BUENOS AIRES, CAPITAL FEDERAL: UN ATERRIZAJE EN LA AVENIDA GENERAL PAZ (04 SET 1968)


“Todo se inicio cuando la noticia, candente y nerviosa, afirmaba que en la Avenida General Paz habia descendido un ovni. La version trajo seguidamente un agregado aun mas sensacional: un automovil se habria llevado por delante al objeto volador extraterrestre posado en la referida arteria”.

De esta manera, el diario Cronica, de Buenos Aires, en dos ediciones del 4 de septiembre de 1968, se hacia eco del sorprendente acontecimiento presuntamente ocurrido en una de las arterias que rodean y delimitan a la Capital Federal. Una zona densamente poblada que enmarca un episodio constituido en la asombrosa primicia informativa.

“Pero para que la conmocion fuese subiendo hasta provocar una psicosis que hizo que grupos numerosos de personas recorriesen la Gral. Paz guiados por la curiosidad y tambien por el miedo, agregaba que dos de los seres tripulantes del ‘plato volador’ habian sido apresados. Las llamadas telefonicas a diarios, radios, agencias noticiosas, el ir y venir de, hasta instantes antes, pacificos vecinos, las preguntas, la nerviosidad llevada a dimensiones que ya configuraba lo fantasioso, causo al promediar la mañana un verdadero caos colectivo de inquietud”, señala el popular diario porteño.

La noticia provoco la rapida movilizacion del periodismo, llevandolo a recorrer la avenida, “pero nada anormal pudimos observar sobre lo que se anunciaba. Todo ocurrio sin que nadie supiera como” se produjo, pero centenares de Gral Paz (2) Av Gral Paz y Av De los Constituyentes, en una foto de epocacuriosos y periodistas se habia trasladado hasta alli.

La necesidad de confirmar y ampliar detalles de la version, les llevo a comunicarse con las fuentes de informacion adecuadas para esta clase de noticias.

En las bases aereas militares de Moron y El Palomar, las actividades se desarrollaron con normalidad y se respondio que nada tenian que informar, ya que desconocian el hecho. Las autoridades policiales afectadas en la zona tampoco pudieron dar explicaciones “de algo que no existe”. Tambien la Policia Federal, extraoficialmente, informaba que no habian recibido, en ningun momento, informacion al respecto. Algunos entusiastas platillistas optaron por asegurar, en cambio, que la negativa de las autoridades obedecia al secreto que sobre la cuestion mantenian celosamente.

En la Casa de Gobierno -agrega Cronica- se vio llegar al ministro de Defensa, Emilio Federico van Peborgh, que mantuvo una entrevista con el presidente de la Nacion. Al salir del despacho del jefe del Estado, van Peborgh fue abordado por 105 periodistas, a quienes les señalo que la reunion con el presidente de facto Tte. Gral. Juan Carlos Ongania era la habitual de los miercoles.

Al ser consultado sobre la presencia del ovni en la Avenida Gral. Paz, el titular de Defensa respondio: “Es la Fuerza Aerea la que se ocupa de los aspectos tecnicos de los ovnis. Simplemente puedo decirles que me gustaria ver uno de esos objetos para tener una impresion directa sobre el asunto, del que en los ultimos tiempos se habla con mucha insistencia. De cualquier forma, ni Gral Paz (3) Vista aerea de la avenida que circunda la Capital Federalpersonalmente ni en el ministerio a mi cargo, tenemos conocimiento sobre lo que anuncia esa version”

Mientras tanto, la conmocion iba decreciendo paulatinamente. “Es evidente -sentencia Cronica- que una psicosis colectiva impera en la capital argentina con respecto al desplazamiento y aterrizaje de aeronaves desconocidas. O quizas algun chistoso que, aprovechando las notas periodisticas que informan objetivamente sobre las apariciones de ovnis en distintos lugar del pais, en especial Mendoza (NdR: recuerdese el resonado caso del 31 de agosto 1968), a la que se ha dado en llamar ‘la preferida de los ovnis’, haya lanzado un falso y molesto llamado a los medios periodisticos[1], para que muy pronto la Capital se viera convulsionada por el fantastico anuncio: un extraño aparato volador habia descendido en algun punto de la avenida General Paz”. Mas adelante ira a reiterar: “Entre tanto, una larga caravana de avidos curiosos trataba de dar con el inexistente ‘Plato Volador’, creado quiza por la fantasiosa mente de algun gracioso, envuelto en la psicosis de los ovnis”.

