REINVESTIGACION DE UN ENCUENTRO CERCANO, CON UNA CONCLUSION INESPARADA. INFORME DE MILTON HOURCADE

Isla de Lobos – Uruguay (28 de octubre de 1972)Milton W. Hourcade
Fairfax – Estados Unidos
milwash@cox.net

“El camino hacia la perfeccion esta jalonado de errores. El camino de la virtud consiste en reconocerlos, para no volverlos a repetir”

Con fecha 17 de noviembre de 1972, el Capitan de Navio don Ruben R. Varela, Jefe de la 2da. Division del Estado Mayor Naval, cursa Oficio No. 237/17/XI/72 al señor Jefe de la 2da. Division del Estado Mayor de la Fuerza Aerea, donde informa acerca de la denuncia presentada por el Cabo de 1ra. Sr. Juan Fuentes Figueroa, relativa a la observacion que este realizara en el Faro de la Isla de Lobos, de un objeto que hallo estacionado sobre la azotea de las construcciones que rodean al faro propiamente dicho, el 28 de octubre de 1972.

El Centro de Investigacion de Objetos Voladores Inidentificados (CIOVI) tuvo conocimiento del caso en el mes de agosto de 1973, cuando le fue entregado por la Fuerza Aerea, comenzando de inmediato la investigacion del mismo.

Para agosto de 1973, las Fuerzas Armadas de Uruguay ya habian asumido el control de gobierno del pais. Este es el contexto en el cual la denuncia de OVNI llega al CIOVI.

Este caso, es ademas, el primero de un ECIII registrado en Uruguay. Rumores de algun acontecimiento previo, no pasaron de tales.

Mirado hoy en perspectiva, corresponde señalar que si bien la investigacion se desarrollo en forma consistente, con dedicacion y empeño, y a considerables costos economicos, aun no existia en los integrantes del Centro la suficiente enjundia como para dar pasos complementarios que eran imprescindibles. Del mismo modo, no se penso en la posibilidad de una solucion convencional para el caso, dada la extrañeza de las circunstancias – el lugar y hora en que ocurrio – y carecer entonces de informacion que hubiese permitido resolver satisfactoriamente el mismo.

El CIOVI no obstante, fue cauto en su evaluacion final. Se escribio en dicho informe: “Si bien este Centro no puede afirmar categoricamente que hubo un Objeto Volador no Identificado en la Isla de Lobos el 28 de octubre de 1972, existe un alto grado de posibilidad de que ello realmente haya ocurrido”.

Y el informe culminaba diciendo: “De la investigacion y estudio realizados no surge ningun estimulo – natural o artificial convencional –, que pudiese haber dado lugar al caso, aparte del que el testigo relata”.

Siempre se sostuvo que el caso tenia un valor de un 50%, pues habia un unico testigo.

Prueba del tiempo que llevo toda la tarea de investigacion, reconstruccion in-situ, interrogatorios, busqueda de informacion adicional, entrevistas complementarias a otras personas y testes psicologicos a los que fue sometido el testigo, mas las dudas que el caso habia despertado, es que el CIOVI recien llego a una conclusion sobre el mismo luego de una sesion ordinaria llevada a cabo el 21 de marzo de 1975, y otra extraordinaria, realizada el 25 de marzo del mismo año.

CIOVI sostiene que la clasificacion OVNI es una definicion tecnico-operacional, y que la misma siempre es provisoria, ya que lo que en un preciso momento historico no se conoce por los investigadores, puede que se llegue a conocer tiempo despues, y entonces es posible encontrar una explicacion adecuada a lo sucedido. Lo No Identificado deja de ser tal, y el caso recien queda concluido.

Los integrantes del CIOVI no estaban en conocimiento en aquel momento, de un tipo de aparato que hubiese permitido explicar lo sucedido, y que se ajusta a lo descrito por el testigo.

Pero tambien hay que reconocer que influenciados por la difusion de casos a nivel internacional, y habiendo efectuado una tarea “ovnilogia comparada”, eso condujo a acentuar ciertos errores de percepcion de las caracteristicas del caso Isla de Lobos, y a adscribirle varias de las que se apreciaban en casos ocurridos en otras partes del mundo, por haber confiado en esas otras fuentes de informacion.

