EL “OVNI” DE BARILOCHE, 20 AÑOS DESPUES POR HERIBERTO JANOSCH

Nota de Alejandro Agostinelli
factorelblog.com/2015/07/31/caso-bariloche-20-anos-despues/

El “ovni” de Bariloche, 20 años despues
31 julio, 2015

Portada Cronica-1

A comienzos de Agosto de 1995, los argentinos nos desayunamos con lo que todavia no sabiamos iba a ser “la gran noticia ufologica” de esa decada, casi solapandose con el affaire de la muñecopsia de Roswell. Testigos de “confiablidad irreprochable”, como los ufologos suelen considerar a los pilotos aeronauticos, habian seguido las evoluciones de una serie de artefactos y efectos luminosos en Bariloche en compañia de las tripulaciones de dos aviones en vuelo y personal del aeropuerto de esa ciudad.

La observacion conmovio e ilusiono al publico interesado, especialmente a los ufologos y seguidores del tema que esperan con ansiedad la aparicion del “ovni perfecto”. ¿Acaso el caso proporcionaria las pruebas de la incursion de naves espaciales de otro planeta en nuestros cielos?

El psicologo Heriberto Janosch y el ingeniero Virgilio Di Pelino fueron los primeros en tomar el caso Bariloche por las astas: reunieron, merced ingentes esfuerzos, documentacion provista por la Fuerza Aerea Argentina, el Aeropuerto de Bariloche y testigos del caso y, con esos elementos, comenzaron a atar cabos. Probablemente, fue la investigacion sobre un presunto caso ovni mas relevante que se realizo en el marco de la Fundacion Centro Argentino para la Investigacion y Refutacion de la Pseudociencia (CAIRP).

Por todas estas razones me parecio una buena oportunidad para invitar a Heriberto a evocar sus reflexiones actuales sobre aquella experiencia, republicar el articulo que escribio con Di Pelino en El Ojo Esceptico Nº 14 (Diciembre 1995) y subir al blog un dossier de recortes de noticias publicadas en el mes de Agosto de 1995. Estos recortes, particularmente los del diario Cronica, reflejaron muy bien las percepcion general sobre los “ovnis extraterrestres” de mediados de los noventa; si alguien quiere profundizar, nuestro archivo esta a disposicion del primer estudiante de Sociologia, Antropologia, Historia o Comunicacion que quiera dedicar su tesis al asunto.

A continuacion, el texto de Heri Janosch:

Miles y miles de casos ovni, y ninguna nave de origen extraterrestre. La gran mayoria de los casos tienen como disparador un hecho circunstancial, algo totalmente normal aunque inesperado. Muchas veces es la mala interpretacion de un avion o de un globo, de Venus o de un bolido. Otras veces se trata solo una fantasia, o incluso de algun fraude.

Pero, claro, entre tantos miles de casos, a veces aparece uno donde concurren simultaneamente dos hechos circunstanciales. Algunas personas ven un bolido perdiendose hacia el Oeste, justo cuando Venus esta a punto de ponerse en el horizonte: “la nave venia a una velocidad increible, se detuvo instantaneamente y aterrizo suavemente en la lejania”. Estos casos adquieren un poco mas de notoriedad

Y, por ultimo, estan aquellos casos, muy escasos, donde los hechos circunstanciales que se dan casi al unisono, son tres o mas. Y pasan a ser “el caso”, al menos a nivel nacional, los mas dificiles de explicar, y los preferidos por los ufologos. Y esto es lo que paso con el incidente de Bariloche, el 31 de julio de 1995. El lector ya estara al tanto de los pormenores (y si no, ver Anexo al final de este articulo).

El caso Bariloche puede dividirse en (7) siete sucesos: (3) tres presuntos “efectos” relacionados con (4) cuatro informes de observacion de presuntos “fenomenos inusuales”.

