SUCESO DEL DIQUE LA FLORIDA EN SAN LUIS EN 1978

En la siguiente investigacion presentamos informacion detallada sobre el descenso de un OVNI la madrugada del 4 de febrero de 1978, en el Club Nautico del dique La Florida en la provincia de San Luis, cuando seis hombres se encontraban pescando: Pedro, Ramon y Genaro Sosa (los tres hermanos entre si), acompañados tambien por Regino Salvador Perroni, Manuel Maria alvarez y Jacinto Eduardo Lucero

El respaldo de esta nota esta sustentado en el testimonio en primera persona de Pedro y Ramon Sosa, dos de los seis pescadores, que segun cuentan presenciaron el aterrizaje de un OVNI y posterior descenso de un ser.

Ademas, en otra entrevista referida al tema, conversamos con Hugo Asch, uno de los periodistas que cubrio la noticia para la revista “Siete Dias”, de circulacion nacional. En esta nota, Asch nos cuenta los recuerdos que tiene de aquella cobertura del caso, y su apreciacion sobre el relato que tomo de los pescadores en ese entonces.

Finalmente desde Periodismo Urbano, visitamos el lugar del acontecimiento en el Club Nautico, y sometimos los testimonios actuales de los protagonistas del hecho (Pedro y Ramon Sosa) a un analisis realizado por dos profesionales en la materia, los investigadores Luis Burgos (presidente de la Fundacion Argentina de Ovnilogia), y Luis Annino (miembro de la Comision de Estudio del Fenomeno Ovni de la Republica Argentina). Los especialistas nos brindaron detalles apoyados sobre base cientifica; y en el caso de Annino, ademas nos conto algunas hipotesis que se manejan fuera del campo de la ciencia.

El relato en 1978

La jefatura de policia de la provincia de San Luis toma conocimiento de la aparicion de un OVNI por los medios periodisticos locales el domingo 5 febrero 1978

Ante este acontecimiento, el lunes 6 de febrero, las autoridades policiales convoca a los testigos del hecho a concurrir a la jefatura de policia a fin de relatar sus experiencias.

Por lo cual en la declaracion de los pescadores, la policia consigna lo siguiente: “aproximadamente a las cuatro 4:45 del dia sabado 4 febrero, a unos 100 m de donde se encuentran ubicadas las instalaciones del club Nautico y de Pesca La Florida, con direccion al sur, Pedro Sosa, Manuel alvarez y Regino Perroni observan una potentisima luz a sus espaldas, como viniendo desde la orilla. Al darse la vuelta aprecian un objeto similar a un plato invertido de colores muy brillantes, de tamaño variable, entre 10 y 15 metros de diametro, flotando a unos cuatro metros sobre una loma. El color o colores del objeto varian segun los testimonios. Para Pedro Sosa tenia diferentes colores que giraban llegando al blanco; para Jacinto Lucero, era una luz blanca muy intensa, mientras que para alvarez y Perroni, el objeto iba dejando una estela luminosa”.

“Los tres testigos que estaban despiertos cuentan que del OVNI se desprende una escalerilla por donde descendio un “ser”, en direccion hacia el bote, caminando una distancia de unos 15 metros”.

“Este “ser humanoide” tenia una estatura de entre 1.95 y 2.10 metros, con piel palida y cabellos cortos de color rubio (“parecia aleman o ruso” es el consenso general de entre quienes lo vieron). Tenia un traje plateado escamado brilloso, ajustado al cuerpo; sobre su cabeza llevaba una escafandra transparente que dejaba ver su rostro y su cabello rubio, como asi esbozo una sonrisa, revelando dientes muy blancos e hizo un gesto con sus manos, con las palmas hacia arriba, posteriormente interpretado como un gesto de “dar” (una supuesta manifestacion de paz)”.

“A continuacion el ser gira y vuelve sobre sus pasos hacia la nave, asciende a ella y el objeto rapidamente despega en direccion noreste, circunstancia en que Ramon y Genaro Sosa, junto a Jacinto Lucero despiertan y son testigos del objeto alejandose”.

