APARICION DE DOS SERES. INVESTIGACION DEL PROYECTO CATENT

San Antonio de Areco – Buenos Aires (1975)Proyecto CATENT
Buenos Aires – Argentina
catent2002@arnet.com.ar
Lugar: San Antonio de Areco, provincia de Buenos Aires
Fecha: Invierno de 1975
Testigos: Daniel Pignalberi y Eduardo Ramos
Edad: 20 y 16 años respectivamente

La investigacion

Corrian los dificiles dias de la enfermedad de nuestro amigo Hector Antonio Picco este pasado invierno [2002], quien el dia de hoy se encuentra totalmente recuperado; haciendo lo que mas le gusta, su trabajo y tratando de obtener algo de dinero para su diario sustento este gran investigador, organizo una seguidilla de conferencias en su domicilio particular. A una de ellas concurrio un señor junto con su hijo y unos amigos. Daniel se habia enterado de este evento por el Sr. Horacio Fadel. Alli nos manifesto que habia sido testigo de un no tan inusual evento (como vamos viendo) que involucraba la presencia de extrañas entidades humanoides. Alli intercambiamos nuestros e-mails y quedamos en encontrarnos. En la primer charla nos comento de la existencia de otro testigo del mismo hecho, su primo Eduardo Ramos con quien nos encontramos dias despues. El fruto de estos encuentros es el informe que aqui transcribimos.

Trascripcion de la entrevista realizada a Daniel Pignalberi

Entrevista realizada por los investigadores Mariela Veronica De Tomaso y Miguel Angel Gomez Pombo, integrantes del Proyecto CATENT, el dia miercoles 24 de julio de 2002:

Comenzamos la conversacion hablando respecto a que el comun de la gente toma estos temas como poco serios y Daniel nos dice que teme que no le crean.

Vivio junto a su familia una experiencia de avistamiento de un OVNI en Mar del Plata cuando el tenia 15 años. Actualmente nos dice que tiene 48 años.

– Lo que me impacto realmente en mi vida y realmente me intrigo y me da por leer cosas sobre este tema me paso cuando tenia 22 años, seguro 22 porque a los 23 me case. En aquella epoca, a esa edad se iba mucho de campamento, de mochileros, eramos medio de grupo (engañoso) porque tomabamos un colectivo con la mochila y nos bajabamos en una ruta y caminabamos. Siempre ibamos al mismo lugar, ibamos a otros lados pero en general a este lado, era en el Km. 110 de la Ruta 9, justo ahi pasa un brazo del Rio Parana que se llama Rio Areco, es un riacho que si tiras una piedra llegas al otro lado.

Nosotros bajabamos en la ruta y caminabamos en diagonal hasta dar con un punto, era mucho caminar, eramos jovenes y podiamos hacerlo.

– ¿Cuanto tiempo caminaban?

– Y hasta adentro era una hora y monedas (algo mas). No se si una hora y veinte o treinta minutos. Calcula que llevabamos peso y eso te hace lento, tenes que ir cruzando alambrados, lo que pasa que 15 metros a la vera del rio es terreno municipal y la gente del campo no te puede decir nada. Nosotros acampabamos ahi, dentro de los 15 metros. Fuimos montones de veces y despues de estos sucesos seguimos yendo ahi. Una noche habiamos ido con mi primo Eduardo Antonio Ramos, menor que yo 4 años, tendria 18 en esa fecha. Te aclaro que en el lugar es todo llano, vos miras y son campos llanos, sin lomas ni cuchillas, hay pocos arboles y en el lugar donde nosotros acampabamos, habia cinco o seis arboles. Entre ellos metiamos la carpa para tener sombra. Esa noche armamos la carpa, yo soy muy hincha, armamos los palitos del fueguito y que se yo, y nos alejamos de la carpa para ir a pescar, serian las 22 hs., la fecha no te se decir.

– ¿Era verano?

– No, seguro que no. Porque en el verano habia muchos bichos, ¡unos tabanos y langostitas!… Ibamos en otoño o en primavera. Bueno, fuimos a pescar, noche cerrada, nada, no habia nada de luz, teniamos dos linternas, una cada uno, de las tipo buscahuellas de cinco y seis pilas o elementos. Nosotros las usabamos lo necesario. Nos alejamos, teniamos el farolito, pero no me acuerdo si lo llevamos. La cosa es que habiamos ido a pescar y a eso de las 22 hs. nos dio hambre. Nos pusimos a caminar, ya habiamos dejado el fuego hecho en la carpa y con la noche cerrada… y teniamos el fueguito, ¡bruto fueguito!, porque teniamos un agujero que siempre dejabamos hecho donde metiamos los palos y daba una luz barbara. A campo abierto con una luz asi… volvimos caminando sin prender las linternas, nos guiabamos por esa luz del fuego y cuando estabamos llegando a la carpa, faltarian unos 80, 70 o 60 metros, una cosa asi, yo veo dos personas, dos tipos, dos hombres, uno estaba parado al costado del fuego y el otro estaba a la izquierda de este otro en cuclillas y para mi lo que hacia era mover el fuego. Porque yo veia que movia el fuego, se movia. Lo primero que se me ocurre… nos paramos en seco y yo le dije: “Nos afanan”, lo dijimos los dos practicamente, “Nos estan robando”. Dos tipos en el medio de la noche, en la oscuridad y ahi nos pusimos a trotar con las linternas apagadas, dejamos todo en el suelo y nos pusimos a trotar para llegar mas cerca… y cuando estabamos a unos metros, agarra mi primo y prende la linterna… y cuando los alumbra asi yo le pego el manotazo (a la linterna), no me preguntes por que, es como que yo los queria sorprender. Cuando le bajo la linterna, desaparecen… te lo digo como que esto esta (señala algo sobre la mesa y luego lo tapa) y despues no esta, bueno, asi como te lo digo desaparece. Ahora claro, yo en ese momento cuando estas personas desaparecen, bueno… vos decis desaparecen, pero en ese momento no lo interpretas al momento como desaparecen, no estas preparado, en el momento le buscas la explicacion a lo que nos estaba pasando, no es que conversamos sobre que desaparecieron: “¡Donde carajo se metieron! ¿Que es lo que nos perdimos que no estan?” Entonces prendimos las linternas y buscamos arriba de los cinco arboles, en el rio a ver si se habian metido en un bote, atras de la carpa, alumbrabamos hacia el campo abierto con esas linternas. ¡Los tipos habian desaparecido en la cara nuestra!

