INFORMES NO CONSIGNADOS POR ROBERTO BANCHS


INFORMES NO CONSIGNADOS

Roberto Banchs

En esta seccion se incluye un conjunto de episodios argentinos referidos a la presunta aparicion de ovnis asociada a la de ocupantes, es decir, casos donde ambas manifestaciones se producen de manera simultanea a la vista de los testigos (al igual que aquellos incluidos en el Listado Principal), pero que no poseen suficientes datos o pa­rametros que permiten -al momento- su investigacion. Tambien, se mencionan algunos que aun disponiendo de ciertos datos, se han basado en rumores o en versiones distorsiona­das que, tras una rapida consulta, quedo demostrado su falseamiento.

Siendo el eje de esta tarea la compilacion y estudio de los informes producidos por testigos circunstanciales, quedan excluidos de los listados aquellos proporcionados por los denominados hombres contacto, quienes aseguran mantener habituales encuen­tros con las “naves y sus entidades alienigenas” (E. Zagorski, F. Martinez, D. Franch, y otros), asi como las fotografias supuestamente obtenidas, sin que hayan sido percibidas por el ojo humano (V. T. Rodriguez, R. Napoli, J. Nobilta, por citar los mas conocidos). Su analisis constituye un estudio aparte, por tratarse de episodios de singula­res caracteristicas. Demos paso, pues, a una sintesis de los informes:

01. 1950, marzo o abril. Santiago del Estero (Sgo. del Estero).

Un vecino de esa llamado Antonio Ibañez manifesto que a las 17,00 horas, mientras se encontraba trabajando en el campo, fue sorprendido por un objeto aparentemente suspendido por encima de su cabeza, a unos 2.000 m de altura. La figura fue agrandandose hasta adquirir dimensiones gigantescas, hasta descender lentamente. En su interior se movian varios hombres de unos 4 m de estatura, muy atareados en el manejo de unos aparatos. El disco giratorio media unos 20 m, era de metal plateado y llevaba estampado un escudo con diversos colores, entre ellos el rojo. La maquina dirigio un fortisimo haz de luz sobre el campo y, minutos despues, tomaria altura para desaparecer fugazmente.

Fuente: Ahora, Buenos Aires, 18 abril 1950, ps. 2/3.

02. 1956, agosto. Buenos Aires.

Aproximadamente a las 23,30 horas, Orlando Jorge Ferraudi se encontraba pescando en la costanera norte del Rio de la Plata. Al sentirse observado, giro la cabeza y vio un hombre que lo observaba con expresion amable y tranquila, que sobrepasaba los 2 m de altura y vestia un mameluco ajustado al cuerpo. El ser lo tomo del brazo y le transmitio mentalmente que no debia temer, invitandole a hacer un largo viaje. A la vera del rio, se acerco lentamente una nave en forma de plato, del cual se abrio una portezuela y extendio una rampa, por la que ingresaron. Dentro del aparato, habia otro ser y una niña, con la cual converso. Luego aparecieron o­tros seres, y les instaron a cambiarse de ropa, antes de emprender un paseo bajo las aguas del Atlantico, y partir hacia el espacio exterior. De regreso, se introdujeron nuevamente en el mar, donde le mostraron una base. Mas tarde, fueron guiados hacia unas camillas para ser sometidos a unos. examenes y, tras un profundo sueño, despertaron. Recibieron largas explicaciones y, al final, les avisaron que los llevarian de regreso al lugar donde habian sido encontrados. Ferraudi volvio a quedarse dormido y, cuando desperto, ya asomaba el Sol y no se acordaba lo ocurrido. Con el transcurrir de los dias, e incluso años, fue recordando los hechos

El protagonista dice haber ido desarrollando condiciones paranormales y telepaticamente le transmiten formulas.

Comentarios: Su caso fue publicado recien 30 años despues. Podriase decir que es un contactado, aunque su experiencia parece ser la unica en su vida. Ferraudi fue examinado por nosotros en varias oportunidades, arrojando la presuncion que su relato consiste en una construccion ideativa, es decir, que no tiene correla­to con la realidad.

Fuente: Anuario Cuarta Dimension 1987, Buenos Aires, diciembre 1986, ps. 34/36.

