LAS HUELLAS Y LAS LUCES: LA EVIDENCIA CIENTIFICA

Patricio Parente
”…vosotros duendecillos,
que a la luz de la luna haces cercos de hierba amarga
que la oveja no quiere comer; y vosotros, que por diversion
criais hongos nocturnos…”

Asi la magica pluma de William Shakespeare corria en La Tempestad, una de sus magnificas obras dramaticas. En la imaginacion folklorica de la epoca esos ”green sour ringlets” eran considerados como pequeños circulos de hierba creados por las danzas de las hadas o ”fairy rings”, anillos de hadas (no hay que olvidar que fairy lights, significa ”lamparitas”)

400 años han pasado, y tal vez como resultado de un capricho de aquellas hadas, hoy podemos observar enigmaticas figuras que se encuentran impresas en la tierra y salpicadas en toda la antigua zona megalitica al sur de Inglaterra. Pero ¿por que son enigmaticas?
Algo enigmatico es algo por descubrir, un episodio en las paginas de la historia no resuelto, es este caracter el que sobrevuela el sur del archipielago ingles desde 1980, fecha en que los dibujos alcanzaron conocimiento publico (es necesario aclarar que si bien se encuentran en otras partes del mundo, la mayor cantidad de figuras y las mas sofisticadas se encuentran en la isla bretona, y por eso nos detendremos aqui)
Es asi que intentando desafiar este halo misterioso se han presentado incontables explicaciones, pero por intentar ser demasiado categoricas y determinantes, el transcurso del tiempo se encargaria de demostrar que habrian sido demasiado apresuradas.

Las huellas

Amanecia, y los rayos del sol eran los primeros testigos de los dibujos presentas en los campos de trigo y cebada donde un dia antes nada se encontraba; algo los estaba creando durante la noche. Muchas personas, presas de curiosidad, empezaban a investigar un fenomeno que los sobrepasaba, y era la union de esta curiosidad mas el aumento progresivo de los dibujos lo que permitia detectar que algunas caracteristicas se convertian en patrones estables: todos los dibujos presentaban formas circulares de variados tamaños; la mayoria solian aparecer en verano y unas semanas antes de cada cosecha; en el suelo no se detectaban rastros o residuos, y las plantas de los alrededores no eran afectadas bajo ningun concepto.
Con solo estos datos salieron a escena dos jubilados que se declararon como los autores materiales de las figuras. Paralelamente una explicacion meteorologica cobraba importancia, presuntos giros de vientos circulares desconocidos hasta el momento podrian ser los candidatos. Tanto una como otra, aun con cierto tinte de ridiculez por los argumentos que esgrimian, coayudaron a que la prensa cerrara el enigma como una capitulo episodico de la historia.
Pero aunque los medios de comunicacion cerraban sus puertas, las del fenomeno continuaban abiertas y cada vez se ensanchaban mas, el misterio realizaba un giro: complejas figuras geometricas y de tamaños colosales comenzaron a aparecer a la par de las otras como burlandose y evadiendo las sentencias que se habian hecho sobre el problema. La sublime perfeccion de las formas, el juego de matematicas internas, junto a su caracter simbolico hicieron a un lado cualquier clase de explicacion proveniente de las fuerzas de la naturaleza. Respetando el criterio de progresiva complejizacion, aparecerian figuras tridimensionales, como una piramide vista desde arriba, o una estupenda cara (parecida a la de Marte).
Por otro lado, desde principios de los ’90 se encontraron trazas de radiacion de alta frecuencia en tallos aislados que habian quedado en pie pero doblados a 55 cm. de altura, lo desconcertante era el lapso tan breve de la accion calorica de estas supuestas microondas. Segun el Dr. Levengood (biofisico) ”los tallos pasan por cambios bioquimicos y celulares muy drasticos debido a una energia intensa y rapida” lo cual sugeria una accion controlada, pero en fracciones de segundo. La mano del hombre tenia alguna incidencia?
En varios dibujos la respuesta se tornaba afirmativa, pero en el resto?
Para ello habria que considerar otro aspecto de la cuestion hasta ahora no esbozado y que podria arrojar ”luz” sobre el misterio.

Los otros

Extrañas luminiscencias se han observado justo precediendo la aparicion de algunos circulos y tambien danzando sobre zonas con ”pictografias” ya realizadas. Ademas, estas luces que van desde el tamaño de un huevo al de una pelota de football se han observado con mas frecuencia en estos lugares que en otros de Inglaterrra.
No son pocas las personas que han avistado las bolas de luz conocidas en todo el planeta y materia prima de toda la investigacion del fenomeno ovni.
Ahora bien, seria ambicioso relacionar las luces con la creacion de los circulos?, y si es asi, por que un fenomeno tan universal se corresponderia con otro tan particular?

