CASO SILVIA D.

Silvia es profesional de la salud, una mujer sumamente preparada que se desempeña en un Hospital muy importante de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires.
Se acerco a nosotros para contarnos sus experiencias, para ella muy extrañas, como lo es para todos los protagonistas de Visitantes de Dormitorio.
Sus experiencias comenzaron en la niñez, como era de esperar y tenia recuerdos de esos primeros encuentros con estos seres, un tanto confusos, segun nos explicaba.
Sus comentarios fueron derivando hacia los momentos de tiempo perdido que entendia que habia sufrido varias veces. Desplazandose hacia algun lugar o hacia su vivienda, se encontraba de pronto en un sitio desconocido, o se daba cuenta que habia bajado del autobus en un lugar equivocado. Estos episodios se han ido repitiendo varias veces a lo largo de su vida hasta estos momentos.
Su necesidad era recuperar los recuerdos de su niñez que saltaban a su mente consciente, mostrando retazos de vivencias casi sin sentido.
Lo que nos lleva a la investigacion es la recurrencia de pautas en la protagonista y sintomatologia acorde con los casos de investigaciones anteriores.
Por ello, a su pedido, indujimos a la protagonista a un estado modificado de consciencia, llevandola hacia esos momento de la niñez en que se vio envuelta en esta trama.
Se encontro teniendo unos nueve años en su habitacion, en la que a altas horas de la madrugada, se despierta con la vision de un ser al costado de su cama, de cabeza grande sostenida por un pequeño cuello, que movia hacia uno y otro lado continuamente.Se aterroriza al ver al pequeño ser, pues no se parece a nadie que ella haya visto antes y no sabe que hace dentro de la habitacion y al costado de su cama. Quiere cantar, para que se vaya, pues si cantaba el debia irse, pero no puede, tampoco puede moverse y ve al ser envuelto en una luz azul, pero su cuerpo en sombras. Aun asi, percibe que quiere hablarle pero no puede escuchar nada y desea preguntarle que le quiere decir y se da cuenta en ese momento que no tiene boca y que a pesar de que le esta hablando, ella no puede entenderlo. El ser se despalza hacia los pies de la cama y luego desaparece por la ventana. Silvia queda mas asustada pues, la niña sabe que nadie se va por la ventana. Ella recuerda que cuando aparecia debia cantar muy bajito para que nadie la escuchara y no despertar a los demas. En ese episodio, cree que el ser aparece porque no habia rezado esa noche.
Estos son los recuerdos que pudimos traer de un episodio de su niñez, que por los aspectos fisiologios que presenta se han estado repitiendo hasta la actualidad.
En estos ultimos dias ha presentado sintomas que demuestran nuevas intervenciones de los Visitantes, al igual que los otros investigados desde hace varios años.
Es interesante que la protagonista de este caso, recuerde que no rezo para que no apareciera el visitante o que para que se fuera debia cantar.
Recordamos el caso de Ana Maria en el Barrio de Devoto de Capital Federal, a quien el extraño se le acerca, habiendo entrado por la ventana de la habitacion en una noche calurosa de verano y en su terror invoca a Jesus. De inmediato el ser se desplaza y desaparece.
Es evidente, como siempre dijimos y otros colegas tambien han entendido, que cuando se impone el protagonista enojandose o cambiando su estado de consciencia, cambia su quimica corporal y los Visitantes no pueden realizar sus experiencias sobre ellos.
Como con todos nuestros casos, seguimos la investigacion pues sabemos que los Visitantes no dejan a sus elegidos. Y agradecemos a la protagonista que nos permita exponer su caso, que tenemos en investigacion desde hace algo mas de un año

Liliana Flotta

Comentarios
Ir a la barra de herramientas