03. 1961. Rio Salado, a 300 km de Buenos Aires.

Una persona de Buenos Aires pasaba unos dias de descanso en la estancia de un amigo, cuando decidio ir a pescar a uno de los brazos del rio Salado. A poco de llegar al lugar indicado, se encontro frente a un arte­facto de unos 10 metros de diametro. Dos seres antropomorfos se aproximaron al hombre. Tenian un metro y me­dio de estatura y vestian un buzo de material similar al plastico, como celofan, de extraños reflejos. Se detuvieron a unos 5 m del testigo, y comenzo un dialogo mediante signos y dibujos, hasta que lo invitaron a viajar con ellos en el plato volador. Uno de los seres espaciales lo “atomizo”, lo levantaron y depositaron en una espaciosa cabina. No habia asientos, ni palancas o complicado instrumental. Solo una serie de botones luminosos. En segundos, comenzo un movimiento de rotacion acompañado de un silbido, y el artefacto se elevo verticalmente a una velocidad fabulosa.

Fuente: La Razon, Buenos Aires, 3 octubre 1961, p. 6.

04. 1962, agosto o septiembre. Ugarteche (Mendoza).

Extraños sonidos provenientes de la vivienda de Dragomir Perevich, yugoslavo, de 52 años, ex combatiente de la segunda guerra mundial, se escucharon de madrugada en la localidad de Ugarteche. Sigilosamente se aproximaron unos vecinos y -segun las noticias periodisticas- vieron al dueño de la casa hablando con un hombre de 2,20 metros de estatura y que lucia un sombrero de tres picos. De pronto el visitante, llamado Xitahupar, agredio a Perevich y huyo. Luego, el agredido confeso que le habia tratado de sobornar para un esquema de invasion a la Tierra por una potencia interestelar. Atonitos vecinos habrian asegurado haber visto una nave como de unos 50 metros, que levantaba vuelo en direccion a Chile.

Comentarios: Transcurridas varias decadas, parece que el plan de invasion aun no se ha producido.

Fuente: La Razon, Buenos Aires, 4 septiembre 1962; y, Buenos Aires Herald, Buenos Aires, 5 septiembre 1962.

05. 1962. General La Madrid (Buenos Aires).

En un campo ubicado en las inmediaciones de la rotonda a Laprida, durante una noche en que sus padres ha­bian ido al pueblo, los hermanos Barraza se aprestaban a prepararse la comida. Uno de ellos salio de la vi­vienda al notar que todo se iluminaba, mientras el otro quedo adentro. Al hallarse afuera, el primero advir­tio que un artefacto pasaba lentamente muy cerca del techo. En esos momentos observa a un hombre, de apariencia humana, vestido de negro, con parte del rostro cubierto por el cuello de su vestimenta, completamente calvo.

El tripulante de la nave tambien vio al testigo que estaba asombrado, sin tiempo para sentir terror, inmo­vil en el patio de la casa. Inclino levemente la nave para observar mejor y se cruzaron la mirada por un instante. Despues la luz se hizo mas intensa y de pronto tomo mayor velocidad alejandose en silencio.

Comentarios: El testigo fallecio unos diez años antes que fuera publicado el episodio.

Fuente: El Popular, Olavarria, 1° marzo 1989, p. 11

06. 1965, enero. San Miguel (Mendoza).

Un misterioso artefacto, presumiblemente parte de un satelite artificial, cayo SMiguelMza1965-01en San Miguel, a 4 Km de San Rafael. Luego se informo que las comunicaciones entre Mendoza y San Rafael fueron interrumpidas durante cuatro dias. Los habitantes del pequeño poblado declararon que el objeto caido era un “plato volador”, y al­gunos dijeron haber visto fuera de la nave, a su alrededor, a unos pequeños individuos vestidos con un ex­traño uniforme verde fosforescente. La gente se encontro aterrorizada por la presencia del objeto.


