EL REGALO DE REYES

Autor: Ruben 0. Morales.
Sintesis: Un reportero grafico encontro una extraña imagen en el cielo al revelar las fotos que habia tomado de un barrio en construccion. Presentamos su testimonio, la investigacion in situ y el analisis tecnico de la foto.

I – LOS HECHOS.

A fines de 1980 una sucesion de copiosas lluvias anegaba a zonas agricolas de la provincia de Buenos Aires. El importante Rio Quequen sobrepaso su cauce, arrasando puentes y viviendas. Las aguas invadieron una amplia planicie ribereña, llevandose en su furia a los humildes barrios costeros.

Para paliar la dificil situacion de los damnificados, se gestiono la construccion de un barrio con 50 viviendas en la ciudad portuaria de Quequen, aprovechando un terreno fiscal situado en las proximidades del Hospital Irirsun.

En la mañana del 6/1/1981 -dia de Reyes- un cronista y un fotografo del diario “El Atlantico” que se edita en Mar del Plata se dirigian en automovil al lugar para realizar una nota sobre la buena marcha de las obras.

Llegaron al barrio por una calle de tierra que sirve de acceso y estacionaron el automovil (Ver Plano I). Eran casi las 11 horas.

Era poco el material periodistico que podia extraerse de alli; por entonces la construccion promediaba y el barrio ofrecia un aspecto mas bien ruinoso. No obstante lo recorrieron y el fotografo -Juan Carlos Lima- tomo tres placas en distintos sectores. Cuando retornaban hacia el auto, Lima advirtio que el conjunto de edificios que tenia justo enfrente daba una imagen mas amplia de la magnitud de la obra (Ver Plano). Enfoco y tomo su ultima foto.

Regresaron a las oficinas que posee “El Atlantico” en la ciudad de Necochea y Lima se dirigio al laboratorio para revelar el rollo.

Hecho esto, comenzo a obtener copias en papel y al observar la ultima murmuro contrariado:

_Me salio manchada…

Siguio trabajando en el revelado, aplico el fijador y al lavar el papel encendio la luz.

_No… , pero esto no es una mancha. -se sorprendio.

Puso el negativo en la ampliadora, corroborando su afirmacion anterior. Llamo al cronista, y entonces tuvo lugar el siguiente dialogo:
– Mira, creo que tengo una fotografia historica, creo.
– ¿Que tiene de historico? -dijo el periodista mientras sus ojos repasaban las informes acumulaciones de ladrillos y arena que aparecian en la foto.
– -¡No! ¡Fijate esto! -Lima señalo la “mancha”.
– Mira, creo que es un Ovni…
II – ¿QUE HACER CON EL REGALO?

Lima llevo el negativo hasta el laboratorio de un colega, donde lo estudiaron con una potente ampliadora. Convencido por fin de haber “cazado” un Ovni con su camara, envio la foto a la redaccion de “El Atlantico” en Mar del Plata. Asi pues, en su edicion del 7/1/81 el matutino le dedico un pequeño recuadro con la foto y un breve pero fantasioso comentario donde entre otras cosas se puede leer: “…vieron recortarse sobre el cielo a considerable altura, un objeto que se desplazaba a gran velocidad…”
Hay mas: “…Prestamente, el fotografo tomo varias placas graficas para reflejar las caracteristicas del desconocido elemento que surcaba el cielo…” Y sigue asi.

Al leer esta disparatada version, Lima resolvio cursar un cable a la agencia de noticias Telam en el cual relataba exactamente las condiciones en que obtuvo la foto. Ese cable fue reproducido por el diario Cronica, de Buenos , Aires, el 8/1/81 aunque no pudieron evitar ponerle como titulo “LOS OVNI TAMBIEN VERANEAN”.

El mismo dia 7, Lima y su compañero recorrieron en auto diversos sitios de Quequen intentando hallar algun posible testigo. En tanto, algunos vecinos de Mar del Plata dijeron haber visto un objeto luminoso en la noche del dia 6 pero la foto habia sido tomada por la mañana.

Un mes despues llegue al barrio en construccion junto con el colega Guillermo Daniel Gimenez, y alli entrevistamos a los albañiles que trabajaban en la obra. Manifestaron que ninguno de ellos vio al OVNI. Habian quedado estupefactos despues de leer la version amarillista de “El Atlantico” y fue tal su interes que se convirtieron en encuestadores espontaneos, sin lograr hallar un solo testigo. Cabe añadir que los albañiles habian presenciado (y recordaban muy bien) la visita del fotografo.

III – EL FOTOGRAFO.