Tambien le cuentan a la policia que “el aparato se pierde en un angulo de unos 45º grados sobre las sierras, pero no detras de ellas, porque desaparece o acelera demasiado velozmente como para poder ser seguida con la vista, dejando un destello o nube conica, similar a un anillo que se va agrandando y deformando con el pasar de los minutos, hasta desaparecer por completo. Todo sucedio en un transcurso de entre 18 y 20 segundos”, segun Pedro Sosa, Manuel alvarez y Regino Perroni, que son los tres que estaban despiertos y vieron todo; los otros tres, Genaro y Ramon Sosa junto a Jacinto Lucero, despertaron por los gritos de los primeros, cuando la nave se estaba yendo.

Al tomar conocimiento del relato efectuado por los testigos, el Jefe de Policia de la provincia de San Luis ordena integrar una comision con personal de la Division Cientifica, al mando del secretario privado, subcomisario Guillermo Andres Sosa Pinto, para trasladarse hasta la zona donde presuntamente fue visto el OVNI. Esto es a 47 km al noreste de la ciudad de San Luis, a traves de la Ruta Provincial 9, empalme 39

En el lugar donde se supone que se poso el OVNI se efectuaron estudios de terreno, tomandose pruebas del suelo, pastos y piedras, fotografias, planos de ubicacion y levantamiento de rastros.

Fotografiando todo el sector y el supuesto trayecto de la “caminata”. Se pudo constatar que en forma regular y en espacios de alrededor de 1,50 m se visualizan “rastros” con la caracteristica de una huella en el terreno, cuyos bordes son irregulares, con la periferia de pastos aplastados y un centro desprovisto de plantas, quedando al descubierto el terreno.

Las huellas en general son de forma ovoide y con la impresion de haber sido producida por un elemento o sujeto de gran peso, dadas las caracteristicas del terreno. Las huellas oscilan alrededor de los 40 cm de largo por 17 cm de ancho.

Por otra parte, se procedio a levantar rocas ubicadas en el posible itinerario a fin de determinar si existia radiactividad. Del analisis efectuado por la Division Cientifica de la Policia de la Provincia y de la catedra de Mineralogia dependiente de la Escuela de Geologia y Mineria de la Facultad de Ciencias Fisico – Matematica y Naturales de la Universidad Nacional de San Luis, NO se pudo comprobar la presencia de radiactividad, magnetismo, ni tampoco alteraciones o signos producidos por agentes extraños. A la izquierda un comunicado oficial emitido por la Policia, y firmado por el teniente coronel, Raul Benjamin Lopez (entonces Jefe de Policia de la Provincia):

Ademas del relato oficial, la policia busco en dias sucesivos testimonios auxiliares, de los que encontraron suficientes. Aparecieron personas que dijeron estar presentes esa misma noche en las inmediaciones del dique y haber observado el objeto desde diferentes angulos. Un campesino de Juan Llerena asegura haber presenciado el despegue de un objeto “enceguecedoramente blanco” detras del galpon de su propiedad la madrugada del incidente en cuestion. Otra persona que estaba pescando en el dique San Felipe en la misma fecha afirmo haber visto un conjunto de luces pasar sobre su cabeza a gran velocidad. Palabras no faltaban, pero pruebas si.

La mas contundente de ellas, ademas de los vidrios rotos de los que no hay constancia oficial, fue la huella que mencionabamos recien y mostramos una de las fotos que existen. Esa “pisada” fue hallada entre los matorrales del lugar y de la que aun se conservan varios registros fotograficos, que desde Periodismo Urbano solo logramos acceder a una de ellas.

Segun relata Ramon Sosa, la policia durante su investigacion, llevo a un joven desde la ciudad pasado de kilos hasta el club Nautico para probar si era posible dejar una marca en el suelo, lo que se demostro improbable, aun poniendole una bolsa de cemento sobre uno de sus hombros.

Posteriormente de esta prueba, el teniente coronel Lopez, a cargo de la investigacion, emitio el comunicado oficial, reproducido por el principal diario de la provincia, confirmando la veracidad del relato de los pescadores y corroborando la caminata de este “extraño ser”.