Vista aerea del tanque de combustible hallado, de un peso estimado de 70 Kg y que generara el rumor platillista

Cuando la noticia llego a Mendoza, la Direccion Provincial de Aeronautica envio un avion para investigar y reporto que un objeto de unos 8 m de largo y 1 m de diametro, intensamente brillante, se hallaba depositado en el suelo

El jefe de la Policia de Mendoza, Com. Jose M. Ramos, no autorizo la publicacion de las fotografias que fueron tomadas (una de las cuales habria sido reproducida en la FSR). Cuando el artefacto fue removido del lugar desde el aire y conducido a nuevo destino, SMiguelMza1965-02las mediciones de la capsula indicaron que tenia 4 m de longitud y 1,30 m de diametro. Ello alimento la idea que parte del objeto, y quiza sus “pequeños individuos”, habrian sido retirados.

Fuente: Flying Saucer Review, London, 11:3 (May-June 1965), ps. 7/9, citando al diario Cronica.[1]

07. 1965, agosto 22. San Jose de Jachal-San Juan (San Juan).

Una carta manuscrita, anonima, fue dirigida a un diario. En ella el lector que no se identifica dio a conocer un curioso episodio. Venia conduciendo su vehiculo al anochecer del domingo 22 por la ruta 40, cuando de improviso se le aparece por delante una esfera luminosa de unos 20 m de diametro y a unos 100 m de altura.

Ante el asombro, detuvo el auto y espero unos minutos. Al reanudar la marcha y ver que lo perseguia a baja altura, paro el vehiculo a un costado de la ruta y se echo abajo. La nave se situo encima del testigo, iluminando el area. Preso de miedo, advierte que unos brazos a modo de pinzas le toman del cuerpo y lo levantan, perdiendo el conocimiento. Al recobrar los sentidos, se encuentra boca arriba en el piso de la nave rodeado de unos seres que se observaban y le miraban, a la vez que iban oprimiendo unos botones luminosos en un agu­jero de la nave. Eran de apariencia humana, vestidos con ropa metalizada, luminosa, sin costuras. Sus cabe­zas estaban cubiertas con una escafandra y se desplazaban con rapidez. La nave es circular, iluminada, con una columna o eje al medio. Alli el testigo estuvo acostado sin poder moverse, mirando por una ventana del techo. Ante su impaciencia, uno de los tripulantes le toco el rostro y perdio nuevamente el conocimiento. Al recuperarse, se hallo sentado al lado de su auto. Miro el reloj, eran las 00,10, y cuando lo abducieron re­cuerda que serian las 20,00 horas.

Fuente: Diario de Cuyo, San Juan, 31 agosto 1965.

08. 1968, agosto 19. Caucete (San Juan).

En la madrugada del lunes 19 cinco personas viajaban en automovil hacia San Juan, procedentes de San Luis. El vehiculo era conducido por Domingo Mereles, de Concepcion. Con las primeras sombras de la noche, se originaron bromas acerca de un plato volador y, como medida de prevencion, llevaban una escopeta y una camara fo­tografica (¿!). Circulaban por la ruta 20 cuando, proximos a Caucete, al llegar a la finca Goransky, todos se vieron envueltos en una potente luz que ilumino la ruta casi de dia. Aquello se fue convirtiendo en una densa masa que lentamente se deslizaba por el pavimento. Entre la alarma y el desconcierto, vieron entonces a un hombre que avanzaba por un costado del camino. Parecia un robot, de piernas altas y delgado. Vestia ro­pas extrañas y su rostro era de facciones horribles, donde solamente presentaba tres puntos oscuros. Era to­talmente calvo y de cabeza alargada. El misterioso individuo fue envuelto por la luz y desaparecio.

Al llegar a una estacion de servicio se detuvieron y comentaron lo sucedido, reanudando viaje alrededor de las 4,30 horas y, al cruzar el puente del rio San Juan, observaron que la misma luz cruzaba vertiginosamente el espacio en direccion al noroeste. Al llegar a Las Chacritas, detuvieron el auto frente a la subcomisaria, donde comunicaron lo ocurrido y se quedaron hasta el amanecer. Una comision policial fue enviada sin hallar rastro alguno.

Fuente: Diario de Cuyo, San Juan, 22 agosto 1968

09. 1978, enero 28. Sarandi (Buenos Aires).

