EL CASO DE MONTE

Autor: Ruben Morales
Fuente: Ufologia, N° 1, 1980
1 – ANTECEDENTES

Este incidente representa, por sus caracteristicas, uno de los casos argentinos mas importantes de 1979.

El caso Monte no trascendio a la prensa, y nos enteramos de su existencia por comentarios de terceros.

En la madrugada del 7 de noviembre de 1979, Ornar Alberto Cejas, su esposa Liliana Isabel Lagala de Cejas, su pequeño hijo y el hermano de la señora, Julio Cesar Lagala, viajaban a bordo de un automovil Ford Falcon con rumbo al sur de la provincia de Buenos Aires.

Cabe destacar el particular estado de la señora Lagala de Cejas, que se encontraba en su octavo mes de embarazo.

Al volante iba su marido, buen conocedor de las rutas del lugar por haber trabajado anteriormente como chofer de ambulancias. Habian partido de su lugar de residencia, Florencio Varela, saliendo por la Ru ta Nacional N° 2 hasta la localidad de Brandsen. Alli tomaron por la Ruta Provincial N° 215, hasta empalmar la Ruta Nacional N° 3, en la ciudad de San Miguel del Monte. El Sr. Omar A. Cejas explica que haciendo ese rodeo se recorre mas camino pero se gana tiempo al circular por rutas menos transitadas.

Luego de dejar atras la ultima estacion de servicio de San Miguel del Monte, al salir del area urbanizada por la Ruta Nacional N° 3, se produjo la observacion. En ese tramo, la ruta corre de NNE a SSO, y el lugar es completamente descampado y llano. Evocarlo no requerira mayor esfuerzo para nuestra imaginacion: una ruta pavimentada bordeada por alambradas que la limitan de vastas extensiones de campos y, hacia atras, hay montes de arboles diseminados.

He realizado dos entrevistas con los testigos, la primera el 13 de enero de 1980, en la que solo puede hablar con la Sra. Liliana Isabel y una segunda que se verifico una semana despues, el 19 de enero, ocasion en que pude interrogarla junto con los testigos restantes.

Para hacer mas fluido el relato, considere conveniente reproducir las palabras textuales de los testigos, con sus dialogos y debates. Con la misma intencion, resolvi ordenar las respuestas de acuerdo con el desarrollo que tuvieron los sucesos.

Tambien para facilitar la lectura, adoptaremos el siguiente codigo:

OA: Omar A. Cejas
JC: Julio C. Lagala
LI: Liliana I. de Cejas
E: Encuestador

La anexion de una asterisco (*) a las siglas E o LI, significara que se trata del dialogo mantenido durante la primera entrevista.

11 – UNA ANTENA DE RADIO

E*: ¿Cuando ocurrio?

LI*: El dia 7 de noviembre de 1979, eran las 3:30 o 4:00 hs. de la mañana.
OA Yo la hora exacta no se, no le puedo decir. Ibamos saliendo de Monte y pasamos por una estacion de servicio, creo que se llama “El Tala”. Habremos hecho un kilometro -(luego de la estacion)-. En eso, veo algo asi como si fuera la luz de una antena de radio, de esas altas, medio rojiza. Se veia a lo lejos.
A medida que nos ibamos acercando, esa luz se hacia mas intensa, se veia mas grande, y no era una sola luz.
Entonces yo le dije a Julio: “Mira eso, eso para mi no es una antena. Cuando lo enfrentamos, me tire a la banquina; pare el auto y me baje. Mi cuñado bajo el vidrio de la ventanilla y miro desde adentro.

LI*: Cuando mi marido detuvo el auto, mi hermano le dijo: “Puede ser un OVNI, no lo detengas porque luego no va a arrancar…”

E*: Las ventanillas, ¿estaban cerradas o abiertas?

LI*: Estaban cerradas, porque viajando entra mucho aire, pero cuando vimos “eso” las abrimos. Mi marido se bajo del auto, mi hermano y yo lo miramos por las ventanillas.

Conviene aclarar que LI ocupaba la butaca delantera derecha del automovil y JC el asiento posterior derecho. El objeto estaba ubicado a la par del auto (lado derecho) y se movia muy lentamente (segun JC) en sentido opuesto al del Ford Falcon.

E: ¿A que distancia estaba?

