EL CASO DEL LAGO GHIO (1 PARTE)

Por Daniel Szauter
Viernes 3 de junio del 2005, Calafate , provincia de Santa Cruz, a orillas del lago Argentino, tierra de glaciares.Un frio intenso castiga la piel de sus habitantes, la de mi ayudante y la mia.Una vez mas mi trabajo me lleva a conocer lugares maravillosos, atrapantes,donde la geografia del terreno es tan variada, bosques en los cerros y la “nada” en las mesetas.Tierra habitada por los mismos animales que encontramos a lo largo de la cordillera de norte a sur, con sus cambios de temperatura, liebres, ñandues, guanacos y algun que otro puma vemos correr por los cerros.

Tras una jornada de trabajo en la que soportamos 10 grados bajo cero, volvemos al pueblo, y recibo un llamado en mi celular, decia textualmente:

“Hola Dani, te habla Andrea, hay un caso para investigar, llamame”.Inmediatamente me traslado a un locutorio y logro comunicarme con mi compañera”¦

Andrea:- Recibi un mail comentandome que hubo un caso de contacto del tercer tipo en un pueblo llamado en Jaramillo, quien envia el mail se llama Miguel Fernandez.
Daniel:-Dame mas datos!
Andrea:- Es lo unico que tengo”¦Espera! Tengo algo mas, el lugar se denomina la Rivera de Jaramillo.
Inmediatamente supuse que se trataba de una estancia, paso siguiente apelo al mismo recurso de siempre, llamo al 110 de Telefonica y pido el telefono de Miguel Fernandez, el cual no figuraba en la lista, acto seguido pido que me den el de cualquier Fernandez, y me dan el de J. Fernandez.
Daniel:- Hola J!… Te habla Daniel desde el Calafate,
J.Fernandez:- Ah!, ¿Que tal? Mucho gusto.
Daniel:-¿Vos sos pariente de Miguel?
J.Fernandez:- No!, lo conozco pero no tengo nada que ver con el
Daniel:- ¿Tenes idea donde lo puedo encontrar?
J.Fernandez:- ¿Si!, pregunta en el almacen de”¦(fulano) que el compra ahi.
Listo, ya sabia que Miguel existia.
Con esa certeza, despues de haber concluido mis trabajos encamine mi camioneta,(compañera infatigable de viajes), y a mi ayudante hacia la aventura de tratar de encontrar al testigo.Partimos a las 21:00hs de una noche totalmente estrellada.Las nevadas habian cesado.Serpenteando por los primeros 300kmde una ruta congelada, llegue a la ruta Nacional Nro 3 y ahi, ya si el pavimento limpio y con direccion norte puse proa a el Jaramillo.

A las 10:30hs del dia siguiente, llego a Fitz Roy, pueblo anterior a Caleta Olivia, me dirijo a la Municipalidad y me dicen que habia pasado de largo al cruce de Jaramillo y que debia retroceder 20 km, pero los obreros municipales me comentan que conocen la estancia La Rivera. Desando camino y llego al pueblo, sobre la ruta 28, que va a Puerto Deseado, recorro unos 20km mas y diviso la estancia, encuentro sus tranqueras cerradas, vuelvo al pueblo y logro contactarme con el Delegado Municipal, quien me comenta se el a migo y reconoce estar al tanto de lo que le sucedio a Miguel, pero que era imposible comunicarme con el porque para estos tiempos, Miguel se encontraba en una estancia en la cordillera, bloqueado por los caminos nevados.

Lo unico que me quedo por hacer ante esta circunstancia era volver a mi hogar, les dejo mis datos a este buen señor con la premisa de que en caso de encontrarse con Miguel , tenga a bien comunicarse conmigo ahi quedo el caso, habia hecho todo lo posible por contactarme con un importante testigo, pero la Patagonia en invierno no da ventajas…

Pasan dos meses. Estoy en mi casa y suena el telefono:
Daniel:- Hola!
_ Si, ¿con el señor Daniel Szauter?
Daniel:- Si!, ¿Quien habla?
_Le habla Miguel Fernandez, desde Jaramillo”¦

Fin de la primera parte
(Continuara)

Facebook Comments