OVNIS EN LA ANTARTIDA. ARTICULO DE CARLOS IURCHUK.

Encuentros en el continente blanco


Carlos Alberto Iurchuk
La Plata – Argentina
carlosiurchuk@gmail.com

Nota: El presente es el texto original (sin los recuadros) que fue enviado a la revista brasilera UFO, dirigida por el investigador Ademar Gevaerd. El articulo fue publicado en el numero 177, correspondiente al mes de mayo de 2011.

El hombre de espesa barba bebio lentamente su cafe. Luego me miro y dijo pausadamente: “Por Abril o Mayo el cocinero comenta como cosa comun que durante la tarde, aproximadamente las 17h00, vio como un avion en total silencio (al menos el no aprecio ruido alguno, estando dentro de la cocina), se aproximo al centro de la bahia, hizo un giro brusco y se retiro”.

Era una fria tarde cuando en un bar de la ciudad de Buenos Aires escuchaba este relato de parte de Jose Raul Bortolamedi, quien en el año 1981 estuvo en la Base Argentina Almirante Brown, en la Antartida.

Raul prosiguio su relato casi en forma solemne, ignorando el bullicio que habia a nuestro alrededor: “La altura de desplazamiento que se estimo fue relativamente baja, de entre 100 a 300 metros, y el giro fue de aproximadamente 45º. Al cocinero le sorprendio el silencio y la brusquedad de la maniobra. No se tenia noticias de algun vuelo, ya que generalmente se avisaba de los vuelos comerciales, cientificos o de cualquier otra indole.”

Pero esta no fue la unica presencia desconocida durante su estadia en la base. Luego de terminar su cafe, continuo: “En el verano, mientras se hacian los aprestos necesarios para la partida de quimicos y biologos en el embarcadero de la base, se observo la presencia de un objeto de apariencia similar a un poroto sobre la vertical de la base con movimientos tipo hoja que cae. El tiempo de permanencia no se pudo estimar pero fue de aproximadamente unos 2 a 5 minutos.”

Una tierra pulsante

La Antartida es un continente casi circular, de unos 4.500 kilometros de diametro, que circunda el Polo Sur. Su superficie es de 14 millones de Km2, pero en invierno el mar circundante se congela, elevando su superficie a 30 millones de Km2. Es por ello que tambien se conoce a la Antartida como el “Continente Pulsante”.

Es el ultimo continente del planeta en ser descubierto y poblado por el hombre. Es dificil determinar quien fue su descubridor oficial. Algunos señalan al explorador español Gabriel de Castilla, quien en 1603 habria llegado a los 64°S y avistado tierra en esas latitudes (que podria ser alguna de las islas Shetland del Sur), de acuerdo con el testimonio de un marinero holandes que navegara con el. Otros historiadores señalan al holandes Dirk Gerritsz como posiblemente el primero en ver superficie antartica, al navegar al sur del mar de Hoces (o Pasaje Drake) en el area de las islas Shetland del Sur en 1599.

Mas facil parece ser determinar quienes fueron los primeros en alcanzar el Polo Sur. En 1911 dos expediciones se dirigieron hacia ese objetivo. Una de ellas era una expedicion noruega comandada por Roald Amundsen. La otra era britanica y estaba comandada el capitan Robert Falcon Scott.

Roald Amundsen utilizo como fuerza motriz perros groenlandeses. Scott, en cambio, utilizo ponis en una primera etapa y la propia fuerza humana en la segunda. Roald Amundsen alcanzo el Polo Sur el 14 de diciembre de 1911; Scott lo hizo el 17-18 de enero de 1912. Mientras los noruegos no tuvieron mayores complicaciones, la mala planificacion, unida a la mala fortuna, hizo que los cinco expedicionarios britanicos que habian alcanzado el polo murieran en la travesia de regreso.

Actualmente la mayoria de los paises miembros del Tratado Antartico mantienen estaciones de investigacion cientifica en la Antartida. Algunas de ellas operan durante todo el año, mientras otras son de caracter temporario y operan solo en verano.

