OVNI EN CAMPAMENTO VESPUCIO, SALTA

En los años recientes el diario salteño El Tribuno (tiene una recomendable version on-line), ha sido prodigo en la difusion de noticias relacionadas con el tema OVNI, y es llamativo que dicha tendencia no es acompañada por otros medios zonales o nacionales, de modo que El Tribuno se recorta del resto al priorizar ese genero de informaciones y lo hace con tanto detalle que ofrece un material verdaderamente util a los estudiosos especializados.

Sin temor a equivocarnos podriamos decir que el ingeniero Manuel Borraz, de la Fundacion Anomalia, es el mas analitico de los investigadores españoles actuales del tema OVNI. Pese a encontrarse miles de a kilometros, aprovechando la riqueza de contenidos que ofrece un articulo de prensa, Borraz lo reproduce, luego lo tamiza parrafo a parrafo pasandolo por el sedazo de la razon, le añade informacion cartografica y astronomica precisa, hasta que finalmente nos obsequia dos cosas: sus reflexiones provisionales -pero muy atendibles- sobre el caso de marras y, en segundo lugar, un verdadero modelo a seguir, una especie de leccion didactica, de como puede analizarse una informacion de prensa leyendo entre lineas para extraer mas material del que aparenta la letra impresa.

El implacable chauvinismo argentino se sentira herido al ver que un español se entromete en nuestros asuntos, pero eso, ya es otra historia.

Ruben Morales

Campamento Vespucio: Confidencias de un articulo de prensa

Por el Ing. Manuel Borraz
(Integrante de la Fundacion Anomalia, España), especial para Mitos del Milenio

El rotativo argentino “El Tribuno”, de la ciudad de Salta, publico el 24 de julio del 2002 la siguiente noticia:

Vespucio / El fenomeno causo conmocion en el pueblo petrolero
AVISTARON UN OVNI DE GRANDES DIMENSIONES
Colateralmente se corto el servicio telefonico de toda la zona y hubo fallas en varias maquinarias.

Cristina Carrazan de El Tribuno

Un objeto volador no identificado (OVNI) de grandes dimensiones y de intensa luminosidad, fue avistado el lunes entre las 20.50 y las 21.30 en la localidad de Campamento Vespucio a siete kilometros al Oeste de General Mosconi y aproximadamente a 350 kilometros al Norte de la capital salteña.
El suceso causo conmocion en esta localidad, que fuera hasta no hace muchola capital hidrocarburifera del Noroeste Argentino y que tras la privatizacion de la empresa estatal Yacimientos Petroliferos Fiscales (YPF), se encuentra semivacia. La presencia del objeto, visible a simple vista sobre los boscosos cerros tropicales de la sierra de San Antonio, que sirve de limite natural de la zona, era del tamaño y formas de una pelota de rugby. La gente de Vespucio salio a las calles a observar el objeto, que permanecio inmovil durante 40 minutos, pero que de pronto desaparecio rumbo al Poniente a una velocidad “asombrosa”, segun los testigos.
Una ama de casa -que prefirio que su nombre no fuera mencionado- dijo que “era algo extrañamente bello. La intensidad de la luz era enorme aunque curiosamente no provocaba efecto de encandilamiento”. La misma mujer dijo que “todos estabamos maravillados en un principio pero nos pusimos nerviosos cuando nos dimos cuenta que paralelamente al fenomeno, los telefonos dejaron de funcionar y los sistemas electricos de varios automoviles quedaron como muertos, haciendo imposible arrancarlos ni encender sus luces”.

