UNA VISITA ILUSTRE EN EL MUSEO DEL OVNI: JACQUES VALLEE

UN MOMENTO QUE QUEDARA PARA TODA LA VIDA
Hace unos once años atras cuando inauguramos el Museo del Ovni, nunca pensamos que ibamos a vivir situaciones que nos llenaran de alegrias, emociones y sueños cumplidos.
Un joven cineasta llamado Alan Stivelman, que en busqueda de respuestas muy humanas, mientras va rodando la continuacion de una saga que tiene inicio en el 2013, “Humano. El llamado Guarani”, no tiene ni idea o quiza ya si, de lo que ha generado en una pequeña parte dela comunidad ovni Argentina.

 


Alan Stivelman, Director Humanos, El llamado Guarani.
Foto: Alan Stivelman
La historia de Humanos cuenta la historia de un niño que fue abducido, y como fue su vida con el paso del tiempo 36 años despues. Jacques Valle participo de aquel suceso en los años 70 y es convocado por Stivelman para cerrar el circulo, como el mismo Vallee suele decir.


Alan Stivelman, junto al testigo Juan Oscar Perez y equipo de produccion.
Foto: Alan Stivelman
Gracias a todos estos hechos, y por innumerables variables que suelen intervenir en este camino que emprendimos hace ya mucho tiempo, hoy vivimos un sueño sin dudas. Jacques Vallee nos visito en el Museo del Ovni.

Desde su llegada a la Argentina tuvo un ritmo muy alto de actividades sociales vinculadas al fenomeno ovni, al punto de que ni bien llego y a pesar del largo viaje, participo como espectador de la conferencia del Comodoro (Re) Ruben Lianza sobre metodologia de investigacion en Fenomenos Aeroespaciales en sede del Ministerio de Ciencia y Tecnologia.


Comodoro (Re) Ruben Lianza
Ya en ese mismo ambito parecia increible tenerlo sentado como otro escucha mas a un par de sillas continuas. Muchos de los presentes tenian esa misma sensacion. No discriminaba jovenes ni experimentados. La cara de felicidad de todos probablemente no se me olvide mas en la vida, incluyendo la mia claro esta.

Pero el desafio, era darle la sorpresa a mama y cumplir la promesa que unas semanas antes el Dr. Nestor Berlanda le habia hecho en el mismisimo museo, llevando a Vallee para que ella lo conociera.

Ese dia llego y en este momento que escribo estas notas, aun no caigo en cuenta que lo sucedido, sucedio. Si les contara todo lo que quedamos comentando seguramente no me alcanzaria el tiempo. La emocion brota ante cada recuerdo que repasamos de esa tarde.

EL ENCUENTRO

Superando la emocion, intentare contarles sobre la jornada en el Museo.
Como buenos anfitriones, realizamos un asado de esos que son dificiles de hacer hoy en dia y organizado de bastante apuro, ya que dependiamos de los tiempos de grabacion y movimiento de la produccion.

Algunos amigos desafiaron la posibilidad de saber si el encuentro se produciria y esa decision finalmente les dio la premiacion por haber tomado la decision de viajar varios kilometros.

A las 9:30 empezamos a preparare el fuego para dale vida al asado que agasajaria a nuestros invitados. Mientras mama lidiaba con el fuego con Salvatore Carta, fuimos a realizar unas compras que a{un faltaba. La produccion llego al Museo alrededor de las 10:30 Hs. y entre ellos estaba Jacques Vallee.

Silvia se vio sorprendida desde muy temprano con la visita del afamado astrofisico y no reaccionaba. Cuando regresamos con Salva y vimos todos los autos en la puerta, vi la figura de Nestor Berlanda y Ale Agostinelli y por un lado la tranquilidad me gano y por otro imagine los nervios de mama ante nuestra ausencia. Ella asomo desde el fondo del Museo con un cuchillo en la mano y con telon de fondo la foto de Niotti. Dije, es una vision divina y unica.

Jacques Vallee
Era una postal impensada hace dias atras. Yo veia su cara de felicidad, emocion y quien sabe que tantos otros sentimientos, que para mi todo estaba revelado. Que mas puede pedir un hijo que ver a sus padres en estado de felicidad pura. Pensamientos, pensamientos, era lo unico que pasaban por mi cabeza. Me tome todo el tiempo del mundo para disfrutar de esa imagen.

Creo que muchos de los presentes lo disfrutaban a la par mia. Por primera vez entendi que mi madre cumplia una mision con el tema, transferir todo lo posible de cara al futuro , sin importar si sos mistico, si sos refutador, si sos creyente o sino lo sos. Ese lugar era el que debia seguir mas alla de ella, del tiempo, de nosotros. Entendi la Mistica de la trascendencia.