Tratando de resolver estos problemas es que ha aparecido el primer libro cientifico titulado ”La profunda complejidad de los Crop Circles” escrito por el fisico Eltjo Haselhoff (ver anexo). En un ademan audaz trata de articular tres aspectos, que por estar aislados hasta ahora, se tocaban timidamente o de manera vaga: en primer lugar, la considerada ”evidencia cientifica”, es decir, los analisis fisicos y biologicos de las huellas; en segundo lugar, las ”leyendas urbanas” u historias de avistamientos de luminiscencias; y por ultimo, como un desprendimiento de estas ultimas, fuentes historicas medievales que proponen la ”historizacion del fenomeno”, dandole profundidad y permanencia a lo largo del tiempo.
Estos tres afluentes desembocan en el mismo rio: las luces estan envueltas en la creacion de las figuras.
Si hicieramos de esta hipotesis un dogma o si la refutaramos apresuradamente caeriamos en el mismo error que los anteriores acercamientos; tampoco preferimos pararnos en el medio siendo presas de un equilibrio espureo, optamos por darle importancia a dicha hipotesis actualizandola con los datos que continuamente se presentan, o con datos ya presentados…

Huellas en los campos de girasol

El titulo precedente pertenece a una nota publicada en esta pagina (es aconsejable leerla para una mejor contextualizacion), y es una muestra de como ciertos hechos, cobran nueva importancia a medida que el tiempo transcurre; el viaje que nos transporta al futuro tambien repercute en la mirada que tenemos sobre el pasado.

A fines de noviembre y principios de diciembre de 1994 varias marcas con formas circulares / elipsoidales que oscilaban entre los 11 y 17 metros aparecieron en campos de girasol de tres localidades cercanas dentro de la Argentina: aproximadamente el 28 de noviembre en Colonia La Amalia, al NO de la provincia. de Cordoba; los primeros dias de diciembre en una localidad situada cerca de La Paz Chica, 7 kilometros al oeste del casco urbano de Roque Perzel(recordar esta cercania), provincia. de Buenos Aires; por ultimo, el 16 de diciembre en el establecimiento San Francisco, al sur de la provincia. de Santa Fe.
En los tres lugares se realizaron analisis quimicos a traves de laboratorios diferentes, lo que no impidio que arrojaran resultados semejantes: las plantas que se encontraban en el interior estaban totalmente deshidratadas y aplastadas, en cambio las del perimetro se mostraban dobladas.
No se encontraron marcas u orificios en la tierra, y aunque no se habian utilizado fertilizantes, los sintomas( gran aumento de fosforo) daban cuenta como si se hubieran utilizado cantidades impresionantes. La disminucion de materia organica necesitaria, mediante un proceso biologico normal, de 15 a 20 años de laboreo intensivo, pero la realidad mostraba que solo se habia disminuido en horas o minutos, la accion de microorganismos era imposible. Cual era la causa? ”Algo o alguien” habia provocado una gran radiacion calorica.
En las zonas precisas de las marcas no se registraron apariciones de luces, pero hay que tener en cuenta que en la vecina localidad de Roque Perez se estaba dando una ”oleada”, presenciada y registrada por algunos de los integrantes de nuestro equipo.
En las huellas no se encontro ninguna pretension de perfeccion estilistica ni ninguna apreciacion simbolica, pero los datos presentados, son tan poco comparables a los de Inglaterra para pensar que son dos episodios muy diferentes?; o son criterios lo suficientemente validos para imaginar la existencia de un mismo agente comun?
Las dos regiones coinciden en la existencia de un agente que no solo provoco una emision calorica de gran intensidad sino en la forma drastica y repentina que lo hizo. Las variaciones que se asientan sobre esta base y distinguen a las dos clases de huellas mas que negar cualquier intento de relacionarlas podrian estar dando cuenta de una accion controlada que elige las formas en que opera.

Conclusion

Volvemos a nuestra propuesta inicial, donde tratamos de evitar cualquier criterio subjetivo que empañe la verdad, no podemos ver pruebas fisicas por todos lados ya que la repeticion es la que hace al patron, no el patron a la repeticion. Sin embargo, y respetando tal supuesto, tampoco podemos enmudecernos ante fenomenos que aguijonean los saberes establecidos, y generan un vacio que pone en cuarentena a cualquier explicacion simplista.
Dos regiones del planeta fueron comparadas de forma tal que una iluminara a la otra, pero no se agotan todos los casos aqui, ni todas las explicaciones. Creemos haber dejado en claro nuestro punto de vista: huellas desconcertantes, luces ululantes, algo esta pasando!
Pensamos que el problema se va a resolver afinando las perspectivas de manera honesta, evitando caer en la inercia de un escepticismo abusivo o de una imaginacion desmesurada.

Comentarios
Ir a la barra de herramientas