Claro, a todo esto caimos en la realidad, estos tipos desaparecieron o estas personas… “Vos viste lo que vi yo” le pregunte a mi primo, yo habia visto eso. Hoy en dia el me carga porque yo dos por tres cuando nos cruzamos o vemos algunas veces por año, le saco este tema y le digo “Yo se lo que yo vi, ¿pero vos?”

A mi me quedaba la duda de si yo alucine y mi primo me estaba cargando, porque vos sabes vos, pero no estas adentro de la otra persona. Bueno, lo cierto es que nos pegamos tal cagazo, estabamos en medio de la nada ahi… nos pegamos tal susto que nos subimos arriba de un arbol y pasamos la noche alli. No es que habia dos personas, lo que pasa es que hay algo que yo no te cuento, estos dos tipos, despues claro me di cuenta a medida que nos fuimos acercando, eran raros, tipos raros porque estaban todo vestidos de blanco, integramente de blanco con overoles blancos, como todo entero de blanco, todo de blanco, tenian como si fuese un cinturon ancho, negro u oscuro se veia en la noche y lo que yo le llegue a ver es que tenian el pelo bien tirante hacia atras, mucho pelo pero bien tirante para atras, como peinado con gomina, los dos igualitos. Todavia en ese momento yo les llegue a ver un movimiento como que hicieron esto (gesto de darse vuelta, un medio giro, como notando la presencia de los testigos) pero no les llegue a ver la cara porque mi primo prende la linterna, capaz que si no la prende puedo ver, no se que hubiese pasado despues… Hay gente, estudiosos en el tema, que me dicen que no, que “…despues de eso pasaron cosas, lo que pasa que vos no te acordas…” me dicen, que se yo, yo te digo lo que me acuerdo. Y bueno, fue tal la impresion que nos quedamos arriba del arbol y hasta orinamos desde alli arriba ya que no nos animamos a bajar.

A la mañana con las primeras luces nos fuimos y dejamos, me acuerdo que teniamos un equipo de campamento muy caro en ese entonces… y muchas cosas dejamos abandonadas de la desesperacion que teniamos, del susto. Lo que pasa que vos no estas preparado para… vos a lo mejor si, vos escuchaste tantas cosas seguramente (refiriendose a los entrevistadores) que te contaron, que ya tu cabeza esta preparada, pero suponete que nunca hubieses estado en el tema o te llevo al los setenta, donde no existia la pelicula ET ni los efectos de Hollywood que se usan ahora y de repente te monto en esta situacion, es muy duro, muy fuerte, bancarse una cosa asi, mas una situacion como la de nosotros en medio de la nada

– ¿No se animaron a la noche a desarmar todo para irse de alli?

– ¡Animarme con la oscuridad, ni ahi! Despues otra cosa, tipos vestidos de blanco, ¡eran lamparitas en la noche! Vos alumbras asi, noche cerrada y los ves. ¡Que terrible! Viste cuando a la noche en el auto en la ruta, alumbras esos pilotes… imaginate dos tipos de blanco, no se nos pudieron haber escapado en fracciones de segundos de la vista, los tipos nos desaparecieron aca. ¿Y que fue?

– ¿Durante el resto de la noche notaron algo raro?

– No. Pero lo que nosotros vimos, pero yo mucho no lo comente nunca porque y ahora te voy a explicar por que no lo comente nunca. Yo creo que alguna vez vos lo escuchaste a Eduardo (en dialogo con su esposa presente, haciendo referencia a su primo), volvimos ahi, al mismo lugar una noche no muy lejana de esos sucesos, arriba en el cielo habia tres luces que se movian, pero eran tres luces alla bien lejos… y yo veia que se movian pero decia no sera un efecto optico al montar la vista en una lucecita, parecia que se movian las tres luces, pero te queda la duda. Mira yo te conte estas dos cosas y te digo, en mi interior si vos me pones un detector de mentiras siempre tengo la duda si fueron verdad o no, porque sabes lo que pasa… yo te puedo decir lo que yo vi, pero no te puedo decir lo que los demas vieron.

– ¿Por que desconfias de lo que viste vos?

– No, en este caso eramos dos nada mas, en el primero eramos muchos. Yo no tengo dudas de que era un plato volador pero años despues me pregunte segun dicen detractores (del tema ovni) pueden confundirse con efectos gaseosos en el cielo.

– ¿Y en el segundo?

– No, en el segundo no. Te aclaro que esa noche, es importante, no estabamos ni tomados, nunca me gusto te lo puede decir aca (refiriendose a su esposa), aqui hay agua, nunca fui de tomar, nunca fui de fumar, nunca fui… me entendes. Eramos dos pibes que estabamos muriendonos de la risa, pescando, no estabamos hablando de brujas ni de historias de miedo, ese dia no. Es mas, ese dia nos habiamos reido mucho porque estabamos pescando.

Bueno eso fue en general lo que a mi me paso, fue muy nitido.

– La primera ves que los viste, cuando venian por el rio ¿a que distancia estaban?

– Yo calculo que menos de una cuadra.

– ¿Quien se dio cuenta?

– No, fuimos los dos juntos, porque los dos nos manoteamos asi, al mismo momento. El venia a mi izquierda, me acuerdo patente y nos manoteamos como avisandonos. Nos roban, che, dos tipos nos roban.

– ¿En ese primer momento que vieron?

– Y ahi dejamos las cañas en el suelo y nos pusimos a trotar.

– ¿Para acercarse?

– Claro. No correr, trotar con las linternas apagadas, como nosotros conociamos el terreno, de hecho en ese momento caminabamos al otro lado del alambrado. Es un alambrado municipal bajito, lo cruzas sin treparte. Veniamos trotando a menos de una cuadra, no se cuanto mas nos acercamos trotando, calculo unos 60 metros quiza menos, yo los veia bien.

– ¿Como los veias, la luz que habia era la del fuego?

– Fuego, noche cerrada, hace la prueba, es como prender un reflector tremendo.

– ¿Y de que color, los veias del color del fuego?

– No, yo lo que recuerdo es verlos color como una persona. Calcula dos cosas, el impacto que sufri en ese momento, seguramente hay mil detalles que me olvide, mil detalles que mi cerebro no registro o mil detalles que yo mismo pude cambiar a traves del tiempo. Yo trate, pero se te puede mezclar.

– ¿Tenian un cinturon?

– Si, tenian un cinturon negro ancho, zapatos oscuros.

– ¿Le veias los zapatos?

– Si, porque como estaban en cuclillas se le veian, les llegue a ver los zapatos de eso me acuerdo.

– ¿Los dos estaban en cuclillas?