En la actualidad, se tiene muy claro que la revista “Flying Saucer Review” no es una fuente confiable de datos. Pero tampoco tienen validez intrinseca los casos con los que el Dr. Jacques Vallee ilustro su libro “Pasaporte a Magonia” (Editorial Plaza & Janes, 1972), para sostener sus tesis; ni los casos reproducidos por el APRO Bulletin de clara postura extraterrestrista (con algunas excepciones de unos pocos acontecimientos debidamente investigados); ni los casos relatados en los libros “Flying Saucers Uncensored” de U. Wilkins (Editorial Pyramid, 1967), “Aparecen los Marcianos”, de Michel Carrouges (Editorial Pomaire, 1967), “Los Humanoides”, de autores varios (Editorial Pomaire, 1967); ni los que se encuentran en “UFOS over the Americas” de Coral E. Lorenzen (Editorial Signed, 1968).

1973 era otro tiempo en la Ovnilogia mundial, y tambien en el CIOVI. La maduracion comenzara un par de años mas tarde y culminara con la edicion del libro “Elementos de Ovnilogia”, publicado en 1989, y por supuesto, todo ese proceso esta atestiguado en el libro “OVNIs: La Agenda Secreta”, tambien del abajo firmante, que sera publicado en 2005 por la Fundacion Anomalia de España, por haber obtenido el Premio Internacional Zurich.

Al repasar el expediente de este caso, ahora en marzo de 2005, se encuentran dos aspectos fundamentales que fueron entonces soslayados, y que deberian haber apuntado a la busqueda de algo convencional, pero no se supo alla en 1973, que podia ser

El primer elemento, es – como lo indicara oportunamente el testigo – que tres dias despues, subio a la azotea que rodea al faro, sobre la cual estuvo posado el objeto que vio, y constato que la pintura descascarada del faro, que usualmente cubria en forma irregular la azotea, estaba toda “barrida” contra los bordes de la misma, como si algo la hubiera soplado. El testigo dice textualmente que encontro el piso de la terraza “limpio, limpio, limpio, se ve que, como si hubiesen soplado” (entrevista del 18 de agosto de 1973).

El segundo elemento, es el mas concluyente: El sonido, porque el testigo percibio vibracion, probablemente del aire, ya que llego a aproximarse a 27,50 metros del objeto, y tres tipos de sonido que describe muy bien y que hoy nos hacen levantar las cejas, pero entonces, se nos quedaron en el tintero, y tal vez haya que agregar, imperdonablemente

Pero para secuenciar adecuadamente lo sucedido, el testigo comienza la descripcion de lo ocurrido de esta manera:

La primera vision, y la puerta que se abre: Tres tripulantes

“Estaba haciendo un turno de servicio, por la Armada, de Guardia de Faro… A las diez de la noche fui a vigilar el motor, en esos momentos estaba en marcha. Ya habiamos terminado de cenar, y entonces salgo afuera, abro la puerta y me fijo hacia la terraza del faro y veo un artefacto, arriba de la terraza, parecido… Yo, primeramente, en primer lugar, digo yo ‘pero no puede ser, es un auto, un coche arriba de la casa, y no puede ser arriba de una terraza’, este… Entonces lo primero que me acorde, que atine, fue a ir al dormitorio donde yo dormia, agarre una pistola calibre 32 que tengo, y me aproxime por un camino que hay, hacia la terraza, hacia el faro, en fin, hacia las habitaciones del faro. Al ir avanzando, eehh, cuando iba mas o menos a doce, quince metros, aproximadamente, se abrio una puerta y salieron tres tipos de adentro”.