Poco despues los seis protagonistas del hecho volvieron a repetir su declaracion para una breve pesquisa realizada por el destacamento local de la Policia Federal, a cargo del subcomisario Oscar Guillermo Rossello, el principal Jose Luis Bonaventura y el oficial inspector Hugo Ricardo Cremonte.

El relato actual

A comienzos de octubre, desde Periodismo Urbano contactamos a dos de los seis pescadores para retomar el caso luego de casi 39 años, y que nos cuenten en primera persona que ocurrio esa noche. Pedro y Ramon Sosa accedieron a la nota, pero nos pidieron que no los filmaramos, con lo cual solo nos habilitaron a tomarles una foto, y grabar el audio de su relato.

La nota la llevamos a cabo en plena Plaza Independencia, ubicada en el centro de la ciudad de San Luis, alli conversamos sobre el hecho unos 30 minutos, de los cuales 21 fueron grabados para la entrevista que nos concedieron.

Hallarlos no fue tarea sencilla, y mas valor toma su testimonio, cuando nos contaron que Genaro (uno de sus hermanos) y Perroni, fallecieron hace un tiempo. Ademas que desde hacia varios años no sabian mas nada de Manuel alvarez, mas conocido como “el paraguayo”, luego de que sufriera trastornos mentales posteriormente al incidente ocurrido aquella madrugada de febrero del 78´ en La Florida. Respecto a Jacinto Lucero no nos brindaron informacion sobre su situacion actual.

Sin mas rodeos, invitamos a escuchar y cotejar el relato actual con lo que habian manifestado los protagonistas en el año 78´:

Pedro y Ramon amplian la nota contando que el cielo estaba bastante oscuro cuando bajaron hasta la orilla. El grupo subio primero a un bote de pequeñas dimensiones, pero debido al fuerte viento que soplaba en ese momento decidieron pasarse a una balsa mas grande, atada a un tacon en la costa. Los peces no picaban y la velada transcurria algo aburrida, ninguno habia traido nada para comer o beber, mas que media botella de vino, por lo que poco a poco algunos fueron durmiendose, acurrucados en el piso de la balsa, protegidos del frio nocturno, como fue el caso de Ramon, Genaro y Jacinto, que solo alcanzaron a ver el objeto alejandose aquella noche puntana.

“Hizo un movimiento y desaparecio, como si se metiera en una alcancia” (en referencia a la desaparicion del OVNI), acota Ramon repitiendo las palabras de Regino Perroni. Tambien añade que luego de desaparecer, se produjo un estallido que rompio los vidrios del comedor del club Nautico. El artefacto dejo una estela en el aire, un aura luminosa, que se fue deformando hasta esfumarse con el pasar de los minutos.

Ninguno podia entender ni explicarse que era lo que habian visto, pero si estaban asustados. Esperaron hasta que el cielo comenzara a aclarar, unos 45 minutos despues, para acercarse a la orilla y ver si el aparato volador o el “ser” habian dejado algo. El valiente que se animo a bajar primero fue Pedro Sosa, internandose entre los matorrales de la cuesta baja, proxima al agua. Nada. Ni huellas, ni pastos chamuscados ni tampoco objetos de ninguna clase, fue lo que encontraron inicialmente..

Poco despues subieron en el mismo vehiculo en el que habian venido, un Fiat 125 color azul claro metalizado y partieron rumbo a la ciudad. Al principio ninguno quiso comentar nada porque no estaban seguros de como otras personas recibirian el relato. Pero quien rompio el silencio, bastante rapidamente, fue el paraguayo Manuel alvarez, que esa misma mañana de sabado al ir a trabajar (era operario de Aerolineas Argentinas), le cuenta a su jefe lo que le habia pasado hacia escasas horas. Al hombre todo esto le resulta muy curioso y llama a la policia. De esta manera el hecho toma caracter publico y posteriormente mediatico.

Que edades tenian y de que trabajaban los pescadores cuando vieron el OVNI?

