LA MARINA CHILENA SACA A LA LUZ CASO OVNI CON VIDEO

Un video excepcional de nueve minutos de la Marina chilena de un OVNI que muestra un comportamiento altamente inusual, estudiado por las autoridades chilenas durante los últimos dos años, ahora se está lanzando al público.

El CEFAA – la agencia gubernamental chilena que investiga UFOs, o UAP (fenómenos aéreos no identificados), ha estado a cargo de la investigación. Ubicado dentro de la DGAC, equivalente a nuestra Fuerza Aerea pero bajo la jurisdicción de la Fuerza Aérea de Chile, CEFAA cuenta con comités de expertos militares, técnicos y académicos de muchas disciplinas. Ninguno de ellos ha podido explicar el extraño objeto volador capturado por dos experimentados oficiales de la Marina desde un helicóptero.

La agencia gubernamental chilena siempre hace públicos sus casos cuando se completa una investigación y reconoce la existencia de UAP cuando un caso merece tal conclusión.

El General Ricardo Bermúdez, Director del CEFAA durante la investigación, me dijo que “No sabemos lo que era, pero sabemos lo que no era”. Y “lo que no es” comprende una larga lista de explicaciones convencionales. Esto es lo que sucedió:

El 11 de noviembre de 2014, un helicóptero de la Armada de Chile (Airbus Cougar AS-532) se encontraba en una rutina diurna de patrulla volando hacia el norte a lo largo de la costa, al oeste de Santiago. A bordo estaban el piloto, un capitán de la Armada con muchos años de experiencia en vuelo y un técnico de la Armada que estaba probando una cámara MX-15 HD de WESCAM para la Infra Red Forward Forward (FLIR), usada con mayor frecuencia para “inteligencia encubierta de media altitud, vigilancia Y reconocimiento “, según el sitio web del producto. La aeronave estaba volando a una altitud de aproximadamente 4.500 pies en una tarde clara con visibilidad horizontal ilimitada, y la temperatura del aire a esa altura era 50 ° F (10 ° C). Había una base de la nube encima a 10.000 pies, y una capa de nubes del stratuscumulos abajo. El helicóptero estaba volando a unos 132 nudos. (152 millas por hora)

img58710c1b7e100

 

A la 1:52 pm, mientras filmaba el terreno, el técnico observó un objeto extraño volando a la izquierda sobre el océano. Pronto los dos hombres la observaron a simple vista. Se dieron cuenta de que la velocidad y la altitud del objeto parecían ser aproximadamente las mismas que las del helicóptero y estimaron que el objeto estaba a unos 55-65 km. Viajaba W / NW, según el capitán.

El técnico dirigió la cámara al objeto inmediatamente y acercó con el infrarrojo (IR) para una mejor claridad.

img58710ce38ea3b

Poco después, el piloto entró en contacto con dos estaciones de radar, una cercana en la costa y otra con el principal sistema de control de la DGAC, en Santiago, para informar sobre el tráfico desconocido.

Ninguna de las estaciones pudo detectarlo en el radar, aunque ambos recogieron fácilmente el helicóptero. Los controladores aéreos confirmaron que no se había notificado ningún tráfico, ya fuera civil o militar, en la zona, y que ninguna aeronave había sido autorizada para volar en el espacio aéreo controlado en el que el objeto Está localizado. El radar de a bordo también fue incapaz de detectar el objeto y el radar de la cámara no podía bloquear en él.

El piloto intentó varias veces comunicarse con el UAP, utilizando el ancho de banda civil multinacional diseñado para este propósito. No recibió ninguna respuesta.

El técnico filmó el objeto durante nueve minutos y doce segundos, principalmente en IR. Este sensor produce un video en blanco y negro en el que los tonos negro, blanco y gris están directamente relacionados con la temperatura. IR detecta calor, y cuanto más caliente es el material que se está filmando, más oscuro aparece en la imagen. Los oficiales detuvieron la cámara cuando tuvieron que volver a la base y el objeto desapareció detrás de las nubes.

La Marina envió de inmediato las imágenes al CEFAA, y el General Bermúdez, acompañado por el químico nuclear Mario Ávila, miembro del comité científico del CEFAA, realizó entrevistas con los dos oficiales de su base naval. “Estaba muy impresionado por estos testigos”, me dijo Ávila. “Fueron profesionales altamente capacitados y con muchos años de experiencia, y estaban absolutamente seguros de que no podían explicar lo que veían”. Ambos oficiantes también proporcionaron informes escritos en la base, como es requerido, y para CEFAA.