JC: Cuando detuvimos el auto, calculo que estaria a la misma distancia que esa pared -(y señala una pared distante unos 3 metros)- y a menos de 20 metros de altura.
OA : Para mi estaba mas lejos.
LI : Si, para mi tambien.
OA : De la ruta habria unos 30 metros de distancia y de altura tendria que estar como a 100 metros. Lo confundi con una antena, una antena de 100 o 150 metros -(de altura)-
LI*: Estaba mas o menos a 100 metros del auto, y de alto como otros 100 metros, o menos, quiza.

Para esclarecer la controversia, remito al lector al estudio realizado en el analisis que sigue a continuacion del relato.

EL OBJETO

E*: ¿Como era?

LI*: Era una luz roja, verde y amarilla que estaba a la par del au to, pensamos que era una antena de radio.

E: ¿Cuantas luces eran?

OA : Exactamente no podria decirle, pero eran unas cuantas luces de varios colores.

JC: Eran 5 o 6 luces, pequeñas, habia una rojo fuerte, otra amarilla y otras blancas, verdes y rojas; no recuerdo si alguno de los colores estaba repetido …

OA: El rojo era fuerte, porque cuando lo vimos de lejos el rojo era lo que se veia.

JC: Si, las otras luces eran chicas, todas del mismo tamaño, pero la roja era mas grande.

E: ¿Como estaban distribuidas?

OA: Para mi, estaban todas desordenadas… La forma – (del aparato)- para mi no era redonda, las luces tampoco estaban… organizadas; esas luces formaban una “K” o algo asi. Pero era grande, era un aparato grande …

E: La forma, ¿como era?

OA: Yo la vi algo asi como cuadrada, o alargada, o en “H”, por la distribucion de las luces, y era una noche no muy oscura, era clara. Yo digo por la disposicion de las luces …

E: Pero la forma del objeto, ¿no se veia?
OA: No, no se veia la forma.

JC: Las luces si estaban distribuidas, estaban asi… (con el dedo indice traza en el aire rectas paralelas)

E: ¿En hileras?
JC: Claro, exacto.
E: ¿Cuantas hileras?

JC: Dos, dos filas de luces, como si fuera una “H”. ¿Se vela la barra horizontal de la “H”?

JC: No, solo se veia el color del objeto, cuando el -(OA) – bajo del coche y yo miraba por la ventanilla.

LI: Esto es lo que veiamos desde abajo. Sobre esto tendria, otra forma que nosotros no veiamos.

E: ¿Percibieron alguna otra cosa ademas de las luces?
OA: Apenas, un color plomizo, oscuro.
E: ¿Pudieron ver los bordes del objeto oscuro?
JC: No, solo junto a las luces se veia ese color plomizo.

Se advierte que los contornos del objeto se fundian en el cielo nocturno. Ya en nuestra encuesta anterior, LI habia expresado “yo lo vi de un color gris plomo, un color oscuro, pero no vi su forma”.

Estos son, pues, todos los datos que pudimos recabar respecto de la forma del objeto, uno de los puntos menos claros de todo el relato, dado que ni los propios testigos estan seguros del aspecto real del fenomeno. Seguramente, la complejidad de la formacion de las luces los confundio. En un determinado momento OA realizo un dibujo (que no quedo en mi poder) y en el comenzo por trazar un rectangulo pero, desconforme con ello, siguio superponiendo lineas, hasta representar un motivo cruciforme que tampoco le resultaba convincente.’
Solo podemos rescatar que las luces estaban ordenadas, de algun modo, distinguiendose en ese “orden”, dos hileras paralelas. Sobre ellas habia una masa de color gris plomo, que acaso fuera el cuerpo o fuselaje del objeto.

IV – EL ZUMBIDO

OA : Yo me baje para escuchar el ruido, yo escuche como un zumbido

E : ¿Se escuchaba desde adentro del auto, cuando se acercaban?

OA : No, no, fue cuando pare el coche.

E*: ¿Como era el ruido?

LI*: Es muy semejante al del avion. Se escucho en el momento que estuvo al lado nuestro, luego no se escucho mas.

E : ¿Como era el zumbido? -(preguntamos a OA; este queda pensativo, sin arriesgar una respuesta)

E : ¿Lo puede comparar con el ruido de un motor electrico, un avion, una turbina, el viento … ?

OA : No, no, un avion no es parecido a eso, no… -(ninguna de nuestras sugerencias le satisface)- Era algo mas suave, no se explicarlo…

LI : Puede parecerse al sonido de una turbina.