Francisco Asis Miro, su esposa y otros testigos, observaron a las 17,30 horas del sabado 28 un fenomeno de singulares caracteristicas. Se trataba de una semiesfera semejante a un paracaidas, habiendo debajo de este una figura de aspecto humano de color oscuro. Estuvo suspendido y evolucionando durante aproximadamente una hora, hasta desaparecer.

Comentarios: Este Sarandi1978(1b)caso fue investigado por nosotros, llegando a la conclusion que se trataba de un… “paracaidas volador”, un juguete de moda por esas fechas, una suerte de barrilete-paracaidas con un muñeco suspendido. Es posible que el caso siguiente, de Arroyo Corto, en la provincia de Buenos Aires, pueda explicarse del mismo modo.

Fuente: Ufo-press, Buenos Aires, N° ll, abril 1979, ps. 27/36.

10. 1978, septiembre 18. Arroyo Corto (Buenos Aires).

Sarandi1978(2a)El agricultor Ricardo German Safontes afirmo haber visto alrededor de las 10 horas un extraño objeto dete­nido en el cielo, a unos 1.000 m de altura, segun su estimacion. “’Tenia la forma de un hombre descendiendo en paracaidas, pero estaba quieto, hasta que media hora despues desaparecio”, Sarandi1978(2b)señalo Safontes. Otro testimo­nio fue el aportado por Oscar Ricardo Riesgo, quien transitaba en esos momentos con su automovil y juntos pudieron observarlo.

Fuente: Clarin, Buenos Aires, 19 septiembre 1978.

11. 1979, Enero. Sierra Pintada Sarandi1978(3)yArroyoCorto(Mendoza).

Una flota de ovnis habria sido vista en la zona de los yacimientos uraniferos de Sierra Pintada, en el Departamento de San Rafael, situados a unos 290 km al sur de la capital mendocina. La version de un “especialista en ovnis”, Gerardo Blanco Lopez, formulada a una emisora local, indica que un funcionario observo los objetos, de los que descendieron sus ocupantes (“extraterrestres”, para mayor precision) y tomaron piedras donde se encuentran localizados yacimientos de uranio, para luego ascender a los platillos y desaparecer en el cielo.

Fuente: La Razon, Buenos Aires, 26 enero 1979, p. 4; y otras

INFORMES NO CONSIGNADOS

Roberto Banchs

12. 1979. Santiago del Estero.

El ingeniero Mazur, de Santiago del Estero, quien posee una chacra, en circunstancias en que los peones se hallaban arando, bajo una nave y salieron cuatro individuos: dos altos y dos bajos. Se dirigieron a los peo­nes, en son de paz y amistad y estos escapan.

Fuente: Anuario Cuarta Dimension 1980, Buenos Aires, (diciembre 1979), p. 89, en “’Reportaje al Padre Segundo Benigno (n: error por Benito) Reyna”.

13. 1982, mediados. Comodoro Rivadavia (Chubut).

Durante el conflicto belico angloargentino por las Islas Malvinas, tres oficiales del ejercito se trasladaban en un vehiculo Unimog en las cercanias de Comodoro Rivadavia, cuando el motor comenzo a fallar sin una causa aparente. Era noche casi plena cuando los reflectores del transporte militar iluminaron a seres de as­pecto humanoide, de baja estatura y cabeza sumamente desarrollada.

Al notar la presencia del vehiculo, los seres subieron a un objeto similar a una nave que no emitia ningu­na luminosidad, suspendida en el aire a pocos metros del suelo. De inmediato, la nave se alejo hasta perder­se de la vista de sus ocasionales observadores.

Comentarios: Se trata de un caso muy dudoso. Consultado Gustavo M. Fernandez, autor de esta version, no se disponen de mas datos ni referencias que permitan su investigacion.

Fuente: Tal Cual, Buenos Aires, a. 8, N° 241, 4ª nota, 27 julio 1984, p. 19.

14. 1985, verano. Olavarria (Buenos Aires).

