INVESTIGACION DE CAMPO EN GRAL SAN MARTIN, LA PAMPA

Por Pablo Cano

Regreso de la localidad de General San Martin, provincia de La Pampa, el investigador Pablo Cano, con el objetivo mas que cumplido de profundizar sobre el caso de Raul Dorado, el chacarero que estuvo frente a un Ovni y le sustrajo su telefono celular, como asi tambien tomar contacto con los casos de mutilacion de ganado del 2002 y del presente año.

En el mes de Agosto del 2002, en pleno pico de la mutilacion de ganado e la Republica Argentina y aparicion de Ovnis por los campos del centro del pais, un caso conmociono a toda la comunidad de Jacinto Arauz y al pais entero, un chacarero de dicha localidad de nombre Raul Dorado, estuvo frente a frente con un ovni con connotaciones muy importantes y de total relevancias para la investigacion del fenomeno ovni.

La primera informacion que se desprende del excelente trabajo de P. Cano, es la confirmacion de que los casos en la zona se siguen produciendo y que en el año 2002, se registraron mas casos de los que tomamos por denuncias publicas a traves de medios de comunicacion, o a nuestra mesa de trabajo. El problema fundamental es que los productores, autoridades y personal de campo, dejaron de efectuar las denuncias de sus hallazgos. A poco de andar Pablo, toma conocimiento de 10 casos mas investigado en silencio por las autoridades policiales y veterinarias y que no tomaron estado publico durante el año pasado, solamente en la localidad de General San Martin.
Tambien tomo conocimiento del caballo que encontraron pastando con la quijada completamente mutilada (Investigacion en Curso).
El objetivo de Vision Ovni es mantener actualizada la estadistica hasta el presente, de las mutilaciones y ver el poder de los ataques multiples de este “super raton”, que produjo perdidas incalculables a los productores.

¿A que estan jugando?

El 16 de junio del 2002, el Productor Jose Angel Rodriguez con su hijo y dos amigos, salen a cazar jabalis en la zona de General San Martin. Persiguen uno hasta que la oscuridad de la incipiente noche les hace regresar a la casa esperando el nuevo dia.
A las 6:30 hs, el señor Rodriguez escucho un ruido, salio a ver de que se trataba, pero nada observo. Los 4 hombres salieron a la caza del jabali.

Sr. Rodriguez: “Nos abrimos dos por un lado y dos por el otro, cuando sentimos mugir una vaca. Mando a mi hijo a ver, para saber si por ahi estaba el chancho, al regresar se encuentra con un ternerito muerto. Raro porque las vacas aun no tendrian que haber parido. Entonces me arrime y estaba tendido boca abajo, con las patas y manos abiertas. Lo di vuelta y ahi aparecio que no tenia intestinos, un corte perfecto, ni una gota de sangre, la carne de un color rosado, le faltaban los ojos, la lengua, la oreja derecha. Decidimos traerlo de vuelta. No habia rastros, era un chañaral, todo arena y se hubiera notado y resaltado cualquier rastro. Nuestra conclusion fue como que lo hubieran depositado ahi y lo llamativo es que la madre estaba a unos 70 u 80 metros y no se arrimaba al ternero. El resto del ganado estaba por ahi pero no se arrimaban, es muy raro, porque cuando hay un animal muerto, lo primero que hace es ir a curiosear, la madre gritaba llamando al hijo.

Lo llevamos al veterinario, (Dr. Antista) que atiende siempre a nuestros animales y tambien le llamo la atencion. Hice la denuncia en la Comisaria, como correspondia, ya que a otros productores les paso lo mismo pero nunca lo denunciaron.
Fuimos con el Comisario Jose Francisco Sart y un oficial al lugar y lo llamativo es que yo habia dejado una marca en un chañar para saber el lugar. Era una franela amarilla de la camioneta la colgue en una planta y cuando fuimos con el oficial y el comisario no la pudimos encontrar por ningun lado Como a los diez dias voy de vuelta y encontre la franela donde yo la habia dejado.