– No, uno estaba parado asi (haciendo el gesto de pararse) de perfil, mirando el fuego. Y el otro estaba asi (se agacha). Yo veia que movia y que el fuego se movia como cuando haces asado.

– ¿El color del pelo?

– El color me parecio oscuro, me llamo la atencion, imaginate dos personas que te cruzas en el medio del campo, esperas ver a “Don Zoilo” (clasico nombre gauchesco) que viene con su bombacha de gaucho, ahi cerca, a dos kilometros, hay un tambo de gente que yo conocia por el hecho de ser vecino de mi papa. Lo que me llamo la atencion, dos tipos en el medio del campo vestidos asi te llama la atencion.

– ¿Ruidos extraños?

– Nada. Todo lo que paso no hubo ni viento, zumbido raro, nada que nos avisara lo que iba a pasar.

– ¿No les llamo la atencion nada mas?

– Nada. Todo normal. No vi luces en el cielo, ni senti gustos raros, ni olores raros. Fue asi, llama la atencion encontrarte con una cosa como que ahora estamos viendo este florero (lo saca de la mesa) y de repente no esta mas. En el momento cuando esto desaparece, vos no decis ¡uy desparecio! Tardas un tiempo… habia un florero… se habra corrido… no, desaparecio. Mas que no hace ruido, ahora esta… ahora no esta. Y no es que al desaparecer se produce un relampago o se diluye transparentandose como cuando se hacia la teletransportacion de Viaje a las Estrellas. No, esta y ahora no esta. No reaccionas en el momento y es mas, a lo mejor ahora en esta epoca, me pasa algo asi, ya con lo que me paso, con lo que ya consumi, daria cualquier cosa porque me volviera a pasar, pagaria lo que no tengo para volver a vivir una cosa asi. Porque ahora pienso que mi cabeza esta mas preparada y nunca me volvio a pasar nada, entendes…

– Y en el momento en que desaparecen ¿que pasa con ustedes, lo hablan?

– No, no… en el momento fue “como que no estan, donde se metieron, pero no habia dos tipos, donde estan. Anda atras de la carpa, alumbra arriba”. En el silencio de la noche si un tipo se mete en el riacho con un bote hace ruido con las maderas, de vez en cuando vimos gente en bote alli, pero tiene muy poca profundidad. Por ahi en medio del rio el agua te llega hasta los talones o a un costadito te tapa el agua. Debo tener fotos del lugar (le pide al hijo que nos busque fotos y nos muestre).

– ¿Cuando prenden la luz, que ven?

– Cuando nosotros prendemos la luz es cuando yo tengo el pequeño recuerdo como que veo que hacen esto (gesto de girar la cabeza hacia donde estaban ellos) y en el momento yo le pego el manotazo a la linterna de mi primo. No se por que lo hice, mi intencion era como de sorprenderlos, pero en realidad no estaban haciendo nada si era gente que estaba ahi, pero no se, era cuestion…

– ¿Ustedes pensaron que eran ladrones?

– Sabes que pasa, nosotros teniamos un equipo muy caro, cañas de pescar que salian una fortuna.

– ¿Que pescaban ahi?

– Basura, bagres… era para divertirnos, era la aventura de ir a pasar la noche, haciamos asados, sentirse unos dias en la naturaleza.

– ¿Cuantos dias se pasaban?

– No, normalmente ibamos el fin de semana, saliamos un viernes y volviamos un domingo a la noche. Los fines de semana largos ibamos cuatro dias.

– ¿Podriamos hablar con tu primo?

– Si, lo llame y le dije si les podia pasar el telefonos de ustedes.

– (Se interrumpe la charla mientras mirabamos las fotos del lugar) ¿Y que pensaste que fue, lo relacionaste con algo?

– (Se distrae mirando las fotos) ¿Que me preguntaste? ¿Que es? Y yo mira tengo una idea de que las dos cosas que me pasaron no son de este mundo y te voy a explicar por que. La primer cosa por la que yo me guio, mucha gente o cosas que yo he pensado me dicen que existen ovnis terrestres, de lo cual no tengo dudas que debe de haber platos voladores terrestres. Pero en particular, yo lo que digo que esta cosa que salio de debajo del agua en la epoca que paso y la forma de volar que tenia… yo creo que no hay. Pense que a lo mejor hay ovnis terrestres pero que no deben estar en la tecnologia para llegar a este tipo de movimientos de vuelo… (Sigue hablando en relacion al ovni que vio en la ciudad de Mar del Plata. Con respecto al segundo caso, el que aqui nos ocupa, sigue diciendo) Pienso tambien que puede ser algo que no es de aca… (Se distrae nuevamente mirando las fotos y comentandonos alguna de ellas) …en el año 1975 tenia 22 años…

– ¿Despues del miedo que les dio volvieron al mismo lugar?

– Si, si… al mismo lugar… pero no tranquilos…

– Pero se animaban… (Sigue con las fotos)

– Somos hermanos mas que primos. El no sabes, vos te pones a hablar y si suelta la lengua hablando de mi, cualquier cosa que hago yo, yo soy la persona mas inteligente del mundo para el, era el mas lindo, el mas fachero, el de las mejores novias… Si toco la guitarra, yo soy Paco De Lucia, el toca muy bien pero el es Cafrune. Y el siempre me dice “sabes lo que yo te quiero Daniel, sabes lo que sos para mi”. Me adora, viste, es el primo, el hermano grande. Aparte yo siempre pese a que era mayor que el, le daba un lugar importante en mi vida.

– ¿Vos a la luz del fuego la veias blanca la ropa?

– Si.

– ¿Es normal eso, o se tendria que ver…?

– No te puedo decir si es normal. Te digo que la recuerdo blanca, la luz es luz.

– Cuando apagas la linterna ¿que paso en ese momento? ¿Ya no estaban? (Nuevamente se distrae con las fotos que mira su hijo sentado a su lado) En el momento ese en que el prende la linterna, ¿en ese segundo desaparecen?

– Yo diria menos de un segundo. Nada. Ahora estan y ahora no estan. Asi.

– ¿Huellas o pisadas?

– Es que no busque, no buscamos. La respuesta que nosotros buscabamos… ¿donde carajo se metieron? Estaba la carpa y uno lo primero que yo me acuerdo, que lo deje a el o el a mi, no me acuerdo cual de los dos, pego la vuelta a la carpa, ¿y donde carajo se van a ir? Buscabamos arriba de lo arboles, en el rio, estos tipos nos desaparecieron en la cara, esa es la respuesta. Lo que pasa que vos en el momento no lo podes aceptar porque tu cerebro no esta preparado. Vos estas preparado para un monton de cosas, ver un avion, pero suponete que en un segundo me viste transparente. Vos en el momento no vas a reaccionar diciendo te vi transparente, le vas a tratar de buscar una explicacion. Mas te digo, hoy vemos muchas peliculas con mucha informacion, pero en aquel entonces yo creo que no existia ¿como se llamaba esa serie del que buscaba extraterrestres…?