El color del aparato, el zumbido, la maniobra de despegue, el escape

Mas adelante expresa el testigo que el objeto: “Tenia un color algo rojizo, una cosa como… quemado, tenia un color esteee… caoba, la cosa, la chapa del aparato, porque se vislumbraba con las luces de la parte de abajo. En ese mismo tiempo apunte yo con el arma, como para tirar, me entro, no se, como una vibracion, una cosa rara en el cuerpo, este… un zumbido senti… Entonces me quede estatico, hasta que vi que entran uno por uno… La puerta se cierra automatico, y empieza a emitir un sonido, un sonido, un sonido, un sonido, no se, una cosa que, un zumbido, una cosa fantastica… Emitia un zumbido y empezo lentamente, a tomar ehh, a despegar ahi arriba de la terraza, hasta que tomo altura, mas o menos – el faro tiene 66 metros de alto – tomo una altura mas o menos hasta la mitad del faro, y se inclino hacia la costa, hacia la playa, que hay unas rocas tremendas, unos acantilados barbaros ahi, entonces lanzo una bola de fuego por la parte de abajo, enceguecedor, una bola de fuego, como una llamarada de todos colores, rojizo y blanco, ¿no?, y de ahi, desde ese momento que se empino, y tomo un angulo de mas de 45 grados, porque se empino totalmente, largo ese, ese, esa bocanada de fuego, y ese zumbido continuaba, entonces tomo una velocidad fantastica hacia la playa, yo digo ‘bueno ahi se va a sentir la explosion, se va a hacer pedazos, pero fue increible, porque no se sintio mas nada”

Tripulantes bajaron de espaldas, y usan escalera

Dice tambien el testigo que los individuos “abrian una puerta para afuera y salian”, y agrega mas adelante: “Pareceria que bajaran de espalda”. En otro momento de su declaracion, al verles ascender al aparato, dice “ellos hacen tres escalones”. Cabe aclarar que el testigo ve todo en silueta, sin detalles, a contraluz de la iluminacion del aparato.

Ruido al despegue, escape, inicia el vuelo inclinandose

Posteriormente en su declaracion, vuelve a reiterar: “Y entonces es cuando empieza a hacer ese ruido que va a despegar, es ese ruido, ese sonido que hace, entonces, es cuando ya toma altura hasta la mitad del faro, se empina y larga esa bola de fuego, esa llamarada, despues queda una bola blanca y toma esa velocidad increible, impresionante”.

Sonido ciclico, el ruido del escape

En la misma declaracion, se vuelve al tema del ruido, se habla del zumbido y se le pide al testigo que lo simule con su voz, y entonces el testigo contesta: “Hacia biug… biug… biug (un sonido ciclico que imita onomatopeyicamente)”, se aclara en la version escrita que transcribe la grabacion del interrogatorio efectuado. Mas adelante, el testigo dice: “Ese fuego tiene que haber hecho ruido… yo voy a eso, de que el fuego hace ruido, la llama hace ruido cuando sale con potencia”.

Hasta aqui lo expresado en el primer interrogatorio efectuado el 18 de agosto de 1973.

Uso de escalera, el piloto primero

En un segundo interrogatorio, efectuado el 1º de septiembre de 1973, el testigo responde que la puerta se abrio hacia la izquierda y se cerro hacia la derecha, y luego añade: “Los tipos subieron, creo, para mi subieron por una escalera, dieron como unos pasos y el ultimo que salio fue el primero que entro”.

Vuelve a mencionar “el zumbido nada mas que cuando despego… el chillido ese”.

Discusion e hipotesis

Parece obvio, releyendo estas declaraciones, que las mismas apuntan a la presencia de un helicoptero.

Lo que los integrantes del CIOVI no supimos en 1973, era que existia un tipo de helicoptero que podia explicar la observacion. Ciertamente, tal clase de helicoptero no se usaba en Uruguay.

Pero desde 1968, la Fuerza Aerea Argentina por ejemplo, ha poseido este tipo particular de helicoptero, que permite por todas sus caracteristicas, explicar el caso.

Mas aun, desde antes de 1979 – fecha de las primeras entregas – este mismo tipo de helicoptero se paso a fabricar en la Argentina, con licencia de la compañia estadounidense.

Con esto no queremos significar que el helicoptero que dio lugar al caso, fuera de origen argentino, pero es la referencia geografica mas cercana

El Hughes 500

El tipo y modelo de helicoptero que permite explicar el caso, es el Hughes 500, un aparto pequeño, versatil, liviano, especial para misiones de observacion, reconocimiento, vigilancia, etc.