JC : El paro el coche y se bajo, yo baje el vidrio de la ventanilla y lo escuchamos. Es como el zumbido de un jet, pero lento…

LI : Mas suave.

JC : Un ruido asi: SSHSHSHSHSSS -(fonema onomatopeyico)

E : ¿Lo escucharon una sola vez?

JC : Si, solo en ese momento.

V – COMPORTAMIENTO DEL FENOMENO

E : Ustedes estaban estacionados en la banquina, ¿que paso despues?

LI*: Como yo tenla miedo, le dije -(a OA)- por favor que partiera; porque me daba miedo, me gusta pero me daba miedo. Mi marido dijo: “para ser un avion no va a estar detenido en el aire” y mas o menos cuando dijo eso, el objeto se comenzo a mover y en ese momento -(el OVNI)- comenzo a andar, salio hacia atras de nosotros y se fue hacia el monte.

OA : Ella se asusto, entonces puse en marcha el coche y seguimos. Yo despues vi poco, porque iba mirando la ruta, pero JC iba mirandolo; el siguio todos los pasos.

JC : Cuando ella se asusto y dijo que siguieramos la marcha, yo me fijo, para atras, y el OVNI (o lo que sea) se iba, en sentido opuesto al del auto, lentamente. Habran pasado 5 o 6 minutos, desde el comienzo de la observacion, entonces asciende -(bruscamente)- hace un fogonazo, el OVNI se vuelve todo amarillo, queda suspendido en el aire y sobre el queda como una aureola en el cielo.

E : Cuando se volvio amarillo, ¿tuvo forma?

JC : Si, era como una pelota, no redonda del todo, era achatada -(achatamiento vertical)-, ensanchada -(horizontalmente)

E : ¿Que tamaño tenia en ese momento? Comparelo con la Luna.

JC : Era mas chico que la Luna… En ese momento estaba atras nuestro, despues se puso a la par del coche.

E : ¿A que distancia estaba?

JC : Cuando se hizo esa pelota amarilla estaria a 600 o 700 metros hacia el monte.

OA : Y mas tambien…

E : ¿Como era el halo?

JC : Estaba medio nublado ese dia; no se, se ve que con la velocidad, tal vez al hacer friccion, hizo un fogonazo en el cielo, y despues una aureola violeta, con el color de las nubes. Hizo eso y se apago enseguida, y reaparecieron las luces chiquitas, rojas, blancas, verdes, nada mas.

Simultaneamente, el objeto, que habia quedado muy atras, comenzo a moverse lentamente en la misma direccion que el auto (la velocidad es relativa, pues el auto marchaba a 80 km/h) . Habrian pasado uno o dos minutos de la extincion del primer fogonazo o incandescencia del fenomeno, cuando se volvio a repetir el efecto.

JC : Se “prendio” y en segundos estuvo al lado nuestro, a la par del coche. Nosotros habiamos recorrido unos 30 o 35 kilometros.

E : ¿Se repitio tambien el halo superior?

JC : No, esta vez no.

LI : Estaba atras nuestro y en segundos aparecio a nuestro lado.

JC : Si, pero cuando se acerco a esa velocidad estaba hecho una bola de fuego.

Es decir que el objeto no se “apago” como habia sucedido antes, sino que la esfera achatada amarilla se desplazo a gran velocidad en linea oblicua con respecto a la ruta, quedando a la par y a la derecha del auto. Aqui JC hace una observacion muy interesante:

JC : Cuando estaba apagado, con las luces chicas, iba despacio, pero cuando se volvia amarillo tenia una velocidad terrible.

Para comprender bien el comportamiento del fenomeno, es recomendable consultar el Grafico II.

VI – EL HAZ LUMINICO

LI*: Lo teniamos ala par del auto, y bajo. Se detuvo en el aire, y tenla como un reflector muy potente.

JC : Se apago su luminosidad amarilla y prendio el haz.

E : Cuando surgio el haz luminoso, ¿estaban las luces chicas?

JC : Si, si, solamente desaparecieron cuando se formo la bola amarilla. El haz parecia tener su fuente en la parte superior del objeto, como si las luces estuvieran situadas por debajo y el haz partiera de la -(supuesta)- cupula del objeto. Y empezo a recorrer el campo con el haz de luz; una luz como un rayo, no se “desintegraba”…

OA : No se “desparramaba”… Cuando el me dijo ¡Mira! ¡Mira! Yo me agache bajo el parabrisas y vi el haz de luz, vi la luz que pasaba por encima de nosotros; eso me asombro, porque, ¡que luz tiene que ser!, ¿no?, para que en el espacio no se “desparrame”.