Insistentes versiones habrian circulado acerca de un episodio que -segun se ha dicho- hubo ocurrido en las inmediaciones de la cancha de golf del Club Estudiantes, en su sector sur. Dos extraños seres vestidos de negro fueron observados por una persona a la cual habrian “tranquilizado”, comunicandole mentalmente que eran seres pacificos y que volverian en otra oportunidad. Luego -segun la version- pasaron a traves de la a­lambrada del campo de golf, para ascender a una extraña nave de color plateado brillante y forma lenticular, en la cual desaparecieron raudamente.

Segun se indica, la version no pudo ser confirmada por cuanto el supuesto testigo del hecho se nego a for­mular declaracion alguna.

Fuente: El Popular, Olavarria, 18 septiembre 1991.

15. 1990, diciembre. Loreto (Santiago del Estero)

Cuando caia la tarde, Timoteo Ponce, de 70 años, inicio el recorrido de todos los dias para llegar a su casa en Loreto. Encontrandose a pocas leguas, quedo atonito al observar como un aparato blindado empezaba a ­descender del cielo y apoyarse sobre el kilometro 88 de la ruta que va hacia Laprida, Choya y Frias, en la provincia de Santiago del Estero.

El aparato lanzaba refulgentes luces rojas, amarillas y violetas. Ponce se detuvo, intentando fijar la a­tencion. De pronto, noto que del objeto descendian numerosos Loreto1990-12(2) enanos que no superaban los 60 cm de altura. Presa del panico, procuro en vano una desesperada huida. Apabullado por el acontecimiento que estaba presen­ciando, perdio la dimension del tiempo. Cuando pudo reaccionar, vio como los pequeños seres ascendian a la nave que emitia largas llamaradas. Una vez superado el trance, Ponce relato lo ocurrido al corresponsal de prensa en Loreto, Aizor Cura.

Fuente: La Gaceta, Tucuman, 19 diciembre 1990, p. 12.

16. 1991, agosto 13. Victoria (Entre Rios).

Miguel V. estaba recostado en su cama cuando siente un impulso por levantarse. Sale al patio de su vivien­da y ve una luz roja que lo inunda todo. Una voz interior lo tranquiliza. Subitamente, siente que empieza a elevarse y entra en un recinto luminoso, donde ve a un grupo de seres con ojos achinados, de apariencia humana. Le pasan un tubo de vidrio por el brazo y le indican que estan tomando una muestra de sangre. En un mo­mento dado, una de las criaturas le sugiere que mire bajo sus pies. A traves de un vidrio, observa las luces de una ciudad. “Lo que esta viendo es Londres”, escucha. Al rato, vuelven a pedirle que mire: “Ahora estamos sobre Paris”. Mas tarde, aparece nuevamente el patio de su casa, y ve como el rayo rojo se repliega y se aleja. Despues de lo ocurrido, el testigo no sabe si fue un sueño o una experiencia real, se dijo.

Comentarios: “Miguel V.” resulta ser un pseudonimo. Segun nos manifesto un periodista de Victoria, Roberto Caminos, el joven protagonista se llamaria Ricardo V., y su relato “una composicion de estereotipos”, con muchas dudas. Su casa esta ubicada a dos cuadras de la Sociedad Rural de Victoria, donde su madre -a los diez dias de ocurrido el episodio- coloco un cartel ofreciendo sus servicios de tarotista y adivinacion.

Fuente: Conocer y Saber, edic. Especial, Buenos Aires, a. 3, N° 37, noviembre 1991, p. 80.

17. 1994, setiembre 26. Rio Tercero (Cordoba).

Fuentes policiales de la Unidad Regional 7ª de Policia, con asiento en Rio Tercero, confirmaron que el lu­nes 26 en horas de la madrugada, receptaron un llamado telefonico denunciando la presencia de un objeto volador no identificado, en la zona rural de El Callejon sur, cercana al acceso oeste de Rio Tercero.

Otras versiones indicaron, empero, que algunas personas -cuya identidad no fue suministrada- habrian divi­sado en primer termino “luces y una figura humana de gran altura, metalica o brillante, que se acercaba en forma agresiva”, lo que motivo la huida de los asombrados testigos.

Asimismo, no hubo ninguna confirmacion oficial ni del extraño suceso ni de los testimonios.

Fuente: La Voz del Interior, Cordoba, 30 septiembre 1994

Comentarios
Ir a la barra de herramientas