Haciendo un poco de historia, el Hughes modelo 369 tiene sus origenes en la competencia para una licitacion del Ejercito de Estados Unidos que buscaba tener un helicoptero liviano para observacion, en 1961. Uno de los tres diseños seleccionados para su desarrollo fue el HO-6, posteriormente conocido como OH-6A que volo por primera vez el 27 de febrero de 1963. El OH-6A Cayuse fue seleccionado en mayo de 1965 para produccion y es ampliamente reconocido por su servicio durante el conflicto en Vietnam. Posteriormente fue sometido a un desarrollo de su sistema de generacion electrica y se efectuo una configuracion de su rotor a traves de las versiones C y D.

En tanto que la version militar avanzaba, la empresa Hughes tambien prosiguio el desarrollo comercial del modelo 369. Conocido como Hughes 500, el aparato originalmente tenia tres versiones, la basica de 7 asientos, una ejecutiva de 5 asientos, y un modelo utilitario. El ultimo, impulsado por un motor Allison T-63-A-5 A, fue conocido inicialmente como 500U, pero devino en 500C. Tambien se produjo una version militar exportable, el 500M, y la empresa concedio licencias para la fabricacion del helicoptero en Argentina, Italia y Japon.

La serie del Hughes 500 es el helicoptero a turbina mas popular del mundo. Su construccion robusta, su performance operacional y confiabilidad le ponen al Hughes 500 al frente de la competencia. Su eficaz manejo y maniobrabilidad se combinan para hacerle el favorito de muchos pilotos de helicopteros.

Ficha Tecnica

(Tomada de airlines.net)

MOTORES

Modelo 500C – Un motor 207kW Allison 250C20 turbina a gas que mueve un rotor principal de 4 hojas y un rotor de cola de dos hojas.

Modelo 530F – Un motor 260kW Allison 250C30 que mueve un rotor principal de cinco hojas y un rotor de cola de dos u opcionalmente cuatro hojas.

PERFORMANCE

500C – Maxima velocidad de crucero 232 km/h, velocidad de crucero en larga distancia 217 km/h. Velocidad inicial de ascenso 518 metros por minuto. Techo operativo 3.962 metros. Radio de accion 605 km.

530F – Maxima velocidad de crucero 246 km/h, velocidad de crucero economica 228 km/h, Velocidad inicial de ascenso 630 metros por minuto. Techo de servicio 4.877 metros. Alcance con combustible estandar y sin reservas 422 km

DIMENSIONES

500C – diametro del rotor principal 8,03 m., largo del fuselaje 7,01 m, altura 2,48 m.

530F – diametro del rotor principal 8,33 m, largo de los rotores girando 9,94 m, largo del fuselaje 7,49 m, altura al tope del rotor 2,67 m.

CAPACIDAD

ipicamente 2 asientos adelante para piloto y co-piloto y tres atras.

Analisis del caso

1) La perspectiva en que observa el aparato el testigo y las dimensiones
De acuerdo a los detalles precedentes, el testigo vio posado un aparato de estas caracteristicas, del cual emergieron, tres individuos. Cabe presumir que los dos primeros lo hicieron del asiento posterior, y finalmente lo hizo el piloto, del asiento delantero. De la misma manera, el piloto es el primero en tomar posicion en el aparato y luego lo hacen los otros dos acompañantes.

El testigo ve al aparato no de perfil, sino en posicion oblicua, lo que mantiene perfectamente la medida de la altura del aparato, calculada por el Consejero Directivo Sr. German Vazquez, a partir de la reconstruccion “in situ” del caso, efectuada por CIOVI, y que se estimo entonces en aproximadamente 2 metros. La real es de 2,48 m.

Esa misma perspectiva oblicua, reduce la dimension del largo de la cabina (para el testigo) la cual se calculo oportunamente en 3 metros, siendo que el largo total del fuselaje de 7,01 m, y la cabina tiene 4 metros de largo.

La superposicion de ambas imagenes, el helicoptero y el dibujo hecho por el Sr. Vazquez en 1973 es totalmente convincente

2) El color del aparato

El testigo se refiere al mismo con estos terminos: “Tenia un color algo rojizo, una cosa como… quemado, tenia un color esteee… caoba, la cosa, la chapa del aparato”.