1. El primer apagon producido en la ciudad de Bariloche y el aeropuerto.
2. El mal funcionamiento del instrumental del aeropuerto.
3. La observacion de una luz por personal del aeropuerto. (1)
4. La observacion de una luz “a las once” desde el avion de Aerolineas Argentinas. (2)
5. La observacion de un objeto con luces (o solo luces) “a las tres” desde el avion de Aerolineas Argentinas. (3)
6. El segundo apagon producido solo en el aeropuerto.
7. La observacion de una luz sobre el lago Nahuel Huapi desde el avion de Gendarmeria Nacional. (4)

En aquella noche, en Bariloche se dieron al menos tres circunstancias inesperadas: una confusion en la posicion de un avion, un apagon en la ciudad, y alguien que salio a probar un proyector de luces de una discoteca. Y no mencionemos los rumores y las exageraciones posteriores. El caso parece solido solo porque los ufologos evitan hablar de ciertas cosas. Hay hechos objetivos, y testimonios subjetivos. Veamos.

Dos hechos objetivos son el corte de electricidad en la ciudad de Bariloche, y el mal funcionamiento del equipo electrogeno en el aeropuerto. Al dia siguiente hable con el responsable de la empresa de electricidad y me dijo que el corte se produjo por un “error de maniobra”, reconocido por el tecnico involucrado, al manipular transformadores. El mal funcionamiento del equipo electrogeno tiene explicacion: al principio estaba funcionando, pero al encender las luces de pista, a ultimo momento, se sobrecargo y dejo de funcionar. La aguja del amperimetro primero indico aumento de consumo por el encendido de la luces de pista, y luego se fue a cero, al dejar de funcionar. ¿Y por que esperaron para encender las luces de pista “a ultimo momento”? Porque sabian que el grupo podia fallar en cualquier momento. Luego que el caso se hizo “famoso” aparecieron los rumores y las exageraciones sobre instrumentos que se “volvieron locos”.

Cuando los pilotos Cipuzak y Gaitan, en el avion de Gendarmeria, informan a la Torre de Control que estaban a 30-40 millas, estaban equivocados. Si hubieran estado a esa distancia no podrian haber estado detras del Boeing 727 cuando este estaba en la recta final, por aterrizar. El avion de Gendarmeria estaba mucho mas cerca. Polanco describe la “luz a las once” en principio como un avion “perdido”, pero lo descarta porque la Torre le dice que el de Gendarmeria estaba “a 30-40 millas”. La “luz a las once” era el avion de Gendarmeria. Pero a esa altura ya era algo misterioso.

Cuatro personas (los pilotos Polanco, Dortona y Benavente, y el tecnico de vuelo Allende) estaban en la cabina del 727 cuando el ovni aparece a “80 metros del ala derecha”. Polanco describe un objeto solido, “pulsante”, con tres luces. Dortona “luces inusuales que viajaban por el espacio”. A Benavente le dio la impresion que se trataba de “luces de un proyector”. Allende siempre fue muy confuso, y relataba los hechos con mucha nerviosismo, tanto a las pocas horas del incidente (cuando dijo que vio una luz que los acompañaba) como un año despues cuando hablaba de luces en un objeto, que no logra describir. La version de Polanco es la que mas gusta a los ufologos: su descripcion es la que mas se asemeja a la de una nave de origen extraterrestre. Pero, con todas esas descripciones contradictorias, de cuatro personas mirando lo mismo, durante un tiempo razonable ¿por que se sigue hablando de “testigos altamente calificados”? No existen los testigos altamente calificados para ver ovnis, todas y todos podemos equivocarnos.

En ese mismo momento (el ovni “a las tres, a 80 metros”) miran desde la Torre y desde el avion de Gendarmeria, y solo ven el Boeing 727. El ovni estaria mucho mas lejos que 80 metros entonces. Siempre se dice que “se vio al mismo tiempo desde los dos aviones y el aeropuerto”. Nunca ocurrio asi. Se vio desde los dos aviones, el aeropuerto y tambien desde Dina Huapi, pero en tiempos diferentes.

Justamente la testigo “no altamente cualificada”, Berta Cabral, desde Dina Huapi, sin mencionar la palabra “proyector”, hace una descripcion bellisima de una luz proyectada desde la ciudad de Bariloche. Y ya las demas caracteristicas del caso, las “velocidades increibles”, la “detencion brusca en una capa de nubes”, el acompañamiento al avion, se ven desde otra luz … la luz de un proyector, justamente.

