UNA EXPERIENCIA DE LOS AÑOS 40 POR ROBERTO A. COSENTINO

HOY HE DECIDIDO CONTAR LO QUE VIVI HACE 61 AÑOS.

COMO COMIENZA LA HISTORIA

Hice el servicio militar en la Base Aerea Militar de Tandil, provincia de Bs. As., en el año 1948. La base estaba en construccion y todavia no tenia la pista asfaltada. El gobierno habia Comprado a Inglaterra 100 aviones Gloster Meteor caza interceptor, que se usaron al final de la Segunda Guerra Mundial para interceptar las bombas VI y V2 que los alemanes enviaban a Inglaterra. Aqui estos aviones tenian pocas probabilidades de ser utiles, pero de todas maneras el gobierno queria lucirlos en el desfile que todos los años se hacia el 9 de julio en Bs. As. Fue asi que enviaron unos 20 aviones al aeropuerto de Ezeiza que tambien estaba en construccion pero tenia una pista de 3.000 metros de largo terminada, con el objeto de realizar practicas de vuelo en formacion, ya que la unica experiencia que tuvieron los pilotos con esos aviones fue en Inglaterra, donde fueron instruidos para su manejo y vale resaltar que fueron felicitados por su pericia y audacia. Entre otros recuerdo al capitan Soto, al teniente Martinez Zuviria y al alferez Gimenez.
Volviendo a lo mio: terminado el periodo de instruccion de unos 3 meses fui destinado a la oficina de incorporacion y licenciamiento, pero en el mes de mayo las tareas relativas a la incorporacion de conscriptos se habian terminado. En esa epoca se estaban realizando preparativos para el traslado de tropa y equipos a Ezeiza y con segui que me enviaran. Entonces yo vivia en Temperley, a pocos minutos de alli. En los primeros dias de junio nos trasladamos al aeropuerto donde se desarrollaron las practicas y yo me desempeñaba como ayudante de mecanico junto con otros seis o siete conscriptos. Pasado el desfile del 9 de Julio, nos dieron unos dias de licencia a los ayudantes y cuando volvimos, alrededor del 20 de julio, nos toco hacer guardia ya que salian con licencia los conscriptos que estaban destinados a esa tarea.

Fue en una de esas noches de guardia en que apostado junto a ese grupo de aviones, siendo la 1 de la mañana, de espalda a los mismos, mirando al norte vi venir desde mi derecha una luz blanca muy intensa que a medida que se acercaba se iba haciendo mas larga ya que se trataba de un “cigarro volador” como se lo denomino despues. Paso muy cerca mio, calculo a unos 500 metros y a unos 30 grados sobre el horizonte. La noche era clara y pude ver perfectamente la silueta: era realmente un cigarro volador. La parte iluminada era aproximadamente 1/4 de la altura y 3/4 de la longitud. En apariencia era una sola banda luminosa que por lo intensa no permitia ver posibles divisiones. El largo seria de unos 50 metros y la altura unos 10 m., medidas que calcule comparando con aviones a esa misma distancia estimativa. La vision duro unos 30 segundos, durante los que habria recorrido unos 15 o 20 kilometros. Por lo tanto su velocidad seria de unos 2.000 km., el doble de la velocidad que desarrollaban los aviones que en ese momento yo estaba “custodiando” con un fusil Mauser de la guerra del “Ë14.
La nave no hacia ruido alguno ni tampoco dejaba estela. Estaba yo en el sitio apropiado como para hacer comparaciones entre las naves aereas de este planeta con las que nos visitan. El avion de pasajeros mas veloz de esa epoca era el COMET 4 que desarrollaba una velocidad similar al Gloster Meteor y ambos hacian un ruido infernal con sus turbinas. Esta experiencia se la conte solo a parientes y amigos, no di la novedad en la guardia porque en esa epoca me habrian castigado por mentiroso aun sabiendo que no lo era.

Hace unos 15 años asisti a un teatro de la ciudad de Junin donde Fabio Zerpa daba una de sus charlas sobre ovnis. Me sente en la primera fila y en un momento que crei oportuno me pare junto a el y quise contarle mi experiencia pero con un ademan me hizo sentar y siguio con su show. En otra oportunidad en que Antonio Las Heras daba una conferencia en una dependencia de ATC quise contarle el caso a una señora, que es su colaboradora, quien me pregunto si tenia testigos, le dije que no, que estaba solo, entonces no sirve, me contesto.
El que si me escucho fue Luis Burgos cuando tenia su oficina en la calle Carlos Calvo, de la ciudad de Bs, As. Quienes no me escucharon hoy podrian comprobar que los testigos estaban en Estados Unidos y eran el capitan C.S. Chiles y su copiloto J.B. Whitted que al comando de un DC3, en Alabama, el 23 de julio de 1948 – fecha que coincide con mi avistamiento tuvieron una experiencia con una nave que debe ser la misma que yo tuve el privilegio de ver. Por mas detalles ver en la pagina 10 del N° 25 de este suplemento, el informe de Asdrubal Acosta, (cuarta descripcion).
Antes de esta experiencia yo creia firmemente que tenia que haber vida inteligente en otros planetas ¿o acaso los millones de estrellas estan ahi para decorar nuestro cielo nocturno? Despues de lo vivido esa noche que duda me podia quedar de que esa nave no era de este planeta y que era guiada por seres que habian desarrollado una tecnologia muchisimo mas avanzada que la nuestra. A mi espalda estaban esos avioncitos y frente a mi pasaba raudamente esa maravillosa nave extraterrestre…

Facebook Comments