Es obvio que el color va a depender de la pintura utilizada en el helicoptero. Aqui dos ejemplos que de alguna manera pueden encajar en la descripcion del testigo.

En un caso, es un helicoptero de la Fuerza Aerea Argentina. En el otro, es un helicoptero usado con fines turisticos.

3) La puerta

Segun el testigo la puerta se abre hacia fuera, y lo hace hacia la izquierda, cerrandose hacia la derecha.

Esta foto del Hughes 500 ilustra exactamente lo declarado por el Cabo de 1ª. Juan Fuentes Figueroa.

4) La escalera

Segun declara el testigo: “Ellos hacen tres escalones”. “Los tipos subieron, creo, para mi subieron por una escalera, dieron como unos pasos y el ultimo que salio fue el primero que entro”.

Esta foto del helicoptero usado por “Greenpeace” ilustra perfectamente este detalle:

5) El sonido del rotor

El testigo afirma: “Hacia biug… biug… biug…” “El zumbido nada mas que cuando despego… el chillido ese”.

La onomatopeya utilizada por el Cabo Fuentes no podia ser mas exacta, pues imita muy bien el chasquido que producen las alas rotatorias del helicoptero al cortar el aire, al comenzar a moverse el rotor, y luego un chillido que va en aumento, y que es precisamente el que corresponde al encendido del motor.

6) La maniobra al despegar, el fuego del escape trasero y su sonido

Dice elocuentemente el testigo:

“Y entonces es cuando empieza a hacer ese ruido que va a despegar, es ese ruido, ese sonido que hace, entonces, es cuando ya toma altura hasta la mitad del faro, se empina y larga esa bola de fuego, esa llamarada, despues queda una bola blanca y toma esa velocidad increible, impresionante”.

“Ese fuego tiene que haber hecho ruido… Yo voy a eso, de que el fuego hace ruido, la llama hace ruido cuando sale con potencia”.

“Y tomo un angulo de mas de 45 grados, porque se empino totalmente, largo ese, ese, esa bocanada de fuego, y ese zumbido continuaba”.

Sabido es que los helicopteros al ascender, se inclinan hacia delante hasta estabilizarse.

En el caso del Hughes 500, tiene detras de la cabina una tobera de escape, por donde obviamente, se iba a apreciar el mismo como llamarada. Tengase presente que el caso ocurrio de noche.

Dos fotos sirven tambien de ilustracion. La de la izquierda, mostrando el escape. La de la derecha, ilustrando la maniobra de despegue

El testigo completa la descripcion de la maniobra, diciendo el aparato “describio como una curva hacia el horizonte y se perdio en la distancia”.

7) Hora y duracion total de la observacion

Reiteramos que es importante – especialmente cuando se trata de ciertos detalles – tener en cuenta que el caso fue nocturno, comenzando a la hora 22:10 (10:10 PM). Que la duracion total del mismo fue de un minuto y tres segundos, aproximadamente, y que la vision del objeto sobre el techo del edificio que rodea al faro fue de 15 segundos.

Habia tiempo bueno, el cielo estaba despejado, y la luna no estaba visible pues la Luna Nueva tuvo lugar el 26 de octubre de 1972, apenas dos dias antes.

8) Consideraciones finales

Como oportunamente lo informara el Lic. Pedro Cassou, Psicologo que le practico un total de 9 horas de tests psicologicos, en dos instancias: “El sujeto no va a confabular por si solo a menos que un acontecimiento externo lo conmocione de tal manera que entonces si… el sujeto falla en una adecuada discriminacion objetiva del objeto percibido”. Y esto ni mas ni menos, es lo que sucedio esa noche. Fallo en discriminar adecuadamente el objeto percibido, pero Fuentes no confabulo nada. Verdaderamente vio algo sobre la azotea del edificio que rodea al faro, que le llamo poderosamente la atencion, y le desconcerto.

Primero lo creyo un automovil, pero como eso era imposible, ya quedo tan impresionado que corrio a buscar un arma, como para sentirse mas seguro.

Tal vez los individuos del helicoptero al verificar la reaccion de Fuentes, optaron inmediatamente por irse.