P. Cano: ¿Usted, cuando encontro el ternero, hubo alguna persona que pudiera ver eso?
Sr. Rodriguez: Mi hijo, Ariel y dos muchachos (dos choferes de Chevallier de Buenos Aires) y como eran amigos mios y era un sabado, habiamos ido a cazar, de ellos no desconfio que me lo hayan sacado y mi hijo menos porque trabajaba aqui en el pueblo y no podia ir.
P. Cano: Estaba a la vista la franela?
Sr. Rodriguez: No, no, entre el monte en un chañaral. Por eso, yo lo habia dejado marcado, por hay como es todo medio parecido, uno se puede equivocar-. No estaba.
P. Cano: Estaba bien atado?
Sr. Rodriguez: Como a los diez voy de vuelta y estaba ahi, Bien atado y en esa rama. Todavia vine y le dije al comisario, usted sabe que ahora fui y lo encontre. Riendose del hecho.
P. Cano: Y usted que piensa?
Sr. Rodriguez: Y no se que pensar. Porque las estupideces que dijo ese tal Cane del raton hocicudo y ese otro que nos quiso tomar por estupidos que dijo sobre el “Chupacaña” por lo del Chupacabra, y el Chiche Gelblun que puso una grua como queriendo decir que uno los levantaba con una grua. Esta bien que uno sea de campo, pero estupido no es, se da cuenta donde hay un rastro o algo. Lo tomaron como para la “joda” . Hasta hoy no se sabe que o quien es. En las brujas no creo, pero que las hay, las hay. Vinieron veterinarios y medicos de Bahia Blanca y todos coinciden en las rarezas de estas mutilaciones.
P. Cano: Donde usted encontro el ternero hay una fuente de Alta Tension o de Electricidad o de media Tension?
Sr. Rodriguez: No, no. Hay una laguna de sal cerca de donde se hallo el ternero, mas o menos a 400 o 500 metros, de 50 Km de largo y 20 o 30 cm. de profundidad.
P. Cano: Por esa zona no hay aviones, por ejemplo de fumigacion?
Sr. Rodriguez: No, no. Lo increible, vea usted, es que lo tuve al animal tres dias sobre la camioneta, y no mando olor alguno y estaba blando, blando como si recien se hubiera muerto.
De por si esta experiencia pareciera ser un caso mas de mutilacion sin embargo encontramos nuevas “pistas” para la investigacion, la posible presencia del fenomeno que produce las mutilaciones y la posibilidad de que regresen cual criminal a la escena de los hechos, por eso tambien nos preguntamos A que estan jugando?

Otras experiencias

Para el señor Jose Angel Rodriguez, no termina el relato con el ternero, sino que cuenta que en el verano del 2003, en el mes de Marzo, una noche cuando fue a apagar el grupo electrogeno, observando hacia la misma direccion donde hallo el ternero, vio un cohete o tubo fluorescente. Para tener un testigo llamo a otro muchacho que estaba trabajando alli. Cuando llego ya el habia desaparecido, pero quedo un reflejo a unos 800 metros mas o menos del chalet.

Sr. Rodriguez: “Esta experiencia quedo como un simple comentario, pero a los pocos dias voy hacia la zona de la observacion y en un Canden (arbol) me llamo la atencion la peladura en un tajo de 3 centimetros de profundidad como por 15 o 20 centimetros de ancho en todo lo largo desde arriba hasta abajo. Lo raro es que no habia ni una sola astilla que tendria que haber habido. No pudo ser ningun animal porque el Canden tiene 4 metros de alto.

El Canden es un arbol que da la flor pampeana, la cascara es dura y se usa para hacer parquet.
Si fuera un rayo o centella, tendria que estar quemado y con astillas esparcidas y ahi no hubo nada de eso.

En la foto podemos apreciar dicho arbol con la prueba de lo que nos habla el Sr. Rodriguez.

Ese cohete o tubo, emitia una luz muy blanca y desde mi posicion se veia como de 3 o 4 metros de altura”.

EL CASO DE RAUL DORADO

Todo el pais hablo de este caso. Tomo trascendencia internacional, pero lo cierto, es que pocos investigadores del fenomeno Ovni, a no ser los excelentes investigadores de La Pampa, que con mucho esfuerzo intentan cubrir la basta geografia de la provincia para no perderle pisada al fenomeno. Sin embargo nadie publico nada de esas investigaciones.
Queremos aprovechar esta via, para agradecerle al anonimo internauta de Jacinto Arauz y seguidor de nuestra web, que nos anuncio el caso antes que tomara estado publico, lo que nos permitio hablar telefonicamente con el Sr. Dorado y su esposa, conociendo los detalles, como tambien al Señor Carrizo Fierro que nos hizo el contacto con el testigo.
Para no abundar en comentarios transcribimos entrevista que el investigador Pablo Cano le realizo a Raul Dorado y su esposa.
Raul Eduardo Dorado, es un chacarero, que se dedica al trabajo de campo, atender a los animales, ver que no se escapen, revisar la alambrada. El 2 de Agosto del 2002 le tocaria vivir una experiencia que lo marcaria para siempre y que ademas se convertiria en la antesala de su cumpleaños mas recordado, puesto que el 3 Agosto cumpliria 65 años.
El viernes 2 de agosto entonces, alrededor de las 17 horas, luego de recorrer los 5 km que separan su casa del campo, se dirigio como de costumbre a realizar sus tareas. De pronto escucho un ruido (lo identifico como el que realiza un remolino) y observo un objeto que descendio a menos de metro y medio de su vertical.