– Los Invasores.

– No se si existia…

– Si, si. Vos decias que “como te cambia esto”. ¿Que te cambio?

– Si, te cambia toda la cabeza, imaginate que a mi lo que mas me cambio es que a partir de ahi, me puse a… pese a que yo tengo o tenia… yo cambie en ese aspecto, formacion religiosa. Fui a colegio de curas y de monjas y tenia metido en la cabeza un monton de cosas que te mete la Iglesia, que te enseñan en el catecismo. Entonces a partir de ese momento yo cambie, empece a ver las cosas un poco mas… en vez de alla… lo empezas a ver desde aca. Es como que empezas a ver el mundo hoy parado aca, no arriba, el otro lado. Lo ves desde otra optica.

– ¿Como que?

– No, que vos te das cuenta, yo pienso que no estoy solo, que no estamos solos, pienso que puede haber montones de cosas, no se si somos espirituales o si seremos… Empece a pensar que a lo mejor somos personas o seres que estamos siendo manejados u observados. O cuando yo tenia la estructura de que nosotros, Adan y Eva… y vino Dios y separo el agua de la tierra… y saco las tinieblas… Tenia esa idea. Años despues, igual yo ya no creia en esto de Adan y Eva, creo que fue un verso para los pueblos ignorantes como los hebreos que vos no les podias hablar de la teoria de Darwin, tenias que contarle algo lindo para que fueran de la religion que vos querias. Claro, es un poco parte del marketing de vender la religion. Y bueno, eso me cambio, me cambio. Tambien me angustio por momentos.

– ¿Por que?

– Me angustia en el sentido de que yo todas esas cosas no las puedo resolver ¿te das cuenta? Vos no las podes resolver, salvo yo el otro dia cuando estaba hablando Picco (se refiere al dia que presencio una de las conferencias dadas por el investigador Hector Antonio Picco) en un momento dijo: “Yo estaba hablando con un ser y me desaparecio delante de mio”. Eso me encanta.

Vos sabes lo que es eso.

La otra vez tambien escuche en Infinito (canal de TV especializado en temas misteriosos) gente que hablaba de cosas parecidas. Entonces eso me tranquiliza, pero no me define nada, no me soluciona nada. Muchos me decian, esto se va a aclarar, va a pasar el año 2000, van a bajar los ETs y van a decir “Aca estamos, estos somos”. Y paso el 2000, el 2001, el 2002 y aca seguimos en la nada, ni siquiera se termino el mundo como decian muchos.

– ¿Que estaban haciendo ahi estos seres? ¿Tenes alguna teoria? ¿Estaban porque estaban ustedes? ¿Que impresion te dio?

– Mi impresion fue que nos iban a robar, esa fue mi primera impresion.

– ¿Y cuando viste que desaparecieron que pensaste?

– No, lo que yo pienso si me decis como juego con mi fantasia, bueno, la que me gusta pensar es que esos tipos debieron ser bajados de algun lado o mandados de algun lado y estaban investigando algo referente al sito donde estabamos nosotros y que se sintieron sorprendidos y fueron sacados inmediatamente de la escena. Esa es la idea mia. Yo prefiero pensar que eran ETs antes de pensar que eran fantasmas, me da menos miedo.

– Es interesante…

– Si, si, yo pienso en lidiar con la idea de la espiritualidad me resulta mas dificil que la idea de los ETs, sera que como vi ese aparato formidable (a los 15 años de edad en la ciudad de Mar del Plata)…

– ¿Vos te interesaste en estos temas a partir de ahi o desde antes?

– No antes lo leia como una cosa mas. Se hablaba cuando yo era chico, pero no tenia una opinion definida. No recuerdo, la primera vez yo tenia 15 años, a partir de ahi si, empece a ponerme en la piel de la gente que decia en la TV cosas parecidas. Yo escucho y digo, estos tipos estan diciendo la verdad, al margen de que sea verdad, los tipos vivieron eso y algunos se le burlan…

(La charla sigue de modo informal y nos comenta que le da miedo lo sucedido, aunque sin embargo quisiera verlos otra vez, que los vea su hijo con gente a su lado, para que no sea triste o dramatico. Son mas fuertes las ganas que tiene de volver a verlos, que el miedo. Y le preguntamos:)

– ¿Por curiosidad?

– Para recopilar informacion y certificar en mi lo que vivi, lo que pienso y lo que vivi. Seria la confirmacion de mi vida. Lo charlo con Eduardo (primo y testigo) y le digo “¿Te acordas?” a lo que me responde “Claro que paso”. Para mi es importante, me cambio mucho. No estamos solos, creo en Dios, pero no se si hay Dios o son los extraterrestres.

Fin de la entrevista


El lugar de los hechos.

La entrevista fue realizada en la casa de Daniel Pignalberi a quien entrevistaramos en dias anteriores. Daniel, esperaba especialmente este momento porque segun nos manifesto nunca habia escuchado el relato de la experiencia de boca de su primo. Estaban presentes tambien la señora de Daniel y sus dos hijos.

Entrevista realizada por los investigadores Mariela Veronica De Tomaso y Miguel Angel Gomez Pombo, integrantes del Proyecto CATENT:

Trascripcion de la entrevista realizada a: Eduardo Ramos

– Lo que pasa es que yo lo tengo ahi, lo tenia como algo natural, a mi nunca me parecio… siempre supe que hay otras cosas, siempre me rondo la idea de que hay… de que pasa algo fuera de este plano en el que estamos.

– ¿Te acordas la fecha?

– No, yo no me acuerdo ni cuando nacieron mis hijos, pero te puedo detallar mi vida desde el primer minuto hasta el dia de hoy, los detalles de la Antartida, el buque oceanografico, estuve navegando 6 meses, no tengo conciencia de que dia me fui, de nada pero me acuerdo de cada episodio (se extiende en comentarios sobre esa travesia). No me importa el tiempo me tiene sin cuidado, no festejo ni mi cumpleaños. Ayer pensando, me enfrentaba a tener que relatarlo, pensaba, evidentemente nosotros acampabamos en ese lugar, en invierno, jamas haciamos campamentos de verano, ibamos a cazar, a pescar, inclusive la temporada de caza es en invierno y teniamos el habito de ir ahi, años y años en ese lugar.