La Base Orcadas o Destacamento Naval Orcadas, situado en la isla Laurie de las islas Orcadas del Sur, es la mas antigua de las bases antarticas todavia en funcionamiento y pertenece a la Republica Argentina, que la opera todo el año a traves de la Armada Argentina. La estacion meteorologica fue montada originalmente por el escoces William Speirs Bruce en 1903 y luego ofrecio en venta al gobierno argentino las instalaciones, el deposito de instrumental y los aparatos de observacion. El presidente Julio Argentino Roca, por Decreto N° 3073 del 2 de Enero de 1904, acepto el ofrecimiento de las instalaciones y autorizando a la Oficina Meteorologica Argentina para mantener la estacion

El continente de las mil y una historias

Como ocurre con cualquier otro lugar del planeta, desde que el hombre puso pie en la Antartida han surgido relatos de avistamientos de OVNIs en los cielos del continente blanco. Sin embargo, esta tierra inhospita tiene otro tipo de historias que se han vuelto muy populares para aquellos que estudian los fenomenos extraños. Una de ellas indica que en el centro del continente, en el mismisimo Polo Sur, existiria una entrada a la denominada “Tierra Hueca”.

Esta teoria basicamente lo que sostiene es que, como lo indica su nombre, el centro de la Tierra seria hueco, tendria una especie de Sol interior, y estaria habitado por una civilizacion altamente desarrollada. Habria dos inmensos agujeros de varios cientos de kilometros de diametro en la superficie terrestre para acceder a este lugar, que estarian en los polos del planeta. Esta civilizacion usarian las entradas para salir a la superficie con sus naves, que serian los OVNIs que vemos actualmente.

Si bien esta teoria ha tenido una facil aceptacion por parte de muchas personas, se contradice con lo que nos dice la ciencia actual. Y como el lector se imaginara, ninguna de las expediciones que llegaron al mismisimo Polo Sur descubrieron entrada alguna.

Una de las pocas “evidencias” mostradas a favor de la presencia de un gran agujero en la Antartida, es la fotografia obtenida por el satelite norteamericano Essa-7, registrada el 23 de noviembre de 1968, en la que se ve lo que podria ser un hueco de casi 1.000 kilometros de diametro.

En realidad lo que ocurrio es que dicho satelite “armaba” las imagenes globales por medio de imagenes mas pequeñas que luego configuraban el mosaico erroneamente interpretado como una “abertura”. Dicho espacio circular negro no es otra cosa que la porcion “ciega” que el satelite en sus diversas pasadas no puede “ver”.

Como dato curioso, el gran escritor Julio Verne, quien se anticipo a muchos desarrollos tecnologicos y sucesos historicos como el viaje a la Luna, tambien acerto al afirmar que el hombre nunca podria llegar el centro del planeta. En su libro “Viaje al Centro de la Tierra” se advierte que el titulo es una pequeña trampa destinada a atraer la curiosidad de los lectores, ya que el mencionado viaje fue solo una accidentada gira por el “interior de la corteza terrestre” y los heroes de la novela nunca alcanzaron el centro de la Tierra.

Aunque no es el tema central del articulo, no se puede hablar de la Antartida y sus historias sin hacer aunque sea una breve mencion a los Nazis. Por todos es sabido el importante desarrollo tecnologico logrado por la Alemania Nazi. Por ejemplo, las bombas volantes V1 y V2 fueron la base para el desarrollo de cohetes por parte de los americanos, que culminaron con la llegada del hombre a la Luna. Tambien fue muy importante el aporte de los alemanes a la aeronautica, incluyendo el desarrollo de cazas a reaccion o la creacion de las llamadas “alas volantes”.

No obstante, algunas personas van mas alla y sostienen que los Nazis lograron desarrollar verdaderos OVNIs. Inclusive, agregan, que para ocultar toda esta tecnologia de la vista de los Aliados, instalaron importantes bases en la Antartida. Bases a las cuales muchos Nazis huyeron en submarino en los ultimos meses de la guerra, cuando la caida del Tercer Reich era inevitable. No solo se refugiaron alli, sino que siguieron con el desarrollo de estas naves. Como es de suponer, segun esta teoria los OVNIs que son vistos desde entonces, no solo en la Antartida sino en todo el mundo, serian de origen aleman.

Y por supuesto que para esta teoria sea completa, cualquier expedicion cientifica enviada a la Antartida, principalmente por los Estados Unidos, no seria otra cosa que una simple cortina de humo para tapar las verdaderas intenciones: Una expedicion militar para encontrar las bases Nazi y capturar su tecnologia…

Pero dejemos de lado estas historias, y volvamos a los avistamientos de OVNIs.