En Tablillas

Los habitantes del paraje Tablillas, situado tres kilometros al interior de la quebrada donde se asienta Campamento Vespucio y eventualmente mas cerca del OVNI, no se mostraron sorprendidos por el suceso, ya que, dijeron, “estamos habituados a ver estas singulares cosas luminicas desde 1.999, siendo recurrente el hecho de que cada vez que aparecen se originan fallas en los sistemas motrices y electricos”.
En el lugar, viven unas pocas familias, todos ex obreros y empleados de YPF quienes despues de la privatizacion prefirieron quedarse en el lugar al que se accede por un camino sinuoso y de tierra y que lleva al area de operaciones de la petrolera Pan American.
La via conduce tambien a otros pozos de gas y petroleo que en la actualidad no registran ningun tipo de actividad.
La familia Olima, es una de las que residen en Tablillas. Constituida por el matrimonio y 13 hijos, ocho de los cuales – de entre diez y 24 años- viven en la casa paterna, fue espectadora privilegiada del suceso.
Empero, ninguno de los miembros del grupo mostro -al contrario de lo que ocurrio con los habitantes de Vespucio- sorpresa. “Estamos acostumbrados”, confesaron al equipo periodistico de El Tribuno que se constituyo en el lugar.
Gabriel Olima, de 22, un ex estudiante de ingenieria que por cuestiones economicas no pudo seguir con su carrera y que trabaja junto a su padre en un taller que tienen en la misma casa y se dedica ademas a la apicultura, relato que “a estos OVNI los vimos muchas veces, a partir de 1.999. “La
gente no nos creia, por temor o por escepticismo, pero las apariciones son tan habituales que hasta hemos llegado a determinar que son visibles entre julio y agosto de cada año. Ni antes ni despues”, asevero el muchacho. “Una vez vinieron dos personas de un canal de Buenos Aires y los trajimos
para que filmen. Hicieron el trabajo pero no se porque razones, jamas lo exhibieron publicamente. Cuando filmaban, parecian asustados y uno de ellos me dijo que “eso” que brillaba no era nada conocido, que era “algo muy raro”. Nunca mas volvieron”.
Por su parte, Fabian Olima, de 24, señalo que “este o estos objetos parece que tienen horarios porque siempre se hacen ver entre las 20 y las 21. Estan ahi, se quedan unos 40 minutos y despues desaparecen a gran velocidad” afirmo.
Gabriel conto que en una oportunidad, cuando “la cosa” aparecio detras de un cerro distante no mas de cuatro kilometros de su vivienda, decidio ir a investigar. “Queriamos ver que era, de que se trataba. Salimos con mi papa desde la casa para llegar al otro cerro. Corrimos por algunos senderos pero de pronto tomo velocidad y desaparecio como una bala”.
“Es imposible que lo confundamos con una estrella porque esta muy bajo, de a ratos cambia de color entre celeste, rojo o amarillo. Una vez buscamos un largavista y descubrimos que a simple vista parecia estar quieto, pero con la lente registraba un movimiento constante como si temblara” acoto Sandra, de 15 años, quien junto a su hermana Miriam, de 14, aseguraron que “el mas interesado en desentrañar el misterio es Gabriel”. “Lo que cambio -enfatizo Fabian – es la distancia. Antes lo veiamos muy lejos pero la noche del lunes estaba mas cerca que nunca”. “Quizas estan tomando confianza y cada dia se acerquen un poco mas” bromearon los restantes Olima.