Por suerte Gladys Espinosa llego bien temprano con Walter Ether desde Colon Entre Rios. Walter tomo la posta de Silvia para hacer el asado. Una gran salvacion, asi las chicas podian compartir este momento con los visitantes. El poder de la union dije, contrariamente a las manifestaciones de egoismos sordidos, que nadie ya presta atencion porque caen en el abismo del no es importante. Conocer a las personas es mejor a que te lo cuenten. Me emocione tambien por Gladys. Se de sus valores, y hoy se mucho mas de sus valentias. Vi en su cara la misma felicidad que la de mi madre.

Entre tanto, y cuando sali del estado de observacion, me acerque a los salones de exposicion para realizar una recorrida personalizada a Jacques Vallee. Pieza a pieza escucho atentamente la explicacion brindada, mostrandose muy curiosos por las investigaciones de asentamiento o marcas en los campos. Claramente su interes se centra en los aspectos donde interviene la ciencia. Observo cada analisis de laboratorio y pregunto por las conclusiones. Esto se que resultara de interes para Juan Pablo Gomez, Daniel Lopez y resto de aquel equipo de perquizadores de campo, cuyas investigaciones arrojaban los mismos datos en los elementos fisicos-quimicos de los componentes de suelo. Los que me conocen, saben que esto es lo que me apasiona y una mini conferencia surgio ante cada pieza, cada lamina, cada muestra. Si ante Vallee. Que tal.

Pude sentir la alegria, pero mucho mas el acompañamiento de los investigadores presentes. Hasta crei ver muescas de orgullo en la cara de algunos de ellos. Eso creo que me dio fortaleza, ante los primeros titubeos de las explicaciones.


El Director del Museo de la Ciudad y funcionario de Cultura de Victoria, Claudio Gonzalez


El analista de Vision Ovni Salvatore Carta

Llego el momento de las piezas que son el interes central de todos los visitantes. El exhibidor de los metales como muchos lo llaman.

Todos expectantes observamos su mirada ante cada pieza.Se detuvo mucho tiempo ante los restos de la Salyut 7. La esfera de Hidracina le causo muchisima curiosidad. Nos dio algunos comentarios sobre las misiones espaciales atrapando nuestra atencion a su mas alto nivel. Todos los presentes solo queriamos escuchar.

Alejandro Agostinelli toma la posta en la guia de algunas piezas, como los detectores de ovnis de la decada de los 60, que tanto han sonado en la presencia de algun posible ovni del pasado.

Le pudo explicar quien fue su fabricante y el modo de utilizacion. No podia dejar de pensar en las personas que habran usado estos aparatos y el paralelismo de hoy en dia con las app de los celulares.


El periodista y escritor Alejandro Agostinelli, en franca charla con Vallee

Sin embargo, el momento mas esperado era ver su reaccion ante la pieza mimada del museo, el metal traslucido. Quedo observandolo. Acerco su cara a punto de tocar con la nariz, el vidrio que protege la pieza. Pidio conocer su historia. Nos pregunto si teniamos estudios, a lo que no solo respondimos afirmativamente, sino que le expusimos y mostramos los resultados. Aleacion de cromo/molibdeno, superior al 4%, pregunto. Si le contestamos, agregando que era un acero inoxidable magnetico y que hacia poco tiempo habia sido certificado por la Comision Nacional de Energia Atomica (CONEA). El felicito al equipo por seguir la busqueda de respuestas en mano de la ciencia, porque tarde o temprano saldra el resultado que buscamos.

Le dimos la pieza para que la tuviera en su mano. Repaso la textura del metal y comprobo que las lineas que creia caladas, eran parte de la aleacion. Su mano recorria de arriba hacia abajo, como buscando algo. La alzo mas arriba de su cabeza como queriendo verificar si podia ver a traves de ella. Apoyo el resto nuevamente en su lugar y dejo que se la cubriera y siguio con el comentario que habia una erosion muy importante en uno de sus extremos.

Reviso con detenimiento todas las piezas, pero hubo una que lo saco del formalismo, diria yo, lo transformo en investigador. Esas piezas, fueron los restos de UBATUBA , caso sucedido en Brasil en el año 1957. Jacques Vallee, ya no estaba en pose de visita, empezo a mostrar el investigador dentro suyo. Tomo su cuaderno de tapa dura forrada en azul, y empezo a preguntar todo lo que referenciaba a las piezas. Como llego alli, si teniamos estudios, si teniamos anotaciones del caso. Le dimos la informacion que nos requirio, y tambien nos transfirio su propia vivencia con el caso. En el año 1965, tuvo un encuentro con Olavio Fonte, el investigador del caso de primera mano, en Estados Unidos. Alli Fonte, realizo una serie de ensayos con los restos obtenidos, en el Instituto Tecnologico de Massachuset (MIT), donde arrojo que la piezas estaban compuestas de Magnesio en estado de pureza. Sin embargo, Vallee nunca pudo ver las piezas y mucho menos tenerlas en su mano. Para el fue una gran sorpresa encontrarse en este humilde museo en la otra punta del mundo, estas piezas que fueron en algun momento las que desvelaron su sueño.