Lo primero que paso aparte de este supuesto encuentro con estos seres, la primer señal que tuvimos de que habia algo, vimos algo, una luces, un dia, no se si vos lo habias contado (le dice a Daniel presente en la entrevista), no lo tomaste en cuenta (se superponen al hablar).

Daniel: Lo que pasa que yo siempre lo deje aparte.

Eduardo: Lo dejaste aparte pero hubo meses o años antes que nosotros ibamos a ese lugar, acampabamos, nos quedabamos 3 o 4 dias.

Daniel: Que vos te parabas a la orilla del rio y mirabas y me decias mira esas luces…

Eduardo: Si, si, era de noche, nosotros caminabamos unos 3 o 4 kilometros campo adentro, dejabamos la camioneta o a veces ibamos en micro, caminabamos campo adentro a modo tal que cuando volviamos para dejar peso, dejabamos cajas con cartuchos y botellas de wisky en los arboles y volviamos…

Daniel: ¡Para! ¡Botellas de wisky, una sola vez llevamos wisky!

Eduardo: Bueno, no eramos alcoholicos (entrecruzan comentarios al respecto) ¡Bueno!, ¡vos no tomas! Yo si.

Daniel: Mira, una vez llevamos una botella de wisky que ni la tomamos.

Eduardo: Si, no, por eso, la dejamos, dejamos cosas colgadas para no cargar (tanto peso en el recorrido).

Daniel: Pero ellos van a decir estos tipos estaban borrachos (refiriendose preocupado a nuestras conclusiones).

(Le pedimos a Daniel que lo deje contar a Eduardo.)

Eduardo: No, no, esto va a terminar en un conflicto familiar (risas). Entonces tiempo antes habiamos pasado por un episodio que nos asusto mucho que fue cuando nosotros acampabamos del lado de la ruta, seria de espaldas a la ruta, ¿oeste? (pregunta sin poder ubicar los puntos cardinales).

Daniel: Que se yo.

Eduardo: Bueno, no importa, y del otro lado del rio no hay nada, no hay casas, no hay campos, no hay nada, nada.

Daniel: Pero de este lado…

Eduardo: De este lado si.

Daniel: Claro, estabamos nosotros.

Eduardo: Del otro lado es campo abierto y nada. Rio Areco, San Antonio de Areco, kilometro 106 de la ruta 9.

Daniel: No, 106 es la granja, 110 es donde nos bajabamos nosotros.

Eduardo: Si. Entonces una noche estabamos asi caminando, no cerca del campamento y del otro lado del rio dos luces que se movian de manera absolutamente inusual porque de repente levantaban y las tenias a nivel del horizonte y de repente se elevaban muy alto, describian movimientos, se fijaban, se quedaban quietas, volvian a bajar como que se acercaban, se alejaban, bueno, nos preocupamos mucho, esa noche tuvimos mucho miedo. ¿Vos no te acordas que nos quedamos fuera de la carpa durmiendo? Bueno, no dormimos toda la noche, no, podes hablar (le pregunta y le pide a Daniel que intervenga)

Daniel: No, yo porque Mariela dijo… (quiere evitar meterse debido a nuestro pedido de que Eduardo hiciera su relato con las menores interrupciones posibles).

Eduardo: Esa fue la primera señal.

P.C.: ¿Que pensaron? ¿Por que se asustaron?

Eduardo: Porque primero pensamos que porque del otro lado, hasta que pudimos cerrar que pasaba, en ese momento no nos dimos cuenta, pensamos que podian ser personas, gente que estaba viniendo hacia nosotros.

Daniel: Personas.

Eduardo: Que porque venian hacia nosotros. Uno esta… yo era chico, tenia unos 18, yo creo que 16 o 17 años, no habia hecho el servicio militar (El Servicio Militar en ese entonces era obligatorio hacerlo a los 18 años), porque yo despues de la colimba me corte el pelo y me deje el pelo corto. Yo creo que tendria 16.

Daniel: Si, porque yo me acuerdo que a los 16 hiciste el viaje a Santa Teresita, eso fue anterior.

Eduardo: Si, desde chico.

Daniel: ¿Te acordas que te fuiste de mochilero?

P.C.: ¿En que año naciste Eduardo?

Eduardo: 1958, ¿en que habia quedado?

P.C.: Estabas contando porque te habias asustado de las luces.

Eduardo: Primero pensamos que era gente, al otro dia, ahi ya elaborabamos algunos pensamientos de lo que habiamos visto y no era logico que las luces se levantaran a esas alturas, ni que hicieran movimientos raros, verticales, no era algo logico ni conocido. Bueno, yo despues de eso lei algunas cosas, trate de buscar, me puse en contacto con algunas personas que me comentaron de pequeñas naves teledirigidas o a veces dirigidas por seres y lo deje. Ahora volvemos y viajamos en el tiempo, en el año que no tengo idea que año era, seria el 75’ tal vez, posiblemente invierno, y para ir directo estabamos a unos 900 metros de la carpa.

Daniel: ¿Lo que vos estas contando ahora te lo acordas como antes? (Refiriendose a si cronologicamente fue primero el encuentro con los seres y luego lo de las luces o viceversa)

Eduardo: No, despues volvimos a ver luces.

Daniel: Por eso, esta.

Eduardo: Otra vez, en otro campamento, meses despues volvimos a ver luces pero ya teniamos armado un pensamiento que amortiguaba las… el miedo, la situacion que podian generar esas luces, porque no me da miedo tener que encontrarme con un ser o joder (bromear) con episodios que no reconozca porque creo que estamos expuestos a encontrarnos con seres que puedan habitar otros planetas, otras dimensiones, otros planos. Bueno, entonces ya no nos sorprendimos, no nos hizo mal, no tuvimos miedo. Yo no sabia que el no lo habia contado (por Daniel), pero evidentemente esta interrelacionado.

Despues nos enteramos que por ahi estaba la Central Atomica de Atucha, posiblemente se veian fenomenos que tenian que ver con la Central, que se yo.

La siguiente vez que fue el invierno de 1975, esa noche, durante el dia haciamos siempre lo mismo, mucho aire libre, era lo que ibamos a buscar, la libertad de estar en paz. Eramos peligrosos con las armas, no teniamos conciencia ecologica, no le errabamos a nada, eramos de dos familias de dinero, hippies con plata, comprabamos armas caras, cañas caras…

Daniel: ¿Que hicimos ese dia?

Eduardo: Si, ese dia cazamos, pescamos, juntabamos mucha leña para que durante la noche no nos falte el fuego.

