LOS PROBLEMAS DE LA NO PRESERVACION DEL LUGAR DEL HECHO. INFORME DE DANIEL UBALDO PADILLA

Rocamora – Entre Rios (16 de marzo de 2010)Daniel Ubaldo Padilla
Colon – Argentina
upadilla01@yahoo.com.ar

En reiteradas oportunidades cuando me han preguntado si la prensa es util o no para obtener una informacion investigativa, me he expresado diciendo que, muchas veces la prensa entorpece la investigacion. Cuando se trata de la muerte de una persona, la prensa generalmente se entera por las autoridades policiales debido a que el testigo o persona que encuentra un cuerpo humano recurre a la “ley del orden”, el departamento policial. Alli por “cuestiones politicas”, alguien internamente da aviso a la prensa o medio para que cubra el hecho. Las demas personas, curiosos o allegados a la victima, son las que mas vulneran el lugar del hecho, pero por tratarse de un ser humano, cuestion que al parecer, en la mayoria de los casos, la policia tiene controlada esta amenaza. En esta situacion podemos situar a los curiosos como una caracteristica casi natural a lo morboso. Esta expresion humana tan acentuada en las toda la sociedad en general, es una de las acciones mas explotada por la prensa y medios de difusion principalmente televisivos, facilitando la expresion morbosa desde el “amplio living” de su casa y de esta manera ganando teleaudiencia. En los casos de personas allegadas a la victima, el hecho de hacer presencia en el lugar, es debido al sentimiento afectivo o vinculo, el cual se ve amenazado por una perdida, esto seria la constatacion de que su ser querido esta realmente muerto.

Esta descripcion del comportamiento social ante un hecho de estas caracteristicas, evidentemente se potencializa cuando se trata de la muerte de un animal y con caracteristicas de haber sido mutilado, debido al estado publico que tomo este fenomeno, ya que facultativamente es casi imposible explicar las heridas mutiladoras externas como tambien falto de fundamento en las explicaciones de las causas de traumas internos que se presentan en las necropsias hechas por veterinarios o profesionales capacitados para realizarlas. Esto ha llevado a la opinion publica a tomarla como una inquietud a lo que se presenta como un “misterio” o algo que se desconoce. El misterio o lo desconocido… gran disparador sicologico al comportamiento de masas hacia la “curiosidad” o querer saber…

Por supuesto que la accion se produce al igual que lo que ocurre en los comportamientos de una muerte humana, pero aqui todo se potencializa, al no existir protocolos de investigacion y por tratarse de un animal se avasalla la escena del hecho desde toda esfera social. Y principalmente desde la prensa y medios de comunicacion, los cuales ya saben que los limites no existen. Tampoco existe un sistema oficial que emprenda una investigacion estableciendo los limites al igual que un cadaver humano, por lo tanto llevar o mejor dicho satisfacer aquel morbo “curioso” desde un medio de difusion, es lo que la gente necesita. Hecho que tambien satisface los objetivos articulados propuestos por los medios de comunicacion. Entonces toda pista o todo dato que pueda transmitir la escena del hecho en caso de mutilaciones de animales, es totalmente avasallada principalmente por la prensa, debido al efecto ya planteado que causa en la sociedad. Basta con solo una expresion de asombro e indignacion manifestada por parte del afectado y expresarla a la sociedad desde la postura sentimental de perdida con el contenido extra del misterio

Caso Schwartz – Rocamora – Concepcion del Uruguay

Acudimos con el Dr. Roberto Lezcano, quien me alerto el mismo dia del hecho: martes 16-03-2010. El dia miercoles 17-03, nos encontramos con Jacobo Schwartz a las 15:30 aproximadamente, en su domicilio. Incomodamente (para nosotros) lo levantamos de la siesta, a pesar de haberle avisado por intermedio de su yerno. Lamentablemente nos encontramos con una persona que autodefiniendose a si mismo, se decia desmemoriada y medicada. Nos comento que un señor que trabaja con ellos, el Sr. Lopez, le habia avisado de una vaca “echada”, asi se dice en la jerga campestre cuando un animal esta enfermo o agonizando. Esto fue alrededor de las 09:00 a.m. del dia martes. Jacobo concurre a ver al animal 40 minutos despues, constatando que ya estaba muerta, y con la impresion de ver las heridas que tenia en su cabeza, algo que segun relata el, nunca habia visto en sus 70 años de vivir en el campo, que en nada se igualaba a un ataque de animales silvestres o depredadores de la zona. Le llamo la atencion que los perros no se acercaban y que ningun carancho tampoco. A pesar de ser comunes en la zona, ni rastros de ellos.

En charla telefonica me comento el veterinario interviniente, Sr. Daniel Bel, que solicitado por el dueño, le pidio que le dictaminara de que si podia o no podia prenderlo fuego, literalmente. La solicitud tenia asidero a que se encontraba dicho animal en una parcela compartida con los demas animales de la manada y temia una epidemia o contagio, principalmente Carbunclo. Por lo que determino el traslado del resto de los animales hacia un campo vecino. El Sr. Bel procedio a hacer la necropsia hacia las 07:30 de la mañana del dia martes, en la que dictamino mediante informe extraoficial, que se trataba de una muerte por intoxicacion. Al preguntarle sobre las heridas que tenia en la cabeza, dijo que a el no le llamaron la atencion y que podian ser atribuidas a alimañas de la zona, tal su definicion, contrastando claramente con lo expresado por el Sr. Jacobo. A pesar de no haber hecho un analisis, debido a que segun el ya llevaba mas de 24 hs. muerto, pudo observar que la parcela carecia de pasto para alimentar a los animales que alli se encontraban, constatando que en la periferia alambrada, existian arboles de duraznillo perjudicial para estos, siendo netamente mortal en su ingesta. Tambien en la necropsia pudo observar que el animal era sano y para nada habia estado enfermo, al corroborar en su aparato digestivo que estaba lleno y se alimentaba normalmente. Por lo que descarto carbunclo u otros clostridios.