Reconocimiento Oficial de la Marina Argentina

Seguramente el incidente mas importante con un objeto volador no identificado, principalmente por las consecuencias que esto tuvo, ocurrio el 03 de Julio de 1965, en el Destacamento Naval Argentino Decepcion. Segun relata el por entonces Teniente de Fragata Daniel Perisse, quien era el jefe del Destacamento, observaron un objeto que se desplazaba en forma silenciosa. “Aunque la apariencia era de solidez, habia cierta imprecision en su forma, a veces lenticular y por momentos circular. Claro que su aspecto visual podia ser afectado por un fenomeno de retraccion atmosferica, que pudo producir una deformacion aparente en sus caracteristicas.”

Lo mas destacado es que la Marina Argentina reconocio este hecho en dos comunicados que se emitieron con posterioridad. En los mismos se destacan no solo la total ausencia de sonido y las variaciones de velocidad, sino tambien el hecho de que “permanecio detenido por espacio de un minuto”. Si bien la observacion de este objeto volador se realizo durante las horas de la noche, las condiciones meteorologicas en la zona, segun dice el primer comunicado, podrian “considerarse excepcionales para esa epoca del año.”

Vale mencionar que tambien fue observado en el Destacamento Naval Argentino Orcadas, ubicado en la isla del mismo nombre, y “en el instante en que se producia el pasaje del objeto por aquel punto, dos variometros en funcionamiento acusaron perturbaciones en el campo magnetico, registradas por la cinta de dichos aparatos”, segun indica el segundo comunicado de la Marina Argentina.

No quisiera dejar pasar la oportunidad de rendir un homenaje a Daniel Perisse, quien se retiro con el grado de Capitan de Fragata, lamentablemente fallecido en 2008. Luego del incidente, y durante toda su vida, participo activamente en la investigacion OVNI, colaborando desinteresadamente con todos aquellos ufologos que tuvieron la suerte de conocerlo.

Encuentro en la Base General San Martin

En Agosto de 2008 se puso en contacto conmigo el Suboficial de la Fuerza Aerea Argentina, todavia en actividad, Miguel Amaya. Su especialidad es Meteorologia, y dentro de esta, es Observador Meteorologico y Radiosondeista. Como el mismo aclara, “soy una persona que puede diferenciar entre fenomenos atmosfericos y aeronaves de cualquier otra cosa que se suspenda en el aire.”

En 1991 se encontraba en la Base General San Martin, que es una estacion cientifica permanente del Ejercito Argentino. Era el mes de abril o mayo, “no recuerdo muy bien pero se que era en el comienzo de la noche polar”, y la dotacion era de 20 hombres, contando entre cientificos y militares.

Segun relata Amaya, los principales protagonistas de esta historia “fueron las tres personas civiles que estaban en la base. Ellos estaban en otra casa muy cerca a la nuestra y tenian su laboratorio en esa. Como cientificos el trabajo de ellos era el estudio de la alta atmosfera y donde tenian sus instrumentos de mediciones.”

Una noche, aproximadamente 01h15, suena el unico telefono que existia en la Base que conectaba el laboratorio y la estacion meteorologica. “Era el Ingeniero E. G. que me preguntaba si los operadores de radio tenian sus equipos conectados transmitiendo al continente. Al comunicarle que en ese momento solamente yo estaba despierto y nadie levantado, corto enseguida y no me dio ninguna explicacion. Continue realizando mis observaciones meteorologicas sin novedad alguna. Mi turno termino y al llegar mi relevo me fui a dormir.”

La noche siguiente, durante la cena, Amaya aprovecho para preguntarle al Ingeniero por que lo habia llamado a esa hora. “el me miro con cara de no saber que responderme. Lo mire a el y a todos los componentes de la base que en ese momento hicieron silencio. Yo no entendia nada”. El Ingeniero, usando una expresion bien argentina, le pregunta a Amaya “si vivia en un termo”, a lo que respondio que el no estaba enterado de nada.