Daniel: Eso es lo primero que haciamos

Eduardo: Si, si, el era el organizador, mi guia, el mayor (se extiende en elogios a su primo y aclara que esta dando la entrevista por el). Pero no por no contarlo, soy ermitaño, arisco. En este caso me siento comodo, no voy a reuniones de familia hace 15 años, me pongo de mal humor cuando la gente habla boludeces (Comenta algunas anecdotas con su mujer y el tema de las reuniones).

Daniel: ¿Trajeron otra cinta? (Haciendo referencia a su advertencia respecto a que Eduardo habla mucho y se va de tema con frecuencia). Calculen 4 o 5 para esta vez (risas).

Eduardo: Si, si, rock and roll, esto es puro rock and roll chicos. Bueno, volvamos a lo anterior, soy asi, yo fui a la Antartida, estuve laburando en Venezuela, en Colombia… (nos cuenta otras anecdotas de su vida). Volvamos al episodio, esa noche, nos vamos, no me acuerdo si pescabamos o si habiamos ido a buscar las cañas que a veces dejabamos tiradas para que piquen durante el dia, no lo tengo muy claro, eran cerca de las doce, estaba para irnos a dormir. No me acuerdo bien si el esta a mi derecha, estabamos a unos 200 metros de la carpa, el fuego estaba encendido, giramos al unisono, por algun motivo algo nos llamo la atencion, o el me avisa a mi o yo le aviso a el, o no nos dijimos nada, fue automatico, tambien llevamos linternas de 6 elementos porque las usabamos para cazar, en ese momento hacemos asi (giran) y dos personas, vestidas de blanco, una parada, yo la que veo parada la tengo, el que esta agachado en el fuego, del lado del rio, la espalda en el rio, el rio estaba ahi, a 3 metros y el otro parado del lado de la ruta, de blanco, un blanco brillante.

Daniel: Primera diferencia, yo me los acuerdo al reves.

Eduardo: Claro, un blanco brillante, yo los veo, empezamos a caminar hacia la carpa por una cosa asi a ver que pasa. Pero en ese momento yo pienso, tenemos las armas debajo del piso de la carpa, envueltas en algo para que no les agarre humedad, entonces… (pausa) caminando los dos hacia los tipos y cuando estabamos muy cerca, a unos cuarenta metros yo ya estaba asustado y enciendo la linterna, Daniel me la baja para que no ilumine, para que no mostremos nuestra ubicacion, nosotros veiamos en la oscuridad, no se, instintivamente, y en ese momento… desaparecen instantaneamente las dos personas, se desmaterializaron, desaparecieron, obviamente yo siempre era el que me contenia, el que me… yo mas pendejo, el (por Daniel) un tipo mas piola que yo y me dice nos acercamos a la carpa, yo me acuerdo que me quedo medio paralizado del miedo y Daniel como que gira, busca, me dice aca no estan, aca no estan, fijate, y yo no reaccionaba, me imagino, no se si sacamos las armas, supongo que las habremos sacado, no se. Yo tengo idea que enseguida las sacamos, las cargamos y empezamos a buscar, tenian que estar ahi o se tiraron al rio… Buscamos por los arboles, caminamos, miramos por el rio, no habia huellas, no recuerdo si las buscamos.

Daniel: Para combinar, lo que miramos, como uno estaba moviendo el fuego miramos si habia algo movido pero no habia nada movido.

Eduardo: No, no, entonces, bueno, no me acuerdo, para mi nos quedamos alejados de la carpa durmiendo. No durmiendo sino esperando que amanezca, porque yo estaba asustado, asustado pensando que era gente que venia… por ahi te vienen a robar, te matan, cuatreros, gente que anda en el campo y ve que hay dos perejiles por aca y nos vienen a robar las escopetas… yo pensaba en eso, no me daba, no sabia, hasta que vos despues vas elaborando y lo que paso no fue algo natural, ni logico para la logica convencional. Los tipos estaban ahi con unos mamelucos, los recuerdo de un blanco brillante, los recuerdo… o calvos o peinados muy atras, muy pegado, muy rubios, de tez blanca, de tez blanca, un equipo, un overol blanco, los dos igual, el perfil, tengo la imagen del perfil de una cara afinada y triangular y muy estirada, de piel muy lisa, eso ahora inclusive estoy acordandome toda la imagen, estoy viajando para alla (al pasado). Y bueno, despues hice una pequeña investigacion, a vuelo de pajaro, y alguien, no me acuerdo quien, no se si intente con Fabio Zerpa o… fui a alguna conferencia. Con el (por Daniel) nos perdimos de vista por muchos años, nos dejamos de ver, fui a una conferencia y cuando termino, con una de las personas que hablaba, era en un teatro en San Telmo, le cuento asi el episodio, lo tomo pero no le dio mucha importancia. Esta es la primera vez que encuentro gente que me esta escuchando y grabando. Bueno, esta persona me dijo que eran un grupo social, no me acuerdo exactamente de que planeta, que tiene tres grupos sociales y que uno esta mas o menos avanzado que otro y que este grupo tiene el poder de la desmaterializacion o algo por el estilo, y ahi quedo todo… Despues estuve leyendo en algun libro donde tambien habia informacion respecto de este tipo de avistajes, lei otro sobre las luces, unos episodios en España en un monasterio, las luces teledirigidas entraban en ciertos lugares del monasterio.

Daniel: Para ir devuelta a esa noche, lo que me acuerdo es que vos te quedaste en la puerta de la carpa y yo di vueltas alrededor de la carpa, yo te decia quedate ahi o yo… no se quedo en la…

Eduardo: Yo me acuerdo que obviamente la sorpresa y el miedo no te dejan ver mucho despues.

Daniel: (Se superpone al hablar) Despues buscamos sonidos de botes en el agua.

Eduardo: ¿Se fueron por el agua?, nos fijamos si habia ruidos.

Daniel: Buscabamos con la linterna.

P.C.: ¿Escucharon algo?

Eduardo: No.

Daniel: No.

P.C.: ¿Dentro de la carpa miraron?

Daniel: En todos lados.

Eduardo: La carpa estaba abierta, la dejamos abierta, si, las dos hojas de la carpa, como junta humedad, con el fuego cerca mantenia y dormiamos con el farol, dentro de la carpa hacia mucho frio a veces teniamos escarcha sobre el techo de la carpa.

Tambien tuve alguna observacion en la Antartida de unas luces…

P.C.: ¿Como era lo que viste en la Antartida?

