¿POR QUE VICTORIA, ENTRE RIOS?

Documental filmado junto a Canal Infinito:


Extraido del libro homonimo publicado 1998

Por Silvia Perez Simondini
Lugar: Laguna del Pescado
Hora: 22:30
Dia: 23/11/92
Testigos: Noelia – Carmen – Ruth Bevilaqua – Andrea – Christian – Silvia Perez Simondini

Esta noche, explicar con palabras lo que ocurrio, es practicamente imposible.
Sobre la Laguna del Pescado, como si ascendiera en una plataforma, se dejan ver luces de diferentes colores, que van haciendose mas grandes, poco a poco, hasta que a las 23:30 hs. parecia una enorme ciudad de cristal.
Este fenomeno, lo observamos desde el camping mi madre, mi hija Andrea, mi hijo menor Christian, tres señoras uruguayas y yo.
Lo impresionante de este suceso, fue que las vimos subir como en un ascenso desde el fondo de la laguna, para quedar en algo majestuoso, y comenzar todo un trabajo de flashes blancos, y con la constante presencia de la denominadas saltarinas, alrededor de todo el conjunto de luces.
Duro hasta las 3:00 hs. de la madrugada, la actividad alli desarrollada demostraba ser muy importante, realmente no comprendiamos que sucedia.
No era por casualidad que estabamos en Victoria. Simplemente vinimos porque Don Pedro Romaniuk, en la estancia La Pepita, habia dicho que en esa fecha iba a ocurrir algo, y como siempre atendemos todo lo que se puede comprobar, referente a los Ovnis, llegamos a constatarlo.
No voy a hacer ningun comentario sobre la realidad de tal anuncio, pero lo cierto es que nuestra presencia se debio al mismo.

Lugar: Cerro de la Virgen
Hora: 00:15
Dia: 15/3/93
Testigos: Ricardo Guzman – Elena Galli – Andrea y Silvia Perez Simondini

Lo que ocurrio ese dia, solo podria manejar o alguien que se dedique a la ciencia ficcion.
Muy pocas veces lo contamos porque ¿Quien puede entender lo que nos paso?
En el fenomeno OVNI, todo es factible, y sobre todo muchos que han vivido historias como esta, se sentiran reconfortados al saber que no fueron los unicos.
Habiamos venido con mi hija, mi madre y Ricardo Guzman, a despedir a Ricardo Migliavaca que viajaba a Buenos Aires.
Como ya era tarde para ir al campo, decidimos ponernos a observar el rio.
Nos dirigimos al cerro de la Virgen. Al llegar, comprobamos que el lugar estaba desierto, nos ubicamos junto a la imagen mirando hacia la costanera, tomamos los binoculares y tratamos de otear el horizonte desde Laguna Grande hasta Laguna del Pescado.
Girando la cabeza hacia este ultimo lugar, nos percatamos que detras nuestro habia un coche, pero ¿en que momento subio? ¿Y los faros? ¿Y el motor?, nada habiamos visto o escuchado que nos indicara su llegada, pero nuestra sorpresa fue aun mayor, cuando al mirarlo bien, era nuestro mismo vehiculo, y aqui es donde puedo entender al lector, pensando que estoy loca.
Pero si cada uno de ustedes me pusiera una Biblia delante, por ella juro, ante ella sostengo, que asi fue.
Comenzamos a ver los detalles, no habia gente dentro de el, no tenia patente y estaba colocado a escasos 1,50 metros de nosotros; con el frente hacia la cola del nuestro, en forma oblicua.
No puedo contarles lo que sentimos, ninguno se animo a bajar y tocarlo, ya la adrenalina subio a los niveles mas altos.
En que momento ocurrio, no lo se, pero en segundos, Andrea, Ricardo y mama se quedaron dormidos, y yo, criticando esa actitud, les digo: ¿Que clase de investigadores son, con el problema que tenemos? Son solo las 1:00 hs., y sin siquiera darme cuenta yo tambien me dormi.
Me despierta mi madre asustada diciendome que se habian apagado todas las luces de la costa, y compruebo que es asi, estaba todo negro, pero duro solo segundos. Miro el reloj: 1:35 hs., habian pasado 35 minutos, todos despertaron y lo primero que hicimos, fue ver si el coche aun estaba alli, pero no estaba. Como pudo ser, si para salir de ese lugar, tendria que habernos pedido que nos corrieramos, y nada de eso ocurrio.
Los interrogantes fluian de nuestras bocas, pero ninguna respuesta.
Puedo asegurarles que muy dentro mio, tengo la seguridad de que en esos 35′, algo nos paso, me aconsejaron hacer hipnosis regresiva, pero me dio temor enterarme lo que sucedio.
Soy de esas personas que huyen cuando de ocultismo o esoterismo se trata, prefiero mil veces la realidad de lo vivido y tratar de usar mi cerebro en analizar lo acontecido.
Tengo una hipotesis, pero al comienzo de este libro, les digo que no quiero influir para nada en ustedes, saquen sus propias conclusiones.
En sintesis, les voy contando lo que se puede llegar a entender (aunque no es facil) pero hubo otras de las cuales, no es momento de compartirlas, ni siquiera con amigos muy allegados, porque nosotros mismos no lo podemos absorber.