LI*: Se veian los bordes de esa luz, se iba abriendo.

LI : No era como una linterna, como yo le dije el otro dia- (se disculpa por la frase vertida en la primera entrevista)

JC : No, era un tubo cilindrico, como si fuera un caño. Tal como salia de alli, llegaba a la tierra.

OA : Este haz tendria unos 700 u 800 metros de largo y proyectaba un disco luminoso en el campo; su diametro era aproximadamente de un metro.

E : Esa luz, ¿iluminaba el campo?

JC : Si, pero solo dentro del circulo que proyectaba la luz.

E : ¿Que color tenia?

JC : Era blanco, blanco intenso, era fuerte el color.

E : ¿Cual fue el comportamiento del tubo de luz?

OA : Giraba, como si buscara algo.

JC : Si, como si hubiera perdido algo.

E : ¿Como se movia el haz?

JC : Giraba, el coche avanzaba, y el rayo comenzo a iluminar por atras -(del auto)- y dio toda una vuelta -(en sentido antihorario)- y cuando llego al coche se apago y -(el objeto)- levanto vuelo.

LI*: Se detuvo en el espacio y empezo a girar, llego a iluminar la ruta, casi llega a tocar al auto, pero no lo alcanzo a alumbrar. Nosotros vimos en el campo como la luz iluminaba …

Destacan los testigos que no solo el rayo giraba, sino que lo hacian el conjunto de luces pequeñas; todo el f enomeno giraba en bloque.

E : ¿Como se “apago” el haz?

JC.: Habra tardado, un minuto en dar un giro completo, a velocidad moderada. Luego se apago, se “corto”, directamente, se “corto” bruscamente. del mismo modo que se apaga una lampara incandescente. Entonces se comenzo a alejar otra vez para atras, lentamente. Y al alejarse sobre el monte se separo en cuatro puntos blancos. Despues no lo vi mas.

VII DATOS COMPLEMENTARIOS

E ¿Cuanto duro la observaci6n?

LI*: Y, unos 20 minutos.

JC : Mas de media hora.

OA : Si -(coincide con JC)

En cuanto a los datos meteorologicos, LI solo recuerda que hacia frio, o al menos que estaba fresca la noche.

E*: ¿Habia nubes, luna?

LI*: No recuerdo. Pero ya estaba a punto de amanecer, creo que habran pasado quince o veinte minutos y amanecio.

JC y OA agregan que estaba parcialmente nublado, en los lugares que sirvieron de marco al objeto; se percibia mucha humedad, incluso luego llovizno.

Preguntados sobre si habian notado anomalias en el funcionamiento del automovil, los testigos respondieron que no, pues luego de su detencion el auto arranco sin inconvenientes y llegaron a su destino sin otras novedades.

E*: ¿La radio estaba encendida?

LI*: SI, teniamos un radio-grabador, que en ese momento estaba pasando cassettes. Funcionaba normalmente.

Tambien inquirimos si en esa zona existe algun “motivo de interes”, que pudiera relacionarse con el fenomeno. Dijeron que solo hablan pasado, antes de observarlo, frente a una fabrica de aceites.

Desconocen si hubo otros testigos. Existirian dos testigos potenciales: uno seria el encargado de la estacion “El Tala” y el otro el conductor de un camion que paso por la ruta en sentido opuesto al del Ford Falcon, cuando nuestros entrevistados realizaban su observacion.

Los testigos no vieron aviones ni helicopteros antes o despues de su avistaje, no sufrieron malestar fisico alguno y puntualizan que el objeto en ningun momento se acerco al suelo.

Es importante citar que todas las luces emitidas por el OVNI eran de matices uniformes, bien definidos y sin intermitencias o cambios de color, salvo los ya apuntados. Los desplazamientos se realizaban tambien con velocidades uniformes, siguiendo trayectorias continuas, sin pulsaciones ni oscilaciones. Cuando solo estaban las luces pequeñas, se movia lentamente. Al incendiarse de luz amarilla alcanzo velocidades muy elevadas, que estiman superiores a la de un avion.

No se vio que el objeto moviera el aire o el pasto.