Pedro Raul Sosa, tenia 32 años, estaba casado, y era empleado en Casa de Gobierno.
Ramon Armando Sosa (hermano del anterior), estaba casado, tenia 39 años, y era empleado de la fabrica de ceramica San Jose.
Genaro Luis Sosa (tambien hermano de Pedro y Ramon), estaba casado, tenia 34 años, y era empleado del Banco de San Luis (ubicado en Rivadavia y Pringles)
Manuel Maria alvarez, estaba soltero, tenia 32 años, era paraguayo naturalizado argentino, y trabajaba como empleado de Aerolineas Argentinas.
Regino Salvador Perroni, tenia 26 años, estaba casado y era empleado del Banco de San Luis (compañero de trabajo de Genaro Sosa).
Jacinto Eduardo Lucero, estaba casado, tenia 24 años, y tambien era empleado del Banco de San Luis.

Fabio Zerpa entra en escena

La noticia fue difundida por primera vez en una nota publicada por “El Diario de San Luis”, el domingo 5, y “La Opinion” en su edicion del martes 7 de febrero. La noticia de los diarios puntanos atrajo rapidamente la atencion de todo el pais, dado que el contexto de aquel momento referia a los preparativos del inminente mundial de futbol, el conflicto con Chile, y los enfrentamientos entre militares y grupos de extrema izquierda durante aquellos años de dictadura militar.

Por su parte, Fabio Zerpa, ufologo, parapsicologo, historiador y ex actor uruguayo, que por ese entonces tenia 49 años, ya era una referencia en todo el pais sobre el fenomeno Ovni. Al enterarse de lo ocurrido, llego a San Luis una semana despues de la publicacion en los medios locales, y decidio hablar con los protagonistas del hecho. Zerpa llego acompañado por su equipo, con la Lic. Betina Allen como analista psicologica (pareja de Zerpa), la licenciada Beatriz Bibiloni, a cargo del analisis biorritmologico, el arquitecto Alberto Radaelli (quien realizo el identikit del objeto y del ser), y Hugo Quiroga representando a C.A.E.F.A. (Centro Argentino de Estudios de Fenomenos Anomalos)

Este grupo tomo el testimonio de los protagonistas, realizo una exhaustiva reconstruccion paso por paso del suceso, para lo que contaron con el grupo completo yendo en el mismo auto del 4 de febrero, ademas de tomar cientos de fotos del lugar. A los seis pescadores se le realizaron pericias psicologicas y se les tomo declaracion por separado.

El resultado de todo esto fue un informe publicado por Zerpa en la revista Gente un mes despues. El articulo llego a ser muy famoso por lo precision del relato, con el valor agregado de algunos detalles ficticios. La historia en si quedo “un poco embellecida”, agregando datos de color que resultaron ser falsos.

Datos falsos en el relato de Fabio Zerpa:

Cuando el “operativo pesca” se puso en marcha, Pedro y Genaro se encargaron de las compras para la cena: unas tiras de costillas, morcillas, chorizos, y un par de botellas de gaseosas, soda y vino (los pescadores en nuestra nota aseguraron que no comieron nada).

Despues de verificar que el Fiat 125 de Genaro Sosa estuviera en condiciones, cargaron combustible, verificaron la presion de los neumaticos, que no le faltara agua en el radiador y tambien le midieron el aceite. Asi partieron a La Florida. Nada hacia falta imaginar lo que ocurriria horas despues.

De todos, el mas dicharachero era Salvador Perroni, “la tanada” le salia de adentro en medio de un grupo muy poco “hablador”. De todos esos detalles citados, lo unico verdadero y confirmado es la marca del vehiculo (Fiat 125), el resto es “embellecimiento de Zerpa”.

La nota tambien explica, como si fuera poca cosa, que durante la pesca sacaron “solo un par de pejerreyes y algunas carpas”, lo que hubiera constituido una captura bastante cuantiosa en comparacion con lo realmente conseguido: “esa noche no habiamos sacado nada”, atestigua Raul en la entrevista que concedio a nuestro medio.