Los datos y la “intervencion difusora”

En mi conversacion con el veterinario Bel, me deja entrever que ante el pedido del dueño, el fijo su objetivo en determinar lo que le habia pedido, y en mi interpretacion, por lo charlado, entiendo que el profesional deja deslizar a modo de justificacion de que el Sr. Jacobo jamas le hablo de mutilacion. Esta omision puede causar en cualquier profesional “descartar” la observacion en otro lugar, ya que de antemano se busco otra cosa, percatandose, sin hacer mucha observacion de que el animal estaba “comido” en la cabeza, algo atribuible a las alimañas. De esta manera procedio a realizar una simple necropsia informativa. Me cuenta que anteriormente a la necropsia, por la noche del dia martes, hacen presencia en el lugar un medio de la ciudad de Basabilbaso, ciudad cercana a Rocamora, en compañia del dueño del animal, tal como lo ilustra la informacion del dia miercoles acompañando la grabacion en video (www.rielfm.com.ar/2010.03.17,aparecio-un-animal-mutilado-en-la-zona-rural-de-rocamora,29486.htm). Pero lo mas irrisorio si se quiere, es la situacion que posteriormente a la necropsia, pero horas despues, hace presencia la autoridad policial solicitandole al veterinario el informe respectivo. Esta irregularidad del orden de difusion del hecho es lo que mas entorpece la investigacion y por ende la obtencion de datos tangibles, o procedimientos cientificos logicos, primero para establecer la muerte y la causa, conjuntamente con la recoleccion de datos por la “misteriosa” anomalia de una mutilacion incierta. En este caso del Sr. Schwartz, como en otros, intentamos recoger datos o rastros entorno al animal, despues de verificar que se trata de una herida mutiladora de las tradicionales. Lamentablemente nos encontramos con un paisaje desolador, totalmente invadido. Rastro de huellas de vehiculos, una necropsia, un corte en el pecho hecho con cuchillo, accion negada por parte del veterinario, quien me dijo que no habia hecho mas que el corte tradicional de una necropsia. Si bien segun los dichos del veterinario presentaba una descomposicion avanzada a mi no me parecio que fuera asi. Si pudimos observar la accion de moscas pero no todavia de larvas a la vista. Ademas de observar y fotografiar una serie de detalles que lamentablemente tengo que decir no tiene el peso suficiente, pero que lo observado es coincidente en otras mutilaciones.

Los detalles

La infructuosa observacion minuciosa hecha en los alrededores del animal, desalento en gran parte nuestro interes en encontrar algunos datos relevantes. Pero a pesar de esto y de la gran concentracion de moscas sobre el cuerpo mutilado de la vaca, no amedrento a nuestra pesquisa de observacion. Muchos criminalistas investigadores dicen que un cuerpo tambien transmite los padecimientos durante el momento del crimen. Por supuesto… se refieren a un cuerpo humano.

En este caso, al poner atencion sobre el cuerpo del animal, pudimos ver algunas marcas llamativas, una de ellas coincidentes en otros casos investigados. La marca es la que muestra la foto 1. En la que se ven dos hundimientos a modo de relieve concavo, y con una llamativa forma curvo-punzante en una de ellas, como si fuera impresa o grabada al “rojo”, es decir a elevada temperatura. Tambien se pudo observar (foto 2), significativas marcas sobre el pelo en la parte de los denominados “cuartos” (muslos), huella a modo de impresion humeda-gelatinosa, observadas tambien en otros casos, pero no con igual forma impresa. Otros detalles serian unas protuberancias en forma de ampollas, tambien registradas en otras oportunidades, las cuales podrian… solo podrian… ser atribuidas a la descomposicion del cuerpo del animal (foto 3).

Incansablemente digo que en la investigacion de mutilaciones hay que ganarle a la prensa si se trabaja con una mentalidad investigativa, ya que este comportamiento social impulsivo, que hacia alusion al comienzo de esta columna, genera una demanda de consumo que en plena accion difusora, es capitalizada inmediatamente y con celeridad por los medios. Demostrado esta en el video nocturno expuesto en el link citado, en el cual la primicia manifiesta el consumo, respondiendo asi al estimulo, por el cual los medios satisfacen de alguna manera esta “necesidad” social hacia el morbo y la curiosidad humana, sin importar el fondo de la cuestion o del hecho, que es saber o localizar al causante por medio del cuerpo del delito. Al cual por accion u omision invadieron desviando pistas y confundiendo la escena, manifestando en definitiva un claro acto de transgresion desde mi punto de vista. Hecho que deja una gran pregunta flotante y sin respuesta: ¿seran estas marcas realizadas sobre el cuerpo del animal producto de la accion mutiladora realizada por el atacante?

Facebook Comments