El llevaba en su mano izquierda un telefono celular que hacia menos de un minuto habia sacado de su cintura y un rifle en la mano derecha junto a un larga vista. Fue entonces que observo el objeto que le succiono el celular y lo dejo momentaneamente sin habla.

Era un circulo con el diametro de un silo, que abajo era liso y de color verde claro con 3 patas de unos 50 cm.
Sr. Dorado: Yo ya habia escuchado media hora antes dos ruidos, como zumbidos y el mismo ruido escuche en el momento que ya lo tenia a un metro de altura de donde yo estaba, sobre mi cabeza. Cuando lo vi me dio ese golpe de corriente que ya quede de rodilla en el suelo, que fue cuando vi que se “chupaba” el celular y se lo trago. Con el golpe de corriente senti endurecerme, sentia que era algo que me atacaba los musculo, quede como petrificado. Recuerdo que en la otra mano tenia el rifle y no se me cayo porque me quedo la mano dura.

Estuve asi hasta que escuche el zumbido nuevamente y desaparecio hacia el este. No puedo darme cuenta cuanto tiempo estuvo ahi, pero por la hora en que yo ingrese caminando hasta que me fui, habria pasado una hora. Ademas me guie un poco por la posicion del sol. Tampoco puedo precisar en la manera que aparecio y desaparecio, observe y estaba ahi y de la misma manera se fue.
Intente recuperarme y llegue al auto para regresar a mi casa. Cuando llegue queria contarle a mi mujer lo sucedido y no podia hablar, entonces le escribi para contarle. Creo que eran como las 19 horas a esta altura.”
Sra. Elda, esposa de Raul: “Yo siempre le decia que regrese de dia y hoy lo hace, porque dice que quisiera volver a tener la experiencia, que no le dio miedo. El quiere saber quienes estan alli adentro. Bueno, pero contando lo sucedido aquel dia, como estaba preocupada porque el no regresaba lo iba a llamar al celular, en el momento que iba a hacerlo Raul entro, note que me quiso hablar y no podia, entonces me abrazo y se puso a llorar

Sali rapido a buscar al vecino para llevarlo al hospital y empezo a escribir lo ocurrido en un papel, que luego se lo llevo la policia”.
Luego de todo lo sucedido fue internado en el hospital, atendido por la Directora del mismo la Dra. Ana Maria Lazaric, que tras examinarlo, no encontro nada anormal, a excepcion de un pinchazo en el dedo anular izquierdo, entre la uña y la piel de la cuticula, que no pudo determinar como se hizo.

Recordemos que la zona del campo de Dorado, posee vegetacion con Cardos y espinillos y puede ser producto de la misma flora de alli.

La Dra. Lazaric, lo medico con sedantes. Quiso regresar a su casa y recien cuando se desperto al dia siguiente recupero el habla. Recordo que despues de unos dias todavia le dolian los dedos anular y medio de donde tenia el celular, tambien la mandibula, los hombros y las piernas.

Todos buscaban el celular

El oficial principal Marcelo Alarcon, a cargo de la comisaria de Jacinto Arauz (por licencia del subcomisario Hector Rosante) fue quien llevo adelante las pericias del caso Dorado. Su informe menciona que recorrio el campo del suceso en busca de huellas y el celular, sin resultados. Los investigadores realizaron desde el hospital llamadas la misma noche del hecho para poder comprobar si alguien contestaba. En dos oportunidades llamaron y se cortaba y, en otra, se oia una respiracion y luego el ruido del teclado al discar. Las pruebas siguientes para probar quien atendia indican que el celular se encuentra apagado o fuera del area de cobertura.
A todo estos trascendido sin embargo Raul Dorado aclara enfaticamente que a el no le consta que sean reales.

Comentarios
Ir a la barra de herramientas