Eduardo: Eran similares a las que vimos en Areco, dos luces que se desplazaban, describian movimientos anormales, en el horizonte de noche. Se hacian guardias de avistaje de hielo en una cabina a 30 metros de altura, yo tenia 19 años y cuando me toco la guardia tuve el avistaje de las luces (Nos comenta otros pormenores del viaje a la Antartida).

Daniel: ¿Sabes lo que les puede interesar a ellos?, lo del tio, lo de tu papa.

Eduardo: Si, es un asunto. Mi viejo viajaba en la ruta (Interrumpe el relato algo molesto por tener que tocar temas relacionados al padre).

P.C.: Volviendo al caso de Areco ¿Que altura tenian?

Eduardo: El que estaba parado, esbelto, los dos de imagen delgada. Con el… la vestimenta era blanca asi, medio iridiscente, brillante, lo recuerdo bien, de 1,80 m, y el tipo que estaba agachado en cuclillas, erguido, no ni hacia delante ni hacia atras, en cuclillas y erguido, moviendo, haciendo algo en el fuego y tengo claro porque cuando enciendo la luz gira, en ese mismo segundo, con la velocidad de la luz, en ese segundo cuando se prendio y se apago ya no estuvieron mas.

P.C.: ¿La ropa como era?

Eduardo: La ropa yo la tengo… te repito, la tengo… era un overol, entero, con cuello, todo blanco, yo el calzado…

P.C.: ¿Era pantalon?

Eduardo: No, no, no, una especie de overol.

P.C.: ¿Pero tipo pantalon abajo o abierto?

Eduardo: No, pantalon ajustado aparentemente al pie, si y para mi tenian calzado blanco, como eran esbeltos y erguidos la imagen que tengo hasta la cara era todo una imagen de mucha unidad, no, era todo como muy armonico, los tipos, el corte de la cara tambien, un rostro triangular, de facciones, no logro verles los ojos, pero de facciones estilizadas y ajustadas, no recuerdo si tenian cejas, la tez blanca, no se si eran como calvos o tendrian algo que les cubria la cabeza, tambien brillante muy pegado al craneo lo que tenian, si eran pelados o no…

Daniel: ¿No podian ser peinados como con gomina?

Eduardo: La imagen la tengo como todo muy armonico, como espigas muy erguidos, con una actitud, no estaban asustados, ellos no estaban preocupados de nada, estaban muy tranquilos, la imagen para graficarla, el que estaba asi parado (haciendo la mimica), bien erguido, el que estaba de cuclillas con el torso a 90 grados y con una actitud asi de “no pasa nada” y se fueron.

P.C.: Con un aspecto… ¿bien humano, personas?

Eduardo: Si, personas, tranquilamente podrian… no latinoamericanos, podriamos describirlos como personas de otra raza, a nivel europeos, gente esbelta de facciones frias, piel muy suave, muy armonicos, de comparar con la raza humana, no del continente americano, eso es para mi muy nitido.

P.C.: ¿Y la luz del fuego…?

Eduardo: El fuego estaba en brazas, no habia llama, era leña en brazas.

P.C.: No tenia incidencia

Eduardo: No, si hubiera habido fuego y llamas te distorsionaba la imagen. Mucha braza, rojo y concentrado.

P.C.: ¿Y ese fuego alumbraba como para que los veas?

Eduardo: Si, si, en la oscuridad de la noche, vos encendes un fosforo y es un reflector. Imaginate que eramos unos animales, haciamos un fuego enorme, lo manteniamos toda la noche, 1 metro de diametro.

P.C.: ¿Podian ver la carpa?

Eduardo: Si, si.

P.C.: ¿Y por que se fueron estos seres, que les parece?

Eduardo: No nos involucraron, evidentemente fue una señal, les llego una señal de algo, a mi me parecieron natural. Despues tengo otros episodios, algo mas interior mio. Hice cursos de control mental con el padre Moreno, yo desde chico… a mi hija a los 40 dias le sacaron medio pulmon por ejemplo, y todo eso yo lo soñe mientras mi esposa estaba embarazada, los medicos decian que era un virus muy destructivo, yo no tuve… decian que no habia nada que hacer, hoy ella tiene 19 años. Yo vivo perceptivamente, hay una voz interior que me llama, me muevo con tranquilidad. Esto me pasaba siempre, desde chico, siento una guia permanente. Con mi hija todo el mundo decia “se muere” y yo decia no, pone tu fe, tu amor y tu energia, y se dieron cosas que se tenian que dar, estuve tres dias sentadito mano a mano con Buda, Khrisna o como lo quiera llamar, sabiendo que era una prueba a transitar y aparece un amigo, la llevamos a otro lugar y a los 40 minutos aparecio el medico. A la misma hija le agarro despues escoliosis multiple en la columna y durante 9 años mi esposa la llevaba siempre al Hospital de Niños y la operan alli, estoy a prueba constantemente con mis hijos, lo llevo con hidalguia y durante 9 años ella me contaba de la doctora que la atendia, decidieron operarla en el 2002, la fe que tengo es inmensa… (nos explica extensamente los temores que tenia respecto a la operacion quirurgica, presentia que las cosas no saldrian bien).

(Se da cuenta que aun grabamos y nos consulta si nos parece importante esta parte de la historia de su vida que no incluye detalles del encuentro en Areco, le decimos que si no le molesta nos resulta de interes ya que forma parte de una interesante fenomenologia paranormal que lo rodea)

Eduardo: Cuando llaman al quirofano, fuimos todos, pasaron 6 minutos y entre y la saque de la camilla, se me vino la doctora y me dijo “¿Tanto miedo le da la operacion?”, “no, yo a lo unico que le tengo miedo es a Dios”, le conteste, mi vision era que se moria, esa voz interior me hizo entrar a sacarla de ahi. 6 meses despues otros medicos la operaron y todo salio bien en 6 horas. Asi es mi vida.

P.C.: Vos, en si, el caso que vivis en Areco con Daniel, ¿sentia que te cambio para algo, te marco en algun sentido?

Eduardo: Y… es una señal, ¿no?, el que no la tuvo no sabe de que se trata, vos tenes una señal y te llega informacion de algo, esta llegando una informacion, algo pasa con vos, algo pasa, algo queda y si estoy aca hablando despues de veintipico de años, sentado aca cosa que nunca se me hubiera ocurrido, ¿por que no se me hubiera ocurrido?, porque yo lo llevo como algo natural, tampoco me parece… es decir, siempre esperando que me vuelva a pasar algo que me de la proxima señal.

P.C.: ¿Que pasaria si volviera a pasar algo asi?