Para terminar, no hay que menospreciar las declaraciones, poco tiempo despues del incidente, del piloto de Aerolineas Argentinas, Polanco, un testigo “altamente calificado” segun los ufologos, y que sirvieron para alimentar el mito. Las reproducimos aqui, para que el lector saque sus propias conclusiones:

“Ellos tienen sumamente controlado todo como para no perjudicar a nadie”.

“Ellos estaban muy por encima de todo lo que estabamos haciendo nosotros”.

“Si tomo como definicion que estos objetos generan causas y efectos en cada aparicion no seria para nada extraño relacionarlo [con el segundo apagon en el aeropuerto]”.

“Influyo quiza la proximidad del ovni sobre el grupo electrogeno del aeropuerto y eso fue lo que provoco el corte de energia”.

“Aceptaba que existia la posibilidad de esto. A partir de esto no puedo ser tan egoista [de creer que somos] los unicos que tenemos derecho a la vida [en el universo]”.

“Nadie nos puede vender que ese era un aparato hecho en la Tierra”.

“Yo era un elegido, mucha gente se ha preparado para tener estos contactos, que se trasladaron a lugares especificos y no pudieron tenerlos. Estan, yo los vi. Los objetos estan. Quienes adentro, yo no se”.

“Hay que ser un poquito mas universalista, empezar a pensar de otra manera”.

“Uno percibia que haga lo que haga, aquello estaba ahi, siempre esta como controlando la situacion”.

“Todo esto se maneja fuera de las leyes fisicas que nosotros manejamos o conocemos”.

“Al no tener alas, ellos se manejan en lo vertical y en lo horizontal con desplazamientos que nosotros no podemos realizar”.

-Heriberto Janosch
Madrid, Julio de 2015

Anexo: El “ovni” de Bariloche
Por Heriberto Janosch (foto) y Virgilio di Pelino. (Publicado originalmente en El Ojo Esceptico Nº 14, diciembre 1995).

El 31 de julio de 1995, aproximadamente entre las 20 y las 21 hs., las tripulaciones de dos aeronaves, un Boeing 727 de la empresa Aerolineas Argentinas (vuelo 674) y un avion Cheyenne de Gendarmeria Nacional (GN705)vivieron una experiencia con una supuesta aeronave no identificada en la zona del aeropuerto internacional de Bariloche. La tripulacion del Boeing 727 estaba compuesta por el Sr. Jorge Nestor Polanco -comandante de la aeronave-, el Sr. Dortona, el Sr. Jorge Allende y el Sr. Benavente, comandante de Boeing 747 Jumbo de visita en la cabina del 727. La tripulacion del avion de Gendarmeria Nacional estaba integrada por el Sr. Juan Domingo Gaitan -al comando de la maquina en ese momento- , el Sr. Ruben Cipuzak y un mecanico. En las inmediaciones de Dina Huapi, el matrimonio compuesto por Berta y Silverio Cabral, quienes habian salido a comprar cigarrillos, tambien observaron el fenomeno. En la torre del aeropuerto se encontraba el Sr. Garcia siendo el responsable del aeropuerto en ese momento el Sr. Jorge Oviedo, Mayor de la Fuerza Aerea Argentina (FAA).

Relato del suceso

Intentaremos reconstruir los hechos a base de las declaraciones de las personas involucradas efectuadas en el transcurso de distintos programas de television (1). El episodio comienza entre las 20.05 y las 20.15 hs. Cuando se produce un apagon en la ciudad de Bariloche que tambien afecta a las luces del aeropuerto y a los equipos de navegacion ubicados en tierra en las inmediaciones. El Ing. Etchegoyen (Jefe del Distrito Bariloche de la empresa Energia Rio Negro S.E.), a quien consultamos el dia 2 de agosto telefonicamente, nos informo que este apagon fue debido a una falla humana en la Estacion Transformadora Bariloche, que recibe energia a 132.000 voltios desde Alicura y la reduce a 33.000 y 13.200 voltios mediante dos transformadores trabajando en paralelo. Con esta energia se alimenta a la ciudad de Bariloche y al aeropuerto. Un error de maniobra en el control de estos transformadores produjo una sobrecarga que los hizo salir de funcionamiento provocando el apagon.

