objeto luminoso. Este se alejaba siguiendo el recorrido del camino y modificando constantemente su coloracion,
Un detalle muy curioso, es que al cabo de dos meses aproximadamente, la pintura del vehiculo automotor empezo a desprenderse en forma de fino polvillo.
(Fuente: CEFAI Revista, nº2, mayo 1974, p. 14).

Con respecto a las sensaciones de paralisis, provocadas en apariencia de modo deliberada. los casos de Valensole y Quarouble constituyen ejemplos clasicos. Es significativo notar que en ninguno de estos incidentes se da una conexion evidente con cualquier tipo de fenomenos electromagneticos.
En lo concerniente al primer caso, recordemos que el Sr. Masse se siente paralizado cuando una de las entidades le apunta con un pequeño dispositivo semejante a un tubo, y ello acaece cuando el testigo intenta aproximarse al objeto posado en tierra. Para el detalle de este caso vease el capitulo referente a las huellas de OVNIs.

Similares son las circunstancias del episodio Quarouble (en Francia, 10 de setiembre de 1954). El testigo fue un obrero metalurgico, el Sr. Marius Dewilde. Eran las 10:30 p.m., cuando Dewilde, que se hallaba en su casa, acompañado por su mujer y su hijo, se alarmo por los furiosos ladridos de su perro. Sospechando la presencia de algun merodeador en los corrales, el testigo tomo una linterna y salio. Al llegar al jardin diviso sobre la linea ferrea, a menos de 6 m de su puerta, una especie de masa oscura. Al iluminar el sendero, proximo a las vias, descubrio con sorpresa, a pocos metros de distancia, la presencia de dos seres, de muy poca estatura –menos de 1 m-, pero extremadamente anchos de espaldas., protegian sus cabezas con una especie de casco o escafandra que al testigo le parecio enorme. No diviso sus brazos, de modo que no pudo afirmar si los tenian. Los seres caminaban uno tras otro en direccion a la masa oscura que Dewilde habia notado inicialmente en la via ferrea.
Estaba a solo 2 m de las siluetas, cuando subitamente surgio a traves de una especie de cuadrado de la masa oscura surgio una luminosidad de enorme intensidad, como una luz de magnesio, que lo deslumbro. Cerro los ojos y quiso gritar, pero no pudo hacerlo;. estaba como paralizado. Trato de moverse, pero las piernas no le obedecian.
Por fin, cuando el foco luminoso se apago, Dewilde recupero el control de sus musculos y corrio hacia la via ferrea. Vio entonces que la masa oscura alli posada ,se elevaba, balanceandose levemente. Un espeso vapor oscuro surgia por debajo con un suave silbido. Ascendio en forma vertical unos 30 m y luego se alejo hacia el oeste en direccion a Anzin.
La posterior investigacion de la policia descubrio que en cinco lugares de la via ferrea habia marcas de 4 cm cuadrado cada una, que seguian un orden geometrico. Los ingenieros de ferrocarriles consultados por los investigadores, determinaron que la presion necesaria para obtener tales huellas correspondia a un peso de 30 toneladas. Ademas, al examinarse las piedras del balasto, se hallo que en el lugar del presunto aterrizaje esas piedras estaban friables como si hubiesen sido calcinadas a altas temperaturas.
(Fuente: Michel, A. Los misteriosos platillos volantes, p. 58).

Tambien durante la oleada europea de 1954 se denunciaron varios incidentes de alteraciones fisiologicos sin manifestaciones electromagneticas concomitantes.

28 de setiembre, 1954. Bouzais (Francia). 22.30 (paralisis y desmayo).
El Sr. Mercier advirtio que alguien habia robado uvas de su viñedo. Decidido a capturar al ladron permanecio hasta tarde vigilando el campo. El testigo quedo asombrado cuando vio que una masa luminosa cayo del cielo a 50 m de distancia; y se sintio paralizado al tiempo que tres figuras emergieron desde el objeto luminoso. Mercier cayò inconsciente. Cuando recupero el conocimiento todo habia desaparecido.
Fuente: Valleee, J. Passport to Magonia, p. 212).