El Ingeniero le cuenta a Amaya lo siguiente: “Aproximadamente a las 01hs, estaban por acostarse, cuando en un equipo (que si mal no recuerdo se llama riometro) empieza a sonar una alarma, de que estaba midiendo o capturando una señal”. Ante esto, ellos conectaron otro equipo “que seria como un amplificador que tiene un sistema que realiza un registro grafico, con tres brazos (algo asi como un registrador de sismos).”

Al principio este equipo empieza a marcar normalmente, “pero despues de cinco minutos las tres agujas marcadoras empiezan a hacer los mismos trazos, cosa imposible segun me contaba el Ingeniero”. Para graficar el porque de esta imposibilidad, le dio el siguiente ejemplo: “Esto era como los manometros de los autos: uno marca la temperatura del motor, otro la presion del aceite y el otro el vacuometro que es para la bateria”. Por lo tanto “no podia ser” que hiciesen el mismo trazo. Para hacer mas extraño todo, “en algunos momentos se cortaban estas ‘señales’ y todo seguia normal. Por lapsos de diez o quince minutos empezaba otra vez y a veces con tal violencia que se salian de la faja.”

Ante esta situacion “alrededor de las 03hs salieron los tres con linternas afuera del laboratorio para ver si habia un OVNI estacionado arriba de ellos, porque tales marcaciones solamente se podian haber realizado si hubiese estado anclado a diez metros de la casa el ‘portaviones americano Kitty Hawk’ con sus motores nucleares prendidos o una ciudad como Buenos Aires suspendida a 100 metros del suelo y todas sus luces prendidas, segun sus textuales palabras.”

Finalmente alrededor de las 05h30 de la mañana cesaron las señales. Amaya continua su relato: “Ese dia era viernes y a las 08hs aproximadamente el Ingeniero se conectaba por radio con la Direccion General del Antartico, dando las novedades de la semana a su jefe. Cuando comienza a contarle de la intensidad de las señales, de un valor no registrado en ninguna parte del mundo, el jefe le interrumpia y le decia que eso no podia ser nunca, a lo cual nuestro compañero le respondio un poco enojado que tenia como 40 metros de rollo de prueba y que estuvieron recibiendo por cuatro horas y media tales registros.”

Ante esta situacion el jefe contesta en forma terminante: “Bueno ingeniero, hay temas que no se pueden hablar por frecuencia (radio), asi que cuando yo vaya a la base en el mes de febrero en el Q 5 (Rompehielos Almirante Irizar) me entrega el rollo personalmente en mis manos, y a partir de hoy lo tiene bajo su brazo y no lo vaya a mandar en ningun vuelo. No hablemos mas del tema y pasemos a otra novedad”

Muchas sorpresas nos aguardan

Queda claro que el fenomeno OVNI es de alcance global. Es decir, no existe rincon del planeta donde no se hayan denunciado la presencia de estas llamativas naves. Por lo tanto, es esperable que tambien en la Antartida exista este tipo de avistamiento. Lo extraño hubiese sido que nadie hubiera visto nada.

La Antartida es el continente menos explorado hasta ahora, lo cual significa que hay muchas cosas por descubrir en ese rincon del planeta. Tal vez no sean entradas al centro de la Tierra o instalaciones ocultas adornadas con cruces esvasticas. Pero igualmente seran descubrimientos que en mayor o menor medida nos sorprenderan a todos.

Y, ¿por que no?, tal vez la Antartida sea uno de los lugares en los cuales el OVNI se oculta (¿donde estan los OVNIS cuando no se ven?). Mas alla de cual sea el origen de los mismos, bien es cierto que la poca presencia humana en el continente blanco hace de este lugar un sitio ideal para pasar desapercibido.

Pero no siempre…

Como colofon a la experiencia de la Base General San Martin, luego de aquella cena donde le contaron lo vivido la noche anterior, Amaya recibe un llamado de J. V., quien era el asistente del Ingeniero. “Escucho su voz algo excitada que me decia que vaya al laboratorio rapido. Al llegar noto que estaba nervioso y apurado en contar que cuando salio de mi oficina y caminando mas o menos a unos 15 metros de la casa principal, tuvo necesidad de mirar hacia el cielo (a pesar de que todavia estaba nevando y las nubes eran bajas) y noto como pasaba por arriba de la base un enorme circulo de luz muy atenuado por la nubosidad, pero aun asi se notaba, y se dirigio hacia el mar muy lentamente sin ruido alguno.”

Facebook Comments