Mientras se produce este primer apagon el Boeing 727 se encuentra aproximadamente en la vertical del aeropuerto a punto de iniciar los procedimientos instrumentales para aterrizar, mientras que el GN705 todavia no ha llegado a la zona del aeropuerto.

Pasados unos diez minutos el aeropuerto comienza a abastecerse con energia propia generada por un grupo electrogeno (tanto las luces de pista como los equipos de navegacion en tierra) y la torre le indica al 727 que inicie los procedimientos para aterrizar. El 727 inicia entonces un alejamiento aproximadamente hacia el este desde la vertical del aeropuerto, unos 27 km. en descenso. Es en este alejamiento que desde el 727 se observa una luz “a las once” , es decir delante y un poco a la izquierda de la nariz de la aeronave. El Sr.Polanco consulta entonces a la torre para confirmar si ellos registran un transito en las inmediaciones. Desde la torre le contestan que no, que el unico transito registrado aparte de ellos es el GN705 aproximadamente a unos 60 km. Desde el 727 se hacen señas con luces a esta luz no identificada creyendose que se trata de una aeronave no registrada por la torre de control y que tiene problemas con la radio. Diez segundos despues la luz disminuye de intensidad y se mantiene aparentemente estatica frente al avion. Enseguida el 727 inicia un viraje a izquierda para ubicarse en la senda de planeo final para aterrizar. Es en este descenso donde el Sr. Polanco observa a su derecha a una distancia que el estima entre 40 y 80 metros un supuesto objeto en forma de plato invertido con luces verdes en los extremos y una luz anaranjada en el centro que impide ver la estructura media del mismo. Un punto importante a destacar: de todas las declaraciones a que tuvimos acceso solamente en la del Sr. Polanco se describe un objeto, en el resto se habla solo de luces. En particular el Sr. Jorge Allende, quien se encontraba en la cabina del 727 junto al Sr. Polanco, describe haber visto solo una luz muy fuerte con colores verdes y naranjas que se aproximo mucho al avion y desarrollo una “velocidad muy dificil de imaginar”; al final esta luz se apago

Es interesante notar que el Sr. Polanco fue el que menos atencion pudo prestarle al fenomeno pues se concentraba, segun sus propias declaraciones, en los instrumentos de su avion y en la maniobra de aterrizaje. Sin embargo describe un objeto con luz. Mas adelante veremos que esto es coherente con sus creencias previas al incidente. Mientras ocurre el hecho el Sr. Gaitan y el Sr. Cipuzak desde el GN705 avistan al 727, pues esperan que el mismo aterrice para ingresar ellos en la senda de planeo directamente interceptando la trayectoria ILS (Instrumental Landing System). Esta maniobra ha sido autorizada por la torre de control. En el mismo momento en que el Sr. Polanco esta observando una nave no identificada luminosa de entre 30 y 50 metros de tamaño y a unas pocas decenas de metros de su avion, desde el GN705 solo ven al 727. Cuando el Boeing se encuentra entre 5 y 7 km. de la cabecera de pista se produce un nuevo apagon en el aeropuerto, esta vez debido a que deja de funcionar el grupo electrogeno de emergencia. El Sr. Oviedo no encuentra una explicacion a esta falla, pues el equipo habia arrancado normalmente. No descartamos que pudo haberse tratado de una sobrecarga de consumo, dado que las condiciones climaticas de frio extremo pudieron haber provocado el uso de calefaccion electrica en las instalaciones del aeropuerto. (El ingeniero Etchegoyen nos habia comunicado que debido al frio se estaba registrando el consumo historico de electricidad en la ciudad de Bariloche antes del apagon).