Eduardo: No y estaria… supongo que estaria, te podes imaginar en 25 años ya todo lo que uno escucha, lee, ve, todo lo que hay pareciera que tendria que ser mucho mas logico que estuvieramos en contacto permanente, que tuvieramos señales de que si, de que pasa algo, de que estan ahi, arriba, abajo, abajo del mar, adentro de la tierra, al costado.

P.C.: ¿Y que te daria, te gustaria volver a ver algo?

Eduardo: Seria maravilloso, seria confirmar y tambien yo si te estoy contando estas situaciones que me pasaron a mi que tienen que ver con mi mundo interior y de cuando hice el curso de Control Mental con el padre Moreno, cuando viajas hacia adentro te dicen bueno, ahora “busquemos el Templo interior y quienes son tus guias” y yo encuentro la piramide y hay un ser de otro planeta y Dios y ahi cuando visualizo a traves de la concentracion, cuando algo hay, unos lo ven, otros no, otros lo ven mas cercano a su nariz porque su vida es asi, otros… yo me levanto a la noche y curo a mis chicos, durante la noche, la gente me pide que ore por ella, le saco el HIV a la gente en el taxi, gente que de repente tengo una conversacion y me doy cuenta que tiene HIV, la gente blanquea, es asi, mi vida es asi minuto a minuto ¿que queres que haga? Y algo tiene que haber, si busco, siempre busque adentro de mi, tambien uno piensa que si solo fuera esto seria… no se… afuera de uno hay poco, hay mucho adentro de uno pero bueno combinando el afuera con el adentro podes armarte un plan de vuelo razonable para sobrellevar esto que tenes sino seria complicado.

P.C.: ¿Estos seres por que estaban ahi?

Eduardo: Me parece que estaban ahi porque estan siempre.

P.C.: Ahi atizando ese fuego… mirando…

Eduardo: Porque no se, porque estabamos nosotros ahi tranquilos, solos y se acercaron sin ningun tipo de actitud, ni para mal, ni para bien, se acercaron, se mostraron, mandaron una señal, dejaron un mensaje para que despues de 25 años estuvieramos pasando esto, es asi. Mira si no nos marco, aunque no hayamos hablado mas del tema, el siempre intento preguntarme (por Daniel) y como yo estoy loco y no lo dejo hablar (risas) pero el tambien, porque yo soy muy asi, yo me crie casi con el, viviamos en una casa inmensa de los padres, yo me quedaba meses, nos contamos. Lo que pasa ahora es que esta mas viejo y mas tonto y esta mas ahi (risas) pero antes era… ahora porque estamos con gente pero si estuvieramos solos estariamos tirados en el piso riendonos.

Daniel: Si.

Eduardo: Y contandonos 350 cosas a la vez.

Daniel: Entre los dos nos entendemos.

Eduardo: Los demas, claro, como digo yo “la entrada es gratis la salida vemos”.

Daniel: Como nos criamos juntos, cuando habla me dice dos palabras…

Eduardo: Si, digo voy para el oeste, vos me miras y sabes que voy para el sur, pero es asi, asi soy con todo el mundo.

Daniel: Es frontal (la charla sigue ya informalmente).

Eduardo: Lo que estamos contando es parte de la vida, lo que nos pasa es vida en su mayor expresion. Creo que desde que el humano habita el planeta esta buscando que le pasa, quienes somos, de donde venimos y hacia donde vamos.

Fin de la entrevista

Comentarios

Corresponde señalar que en lo que hace a la esencia de la historia, ambos testigos coinciden y hacen un relato veraz. Existen algunas discrepancias que son muy interesantes, por ejemplo en cuanto a la ubicacion de los dos seres, que es descripta de manera inversa. Por otro lado, Daniel les vio pelo oscuro, duro peinado como a la gomina, mientras que Eduardo los describio como muy rubios o calvos o con algo brillante en la cabeza. Tambien discrepan en el color del calzado.

Los testigos parecen haber visto seres de naturaleza casi fantasmal, tomando en cuenta el comportamiento y la forma de desaparicion. A ello se suma que el fuego no estaba removido pese a que ambos ven a uno de los seres moviendolo. Y si le agregamos que no es algo normal de ver en el campo gente vestida de blanco, podremos concluir que estos personajes eran inmateriales, que eran vistos por cada testigo de maneras ligeramente diferente, como ideas proyectadas en sus mentes.

Nos llama la atencion que Daniel hace referencia a que le dan mas miedo los fantasmas que los extraterrestres, siendo ese el motivo por el cual prefiere creer que se trataba de estos ultimos.

Como es habitual en un importante porcentaje de los casos existe un fuerte temor al fenomeno pero sin embargo desean volver a verlo. Daniel hasta desea que lo vea su hijo, aunque pone como condicion que no este solo, sino con otras personas, pero debido al miedo a que luego no le crean y no por lo que pudiera pasarle.

Ya habian visto luces y sin embargo volvieron al lugar una y otra vez, quiza sea la curiosidad lo que les hace aun, al dia de hoy desear volver a vivir algo similar.

La experiencia sin duda los afecto psiquicamente. Daniel esta seguro que no estamos solos y se alejo de los conceptos religiosos tradicionales, lo que por momentos le causa angustia, llegando a manifestar: “No se si hay Dios o son los ETs”. Y se pregunta si somos seres observados o incluso manejados evidentemente por alguna inteligencia ajena a la humana.

Eduardo tomo al encuentro como una señal, una llegada de informacion y esta esperando el arribo de una nueva señal. Se trata de una persona muy perceptiva y que esta acostumbrada a dar un lugar importante a sus clarividencias en su vida cotidiana.

Nos dijo: “Me parece que estaban ahi porque estan siempre”…

Queda claro que no sabe de donde vienen si de adentro, costado o interior de la tierra, parece darle un enfoque distinto al de Daniel, debido posiblemente a su interes en el tema espiritual que lo llevo incluso a realizar un curso de control mental.

Pensamos que la absurda presencia de estos “seres” pudo haber tenido el objetivo preciso de provocar un impacto en la vida y la conciencia de los testigos y provocar algun cambio que todavia no entendemos. Pareceria que el unico fin de la aparicion era ser vista y luego desaparecer, dejandoles como secuela un impacto en sus creencias

En cuanto al posible origen del fenomeno, dejando volar la imaginacion y aplicando conceptos religiosos habituales en la Edad Media, la cercania al fuego de los seres nos hablaria de un origen demoniaco. Misma circunstancia que vista a la luz del prisma religioso de los judios del Antiguo Testamento, nos pondria frente a la manifestacion de los angeles (mensajeros) de Yahve

Facebook Comments