IDA, EL ESLABON PERDIDO Y EL DR. JAVIER CABRERA

Julio Bustos Valderrama
Gilda Aburto Arrieta
San Jose – Costa Rica
yolagenio@yahoo.com

Con inhabitual fanfarria, rompiendo la tradicional publicacion previa en revistas cientificas de reconocida solvencia como medio formal para poner en conocimiento de la comunidad cientifica los descubrimientos relevantes, el Museo de Historia Natural de Nueva York, Estados Unidos, ha presentado en mayo de este año [2009] a Ida, un fosil con una edad calculada en 47 millones de años, al que se ha denominado el “eslabon perdido” entre los primates haplorrinos (monos, simios y humanos) y sus parientes mas lejanos.

En forma paralela se ha anunciado un documental sobre el descubrimiento, que se transmitira por el canal de cable The History Channel y la publicacion simultanea de un libro que complementara la informacion que hasta la fecha ha aparecido en solo una publicacion cientifica: PloS One. Ello ha causado preocupacion en grupos de “cientificos”, que se sienten atemorizados por la maquinaria publicitaria que rodea al nuevo fosil y que pudiera afectar negativamente la “popularizacion de la ciencia” si el fosil no resultara tan importante, aun cuando siempre sera un valioso aporte al estudio de los primeros primates.

Desde luego, para los investigadores de los objetos voladores no identificados esta preocupacion de los cientificos resulta un poco exagerada, sobre todo frente a la cerrada negativa a valorar el fenomeno ovni a partir de evidencias constantes que vienen desde el pasado y se reiteran en el presente. La frecuencia de avistamientos – por ejemplo – siempre enfrenta la tozuda negativa a valorarlos, lo que podria ser mas bien el temor de dejar al descubierto que la cerrada defensa a sus convicciones “cientificas” responde mas a la incapacidad de enfrentar lo desconocido con criterios propios de la investigacion cientifica y su negacion a priori, sin al menos buscar los metodos que les permitirian entrar a explorar campos que les resulta mas comodo ignorar.

¿Quien es Ida?

Ida es el fosil de un antepasado de los primates que vivio en una epoca calculada entre 36 y 58 millones de años de antigüedad, conocida como Eoceno. El Eoceno es parte de la era Cenozoica y su duracion se estima en 22 millones de años. En ese periodo el planeta habria alcanzado su estructura geologica actual, formandose en el los Himalayas y los Andes, entre otros.

Los cientificos que han estudiado el fosil creen haber encontrado en el un antepasado comun entre dos subordenes de primates, del cual descenderian los seres humanos y los lemures. Se considera que se encuentra en el punto de la evolucion antes de que se dividieran las ramas de las que derivaron los simios y los seres humanos (suborden Haplorrhini) por un lado y los lemures (suborden Strepsirrhini) por el otro.

Fue descubierto en la decada de 1980 en el sitio fosilero de Messel, ubicado en Darmstadt, cerca de Francfort del Meno, Alemania. El fosil, completo en un 95%, estuvo dividido en dos colecciones privadas y solo en los ultimos años pudo ser estudiado completo, al ser adquirido por la Universidad de Oslo, Noruega, por un equipo de cientificos encabezado por Jorn Horum del Museo de Historia Natural, estudio en el que participaron ademas cientificos del Museo Suizo de Basel, de la Universidad de Michigan de Estados Unidos y de la Universidad de Bonn, Alemania.

El fosil corresponde a una hembra joven de nueve meses, pesa cerca de un kilo y mide un metro de largo. Se sabe que era un primate por sus manos, sus pies y la disposicion de sus cinco dedos. Sus brazos y piernas eran flexibles y cortos, igual que en los humanos, aunque tiene caracteristicas que lo hacen comparable a los lemures actuales. Segun los cientificos se une directamente con los seres humanos por la presencia de un hueso en el pie llamado astragalo, que se articula con la tibia y el perone y permite movimientos de giro hacia delante y hacia atras, que son movimientos de flexo-extension. El analisis de sus intestinos permitio comprobar que era un herbivoro.

Para Horum, “es lo mas cercano que tenemos a un ancestro directo”. Califica el descubrimiento como “un sueño hecho realidad”, para agregar: “este es el primer eslabon para todos los humanos y probablemente su imagen estara en todos los libros de texto en los proximos cien años”.

El fosil fue nominado Darwinius masillae, para celebrar el bicentenario del nacimiento de Charles Darwin y su lugar de origen, dando asi respaldo a la teoria de la evolucion. El nombre Ida fue un bautizo coloquial por la hija de uno de los investigadores.