Hasta aqui el articulo de “El Tribuno”. ¿Que decir de estas informaciones? Fascinantes. Un OVNI de grandes dimensiones -que tan pronto estaba inmovil como desplegaba una velocidad asombrosa-, efectos EM… No es de extrañar la conmocion de los lugareños. Y no solo eso. El lugar parece ser una autentica “zona caliente” donde se repiten las misteriosas apariciones desde hace algunos años.
El aficionado iberico a estos temas -estas lineas estan escritas en España- se resigna a pensar: “¡que casos mas extraordinarios en la otra punta del Globo!; eso no ocurre aqui todos los dias”. Seguramente considerara oportuno agregar una nueva entrada a su archivo particular: “Campamento Vespucio
(Salta, Argentina), 22/7/2002, 20:50-21:30 horas”. Incluso quiza se aventure a plantear alguna audaz reflexion: ¿tendra este avistamiento alguna relacion con la oleada de misteriosas mutilaciones de ganado que ha estado asolando Argentina?
Hacerse preguntas, eso esta bien…
¿Habra una base extraterrestre en la region, oculta en alguno de los “boscosos cerros tropicales”? ¿O bien alguna “puerta interdimensional” que permita el transito entre universos paralelos? ¿Se explicaria asi esa inusual actividad en la zona, año tras año? Bueno, quiza no sean el tipo de preguntas mas adecuadas, al menos de momento. Desde luego, no creo que nadie pueda responderlas.
Mejor hacerse otra clase de preguntas.
¿Hay en esa area un microclima favorable a la aparicion repetida del rayo globular? ¿Podria explicar el rayo globular los fallos en “los sistemas motrices y electricos”? ¿Y si se tratara de pruebas de prototipos militares secretos? El sitio es tranquilo, pero ¿que potencia militar se molestaria en ir a realizar ensayos alli y por que razones precisas? ¿Es casualidad que se trate de una zona de yacimientos petroliferos? Pero no nos precipitemos.
Comencemos por preguntas mas simples.
No tenemos a los testigos a la vuelta de la esquina para acudir a interrogarlos. Pero nada nos impide empezar interrogando al propio articulo.
No tenemos excusa. Ni nada que perder.