Pregunte a los testigos si, analizando la experiencia, ellos entendian que el objeto habia sido casualmente observado, o bien que el objeto manifesto interes por el Ford Falcon y sus ocupantes. Confesaron que el fenomeno parecio descubrir a sus eventuales observadores, prueba de lo cual seria que el OVNI estuvo dos veces al costado del auto, directamente enfrente de las ventanillas, y el haz cilindrico casi enfoca al vehiculo …

El ultimo dato complementario que citaremos es que la Sra. Liliana Isabel de Cejas dio a luz el dia 23/11/1979 con toda normalidad, “incluso nacio adelantado”, afirmo.

VIII – ANALISIS

En los coloquios transcriptos, es facil encontrar discrepancias, e imprecisiones de toda laya; en su mayoria causadas por comprensibles deficiencias en la memorizacion y en la previa percepcion del fe nomeno

Una contradiccion notoria es la cronometrica, pues si sumamos los tiempos de duracion de las distintas etapas del fenomeno, aun con la mejor buena voluntad, no lograremos reunir 10 minutos, contra los 20 o 30 minutos denunciados.

Pensamos que los testigos han tendido a sobreestimar la duracion total del fenomeno y disminuir la duracion de cada fase. Desconfiamos, sobre todo, de estas ultimas estimaciones pues sin usar reloj siempre es mas facil determinar lapsos largos antes que periodos breves.
Respecto al desplazamiento del fenomeno, Liliana hizo un resumen muy claro en nuestra primera entrevista: “Ni bien lo vimos estaba a la par del auto, de mi costado; despues se fue hacia el monte, atras pero a la derecha. Despues estuvo atras del auto, luego al lado izquierdo del auto pero atras, y luego fue cuando aparecio nuevamente a la par del auto”.

Otro punto preocupante es el debate referido a la distancia que separaba al objeto de los testigos. Con miras a resolver el problema solicite a los testigos que evaluaran la altura angular del fenomeno valiendose de una especie de sextante de mi invencion, y con todos esos datos encare un estudio trigonometrico de la posicion del OVNI.

Creo que la estimacion de Juan Carlos Lagala es la mas incorrecta de todas las versiones.

LI habla calculado, en nuestra primera entrevista, la altura angular el fenomeno en 40°, JC, en cambio, estima dicha altura en 50° sobre el horizonte.

Por simple trigonometria, si consideramos la estimaci6n de JC tene mos:

A = Altura angular = 50°
V= Distancia vertical = 20 m.
H = Distancia horizontal = 3 m.

Verificamos que:

tg A= V/H; si fuera V un dato cierto,

luego H = V/tg A

Resolviendo; H =20 m./tg 50° = 17 m. (un valor muy distinto a los 3 m. denunciados).
Extraemos el error relativo porcentual y resulta ser de E= 82%

Del mismo modo:

Tg A =V/H; si H es verdadero entonces V 11 x tg A = tg50° x 3m. = 3, 6 m V =3,6 m., valor muy distinto a los 20 m. denunciados. En este caso tambien E= 82%

Si consideramos la estimacion de LI:
A= 40°
V= 100 m.
H =100 m.
Luego, tgA =V/H; si V es dato cierto H=V/tgA =100m./tg40° =119 m

Comprobamos que H calculado es aproximado a los 100 metros denunciados, y el error porcentual E=15,9%.

Igualmente, si H fuera cierto, V = H x tgA = 100 m. x tg40° = 84 m.

Aqui el error porcentual E =19%

Puede apreciarse que el error relativo en las mediciones de JC es de un 82%, cifra absolutamente intolerable. Los errores relativos de LI oscilan entre un 15,9% y un 19%, valores muy aceptables considerando que las mediciones fueron realizadas a ojo desnudo. Es probable que las distancias a que se encontraba el objeto no difieran mucho de la version de LI.

IX – LOS TESTIGOS

Los testigos son Omar Alberto Cejas, de 23 años, con estudios primarios completos y secundarios incompletos; su esposa Liliana Isabel Lagala, 21 años, que alcanzo a cursar 3° año de escuela comercial (estudios secundarios) y Julio Cesar Lagala, soltero, 17 años, que cursa 2° año en una Escuela Industrial.

Las dos entrevistas se realizaron en las instalaciones del negocio que es atendido habitualmente por el matrimonio Cejas con el auxilio del joven Juan Carlos.

Se trata de una tipica “tienda”, pequeña, de esas que abundan en los pueblos y aun en los barrios perifericos de Buenos Aires. Una de esas tiendas donde es posible comprar desde ropa para niños hasta utiles escolares, desde articulos de costura hasta cigarrillos y golosinas.