Pero esto es solo una presuncion que requiere confirmacion. Al producirse el segundo apagon el 727 inicia el procedimiento de escape habitual en estos casos, hacia el oeste ganando altitud para volver a la vertical del aeropuerto a 3.000 metros, mientras el GN705 tambien se dirige a la vertical pero a 3.300 metros de altitud segun las instrucciones recibidas desde la torre de control. La pista del aeropuerto de Bariloche se encuentra a unos 850 metros sobre el nivel del mar. Cuando el GN705 llega a la vertical y el 727 se encuentra a unas 15 Km hacia el oeste aproximadamente sobre el Cerro Catedral, una luz que se desplaza rasante sobre la superficie del lago Nahuel Huapi sobrepasa por debajo y a la derecha al avion de Gendarmeria Nacional a una velocidad calculada por la tripulacion de unos600 km/h dirigiendose hacia el oeste. A esa velocidad realiza un cambio abrupto de direccion de 90 grados y asciende a una velocidad aun mayor (el Sr. Gaitan habla de Mach 3, aproximadamente unos 4.000 km/h) hasta los 3.000 metros, donde bruscamente se detiene en una fina capa de nubes, en la futura trayectoria del 727. Desde este ultimo se aprecia por ultima vez la luz a 3.000 metros sobre el lago. Todo termina cuando el GN705 deja de ver la luz al dirigirse hacia la cordillera y el 727 inicia nuevamente el alejamiento para luego aterrizar, esta vez con exito. Los testigos de tierra describen haber observado sobre la ruta que une el aeropuerto con la ciudad de Bariloche, en las inmediaciones de una televisora local, el mismo fenomeno luminoso, al que describen como una luz entre anaranjada y blanca, y azulada hacia los bordes. El fenomeno daba luz hacia abajo

Analisis
Cuando no teniamos todos los datos que ahora poseemos, malinterpretamos que el 727 estaba iniciando el escape hacia el oeste cuando se visualizo la luz en posicion “a las once”. Consultando el estado de los cuerpos astronomicos visibles en esas circunstancias notamos que hacia el oeste, rumbo en que se desplazaba el 727, a una elevacion de unos 30 grados podia verse una Luna nueva en forma de fina medialuna horizontal y el planeta Marte, separados por pocos grados. Cuando se completaba el escape volviendo a la vertical del aeropuerto, la Luna quedaba a la derecha y un poco atras del avion, por lo que dedujimos que esta podia ser la causante de una confusion. Y asi lo hicimos notar en un reportaje que nos hiciera la revista Descubrir (2). Una vez que recolectamos mas informacion se hizo evidente que la direccion del 727 cuando diviso la luz “a las once” y cuando el supuesto objeto lo acompaño muy cerca en el descenso descartaban a la Luna como causante de una posible confusion, motivo por el cual desechamos inmediatamente la hipotesis, de acuerdo a lo que nos impone la metodologia cientifica que pretendemos utilizar.

Asi, dirigimos nuestra atencion a la posibilidad de que el incidente pudiera haber sido causado por la confusion con alguna luz producida por un reflector terrestre (algun tipo de busca-huellas). A favor de esta hipotesis consideramos los siguientes puntos:

a) excepto el Sr. Polanco, todos los testigos describieron solo una luz;
b) las maniobras que dicha luz realizo sugieren que no se trataba de una luz de una tercera aeronave, pues un objeto solido con una masa de consideracion no podria haber realizado un cambio de direccion abrupto de 90 grados a una velocidad de entre 600 y4.000 km/h sin haberse destruido;
c) a pesar de que el supuesto objeto se desplazo a una inmensa velocidad (4.000 km/h es unas tres veces la velocidad del sonido) no se escucho desde tierra ningun boom sonico. Tanto la Sra. como el Sr. Cabral manifiestan que toda la experiencia ocurrio en silencio. Moviendose a mayor velocidad que el sonido una luz no produciria un boom sonico, un objeto si;
d) tras el brusco ascenso la luz se detuvo justo en la capa de nubes, ni mas arriba ni mas abajo, sugiriendo que era proyectada contra la nube.
e) La Sra. Cabral afirma que esta luz se irradiaba “hacia abajo”, es decir hacia el suelo. Lo inverso, una luz irradiada desde el suelo y reflejada en la capa nubosa, habria causado el mismo efecto perceptivo. Algun tipo de luz producida por un reflector o busca huellas (tal vez incluso por un proyector laser) proyectada contra el manto nuboso, contra la superficie del lago, contra las laderas de los cerros, y tal vez incluso contra las ventanillas de la cabina del 727 podria dar cuenta de las apariencias y movimientos de las luces observadas