Mama le dio copia de los informes que tenia en su poder, y toda la informacion que tenia de ellas. Ese cuaderno de tapa dura y forro azul, empezo a tomar un protagonismo impensado.
Su atencion definitivamente no fue la misma para lo que quedaba, y antes de terminar el recorrido le dijo en forma contundente a Silvia, “Esa vitrina es muy importante por lo que contenia. Alli no habia cosas solo de Victoria, habia cosas de la ufologia mundial”.

Mama sin reaccionar a semejante comentario, decidio agarrarlo del brazo y pedirle que la acompañara, bajo el lema que tenia que conocer a su hijo. Fue asi que le presento lo que denominamos escenario Roswell, con el alien, que el artista plastico Alejandro Romero hizo para el Museo del Ovni.

Si Ale, Jacques Vallee, se quedo enloquecido con tu creacion. No paro de reir a la par que comentaba lo perfecto que era .

En el medio llegaron los investigadores de Rosario, Luis Reinoso, Elias Kolev y Guillermo Aldunati. Previamente los amigos Hugo y Silvia, se habian adelantado y de gran ayuda para atender a todos los comensales.

El asador nos llamo a todos para que tomemos nuestros lugares en la mesa. La cabecera, otorgada al invitado, para que todos pudieran tener contacto con el, acompañado por mama como anfitriona y de Nestor Berlanda junto al historico Raul Bertolini, protagonistas fundamentales para revivir esta historia.

Me viene a la memoria que en una parte del recorrido, Jacques, saco de su bolso un album con copias de fotos a color que queria mostrarle a Bertolini. Recuerdo que las mismas estaban en tan buen estado, que le hice la broma que deberiamos investigarlo a el por el estado de conservacion de las imagenes despues de 37 años. Betolini hizo el comentario que el tenia las mismas fotos pero en blanco y negro.

La sobremesa en estos casos es lo mas importante, donde se obtiene la informacion mas rica e importante entre unos y otros. Lo que alli hablamos quedara para siempre en nuestra memoria. Obtuvimos la informacion que entenderan algunos, otros no. Pero claramente Luis Annino, sabra que hablamos de todo lo que nos interesa.

En un momento su vista quedo tildada con la gigantografia de la fotografia del Capitan Niotti, del caso Yacanto. Le explicamos entre todos el caso, en todas sus perspectivas.

Nos hablo de los desarrollos en la exploracion de Marte , sobre su participacion en el Panel de Peter Sturrock y de las convocatorias de la Royal Society, su participacion en la quinta edicion del Foro de Competitividad Global realizada en enero del 2011.

Nos dejo sus impresiones que el fenomeno tiene evidencia y merece ser estudiado. Nos insto a que sigamos por el camino emprendido que ibamos por el correcto. Que era cuestion de tiempo que aparezca la evidencia.

La tarde fue ganando la sobremesa, y el cansancio en todos empezaba a mostrar sus primeras señales. En el medio cientos de fotos, entrevistas y firmas de libros tomaron el rol protagonico. Y que decir de eso, todos querian plasmar una tarde inolvidable en el medio al que tuvieran acceso. Y de eso se trata finalmente, el disfrute, el goce, maxime cuando lo compartis con amigos. Seguramente muchos otros hubieran querido estar, pero el ser un dia laborable impidio esa posibilidad.

La despedida fue de esas que mostraban que no te queres ir del lugar, sin embargo la pelicula debe ser seguir rodando. Despues de todo se trata del llamado Guarani y de Humanos. La reflexion nos gano a todos, despues de leer el mensaje en el libro de visitas: “Muchas gracias por su hospitalidad y mis mas alta admiracion por su trabajo”.

Que mas decir, el sueño se hizo realidad. Se hizo realidad cuando nadie lo pensaba ni presentia. Humanos finalmente cumplira quiza lo que su creador alguna vez imagino, el reencuentro, el encuentro, el cerrar un circulo. En epocas de sociedades divididas, de enojos sin sentidos, de baja calidad en su ser social, humanos nos da todo lo contrario, valores y sueños. Alan Stivelman, armo una produccion de vida y no solo para una pelicula.

Despues de todo los films son el reflejo de los que podemos ser, de lo que podemos sentir y de todo de lo que no podemos.

Nunca olvidare este fin de semana, nunca. Si antes pensaba que se podia lograr lo que uno se proponia, ahora tengo convencimiento de ello. La vida finalmente te da la recompensa, quiza sea desde el lugar que menos uno piensa. Tengo que reconocer en estas breves lineas que debo darle la razon a mi mama. Ella dice que los caminos estan escritos. No hay nada que forzar. Lo forzado nunca sale bien. No hay nada que pueda fundamentar esto que digo, mas alla que el resultado en si.

Nunca olvidare este fin de semana, nunca.

Comentarios
Abrir la barra de herramientas