A todo ello, hay que agregar que el testigo habia visto programas de television conducidos por el argentino Nicolas “Pipo” Mancera, en los cuales reiteradamente se abordaba el tema OVNI desde el punto de vista mas sensacionalista posible, con luces del estudio de television casi apagadas, voces tremulas, sonidos especiales, y la presentacion de casos que han pasado a la historia como fraudes.

A via de ejemplo cabe citar el presunto ECIII, con mensaje e imagenes incluidas, ocurrido a dos empleados de casino de Mendoza (Juan Carlos Peccinetti y Fernando Villegas) el 31 de agosto de 1968; y el de Villa Carlos Paz, en Cordoba, del 14 de junio de 1968, en el cual la señorita Maria Eladia Pretzel, que a la sazon tenia 19 años de edad, dijo haberse encontrado en su casa – mientras estaba sola – con un “extraterrestre”.

CIOVI tuvo otras dos denuncias de OVNI, en las que ambos testigos estuvieron respectivamente muy asustados – hasta alli llega el grado de influencia de la television – que sin embargo tuvieron explicaciones totalmente convencionales.

En un caso, el testigo, un agente viajero, llego a una comisaria agitado y balbuceante. Luego de calmarle, los oficiales pudieron hacer un parte, donde el testigo denunciaba que un OVNI le habia estado persiguiendo por la carretera. El tal OVNI resulto ser Jupiter.

En el otro caso, el testigo llego a su hogar tremendamente asustado. Su esposa al dia siguiente le noto una conducta sumamente extraña y evasiva.

El testigo hizo todo un periplo por diversas instituciones, desde la Embajada de Estados Unidos, pasando por el Comando del Ejercito, el Planetario, la Fuerza Aerea Uruguaya, y finalmente el CIOVI, al cual la FAU derivo el caso, para que lo investigara.

El testigo confundio una barrendera municipal de color amarillo, en una bocacalle donde habia un deposito de las mismas y a un funcionario municipal, con un “OVNI” y un “extraterrestre”.

Luego, segun el, el “OVNI” ya estaba en el aire, cuando al llegar a su casa lo observa brillando en el cielo (era la Luna) y recibe una serie de “mensajes telepaticos”

Conclusion

En funcion de:
1 La relectura minuciosa de todo el expediente del caso.
2 Las descripciones del testigo en cuanto a color, tamaño, forma, sonidos y maniobras del aparato avistado.
3 La fecha de origen del helicoptero Hughes 500 y sus caracteristicas.
4 La comparacion y lo compatible de la descripcion efectuada por el testigo, con las caracteristicas del Hughes 500;

El Consejero Directivo abajo firmante, quien originalmente investigo y estudio este caso en 1973, concluye que el mismo se debio a la insolita observacion de un helicoptero Hughes 500 sobre la azotea del edificio que rodea al faro de Isla de Lobos, hecho ocurrido el 28 de octubre de 1972, del cual fue unico testigo el entonces Cabo de 1ª. de la Armada Uruguaya, Juan Fuentes Figueroa.

Esta conclusion es compartida por el Consejero Directivo Sr. German Vazquez, quien tambien investigo originalmente el caso, y con quien el abajo firmante intercambio frecuentemente opiniones, datos, etc., durante la elaboracion de este estudio.

Quien suscribe, se abstiene de especular acerca de las razones o motivos por los cuales el tal helicoptero hizo un aterrizaje en la fecha, lugar y hora indicados.

Siguiendo lo que siempre fue una tradicion en el C.I.O.V.I. el Consejero Directivo Sr. German Vazquez, intento el lunes 25 de abril de 2005, ponerse en contacto con el Sr. Juan Fuentes Figueroa para comunicarle esta conclusion de su caso. La llamada telefonica fue atendida por la esposa del Sr. Fuentes, quien le informo la infausta noticia de que su esposo habia fallecido hace tres años.

Este Centro lamenta profundamente el deceso del Sr. Juan Fuentes Figueroa por cuanto se trataba de una muy buena persona, que colaboro en forma incondicional con todas las instancias de la investigacion del caso, y suponemos que estaria conforme con la dilucidacion del mismo, por cuanto siempre quiso conocer que era aquello que habia visto

Milton W. Hourcade
Consejero Directivo
Marzo – Abril de 2005

Facebook Comments