Un largo silencio le siguio al caso. No obstante, las indagaciones que efectuamos permitieron concluir lo siguiente:

1º) Que las autoridades militares, policiales y de Defensa, en ningun momento tuvieron conocimiento de los pormenores del episodio al que se refiere la informacion periodistica.

2º) Que los hechos aludidos han sido objeto de la investigacion correspondiente, sin que existan indicios que hagan verosimiles las versiones Gral Paz (4) Circulando por la avenida se habria producido el inusitado encuentropublicadas sobre la presencia del ovni y sus ocupantes en la avenida General Paz

SIN EMBARGO, 18 AÑOS DESPUeS…

…Una circunstancia fortuita nos permitio conocer en detalle el modo en que se genero la sensacional noticia.

Hallandonos en la redaccion del diario La Razon en noviembre de 1986, el experimentado periodista Eliseo Castiñeira de Dios, nos refirio espontaneamente la genesis del caso de Buenos Aires. El valioso testimonio, a su vez, lo ratifico en forma didactica en julio del año siguiente, del cual extraemos sus conceptos fundamentales:

“De acuerdo a la estructura basica de la comunicacion, hay un emisor, un mensaje y un receptor. Pero existe tambien un retorno de ese mensaje, que se produce cuando el receptor vuelve al emisor.

“Esto es lo que ocurrio realmente en el diario La Razon, alla por 1968, cuando por una circunstancia anecdotica, interna al manejo de la informacion y de la responsabilidad sobre la misma, se suscito un hecho de dominio publico y determino que se hablara sobre un hecho totalmente inexistente.

“Fue asi como el entonces secretario general de redaccion, Felix Hipolito Laiño, pidio alrededor de las 10 de la mañana -esto es, una hora antes del cierre del diario-, que de las distintas areas donde se cubre la informacion en puntos fijos, le enviaran de inmediato todo el material, pues necesitaba cerrar la edicion mas temprano. Sin darle ni serle requerida explicacion alguna, se lo comunico al secretario de turno, el mendocino Antonio Villacian Gral Paz (5) Imagen tipica de la Av G Paz y Cosntitiuyentes, con su deposito de gas al fondoBurgos, quien procedio a llamar a todas las areas

“Habiendo cierta confianza, por los años de trabajo en comun, con los responsables de dichas areas -dice Castiñeira de Dios- no es facil explicar algun inexplicable, de modo que siempre habia que dar una informacion. Comunicandose telefonicamente con el periodista acreditado en la Casa de Gobierno, Sixto Vila Ruiz, le transmite la urgencia del pedido. Le acompañaban David Busto Abad y Faustino Altamirano.

“Al asombro inicial le siguio la inquietud del periodista de saber porque. Y como Villacian Burgos, desde luego, no podia responderle adecuadamente, atino a decirle -muy frescos los sucesos ovni de su provincia natal- que ‘lo que pasa es que un plato volador aterrizo en la Avda. Gral. Paz, alla van todos los medios, y por eso quieren cerrar temprano la edicion’”. Sentado muy cerca, en su lugar de trabajo, Eliseo Castiñeira de Dios escuchaba atento la conversacion.

Vila Ruiz debia hacer su trabajo rapidamente y enviarlo a La Razon. En la sala de periodistas de la Casa de Gobierno estaban los hombres de prensa reunidos, todos juntos en un mismo recinto, hasta que se deslizo el motivo de tal apresuramiento. Un colega de otro diario porteño consulta a su medio sobre la novedad que, obviamente, nada sabian y de inmediato destinan un cronista al lugar de la supuesta aparicion. El periodista de Canal 11 de television, alli presente, pasa tambien la informacion a su medio y envian un camarografo.