Sin embargo ¿como explicar por que el Sr. Polanco es el unico en ver un objeto definido? Para intentar responder a esta pregunta debemos considerar primero las actitudes y creencias que el Sr. Polanco manifiesto poseer previa y posteriormente a su experiencia, con respecto al tema de los ovnis y la vida extraterrestre. En sus declaraciones el Sr. Polanco afirma: “creia en los fenomenos pero no tenia el convencimiento que tengo ahora”, “influyo quiza la proximidad del ovni sobre el grupo electrogeno del aeropuerto y eso fue lo que provoco el corte de energia”, “ellos tienen sumamente controlado todo como para no perjudicar a nadie”, “ellos estaban muy por encima de todo lo que estabamos haciendo nosotros”, “si tomo como definicion que estos objetos generan causas y efectos en cada aparicion no seria para nada extraño relacionarlo [con el segundo apagon en el aeropuerto]”, “aceptaba que existia la posibilidad de esto. A partir de esto no puedo ser tan egoista [de creer que somos] los unicos que tenemos derecho a la vida [en el universo]”,”nadie nos puede vender que ese era un aparato hecho en la Tierra”.

Por la psicologia cognitiva y por las denominadas teorias psicologicas de la New Look (3) sabemos que ante un estimulo perceptivo el ser humano intenta activamente hallarle una significacion.
Para lograr esto elabora una hipotesis perceptiva y busca en el estimulo rasgos que la confirmen. Si halla tales rasgos, la hipotesis queda confirmada y le asigna al estimulo un significado, por ejemplo “silla”. Si no encuentra tales rasgos elabora una nueva hipotesis perceptiva, y asi sucesivamente hasta encontrar un significado aceptable para el. En nuestra experiencia cotidiana con objetos conocidos y familiares estos procesos se realizan a tal velocidad que dificilmente nos damos cuenta de ellos. Pero si el estimulo en cuestion es de naturaleza ambigua, puede requerir mas tiempo completar el ciclo psicologico. Ahora bien, si alguien observa algo en el cielo le asignara un significado hipotetico (por ejemplo “es un avion”) y tratara de confirmar dicha hipotesis. Si no la confirma intentara otra (por ejemplo “es un globo”, etc.) y asi seguira el ciclo. Pero si ninguna hipotesis puede ser confirmada la persona deducira que esta ante algo desconocido, no identificado; en suma: un ovni. Pero ¿que es un ovni en nuestra cultura? Y especificamente, ¿que significaria un ovni para el Sr. Polanco? Un ovni sera algo que este intimamente relacionado con una nave extraterrestre. En este contexto resulta importante intentar deducir que estaba haciendo o en que estaba pensando el Sr. Polanco instantes antes de ver el objeto a su derecha. Veamos: ante todo se encontraba en una situacion de estres. En efecto, los testigos a bordo del 727 habrian sufrido condiciones de estres debidas a:

-La observacion previa de una luz que el Sr. Polanco atribuyo a otra aeronave no registrada por el aeropuerto o un ovni (“estabamos preocupados”, “¿era un avion? ¿Era un ovni?”, “Al terminar el viraje nos deja shockeados”, “teniamos dudas”, “¿que actividad estaba desarrollando en la zona?”.

-El hecho de encontrarse en zona de montañas donde los aterrizajes son siempre muy delicados. Al respecto, el aeropuerto de Bariloche trae a la memoria tristes recuerdos de catastrofes aereas. Es valida aqui la mencion de un estudio realizado por el psicologo Robert Buckhout y publicado en Scientific American de diciembre de 1974. Alli leemos: “Un observador es menos capaz de recordar detalles … bajo estres … La investigacion realizada con miembros de tripulaciones de la Fuerza Aerea confirman que aun personas altamente entrenadas devienen observadores mas pobres bajo estres…” (4)