Para empezar, ¿que hay de la envergadura del OVNI? El titular es bien claro y se refiere a un OVNI “de grandes dimensiones”, pero…
Por ejemplo, tambien leemos: “la presencia del objeto, visible a simple vista sobre los boscosos cerros tropicales de la sierra de San Antonio…”.
Es extraño, tratandose de un OVNI enorme parece redundante añadir que era visible “a simple vista”, ¿verdad?
Busquemos algun dato concreto al respecto. El OVNI tenia “tamaño y formas de una pelota de rugby”. Esto que parece una informacion precisa, no lo es.
Sucede a menudo en los informes sobre observaciones de OVNIs. Ocurre que no hay manera de interpretarlo. ¿El OVNI tenia el tamaño de una pelota de rugby? Pues, si era asi, ¡debia ser francamente pequeño! Tendria menos de dos palmos de largo. Alternativamente, podemos pensar que se trata de una comparacion del tipo: “tenia el tamaño aparente de una pelota de rugby situada a una distancia X”. Ahora la comparacion no es directa, sino que se
refiere al tamaño aparente o angular. Un descomunal avion de pasajeros puede verse del tamaño (aparente) de una lenteja sostenida con el brazo extendido, o de una pelota de rugby a la distancia a la que la veria un espectador asistiendo a un partido de este deporte. Si suponemos que se trata de una
comparacion de tamaños aparentes, el problema es pues evidente: el OVNI tenia el tamaño de una pelota de rugby ¿situada a que distancia?
Y esto es solo el principio. Otras dudas se agolpan en nuestra mente.
¿Serian buenos los testigos estimando tamaños o serian de los que exageran considerablemente? ¿Y como podria alguien estimar el tamaño de algo que no sabe que es ni a que distancia esta? Distancia y tamaño. Tamaño y distancia. “En una oportunidad, cuando “la cosa” aparecio detras de un cerro distante no mas de cuatro kilometros de su vivienda, decidio ir a investigar”, comentaba un observador de Tablillas. ¿A que distancia podia estar “la cosa”? Imposible saberlo en caso de que solo se viera con el cielo de fondo. Dificilmente podrian saber si estaba delante o detras del cerro, o incluso mucho mas lejos. A menos que utilizaran un radar o tuvieran una perspectiva aerea de la escena, lo que no es el caso.
Quizas ahi tengamos otra pista. Por lo que parece, debia ser un fenomeno percibido como algo lejano, situado -aparentemente- a unos pocos kilometros de distancia, no a un centenar de metros, por decir algo. Por tanto, cabe sospechar que el tamaño angular no debia ser muy grande despues de todo. En este sentido, eso explicaria la ausencia de detalles. No se mencionan detalles concretos de las formas (salvo la comparacion con la pelota de rugby), la estructura, la textura o posibles aditamentos (apendices, patas, ventanillas, que se yo…). Solo se habla de “cosas luminicas”, de una intensa luminosidad, es cierto, pero que “no provocaba efecto de encandilamiento”. En principio, pues, la luminosidad no impediria observar el tipo de detalles al que nos referiamos.
Uno de los observadores de Tablillas declaraba: “antes lo veiamos muy lejos pero la noche del lunes estaba mas cerca que nunca”. Mas preguntas. ¿Que le hizo pensar asi? ¿Acaso se observaba mas grande que otras veces? ¿Se observaba mas brillante? ¿O quiza mas bajo?
Ya hacia el final del articulo, encontramos una declaracion que no tiene desperdicio. Leemos lo siguiente: “es imposible que lo confundamos con una estrella porque esta muy bajo, de a ratos cambia de color entre celeste, rojo o amarillo”. Aparentemente, la afirmacion no tiene nada de particular pero si leemos entre lineas resulta muy clarificadora. De manera implicita, lo que nos esta diciendo el observador es que el fenomeno era comparable a una estrella, es decir, no era muy diferente de una estrella. Si vemos una especie de lobo en un bosque no se nos ocurrira argumentar “es imposible que lo confundiera con una hormiga porque…”. Quizas aleguemos que no hubo confusion con un zorro o un tejon, por ejemplo. En el caso del objeto luminoso tendriamos aqui la confirmacion de que lo observado, lejos de ser el objeto de “grandes dimensiones” aparentes que quizas habiamos imaginado tras una primera lectura del articulo, seria mas bien una luz brillante con apariencia de astro, tal como hemos empezado a sospechar tras una lectura atenta del mismo. De la misma manera, podemos suponer que el fenomeno se veria contra el fondo del cielo y no delante de alguna montaña o arboleda.
Obviamente, si hubiera sucedido esto ultimo, el testigo no habria tenido necesidad de insistir en que aquello no era una estrella.
¿Y que razones se nos dan para descartar una confusion astronomica? Por un lado, cambios de color (celeste, rojo, amarillo). Pero cualquier aficionado a la astronomia sabe que estos cambios de color pueden producirse, especialmente cuando los astros estan bajos, cerca del horizonte, tratandose de efectos atmosfericos, en los que no nos detendremos aqui. Por otro lado, se argumenta que el objeto estaba muy bajo para ser una estrella. Nuevamente hemos de advertir que cualquier aficionado a la astronomia sabe que, si las condiciones de visibilidad lo permiten, pueden verse estrellas (y otros astros) a cualquier altura. Muchas estrellas salen por (o se ocultan en) el horizonte como pueden hacerlo el Sol, la Luna y los planetas. Cabe la posibilidad de que un astro muy brillante pudiera contemplarse en una franja del firmamento cercana al horizonte donde -por darse condiciones de visibilidad mas adversas que a elevaciones mayores- no se vieran practicamente estrellas, y de ahi la consideracion que hizo el observador.