Lugar: Costanera
Hora: 20:45
Dia: 17/9/93
Testigos: Sebastian Ibarra – Silvia Perez Simondini

El rio estaba furioso, una gran tormenta sacudia la ciudad, nos encontrabamos Sebastian y yo recorriendo la costera de Victoria, ya que por experiencia sabemos que los dias lluviosos, ante la ausencia de embarcaciones y pescadores, el fenomeno se da mas que en otras oportunidades.
Nos paramos a mirar una iluminacion muy fuerte, que nada tenia que ver con relampagos, sino que salia del rio. De pronto vemos como una plataforma rojiza envuelta en niebla se iba mostrando con mayor nitidez, acompañada de cuatro enormes reflectores que alumbran hacia todos lados sin descanso, totalmente blancos, y de ellos se producian flashes gigantescos.
Duro hasta las 21:30 hs., se apago todo de golpe, y no nos quedo mas que regresar a casa. Seguia lloviendo con mucho viento.
Esta observacion es muy comun en el rio, sobre todo los dias con temporal, y es quiza una de las cosas donde la impotencia se pone a flor de piel, ¿que es lo que hacen?

Lugar: Los Manantiales
Hora: 00:05
Dia: 1/2/94
Testigos: Ricardo Guzman – Elena Galli – Andrea y Silvia Perez Simondini

Ibamos rumbo a los Manantiales los arriba mencionados, y acercandonos ya al arroyo de su mismo nombre, cuando a la izquierda observamos un aparato muy grande y muy luminoso. Nos detenemos con el auto, y como si lo hubieramos descubierto in fraganti, sube inmediatamente a unos cien metros de altura y como si fuera hacia el oeste, es decir hacia el rio, de pronto se detiene y regresa hacia nosotros y al llegar hace un giro velocisimo y se vuelve a marchar hacia el rio.
Jamas vimos algo tan hermoso, y nunca habiamos podido apreciar tan bien su forma. Era rectangular, sobre las dos puntas del rectangulo, se veian como dos torretas de luces, debajo parecia dividido por una linea color morado, y abajo, o sea en su base, tanta cantidad de luces que mirando el conjunto parecia un enorme brillante multicolor.
Sin lugar a dudas, fue el mejor que hemos visto y el mas cercano.
A pesar de tener la camara en la mano, y todos diciendome sacale fotos, preferi mirarlo extasiada.
Por educacion, no pudo repetir lo que me dijeron, pero si ponia mi ojo en la camara, no hubiera podido verlo como lo hice.

Lugar: Hipodromo
Hora: 21:30
Dia: 7/4/94
Testigos: Ricardo Guzman – su hijo Pablo – Elena Galli y Silvia Perez Simondini

A la hora señalada, acudimos a nuestro lugar predilecto; se encontraba totalmente oscuro y aparentemente no se divisaba ninguna actividad.
Nos llamaba la atencion porque ultimamente no hubo noche en que nos fueramos “zapatero”, como quien dice, pero estamos muy acostumbrados a observar puntillosamente, ya que conocemos cada luz, cada propiedad y cada elemento que existe en este campo.
Se veia una masa blanca muy cerca a unos 200 metros, estuvo alli por espacio de 1 ½ hs., sin que nada se moviera y sin que luz alguna apareciera.
Pero en ningun momento deje de mirar eso tan extraño; de pronto comenzo a iluminarse aumentando poco a poco su intensidad y lanza un reflector hacia una arboleda, luego hacia arriba. Despues se forma una linea blanca por delante de esa masa luminosa y se ven claramente tres figuritas pequeñas de luz, dos estaban juntas y la otra caminaba o deslizaba por la franja formada.
Ante nuestro estupor la luz se hizo enorme y potente con apariencia gasificada y se nuclea a lo anterior como si fuera una especie de globo transparente y alli se vieron por lo menos entre ocho y diez seres, todos juntos como en reunion.
En ese mismo momento se desprende una niebla espesa y blanca que cubre todo y acercandose a nosotros. Corro a buscar mi camara fotografica, pense que algo grande iba a salir de esa espesura por lo enorme de su estructura, pero la respuesta fue inmediata, todo se apago.
A esto quiero agregar que la luz que se acrecentaba, salia de la tierra hacia arriba y no tengo ninguna duda que asi tambien desaparecio, pues se fue bajando lentamente sin quedar vestigio de ella.
Esta experiencia sobresalto nuestro corazones, como siempre digo, todos los dias algo nuevo. Nadie sabe de esta enorme impotencia, siempre estamos solos y a pesar de haber visto gente extraña en Victoria por el fenomeno, jamas estuvieron en el lugar preciso, y como estamos cansados de hablar e informar lo que acontece, el que lo entienda lo vera.

Facebook Comments