El sitio esta ligeramente alejado de la pujante urbe de Florencio Varela (29 km. al sur de Buenos Aires), con calles de tierra y algunas de “afirmado” asfaltico, casas bajas, de ladrillos, con varios terrenos baldios en cada manzana.

En suma, un barrio pueblerino que se trasluce en sus casas chatas (con el infaltable gallinero al fondo), el gorjeo incesante de los pajaros y la amabilidad natural de la gente simple.

Al respecto, tuve ocasion de hablar con varios familiares y vecinos de los testigos y es facil advertir que se los respeta y aprecia.

En mi opinion, el relato es autentico y me baso en los siguientes argumentos:

a) Los testigos no desean publicidad, no divulgaron el caso a la prensa ni piensan hacerlo.

b) Las contradicciones en sus relatos son tales que parecen abonar la vision individual de un mismo fenomeno.

c) El objeto observado no puede identificarse con vehiculos o fenomenos convencionales.

Los testigos estan someramente informados sobre el tema OVNI a traves de los medios periodisticos. JC confeso que una vez le prestaron un libro sobre la cuestion pero al promediar su lectura, la interrumpio por aburrimiento. Dijeron conocer los casos de teletransporte Chascomus-Mexico (supuestamente ocurrido en 1968), y el caso del Rally de la America del Sur (supuestamente acaecido a mediados de 1978).

Son interesantes las reacciones psicologicas de los testigos ante el fenomeno. En el momento que ven el objeto por primera vez y detienen el automovil …

LI : Yo tuve miedo, temia que aterrizara delante nuestro …

JC : Ella me “contagio” el miedo a mi cuando dijo ¡Vamos! ¡Vamos!

OA : Yo no, nunca tuve miedo, de otro modo no hubiera detenido el auto.

LI*: Yo, como tenia miedo, lo vi poco, pero mi hermano y mi marido fueron los que mejor lo vieron.

Observense las distintas reacciones ante un mismo estimulo y me permito sospechar que “el factor miedo” debe haber jugado un papel importante en los mecanismos de percepcion y retencion de los testigos. Acaso alli este el causal de las discrepancias y los olvidos parciales.

Respecto al fenomeno observado, razonan que no se lo puede explicar y JC agrega: “algo” de aca no era, yo creo que fue un OVNI, no pudo ser algo natural…

X INFORME METEOROLOGICO

Lamento no haber podido hallar, en Buenos Aires, informacion precisa sobre las condiciones atmosfericas en San Miguel del Monte en el momento del avistaje.

La prensa porteña se refiere muy someramente a los datos meteorologicos en el interior del pais; pero a traves de esos datos y extrapolando los correspondientes a Buenos Aires, sera posible dar una idea aproximada de la situaci6n en Monte.

El dia martes 6 de noviembre de 1979 se presento calido y humedo en toda la provincia de Buenos Aires. Hacia la tarde existian nieblas y neblinas en el centro de la provincia. El pronostico indicaba: calor y humedad, con probabilidad de tormentas para el dia siguiente.

La jornada del dia 7 fue calurosa, humeda y lluviosa, con vientos suaves y moderados procedentes de los cuadrantes oeste y norte. Hubo lluvias por la mañana, que se prolongaron por la tarde. En la Capital Federal totalizaron 5,6 mm. y en numerosas localidades de la provincia tambien cayeron solo algunos milimetros de precipitacion pluvial

Como referencia puede tomarse la Tabla I, donde se exponen los da tos para Buenos Aires, a las horas 0, 3 y 6.

Las condiciones atmosfericas enunciadas coinciden a la perfeccion con los datos brindados por Omar Alberto Cejas y Juan Carlos Lagala. La sensacion de frio que manifesto la Sra. Liliana Isabel de Cejas pudo deberse a la alta humedad y a motivos fisiologicos.

XI – CONCLUSIONES

El caso es complejo, rico en detalles de interes. Como muchas veces sucede, escapa a nuestra logica el desarrollo del fenomeno y la investigacion debe resignarse sumisamente al relato de lo ocurrido sin siquiera iniciar una explicacion.

Por fin, no resisto la tentacion de comparar al fenomeno con el ya clasico caso de Villa de Trancas, ocurrido en esa localidad tucumana, el 21/10/1963.

