CACHI: SOBRE LA RECTA DE TIN TIN, ENERO 2004

Un agicultor asegura haber visto un OVNI y alienigenas.

Viajaba junto a 7 personas mas en un camion. Todos fueron testigos del extraño y fantastico suceso.

“Era increible, se veia un aparato con luces impresionantes, unas al lado de otras, que giraban en circulo a gran velocidad. Luego aparecian otras luces que iban y venian sobre el mismo sitio. Quedamos boquiabiertos”, fueron las primeras palabras de Julio Espinoza, agricultor y pastor de La Poma.

Todo ocurrio en recta de Tin Tin el 16 de diciembre a medianoche, ubicada a 120 kilometros al Oeste de Salta, puerta de entrada a Cachi que atraviesa el Parque Nacional Los Cardones.
El lugar no solo fue escenario de un nuevo avistamiento de OVNI, sino que esta vez el fenomeno estuvo acompañado -segun el relato del poseedor de la experiencia- de la extraña aparicion de criaturas humanoides que caminaban sigilosamente entre la escasa vegetacion puneña.

Iban a La Poma

Ocho personas que viajaban en un camion fueron testigos del fenomeno, entre ellos una niña de cinco años. Pero el principal testigo Julio Rafael Espinosa (39) relato su experiencia a El Tribuno recien el viernes pasado.
Ese martes en el camion viajaban Benito Salva y su padre, Ricardo, otros cuatro hombres, Espinosa y su pequeña hija Tamara, de tan solo 5 años. A la entrada de la recta de Tin Tin, a unos cuatrocientos metros a mano derecha en direccion al Cerro Negro, Benito Salva, quien manejaba el vehiculo dijo:
“Miren muchachos, miren alla” y estaciono el camion, mientras los viajeros miraban por la ventanilla en direccion al lugar indicado. Espinosa dice que el logro treparse a la parte superior del camion, pero luego la curiosidad lo impulso a saltar y caminar en direccion al fenomeno luminoso.

Relato estremecedor

“Al llegar a un cardonal, a pesar de la oscuridad, el panorama era mas nitido. No pude avanzar mas. Me estaba alejando de la ruta y me estaba dando miedo cuando mis ojos comenzaron a ver algo que a la distancia no se distinguia con claridad”, explico.

“Habia un aparato de unos cien metros de ancho que estaba estacionado sobre una especie de patas o soportes, que lo mantenian a unos 10 o 12 metros del suelo y le salian una especie de mangueras del medio, con luces en las puntas”, relato.

“De repente, se pagaron las luces del aparato y aparecieron esos seres extraños. Avanzaban a paso lento uno tras otro, eran delgados y su brillo era tan fuerte que me encandilaron. En ese instante me refugie tras un cardon y pude observar cuando uno de ellos se trepo a un cardon -no se como lo hizo-, y saco pedazos del ejemplar como tomando muestras”.

Ya habian transcurrido casi veinte minutos. Entonces Espinosa decidio volver al camion para avisar lo que pasaba. “Cuando les conte lo que vi, me dijeron que no pudieron ver a las criaturas porque estaban muy lejos. Sin embargo, observaron el fenomeno de las luces, que llegaban hasta la ruta”, concluyo.

Facebook Comments