Juan Carlos Lima tiene indudable experiencia en su profesion. Durante nuestra encuesta respondio con seguridad a todas las preguntas, dando un relato que se ajustaba plenamente a la version difundida por Telam un mes antes (La entrevista se concreto el 5/2/81).

El mismo dijo: “Tengo el comunicado de Telam aca” -lo muestra- ” y Telam lo dio tal cual yo se lo estoy manifestando porque yo no tengo necesidad de mentir. Si yo tuviera un negativo completo tomado de eso -del OVNI- ya seria otra cosa, pero tengo una sola foto”.

Mas adelante agrego: “no estoy contento de haberlo fotografiado, porque no lo vi. Si lo hubiera visto era otra cosa. Fue con sorpresa, lo encontre en el laboratorio, que voy a hacer…”

Sin duda, un verdadero regalo de Reyes.

En los meses que siguieron, el ufologo necochense Guillermo Daniel Gimenez volvio a dialogar con Lima en tres oportunidades. De todas las encuestas hechas puede concluirse Que Juan Carlos Lima es sincero en su
narracion y no presenta demasiado interes por el tema Ovni. Incluso dijo que, años antes, unos amigos habian fotografiado un Ovni en Mendoza, pero dice que a el no le preocupo en mayor medida, aunque mantiene la firme conviccion de haber fotografiado uno genuino el 6/1/81.
IV – CONDICIONES DE LA TOMA.

Aquella mañana, Lima uso su camara Ashai Pentax, sin teleobjetivo ni filtros, cargada con pelicula blanco y negro de 21 DIN.

Mas de 3/4 del rollo ya habia sido usado en otras tomas periodisticas.

En la ocasion, el telemetro indicaba casi infinito, considerando que el edificio o que aparece frontalmente en la placa se hallaba a unos 70 m. del fotografo La velocidad de obturacion era 1/250 y el diafragma probablemente estaba en la posicion 8.

El sol estaba alto en el cielo (Eran casi las 11 hs. de un dia estival) y habia algunas nubes.
V – ANALISIS FOTOGRAFICO.

A – ASPECTOS OBJETIVOS.

En todo analisis fotografico intervienen siempre dos factores. Uno de ellos es objetivo y esta determinado por los datos mensurables que puedan extraerse de la fotografia. El segundo factor, subjetivo, consiste en la interpretacion teorica de esos datos. Dicha subjetividad es ineludible en todo estudio de fotografias de OVNIs y es independiente de los datos tangibles.

Hecha la salvedad, voy a enunciar en primer termino los aspectos concretos que se aprecian en la toma de Juan Carlos Lima.

El propio fotografo analizo el negativo con una potente ampliadora; concluyendo que no habia una falla en la fabricacion de la pelicula y tampoco defectos de revelado.
La copia que obra en mi poder es de tercera generacion y en ella se puede apreciar que el supuesto OVNI posee:

1) Distintas tonalidades en su imagen.

2) Las zonas oscuras del “OVNI” son menos intensas que ciertos elementos del paisaje.

3) Un aspecto general concordante con el resto de los objetos fotografiados.

De todo ello puede colegirse que en realidad se trata de un objeto aereo captado por la camara y no una falla o deterioro en el celuloide.

Como es obvio, la foto muestra una imagen plana, cuyo aspecto se ilustra en la ampliacion fotografica.

La silueta del OVNI aparece ligeramente mas difusa que los otros elementos. Ello puede atribuirse a:

1) El objeto se encontraba muy lejos del fotografo.

2) El objeto se hallaba en movimiento.

El objeto exhibe diversos matices de gris distribuidos en forma asimetrica.

Ello puede deberse a:
1) La diversidad en las tonalidades o colores propios del objeto.
2) Las sombras proyectadas por el Sol sobre una superficie de color uniforme.
3) Cualquier alternativa intermedia entre 1) y 2).

B – INTERPRETACIONES.

Hasta aqui poco podemos inferir respecto a la naturaleza del objeto.

Un cierto ufologo habia especulado que el OVNI podria ser la silueta de un gran buque navegando en el mar. Sin duda, una hipotesis cautivante, pero me basto conocer el citado barrio para comprobar que es imposible ver el mar desde alli.

Tampoco hay cables, torres o estructuras de las que pudiera pender un bulto y provocar una eventual confusion.

Es hora de volver, entonces, a la hipotesis del OVNI. ¿Como surgio esta hipotesis?. Muy simple, la forma del objeto fotografiado se corresponde bastante bien con el modelo mental que suele tener la gente de un “plato volador”.

Lo dicho, lejos de ser una divagacion filosofica es absolutamente real. Recordemos que no hay testigos oculares del fenomeno y la foto muestra una imagen plana, pequeña, algo indefinida y asimetrica. Habida cuenta de ello, se comprendera que asimilar la imagen con un platillo requiere todo un ejercicio mental de interpretacion.