El capitán de la Armada declaró que el objeto era una “estructura plana y alargada” con “dos focos térmicos como descargas que no coincidían con el eje del movimiento”. El técnico lo describió como “blanco con una forma semi-ovalada en la horizontal eje.”

img58710db734212

Pero hay un componente adicional que hace que este material sea particularmente singular: “En dos casos descargó algún tipo de gas o líquido con una alto registro térmica o señal”, dijo el técnico. Después de filmar durante unos ocho minutos, la impresionante eyección de una pluma masiva de un material muy caliente se captura en el video, arrastrando detrás del objeto. (El penacho se mezcló en las nubes cuando se ve en HD.) Otra inyección ocurrió momentos después. Es realmente extraño ver esto en el video.

img58710e3e2b66b

Durante los dos años siguientes, se celebraron al menos ocho reuniones algo polémicas con miembros del desconcertado comité científico del CEFAA, algunos de los cuales incluyeron al General de la Fuerza Aérea activo que dirige la DGAC. De acuerdo con el director de asuntos internacionales del CEFAA, José Lay, el tono general de las reuniones fue el asombro: “¿Qué diablos es eso?” No se pudo llegar a un acuerdo para explicar el video – las teorías propuestas fueron descartadas por los datos.

img58710eb4f1a24

Informes escritos o análisis de video fueron proporcionados por el reconocido astrofísico Luis Barrera; Un experto en imágenes del servicio fotogramétrico de la Fuerza Aérea; El analista de fotos y videos Francois Louange y sus colegas de Francia, arreglaron a través de la agencia francesa GEIPAN; Luis Salazar, meteorólogo de la Fuerza Aérea de Chile; Un ingeniero aeronáutico de la DGAC; Especialista en imágenes digitales del Museo Nacional de Aeronáutica y Espacio de Santiago; Y Mario Avila, químico nuclear. Se proporcionaron todos los datos meteorológicos por satélite, radar y detalles del tráfico aéreo en ese sector en ese momento.

Los analistas franceses propusieron que el objeto era un “avión de media distancia” que entraba en un aterrizaje en el aeropuerto de Santiago, y “el sendero de efluentes observado en dos ocasiones probablemente se derive de algunas aguas residuales de la cabina, Viento que sopla del oeste. “Basaron en esto en su cálculo que la distancia entre los dos puntos calientes era” consistente con la distancia estándar entre los dos motores del jet de un avión medio-haul “.

Los expertos chilenos sabían que esto habría sido imposible, por varias razones: este avión habría sido visto en el radar primario; Habría tenido que despejarse para aterrizar en Santiago o en otro aeropuerto; Probablemente habría respondido a las comunicaciones por radio. Los aviones no tiran agua al aterrizar. De hecho, en Chile un avión que desee expulsar cualquier material debe pedir permiso a la DGAC antes de hacerlo; Esa regulación es ampliamente conocida y respetada. Y, parece poco probable que este experimentado piloto no hubiera reconocido esto como un avión, o al menos mantuvo esa opción abierta después si era una posibilidad.

De hecho, si – hipotéticamente – el agua fuera expulsada, se habría desplomado inmediatamente al suelo debido a la temperatura del aire caliente. Según la NASA, “los escombros son nubes inducidas por el hombre que habitualmente se forman a alturas muy altas (generalmente por encima de 8 km), donde el aire es extremadamente frío (menos de -40ºC). Debido a esto, las estelas no se forman cuando un avión está despegando o aterrizando, pero mientras está a la altitud de crucero. “El penacho expulsado del objeto debe haber sido algún tipo de gas o energía, y no era algo tangible como el agua.

Los cálculos franceses confirmaron que la altitud de la UAP era la misma que la del helicóptero, y que “la velocidad del helicóptero a lo largo de su trayectoria lineal era constante (120 kt)”, tal como habían declarado los testigos. Además, Louange y sus colegas determinaron que la distancia media entre el helicóptero y el objeto era “casi exactamente el valor estimado reportado por la Marina (55 km)”. Claramente los dos testigos eran observadores competentes y precisos.

Los datos de los diversos informes eliminan otras explicaciones convencionales. Los meteorólogos determinaron que no había globos meteorológicos en el cielo en ese momento y notaron que un globo no se movería horizontalmente junto con el avión porque el viento soplaba desde el oeste hacia la orilla. Comparando las imágenes a imágenes de satélite IR similares con valores de temperatura conocidos, afirmaron que la temperatura del objeto debe haber sido superior a 122 grados F (50 C). El objeto no era un zángano; Todos los aviones no tripulados deben registrarse en la DGAC y, siempre que se vuelan, se informa a la DGAC, tal como ocurre con los aviones. Además, el radar registraría drones. El personal del CEFAA subió la cadena de mando a un Almirante de la Marina que les informó que no había ejercicios Navales conjuntos en curso con los EE.UU. o cualquier otro país. El Almirante confirmó que esto no podría haber sido un avión estadounidense, o cualquier tipo de espionaje o vehículo secreto de un país extranjero.