El mejor informe sobre tal suceso fue realizado por el Dr. Oscar A. Galindez y reproducido en la revista “OVNIS, Un Desafio a la Ciencia”, numero 4, Cordoba, 1974.

Aqui solo resumire, en forma muy parcial, la mencionada observacion:

Se trataba de seis objetos, uno de los cuales parecia flotar a poca distancia del suelo. Era circular, de 8 a 10 metros de diametro, y su superficie semejaba ser metalica, similar al aluminio (1). Presentaba varios casquetes unidos por protuberancias a modo de remaches y tenia un domo superior. Los testigos vieron 6 ventanillas rectangulares en el objeto, que irradiaban una potente luz blanca. Luego las ventanillas comenzaron a cambiar de color, pasando del rosado al rojo vivo y al naranja (2), dando la idea de una rotacion antihoraria de los colores (3). El objeto en si, no giraba, solo lo hacian los colores. Pasado medio minuto, una llamarada tiro al suelo a los eventuales observadores, quienes optaron por alejarse. Despues, de la parte superior del objeto (4), partio un “tubo” de luz de unos 3 metros de diametro, que recorrio los accidentes de la casa. Este haz era muy blanco y cilindrico, sin sombras (5)., terminaba abruptamente y se extendia con lentitud a modo de una antena telescopica. Este haz llego a prolongarse hasta las inmediaciones del poblado (distante 3 km.)(6), luego se elevo realizando un giro de 180′ y se retrajo despacio siendo “traccionado” hacia el objeto, que finalmente se alejo junto con los demas.

No crea el lector que me satisface la comparacion precedente. Muy por el contrario, me invade una sensacion extraña, una especie de sospecha… -es algo completamente subjetivo, pero debo decirlo-. Se me ocurre que las analogias encontradas son muy evidentes, pero tambien lo son las discrepancias notorias que se advierten entre ambos casos a simple vista. Es como si hubieramos encontrado encontrado un buen porcentaje de coincidencias y un buen porcentaje de disimilitudes, siendo que ninguno de los dos es achacable a errores en la percepcion del fenomeno. Cabe pensar, pues, que ambos porcentajes son causados por la realidad de la observacion.

Entiendase bien, no albergo ni remotamente la esperanza de que el objeto visto en Monte haya sido el mismo que 16 años antes sobrevolo Trancas. Estoy pensando que las discrepancias y analogias definidas a caso nos esten poniendo sobre la pista de un fenomeno de mayores proporciones, que englobaria a episodios como Trancas y Monte.

Es decir, en todos los analisis comparados que se encararon hasta la fecha se puso enfasis en las semejanzas que ofrecen casos distintos y se “recortaron” adrede las diferencias entre ellos, ¡siendo que estas parecen tener el mismo peso que las primeras!

El tema de los rayos coherentes es tan amplio, que podriamos haber encarado un analisis comparativo confrontando muchos casos mas. Acuden a nuestra memoria los informes de Das Hochfeld (Francia, 1967), Kabdrup (Dinamarca, 1970), Oka (Canada, 1967), Villiers-en-Morvan y el caso del Dr. X (Francia, 1968 y 1972, respectivamente), que mencionan esta especie de rayos coherentes.

Sintetizando, ¿recuerda usted aquel viejo cuento de los cuatro ciegos, que trataban de averiguar el aspecto de un elefante? Recordara, entonces, que uno de los ciegos toco el lomo del elefante, otro una pata, el tercero la trompa y el cuarto alcanzo a palpar el pabellon de una oreja. En base a sus experiencias arribaron individualmente a distintas conclusiones sobre las caracteristicas del paquidermo. Sin embargo, debieron encontrar varias coincidencias, la textura de la piel y el convencimiento de que analizaban un mismo animal, por ejemplo. De un cuidadoso estudio y confrontacion de tales elementos podrian haber descubierto el autentico aspecto del elefante en cuestion.

Al investigar los OVNI, nosotros no tenemos -mi estimado colega- mas ni mejores herramientas que los ciegos del cuento en su frustrante experiencia. Muchos de los subfenomenos asociados a los OVNI son sometibles a un estudio comparado. Si pudieramos sopesar adecuadamente las analogias y disimilitudes en tales estudios, acaso pudiera descubrirse el fenomeno que sirve de nexo entre las unas y las otras, y asi se podria desentrañar, aunque solo sea en parte, la verdadera catadura de ese gigantesco elefante desconocido que es el fenomeno de los OVNI

Facebook Comments