11 de octubre, 1954, Montbazens (Francia).22:00 ( Shock electrico).
Un artefacto circular, de 4 m de diametro aterrizo en campo. Emitia una poderosa luz verde. Cuando seis personas que presenciaron el hecho se acercaron, el objeto se elevo con formidable aceleracion. Uno de los testigos, el Sr. Gardelle sintio un “shock electrico”.
Fuente: Vallee, J. Ibid. p. 226).

13 de octubre, 1954, Bourrasole (Francia). 19:35 (paralisis, entidades).
Los señores Olivier y Perano, junto con otra persona vieron un disco rojizo de unos 4 m de diametro y cerca de el un pequeño ser, de 1,20 m de estatura vestido con una especie de traje de buceo, que brillaba como vidrio. Su cabeza era muy grande respecto al resto del cuerpo y tenia dos ojos enormes. La maquina estaba rodeada por una niebla luminosa. Uno de los hombres se acerco a menos de 20 m y se sintio paralizado. El objeto levanto vuelo, arrojandolo al suelo, y se alejo rapidamente.
(Fuente: Vallee, J. Ibid., p. 227).

29 de diciembre , 1954, Bru (Francia). 21:00 (Paralisis).
Cerca de Gardonne, el Sr. Gamba vio un objeto oval de color rojo, a unos 50 m de distancia. Cuando intento acercarse a el, se encontro imposibilitado de moverse. Tan pronto como su paralisis desaparecio, Gamba convoco a sus hermanos y todos volvieron donde estaba posada “maquina”. Entonces, el objeto se elevo y volo hacia el este. Habria permanecido en tierra por lo menos 15 minutos. En el sitio del aterrizaje se hallaron huellas, como si el suelo hubiese sido excavado. Arboles pequeños cerca del rio aparecieron dañados, como cortados con un cuchillo.
(Fuente: Vallee, J. Ibid. p. 248).

Con respecto a cuales pueden ser los factores causales que producen este orden de manifestaciones fisiologicas, al igual que en tantos aspectos del problema OVNI, no hay hasta ahora una respuesta univoca.
Sin duda que el fenomeno ejerce acciones de naturaleza fisica sobre los testigos, algun tipo de radiacion, una cierta clase de energia, con resultados a veces muy graves y tragicos, segun hemos visto..

Son escasos los investigadores que han profundizado el estudio de tales efectos, porque la comunidad medica –que seria la mas idonea para evaluar las lesiones y sintomatologias que experimentan los testigos- no manifiesta interes por el tema OVNI o no desea aparecer vinculado a el, y porque, como en el caso de las interferencias electromagneticas, se requiere un bagaje importante de conocimientos e cientificos y tecnicos que pocos ufologos poseen.
El fisico estadounidense James M. McCambell ha sugerido que campos de microondas de alta intensidad podrian provocar efectos paralizantes en el cuerpo humano, a la vez que shocks electricos de variado rigor, sensaciones punzantes., e incluso, en algunas ocasiones, la perdida de conciencia de los testigos.
Sin embargo, las fuertes “olas” de calor que sufren las personas cercanas aL OVNI, como las descriptas en los casos de Loch Raven, Itaupu y Cash-Landrum, no parecen tener el mismo origen, como reconoce el propio McCambell. En dichos episodios y otros similares el candidato a ser la causa mas probable es la absorcion de radiacion de alta frecuencia que puede generar intenso calor.

Apendice:

