CASO CRISTIAN MENDER

El dia 18 de Enero de 2003, entrevistamos al joven Cristian Daniel Mender, de profesion chofer de camion de cargas, quien actualmente se encuentra trabajando para una empresa que transporta piedra partida para construccion. Su recorrido incluye parte de la Ruta Nu 30 entre Las Flores y Rauch, en la provincia de Buenos Aires, donde la madrugada del dia 15 de Enero, fue testigo de un acontecimiento que marco su vida.

El Relato:

Salio de la localidad de Las Flores aproximadamente a la 1,00 de la mañana, su destino era una cantera en Tandil para cargar piedra partida y volver a Buenos Aires transitando ruta Nu 30.
A unos treinta kilometros de su partida, nota que detras del camion que conducia, se acercaba una “luz” muy fuerte que por sus espejos lo estaba encandilando, por lo cual varias veces apago y encendio las luces de su acoplado, a fin de que el “camion o micro” que venia detras de el bajara la intensidad de las luces, pero nada cambiaba. “La luz era muy blanca y parecia que venia un camion o micro con faros de yodo en toda la parte delantera,” -cuenta Cristian- “aminore la velocidad para que me pase de una vez, porque ya no veia nada para ningun lado, me venia encegueciendo, pero se mantuvo ahi atras, yo bajaba la velocidad y la luz tambien, entonces acelere y no podia despegarme de ella, me empezo a dar miedo entonces en un momento frene con todo a ver que hacia, vi por los espejos el humo de mis cubiertas al frenar, pero nada, seguia ahi, queria parar pero el miedo no me dejaba. Al llegar mas o menos diez kilometros antes de Rauch, la luz empezo a subir, yo no entendia nada!!! y subio y paso por arriba del camion y al llegar a arriba de la cabina unos metros mas adelante la veia por la parte de arriba del parabrisas que subia en diagonal y se me perdio… no se.
-Le preguntamos cuanto tiempo duro esta persecucion y contesto:
“Yo calculo que me anduvo atras unos cuarenta kilometros mas o menos”.
-Y ¿Cuanto tardaste desde Las Flores a Rauch? ( 80 kilometros aprox.)
“Lo normal, una hora, hora y cuarto como siempre.”
“Cuando llegue a Rauch, pare un ratito porque me asuste bastante pero despues segui.”
-Mientras te seguia la luz, ¿no cruzaste ningun otro vehiculo de frente, nada?
“No, eso decia yo, ¿nadie viene de frente para que le haga señas de luces y las baje? Nadie”
“Despues cuando sali a la ruta otra vez de Rauch para Tandil, mire para todos lados pero no la volvi a ver, salvo que a un lado vi una luz fuerte en el campo, pero no se si seria la misma.”
-¿Sabes si alguna otra persona vio lo mismo que vos?
“No, nadie. Les comente a algunas personas lo que habia visto pero me cargaron bastante, por eso no le dije a nadie mas, salvo a vos porque se que me ibas a escuchar y creerme.”
-Gracias Cristian.
-“No, de nada.”

Evidentemente estamos ante un joven que vivio un acontecimiento muy interesante.
Su relato estuvo acompañado de gestos, con sus manos y rostro, los que denotaban su necesidad que alguien lo escuchara con atencion, seriamente, respetando sus tiempos mientras describia lo ocurrido. Motivo por el cual considero que es creible.
Releyendo la ultima parte del relato, en cuanto a que varias personas lo “cargaron”, me imagino ¿Cuantas personas que viven experiencias similares o de mayor envergadura se callan para no ser ridiculizados por esta sociedad en la que vivimos, no?

D.V.
Vision Ovni.

Facebook Comments