Por otro lado, ¿cuales eran las expectativas del Sr. Polanco en ese momento? A partir del instante en que el Sr. Polanco observa la luz enfrente de su aeronave toda la tripulacion del Boeing 727 y tambien la del avion de Gendarmeria, que escucho las comunicaciones entre el Boeing 727 y la Torre de Control, comienzan a manejar la hipotesis de que hay transito no identificado en la zona, con la consiguiente predisposicion cognitiva a percibir como una aeronave a cualquier estimulo ambiguo en el entorno que presente los rasgos minimos que confirmen dicha hipotesis. Pero solo el Sr. Polanco “ve” un objeto, y no porque haya sido el que pudo observar el fenomeno de manera mas clara, sino por todo lo contrario: al tener que dividir su atencion entre la maniobra de aterrizaje, el control del instrumental y la observacion, esta ultima no fue del todo precisa, es decir, su percepcion tuve que haber sido mas ambigua, lo que le hizo percibir –ademas de las caracteristicas propias de la luz– lo que el esperaba ver de acuerdo a sus conocimientos previos y a sus expectativas actuales, potenciado por la situacion de estres. Pero ¿puede un piloto de avion confundirse asi? ¿No estamos aqui ante la presencia de testigos calificados? Buscando datos anteriores encontramos un estudio previo (5): el Dr. J. A. Hynek, del Center for Ufo Studies, examino cerca de 11.000 informes de ovnis de los archivos del Proyecto Blue Book de la Fuerza Aerea de los EE.UU. Entre ellos encontro 640 casos (5,8%) que no pudo explicar y que clasifico como no identificados. Hay un resultado interesante en este estudio, que es contrario al falso concepto popular de que los pilotos de aeronaves militares, de aerolineas y otros pilotos civiles son observadores especialmente calificados. Los porcentajes de confusiones con objetos convencionales (naturales o artificiales) son los siguientes: 76% para pilotos militares en casos de testigos multiples, 88% si se trata de testigo unico, 79% para pilotos de aerolineas y otros pilotos civiles en casos de testigos multiples,89% si se trata de testigo unico.

La Fundacion CAIRP consulta a la Fuerza Aerea Argentina

Desde el primer momento intentamos obtener todos los datos a nuestro alcance. Fue asi que recurrimos a la FAA para solicitarle informacion. Como respuesta recibimos las conclusiones a que habia llegado la FAA luego de investigar el caso. Tales conclusiones son equivalentes a las nuestras. Por supuesto, una vez que la FAA establecio que ninguna aeronave convencional estaba transitando la zona en esos momentos, ademas del 727 y el GN705, considero el caso cerrado, pues determinar la causa de los posibles reflejos en nubes o en la ventanilla del 727 podria haber sido un esfuerzo que llevaria mucho tiempo y sin garantias de exito. Nosotros encontramos tal vez una explicacion, pero la ofrecemos como probable y no como confirmada.

Reflectores utilizados en el Cerro Catedral
Toda experiencia ovni debe ser investigada si los datos que se poseen de la misma asi lo permiten. Si asi no fuera el caso se deben hacer todos los esfuerzos necesarios para obtener mas informacion valida. Muchas veces esto resulta imposible, y el caso debe ser categorizado como “informacion insuficiente”. El resto podra constituir las denominadas experiencias ovni. Cuando una experiencia ovni es explicada en terminos banales (confusiones con objetos astronomicos, aeronaves convencionales, globos sonda, etc.) decimos que ha sido identificada la causa y pasa a constituir un caso ovi, por “objeto volador identificado”. Hay dos tipos de ovi: los confirmados y los probables. Si el caso no se categoriza en ninguna de estas dos opciones, lo etiquetamos como caso ovni. Esto ultimo no aporta automaticamente pruebas a favor de que se haya tratado de una nave extraterrestre, como algunos ufologos pretenden, aunque lo sugiere por ser practicamente equivalentes a nivel popular las expresiones “ovni” y “nave extraterrestre” (por eso hemos propuesto a veces el uso de una terminologia neutra, como “fape” , por “fenomeno aeroespacial pendiente de explicacion” en lugar de ovni). Podemos clasificar el caso Bariloche que estamos tratando como “probable ovi” causado por luces de reflectores, ya que esto explicaria las apariencias y los movimientos de las luces observadas, y es muy posible que haya habido personas utilizando reflectores en esa zona, sobre todo inmediatamente despues de un apagon general