Ahora bien, aun admitiendo que “la cosa” recordara vagamente a un astro, no hay por que pensar necesariamente que se trato de algun astro. ¿Que hay de un avion o algun otro artefacto volador? Los astros se desplazan gradualmente, casi de manera imperceptible. No se mueven a velocidad “asombrosa”, como habria hecho este objeto. ¿O no fue asi?
En realidad lo que llama la atencion es la ausencia de movimientos: “…permanecio inmovil durante 40 minutos”; “estan ahi, se quedan unos 40 minutos…”. Esta inmovilidad aparente nos hace pensar de nuevo en los astros, a menos que nos inclinemos por sospechar de algun peculiar globo o algun misterioso helicoptero. Pero los observadores llegaron a utilizar instrumentos opticos y no reconocieron ningun vehiculo convencional. Por
cierto, fue asi como descubrieron unos extraños movimientos: “una vez buscamos un largavista y descubrimos que a simple vista parecia estar quieto, pero con la lente registraba un movimiento constante como si temblara”, declaro una observadora de 15 años. Seguramente no nos equivocariamos suponiendo que si hubiera hecho uso del “largavista” con un buen apoyo el misterioso movimiento habria desaparecido…
¿Que pensar entonces de los desplazamientos fulgurantes que se mencionan?
“De pronto desaparecio rumbo al Poniente a una velocidad ‘asombrosa’…”; “…despues desaparecen a gran velocidad”; “…pero de pronto tomo velocidad y desaparecio como una bala”. ¿Que tienen en comun estas descripciones? Curiosamente, todas ellas se refieren a la desaparicion del objeto luminoso.
¿Y si los observadores estuvieran describiendo, simplemente, su particular interpretacion de la extincion de la luz de un astro? Es una posibilidad bastante obvia. En otras palabras, cuando indicaron “desaparecio a gran velocidad” quiza deberian haberse limitado a decir “desaparecio rapidamente”, aunque aquello pudiera darles la impresion de alejarse hasta perderse en un abrir y cerrar de ojos.
Despues de tantas preguntas ha llegado el momento de dar una respuesta. Afortunadamente, la fauna celeste cotidiana no improvisa sus movimientos.
Ello nos permite echar una mirada retrospectiva al firmamento que se veia desde Campamento Vespucio aquel 22 de julio. Efectivamente, habia un astro que no podia pasar desapercibido, un brillante lucero. Muy probablemente, el objeto luminoso observado inmovil hacia poniente durante 40 minutos era Venus. El planeta era visible hacia el oeste con una elevacion inicial sobre el horizonte de 17º que se redujo a 8º hacia el final, es decir, a las 21:30 horas. El ocaso de Venus se producia mas tarde, hacia las 22:04, pero el planeta dejaria de ser visible antes debido a la orografia de la zona e incluso quiza a la presencia de algunas nubes.
Recordemos ahora que la familia de Tablillas aseguraba: “a estos OVNI los vimos muchas veces, a partir de 1.999…”; “…hasta hemos llegado a determinar que son visibles entre julio y agosto de cada año”; “…parece que tienen horarios porque siempre se hacen ver entre las 20 y las 21. Estan ahi, se quedan unos 40 minutos y despues desaparecen a gran velocidad”. ¿Podemos esclarecer tambien la naturaleza de estas observaciones? De entrada, la regularidad de las apariciones y su larga duracion nos hace sospechar un caracter astronomico. A este respecto resulta pertinente señalar que Venus fue visible en ese margen horario en los meses de julio de 1999, agosto del 2000 y, por supuesto, julio del 2002 (tambien en agosto). No puede decirse lo mismo de los meses de julio y agosto del 2001. En cualquier caso, parece razonable pensar que Venus pudo tener mucho que ver con estos incidentes.
Todo esto esta muy bien. Pero tambien ha llegado el momento de preguntarse: ¿como encajan los “efectos EM” en este escenario? Una testigo residente en Vespucio relato: “todos estabamos maravillados en un principio pero nos pusimos nerviosos cuando nos dimos cuenta que paralelamente al fenomeno, los telefonos dejaron de funcionar y los sistemas electricos de varios automoviles quedaron como muertos, haciendo imposible arrancarlos ni encender sus luces”. Los habitantes del paraje Tablillas declararon: “estamos habituados a ver estas singulares cosas luminicas desde 1.999, siendo recurrente el hecho de que cada vez que aparecen se originan fallas en los sistemas motrices y electricos”. No vamos a negar a priori que se produjeran estos efectos, pero ¿hay que aceptar sin mas que hubo una relacion de causa y efecto con la presencia luminosa? Lo que hemos visto antes no apunta en ese sentido precisamente… Venus es completamente inofensivo. ¿Asistimos al nacimiento de una supersticion: cuando algo falla sera culpa de “la cosa” luminosa de alla arriba? Dejaremos la pregunta en el aire.
A lo largo de estas lineas, el articulo publicado en “El Tribuno” ha ido contandonos todas sus confidencias. En espera de que el futuro nos depare mas datos sobre el caso, que cada cual saque sus propias conclusiones provisionales

Facebook Comments