Hay que destacar la influencia de Zerpa sobre los pescadores, ya que el relato posterior de los hechos aparece “contaminado” de tecnicismos e interpretaciones que dificilmente los testigos pudieran haber efectuado ellos mismos. Como por ejemplo, es razon de debate el gesto que el ser realiza frente a Pedro, Manuel y Regino. Zerpa menciona que es un “gesto caracteristico de amistad y de posicion yoga (flor de loto)”, pero para cualquier observador imparcial la posicion conocida como flor de loto no es facilmente asociable con un gesto de paz o amistad, sino de relajacion.

Lo cierto es que poco despues, y antes de retornar a Buenos Aires, Zerpa, adepto a los espectaculos y quizas recordando su pasado sobre los escenarios, organizo una presentacion en el ya desaparecido Cine Rex de la ciudad de San Luis (ubicado en Rivadavia 950) para hablar sobre el caso, presentar a su equipo y tambien a los pescadores, a esa altura, “verdaderas celebridades”.

Luego, cual rubio extraterrestre en la oscura noche, abandono San Luis para nunca mas regresar. Consultamos a Pedro y Ramon sobre si alguna vez volvieron a tener contacto con “el ser”, a lo que respondieron que nunca hablaron nuevamente, ni tampoco se comunicaron por ningun medio en ese entonces (ni verbal, ni telepaticamente, ni tampoco soñaron nada antes ni despues, por lo menos Pedro y Ramon Sosa).

Repercusiones a nivel nacional e internacional

Los enviados especiales de “Siete Dias” Hugo Asch y Carlos Pesce en animado dialogo en El Diario de San Luis sobre la “prioridad uno” de la noticia del mes de febrero: el OVNI y su tripulante que, segun Manuel alvarez y sus acompañantes, hicieron una visita relampago en las inmediaciones del dique La Florida, convirtiendo a San Luis en la usina que genero abundante informacion para todo el mundo. Como ya lo dijimos en anteriores notas, a las pocas horas de este suceso, las paginas de revistas y diarios se llenaron con temas de este apasionante y dramatico caso, y a una semana y mas de la visita de este misterioso aparato y su tripulante, la noticia se mantiene en cartelera, manteniendo una expectativa que no decae. Ayer los enviados especiales de “Clarin” y “Cronica” de Buenos Aires, desarrollaron una intensa jornada en esta ciudad recogiendo informacion en las fuentes que entienden de este tema y entrevistando a los testigos presenciales del episodio que pasaria a la historia con el nombre del “OVNI de La Florida” o del “Extraño ser que quiso explorar el lugar” y ante la presencia de puntanos madrugadores, insinuo una sonrisa y desaparecio.

La voz esceptica

Hugo Asch, el ahora experimentado periodista del diario Perfil, era a fines de los 70s un joven que daba sus primeros pasos profesionales para la revista Siete Dias, cuando fue enviado, entro otros grandes medios, a cubrir el sensacional caso del “marciano” de la Florida, en San Luis.

Hugo recuerda sobre todo haber hablado con Pedro Sosa, uno de los pescadores, quien en sus palabras se mostro muy seguro en su relato de lo sucedido y opina que “aunque seria necio afirmar que en todo el Universo no haya un lugar donde pueda haber un distinto tipo de vida, la verdad es que estos casos llaman la atencion porque generalmente al final son puras fotos de gente indicando con el dedo…¨aparecio por aca, vino por alla, etc.¨, a mi me parece mucho mas misterioso, por ejemplo, pensar en el infinito.”

El ex periodista de Siete Dias, opina que pudo tratarse de un caso de sugestion mental colectiva. Respecto a Fabio Zerpa, Asch manifiesta que: “siempre estuvo en todos lados. Es un ex actor que se dedico al tema porque organizaba espectaculos en teatros y los llenaba.”

Para finalizar, el periodista redondea su reflexion “Con los dos que hable (Pedro y Ramon Sosa) los note muy seguros, no orgullosos, pero con la sensacion de haber vivido algo importante” y añade como cierre: “Yo mucho no creo en esto, pero por su relato, o vieron algo o fue una sugestion entre los tres.”

Que dicen los investigadores de campo del relato de los pescadores?