Sin embargo nuestra curiosidad cientifica nos llevo a tratar de confirmar aunque sea la presencia de posibles reflectores en la zona a la hora del incidente. Es asi que luego de multiples consultas y comunicaciones telefonicas entre nuestra Fundacion y diversas personas de la ciudad de Bariloche obtuvimos la informacion de que dos empresas (“Robles Catedral” y “Lado Bueno Sky y Sol” ) estaban usando reflectores en el cerro Catedral en ese momento. Se trata de maquinas pisanieves que se encontraban alisando las pistas de sky del cerro. Dos de tales maquinas estaban trabajando en el sector noreste, cerca de la base, en la pista de principiantes. Tales vehiculos poseian reflectores halogenos de una potencia de 75 watts, de acuerdo al personal de Robles Catedral consultado. Otras dos maquinas pisanieves pertenecientes a Lado Bueno Sky y Sol se encontraban en las pistas del sector sudeste del cerro, trabajando desde la base hasta la cumbre, utilizando reflectores giratorios mas potentes que los de un automovil, segun nos relato personal de dicha empresa. La ladera del cerro donde estan las pistas de sky posee inclinaciones que van desde los 18 hasta los 45 grados, lo que sumado a que se trataba de reflectores giratorios, hace que practicamente haya sido posible dirigirlos en cualquier direccion.

Conclusiones
Si bien el caso no esta cerrado, creemos que con los datos recogidos y aqui analizados podemos concluir que:
a) Hay evidencia que sugiere que los pilotos y los testigos en tierra observaron luces terrestres proyectadas en las nubes o en las ventanillas del 727.
b) Tales luces pueden producir casi todos los efectos de apariencia y movimiento descriptos.
c) La psicologia nos sugiere una explicacion del hecho de que el Sr. Polanco haya creido observar un objeto definido ademas de las luces.
A los efectos de continuar con la investigacion del caso hemos solicitado nuevamente a la FAA datos adicionales. En este caso hacemos hincapie en aquellos datos registrados durante del incidente o muy poco tiempo despues. No insistimos en obtener nuevas declaraciones, pues consideramos que el paso del tiempo, y su efecto sobre la memoria y la recuperacion, ademas de los nuevos datos a que seguramente fueron expuestos los testigos, degrada la informacion util. Por ejemplo recordemos que los testigos de este caso proceden a realizar una reunion y discuten lo acontecido apenas arriban al aeropuerto, en lugar de realizar cada uno un informe escrito independiente, excepto -quiza- el Sr. Polanco.

Asi, se pudieron haber influido mutuamente en sus relatos, como lo muestran las investigaciones llevadas a cabo por psicologos norteamericanos (6) donde el recuerdo de experiencias inusuales o inesperadas se altera considerablemente y por lo tanto es menos confiable si:

a) ha transcurrido cierto tiempo (mas de 30 minutos puede ser suficiente) b) el testigo fue sometido a informacion posterior al evento a traves de mensajes, preguntas tendenciosas, rememoraciones del propio testigo, discusiones con amigos o familiares, o c) el testigo mantiene actitudes que puedan inducir una determinada tendencia en el relato de lo acontecido (en relacion a esto ultimo recordarlas opiniones del Sr. Polanco mas arriba).

Referencias
1) Videos de los siguientes programas televisivos: “Telenoche” , Canal 13,Buenos Aires, 2 de agosto de 1995. “Memoria” , Canal 9, Buenos Aires, 2 de agosto de 1995. “Telefe Noticias” , Telefe, Buenos Aires, 2 de agosto de 1995. “Hola Susana” , Telefe, Buenos Aires, 2 de agosto de 1995. “Almorzando con Mirtha Legrand”, Canal 9, Buenos Aires, 4 de agosto de 1995.
2) Revista Descubrir, año 5, numero 50, setiembre de 1995.
3) Fernandez H., Gonzalez, F.F. y Gonzalez, G.E.(1987) Temas de Psicologia Cognitiva: I Percepcion. Ed.Tekne, Buenos Aires.
4) Buckhout, Robert. Eyewitness Testimony. Scientific American, Vol. 231, Nº 6, 1974, pp. 23-31.
5) Klass, P.J. Ufos, The Public Deceived, Prometheus Books, 1983.
6) Hall, D.F., McFeaters, S.J., & Loftus, E.F. Alterations in Recollection of Unusual and Unexpected Events. Journal of Scientific Exploration. Vol. 1, numero 1, 1987, pp. 3-10

Facebook Comments