El notable incidente de El Ramblon, en la provincia de San Juan, Argentina, es de gran complejidad, describe severas manifestaciones fisiologicas y electromagneticas e involucra a numerosos testigos (incluso a personal policial).
Ocurrio la noche del 12 de julio de 1978 y fue investigado por el Licenciado Guillermo Roncoroni, director del UFO PRESS., del Servicio de Investigaciones Ufologicas. Los pormenores de este caso aparecieron en la revista UFO PRESS, año II, n° 8, julio, 1978 y en Stendek, n° 34, dic. 1978, p. 10) .
La estacion Ramplon es un puesto señalero del Ferrocarril General San Martin , sito a unos 95 km al sur de la ciudad de San Juan y a 7 km del limite provincial con Mendoza. El personal responsable del mantenimiento de la estacion consta de dos personas: Felipe Onofre Orozco (jefe de la estacion) y Horacio Zosso (ayudante)
Siendo las 20:45, Orozco realizaba su tarea, reponiendo kerosene en los faroles de señales, lo acompañaba una pequeña perra. A las 21, cuando ya estaba por finalizar su trabajo, el testigo noto que el animal daba muestras de creciente inquietud, “ parecia temblar o tiritar como de frio”, “las orejas paradas y el pelo del lomo erizado” y emitia gruñidos prolongados.
En ese momento, una luz poderosisima envolvio a Orozco, cegandolo, a la vez que se oia un ruido ensordecedor. La luz era de un rojo intenso y parecia provenir de “algo” situado sobre la cabeza del testigo.
Orozco, enceguecido y practicamente sordo, trato de alejarse del lugar, pero sus piernas no le respondieron: “me pesaban tanto que no podia caminar, el corazon parecia a punto de explotarme, quise llevarme las manos a la cara de protegerme, pero los brazos no se me movian. Entonces me deje caer al suelo y comence a arrastrarme en direccion a la casilla. Recuerdo que a mi lado estaba la perrita, que aullaba. Debo de haber tardado como media hora en llegar a la casilla –situada a unos 500 m de distancia- La luz y el zumbido todavia estaban alli, iluminando todo el campo”.
Una vez dentro de la casilla, Orozco intento sin exito comunicarse con las estaciones ferroviarias de las inmediaciones (como San Carlos, Retamino y El Kilometro) pues el telefono no funcionaba. Minutos mas tarde pudo lograrlo y desde esos puestos solicitaron auxilio a la jefatura de Policia de la ciudad de San Juan, la cual dispuso el envio de una comision bajo el mando del comisario Felix Balmaceda. Desde San Carlos partieron un patrullero y una camioneta, con un total de nueve policias.
Cuando arribaron ambas comisiones policiales, el extraño fenomeno luminoso ya se habia alejado de la estacion, pero aun era visible a unos 5 km al oeste, desplazandose lentamente en el cielo. Se pudo constatar su forma, similar a un plato invertido, de color rojizo con tonalidades amaranjadas.
Los policias hallaron a Orozco casi inconsciente y debio ser internado por espacio de 4 dias en el Policlinico Ferroviario de San Juan. Al ingresar al nosocomio el testigo presentaba un cuadro de aguda crisis nerviosa, acusada debilidad en los miembros, hemorragia nasal, taquicardia y una fuerte depresion en el torax.
Tambien la perra que acompañaba a Orozco al momento del avistaje sufrio daños fisiologicos: en los dias subsiguientes experimento una creciente perdida de pelo en el lomo, observandose tambien una mancha rojiza de 20 cm de diametro, la que desaparecio en forma gradual con el correr de los dias.
Aparte de los graves efectos organicos mencionados, el avistaje ocasiono una serie de perturbaciones de indole electromagnetica. Asi, en una muy amplia del sur de San Juan y el norte de Mendoza los aparatos de television experimentaron desperfectos (incluso en la ciudad capital, ubicada 100 km al norte del Ramblon). Tambien fueron afectadas las emisiones radiales y se interrumpio la red de comunicaciones policiales por mas de un cuarto de hora. Por otra parte, tanto el patrullero como la camioneta enviadas desde el puesto San Carlos, se detuvieron por algunos segundos y al unisono, cuando se encontraban a unos 2 kilometros de su destino.
Una maquina topadora afectada a tareas de vialidad y estacionada a unos 4 km de la estacion Ramblon, fue encontrada al dia siguiente con sus baterias completamente secas y serios daños en su sistema electrico.
Los extraños sucesos que tuvieran su epicentro en la estacion Ramblon, origino un extenso informe por parte de la Jefatura de Policia de San Juan, firmado por el jefe de la reparticion, coronel Guillermo Vogel. En el mismo se corrobora la presencia del fenomeno luminoso inusual, que fue observado igualmente por numerosos habitantes del sur de la provincia y que permanece sin ser explicado.

Comentarios
Ir a la barra de herramientas