El astrofísico Barrera exploró la posibilidad de reingreso de basura espacial -especialmente ruso- que de alguna manera podría haber roto y liberado gases comprimidos a esta baja altitud. Se confirmó que ningún desecho espacial entró en la atmósfera en esa fecha en ese lugar y, en cualquier caso, tal objeto habría caído rápidamente y no volado horitzontally. Dos expertos independientes en explosivos dijeron al personal del CEFAA que, en tal escenario, el vehículo redondeado explotaría en el aire debido a la alta presión interna, y que el gas se incendiaría en un instante. Y esas reentradas se habrían comunicado al gobierno chileno para que las aeronaves puedan ser advertidas, como es el protocolo.

Barrera también señaló que cuando ocurrió el primer evento de expulsión, el material salió de dos partes diferentes del objeto y luego se unió en el espacio haciendo una estela. El primero era masivo y oscuro en el IR (es decir, muy caliente); El segundo más ligero y semi-transparente.

Los analistas fotográficos de la Fuerza Aérea confraron que el objeto era una forma tridimensional real con volumen y que “tenía control en sus movimientos”. No fue afectado por los vientos, reflejó la luz y arrojó “algún tipo de energía”. Ellos establecieron que no había evidencia de engaño o de “alteración del video por ninguna aplicación informática en la edición y procesamiento de las imágenes”. También descartaron un pájaro, un insecto volador, un zumbido, un paracaídas o un ala delta. “Se puede concluir que el objeto tiene todas las características para ser clasificado como un fenómeno aéreo no identificado” escribió Alberto Vergara, el analista líder del Departamento de Fotogrametría de la Fuerza Aérea.

No está claro cuánto del movimiento horizontal aparente del objeto pueden ser las nubes que se mueven o el movimiento relativo de la cámara en el helicóptero, pero los testigos informaron que el objeto siguió el ritmo del helicóptero y los analistas franceses lo confirmaron. También es de destacar el hecho de que cuando en modo HD, la pluma grande parecía parte de la nube y nunca sería notado como algo inusual por un observador. Sin la cámara de infrarrojos, habría sido difícil ver el objeto blanco contra el cielo e imposible capturar esta notable cantidad. Esto hace que uno se pregunte qué clase de actiivites puede ocurrir dentro de las nubes que son desconocidas para nosotros

“Este ha sido uno de los casos más importantes en mi carrera como director de CEFAA porque nuestro Comité estuvo en su mejor momento”, dijo el General Bermúdez en un correo electrónico. “El CEFAA es bien considerado en parte porque hay una participación plena de los científicos del mundo académico, las fuerzas armadas a través de sus representantes y el personal aeronáutico de la DGAC, incluido su Director. La conclusión oficial fue que “la gran mayoría de los miembros del comité acordaron llamar al tema en cuestión un UAP (Fenómeno Aéreo No Identificado) debido al número de investigaciones altamente investigadas Razones por las que fue unánimemente aceptado no pudo explicarlo “.

Este caso representa uno de los más desconcertantes y fascinantes de todos los casos en los archivos CEFAA, según José Lay. “Es nuestro primer video tomado con una sofisticada cámara en el infrarrojo; La primera vez que hemos visto la expulsión de una sustancia de un UAP; La primera vez que tenemos una observación que dura más de nueve minutos con dos testigos altamente confiables “, dijo cuando hablamos.

img5871102834774

El CEFAA ha sido un líder mundial en investigaciones oficiales y abiertas de ovnis. He sido privilegiado para trabajar de cerca con el personal allí durante unos cinco años, aprendiendo mucho. A fines de diciembre, el General Bermúdez se retiró, y aunque sigue siendo asesor externo de la agencia, Lay ha asumido el cargo de director interino hasta que otro General es nombrado por la DGAC. Agradezco al General Bermúdez el haberme dado acceso a los casos pendientes del CEFAA, invitándome a asistir a las reuniones allí y por su tiempo en contestar mis preguntas. Ha dejado un legado tremendo con respecto al estudio serio de UAP y el reconocimiento oficial de un verdadero fenómeno inexplicado en nuestros cielos.

Comentarios
Ir a la barra de herramientas