Eliseo Castiñeira de Dios trabajaba circunstancialmente en esa emisora y, al llegar por la tarde para el noticiero “Reporter Esso”, advierte que en el material filmado por la mañana, se hallaba una nota referida a un plato volador aparecido en la avenida Gral. Paz. Las imagenes que recuerda eran las de una joven pareja sentada en un talud verde de la avenida (comunes a lo largo de la misma), mostrando un circulo de tierra calcinada que no sabian de que se trataba. “Evidentemente -dice nuestro entrevistado- habia sido de una fogata, hecha unos dias atras”. Explicaron que solo venian a tomar el Sol y estar juntos, que nada sabian del plato volador, aunque tal vez el cuidador del parque sabria informarles. A el fueron las camaras de la emisora de television, y este supo decir que a medianoche escucho un ruido, pero penso que se trataria de la frenada o colision de un automotor (accidentes que son muy frecuentes en esa arteria).

El cuidador añadio que salio a ver y que habia unas fuertes luces. Entonces -siguiendo el testimonio de Castiñeira de Dios- el cronista le dijo: “Entonces debio ser el plato volador”, a lo que el humilde trabajador respondio: “¿No me diga?, ¿un plato volador, aca?, pues yo no lo vi”. Pero eso determino que las camaras llegaran hasta una estacion de servicio situada en la Gral. Paz y avenida de los Constituyentes, donde alguien habria visto en la madrugada un resplandor por esa zona

Pasado el mediodia, un lector llama al diario reclamando un cronista, pues en la avenida Gral. Paz y de los Constituyentes estaban todos los medios, menos La Razon. Entonces Villacian Burgos, se ve obligado a enviar unos periodistas, a mandar a su propia inocente mentira, impedido de echarse atras con lo que se inicio con una respuesta ironica, hasta humoristica[2]. Como los demas diarios habian dado su propia informacion, el diario tenia que darla tambien, pues sino quedaria como que el diario “no estaba en la informacion”. Aunque, felizmente, la ausencia de confirmacion de las versiones que rodaron y las crecientes sospechas publicas de que se trataria de una supercheria, habrian eximido a La Razon de incluir en sus paginas el rumor.

“Y asi siguio toda esta novela que en los medios de difusion tuvo un amplio espacio, y que se extendio por varios dias. En muchos casos nosotros sabemos, como profesionales -dice E. Castiñeira de Dios, que la informacion no es seria, no es genuina, pero que es una informacion que el lector necesita. Hay un ingrediente para preparar una masa de informacion que debe resultar de interes para el lector. Y lo cientifico siempre atrae por algun tema. Por eso el ‘plato volador’ va a estar siempre como noticia. Si el hecho ocurrio o no, no importa, porque nos posibilita salir un poco de la rutina informativa y entrar con otras cosas, y que la gente le haga pensar, soñar o conmoverse. Este es el motivo fundamental de nuestra profesion: conmover a la gente con algo, no exagerarlo, pero conmoverlo con algo para que su paso por este mundo sea un poco mas interesante”, cierra el maestro del periodismo

Lo reunido aqui, en forma condensada, permite concluir que el caso del aterrizaje de un ovni y sus dos ocupantes en la avenida General Paz, ha consistido en un rumor generado por los mismos medios periodisticos, y por consiguiente, no pudiendose atribuir al fantastico episodio verosimilitud alguna. Solo el transcurrir del tiempo parece haber permitido decantar la realidad, el trasfondo de un informe ovni. El caso queda, a vista de lo expuesto, cerrado.
[1] Incluso la prensa extranjera, como el Chicago’s American, del 29 de septiembre de 1968, reprodujo la noticia.

[2] Antonio Villacian Burgos, ya muy anciano, eludio en tres ocasiones mantener un dialogo sobre el asunto, al mencionarselo telefonicamente. Tampoco respondio a un posterior requerimiento epistolar.

Facebook Comments