De acuerdo a este modelo el objeto tendria. la forma de dos sombreros con su copa convexa y algo achatada, unidos por una amplia ala central, de perfiles concavos y extremos aguzados (Fig. 1).

Esas caracteristicas serian posibles si el Ovni presentara una inclinacion bastante marcada hacia el fotografo (lo que dejaria ver la zona superior) y una suave inclinacion lateral de 7° hacia la derecha de la foto.

Planteado este modelo explicativo, resta suponer que las partes oscuras asimetricas son sombras proyectadas por el sol.

Viendo las sombras de los edificios en la foto, es facil establecer el angulo de incidencia. solar. Pues bien, el sol. se hallaba hacia el norte, a unos 70 grados sobre el horizonte.

Ahora. es posible estimar en un dibujo la distribucion de las sombras para un objeto con las caracteristicas apuntadas (Ver Fig. 1).

Cotejandola con la foto comprobaremos que sus partes sombreadas difieren notoriamente. Es inexplicable, por ejemplo, la uniformidad clara en la franja inferior de la cupula, que no exhibe sombras ¡ni aun en la zona opuesta al sol!. Ademas el domo superior es de un gris muy subido, mientras que deberia a ser una de las partes mejor iluminadas del objeto.

En conclusion, resulta evidente que la distribucion de sombras en la imagen no se corresponde al modelo explicativo enunciado; debiendo, por tanto, descartarse dicho modelo.
C – BUSCANDO UNA NUEVA HIPOTESIS.

Eliminada la hipotesis del platillo, aun estamos lejos, de resolver el problema. La insolita imagen persiste tan no identificada como al principio.

Aqui cabe rememorar a que el objeto aparece algo difuso, como si estuviera alejado o bien en movimiento.

Si sucediera lo primero, deberia tener una longitud real de varios metros; mas la imagen no evoca en absoluto a un avion, helicoptero, globo y -como ya fue demostrado- tampoco a un “plato volador* .

Admitamos la segunda alternativa, suponiendo que se hallaba a corta distancia (es decir dentro de los limites del barrio fotografiado) y se desplazaba a no mucha velocidad. Partiendo de estos postulados, su tamaño deberia ser inferior a los dos metros.

¿Que cosa tiene estas caracteristicas? Por ejemplo, un pajaro. La zona, de Quequen es frecuentada por muchas especies de aves marinas y nuestro controvertido OVNI bien podria ser, digamos, alguna variedad de gaviota, captada al azar por Lima. Un hecho tan trivial, fortuito y silencioso como el vuelo de un ave pudo eludir perfectamente la atencion del fotografo.
Siguiendo los mismos pasos que demando el modelo explicatorio anterior, en la, figura 2 se representa el posible aspecto del pajaro. Nuevamente se determinaron sus zonas sombreadas posibilitando su comparacion con las zonas oscuras del objeto fotografiado.

La coincidencia es practicamente perfecta, notese que aparecen sombreadas de modo muy natural la parte ventral del cuerpo y la cola. La tonalidad oscura en el borde del ala es atribuible al color del plumaje que en muchas aves suele ser mas oscuro en la faz externa de las alas que en el resto del cuerpo

VI – “Y AL VER LA ESTRELLA, SE REGOCIJARON CON MUY GRANDE GOZO” Mateo 2-10.

Por fin toman su completo sentido las advertencias dichas al iniciar el analisis respecto a la subjetividad en toda interpretacion de fotos de OVNIs. Es una inmejorable ocasion comprender por que se equivocan tan a menudo quienes pretenden haber sistematizado su estudio meramente tecnico.

Sintetizando, se descarta el fraude y el trucaje por los motivos expuestos. La foto es, pues, genuina y la imagen en cuestion es un objeto real antes que un reflejo o mancha en la pelicula.

El fenomeno seria un pajaro en vuelo situado a unos 15 metros del fotografo.

Los resultados del analisis han permitido definir la nulidad de la hipotesis del platillo y encontrar, en su reemplazo, otra de muy alta probabilidad.

Si no se desea aceptar la hipotesis del pajaro, podria imaginarse un OVNI, pero ya no un platillo sino con una forma mas extraña; asimetrico, o pintado a manchas desparejas; o provisto de luces (mejor todavia: radiaciones) que le confieren un aspecto especial; o… Pero nadie vio o supuso siquiera la aparicion de un artefacto semejante en Quequen a las 11 hs. del 6/1/81.

A proposito ¿Usted cree en los Reyes Magos?

Facebook Comments