Entre los investigadores que mas se apegan al metodo cientifico, una referencia ineludible en nuestro pais la constituye Luis Burgos (2), quien sin internarse en terrenos de ciencia ficcion, declara sin rodeos que “hay tres preguntas que no puedo responder: de donde viene el fenomeno Ovni, como hacen para venir, si es que vienen de algun lado, y en definitiva cual es el proposito de su venida.”

Para Burgos, aunque 1978 fue un año de “oleada OVNI” en todo el mundo, el caso de La Florida se llevo todas las palmas.

En cuanto al relato en si, Burgos opina que la clave de una buena investigacion se basa en cotejar el relato original de los pescadores con la nueva entrevista realizada por este medio para ver si coinciden o si se puede notar alguna discrepancia, algo que no ha hecho en las notas sobre este realizadas con anterioridad por otros medios, que basicamente repiten el testimonio original, o mas bien, el informe de Zerpa, con un caracter anecdotico.

El caso, en sus palabras, es un relato OVNI tipico de los años 50s y 60s, por la forma del objeto y la apariencia del ser, que se ajusta a la tercera categoria de definicion de seres extraterrestres, los altos. “Todo esto lleva a pensar que la historia puede ser cierta, aun si ha sido algo embellecida por la prensa o por los mismos protagonistas, que se han dejado llevar por los investigadores”, cierra el experto.

Ademas, remarca la frase de Regino Perroni cuando afirma que el OVNI parece “entrar en una alcancia” (que luego repiten los hermanos Sosa en nuestra entrevista) al momento de desaparecer, y sostiene que este es un caso particular no muy frecuente, y que arriesgarse a hablar de posibles destinos, como otras dimensiones, ya es entrar en el terreno de la especulacion pura.

El investigador asegura que San Luis NO es una zona “caliente” de aparicion de OVNIs, aunque destaca la falta de investigadores sobre el tema en nuestra provincia, y la poca informacion que se tiene al respecto.

Por su parte el especialista en geografia e investigador del fenomeno OVNI mendocino Luis Annino (3) tambien avala el relato de los pescadores. Argumenta que “mas alla de algunas discrepancias en la narracion, como por ejemplo la influencia de Fabio Zerpa sobre los testigos, los cuales luego agregan frases mas propias del primero, no parece haber un motivo ulterior que haga sospechar que la historia es un engaño. Ademas, sostiene que es importante tener en cuenta el contexto historico del suceso, a fines de los 70, durante una dictadura militar, y en la cual los testigos son sometidos a declaraciones ante dos fuerzas de seguridad (policia de la provincia y policia federal), con la posibilidad de duras sanciones en caso de que sean atrapados en una mentira”. “Por lo tanto uno podria, a partir de esos elementos, inferir que los testimonios dan la impresion de ser genuinos”, alega el investigador, añadiendo ademas que en climas de situacion social bastante marcados, tales como el de Argentina en ese momento, los relatos de avistajes de Ovnis se vuelven mucho mas frecuentes.

Si, pone en duda el famoso “gesto de dar” del ser mencionado en el reporte de Zerpa y por los mismos pescadores en la nota que concedieron a Periodismo Urbano. “Eso es pura especulacion hecha por el sujeto que la esta haciendo”, observa Annino, “lo mismo con el ovni desapareciendo hacia otra dimension”, continua, “eso es solo una hipotesis de tantas, como que vienen de otros mundos o del futuro.”

Por otro lado, segun el experto mendocino dice que: “no se puede realmente hablar de zonas donde los Ovnis aparezcan con mas asiduidad, sino que eso siempre va a depender de si hay alli un ojo humano para ser testigo del suceso”. Para Annino los objetos aparecen en igual medida sobre las sierras y los diques como en los bosques, en altamar e incluso en la Antartida (4). Esto lo diferencia de Burgos, quien señala como epicentros de actividad Ovni en la Argentina a la provincia de Buenos Aires, seguida de la provincia de Entre Rios, quedando mas atras otras provincias como Mendoza, San Juan o Cordoba. Ademas, Burgos resalta que el 80% de los casos se da en zonas rurales y el 20% en las ciudades.

Comentarios
Ir a la barra de herramientas