Ida y el Doctor Javier Cabrera

Como corolario a los interesantes comentarios publicados en este sitio sobre el doctor Javier Cabrera y las piedras grabadas de Ica, en Peru (Piedras de Ica: Gliptolitos de la discordia. Debora Goldstern. Boletines El Fuego del Dragon No. 128 y 129) hemos querido rescatar del olvido historico con que se pretende ignorar al doctor Cabrera un hecho que debe alcanzar su adecuada relevancia en las investigaciones paleontologicas.

Lamentablemente, en reciente visita realizada al Museo de Ica por la coautora de este comentario, en busca de informacion basica para un estudio grafologico que permitiera diferenciar las piedras autenticas del museo de los rudimentarios trabajos de artesanos de esa region del Peru, aun no se habia dado publicidad a Ida como el eslabon perdido, lo que impidio buscar en los miles de piedras atesoradas por el doctor Cabrera antecedentes que permitieran reiterar la evidencia, comprobable en el libro EL MENSAJE DE LAS PIEDRAS DE ICA (Ed. INTI-Sol, pags. 87 a 89).


La coautora del articulo, Gilda Aburto, en el Museo de Piedras Grabadas de Ica.

Lo cierto es que el investigador peruano habia anticipado en su libro desde 1976, siete años antes de que fuera descubierta Ida en Messell, que el hombre era un descendiente de una especie con caracteristicas similares a los lemures, el notharctus – siguiendo las denominaciones propias de la Paleontologia – especie que se declara extinguida hace 50 millones de años, apenas a tres millones de años de diferencia con respecto a la datacion del fosil Darwinius Masillae, siempre dentro de la era Cenozoica y en el periodo Eoceno. Es decir, el doctor Cabrera se anticipo en mas de veinte años a señalar el “eslabon perdido” que hoy maravilla a los investigadores.

Mientras los cientificos identifican a Ida como un antepasado entre hombres y lemures en un proceso evolutivo, el doctor Cabrera tambien señala al notharctus como un antepasado de los humanos, que fue geneticamente modificado por seres que vinieron del cosmos y transformaron ese “eslabon perdido” en lo que es hoy la especie humana, afirmacion que sumara todo tipo de adjetivos contra las conclusiones del investigador peruano.

Pero veamos, en una trascripcion de lo pertinente, que nos dijo el doctor Cabrera al respecto:

“…la humanidad gliptolitica fue hechura de hombres que vinieron del cosmos. Mediante el trasplante de codigos cognoscitivos a unos primates que pertenecian a un tipo de primate muy inteligente, generaron hombres. Basandome en lo que informa un gliptolito sobre el trasplante de estos codigos y… en los actuales experimentos que… realizan los neurofisiologos en animales, deduzco que los codigos cognoscitivos serian conjuntos moleculares… que constituirian la base fisica del conocimiento. A juzgar por la figura de un primate que se repite en muchos gliptolitos, pienso que debio tratarse del notharctus…”

“…hace millones de años el notharctus corria y trepaba por los bosques en busca de insectos y frutos. Su nombre significa ‘falso oso’ porque (por) sus primeros fosiles se creyo que eran de un oso de pequeño tamaño… Tenia un rostro delgado parecido al de un zorro, ojos muy grandes y unos dedos prensiles en las cuatro patas. Se parecia al lemur actual… Comparado con otros animales de su epoca es posible que fuese muy inteligente, puesto que tenia un cerebro muy considerable con relacion a su tamaño total…”

“…Todos los hombres generados a partir de los notharctus formaron una escala de hombres de menor a mayor nivel cognoscitivo… por encima de estos solo se encontraban los que habian llegado del cosmos, es decir, los verdaderos hombres gliptoliticos…”

“…Apoyandome en la lectura e interpretacion que he logrado hacer de un manto de Paracas, los hombres que vinieron del cosmos ascendieron a su propio nivel cognoscitivo a algunos hombres… mediante la modificacion genetica del codigo somatico de estos hombres, es decir mediante la alteracion del sistema embriogenetico…”


Gilda Aburto con una de las piedras de Ica.

Debemos agregar que en la pagina 89 de su libro, el doctor Cabrera hace una reconstruccion grafica del notharctus y aun cuando en ella no se advierten “los dedos prensiles en las cuatro patas” (a los que incluso hacen referencia los investigadores de Ida), la conformacion del talon, con un astragalo articulado con los huesos del pie (tibia y perone) resulta evidente.

Es posible que manteniendo en vigencia los descubrimientos del doctor Cabrera y la paulatina constatacion de sus aciertos en la lectura e interpretacion de las piedras de Ica se pueda algun dia darle el lugar que merece como investigador de un pasado venido del cosmos que “cientificamente” seguira siendo negado.

Para quienes consideran inconcebible que civilizaciones supuestamente de alto desarrollo tecnologico nos heredaran una “biblioteca litica” para dar a conocer su presencia en la tierra y su nivel de desarrollo, vale la pena recordarles que los Diez Mandamientos fueron entregados a Moises grabados en piedra.

Facebook Comments