QUE OCURRE EN LA PAMPA? (1 PARTE)

Gaceta OVNI
A primera vista la gran porcion territorial que ocupa la actividad del fenomeno se extiende desde el Noroeste de La Pampa, Sur de Mendoza y San Luis, y el Norte del Neuquen. En un trabajo de archivo, previo al relevamiento del ´96, encontramos referencias que fueron apuntadas en visitas anteriores a Mendoza y Neuquen y que nos orientaron sobre experiencias extrañas casi siempre vividas por camioneros y viajantes. Algunas aludian a rumores sobre vivencias muy significativas por parte de cazadores en pleno desarrollo de su deporte, observaciones con un alto grado de extrañeza, pero ninguna con datos lo suficientemente precisos como para armar un plan de encuesta pues no se puntualizaban ni lugares ni personas. Aun asi tuvimos el raro privilegio de ser uno de los primeros grupos de investigadores que dejaron sus huellas en la arena del Oeste, sobre caminos engañosos que, aparentando conectar poblados y estancias, terminaron por conducirnos a nuevos y asombrosos interrogantes

EL DESIERTO Y EL MISTERIO

El Oeste Pampeano es una llanura esteparia desertica de estacion seca, con un promedio anual de lluvias muy escaso. El suelo es arenoso con vegetacion de poca altura conformada por espinillos, caldenes de crecimiento limitado y pasto melenoso que cubre la mayor parte de la superficie del territorio hasta bien entrado el invierno. Existen desniveles de terreno ya que abundan los medanos y hay escasez de cursos fluviales encontrandose esporadicamente lagunas de pequeña superficie. La fauna es rica en jabalies, pumas, ciervos zorros, una gran variedad de roedores y ganado de extension implantado por los colonos en un territorio que hoy esta dividido en cotos privados y estancias con una muy baja densidad poblacional. En el invierno y durante la noche la temperatura desciende con facilidad de los diez grados bajo cero. La principal via caminera es la ruta provincial N° 10, que une a las principales poblaciones del noroeste pampeano, ellas son: Luantoro, Loventue, Victorica, Telen y Santa Isabel. La mas densamente poblada es Victorica. Adentrandose por el desierto entre estancias comunicadas por picadas y caminos vecinales de transito dificultoso, hay puestos administrativos llamados ¨Colonias¨ que nuclean Hogares Escuela, policia, y algunas viviendas para una poblacion minima. En general los pobladores son comunicativos, dispuestos al dialogo y la hospitalidad. Estas son las caracteristicas mas salientes de la region donde llevamos a cabo el primer relevamiento durante el mes de Mayo del 97, y donde dormian hasta entonces las notables experiencias de cientos de habitantes del Oeste. Como en todas las areas rurales las leyendas y el folklore que hacen referencia a las LUCES MALAS son reiteradas en toda esta zona. Sobre ello las explicaciones facilistas las han catalogado de confusiones con fenomenos naturales (centellas, fosforescencias oseas, etc.) a los que la ovnilogia esta acostumbrada. Como demuestra la experiencia ¨no todo cabe en la misma bolsa¨. En el Oeste Pampeano las caracteristicas de observaciones de estos extraños fenomenos luminosos tienen gran semejanza a los de otras regiones como algunas poblaciones de Entre Rios o Cordoba, sin embargo por la cantidad, frecuencia, permanencia, historia y proyeccion, podemos decir que estamos en una denominada ¨zona caliente¨, quizas una de las mas enigmaticas del pais.

LA VIVENCIA DE ROJO

Oscar Rojo es piloto civil, trabaja como mecanico y reside en la ciudad de Santa Rosa. Durante la decada del 80 estuvo empleado junto a su esposa por el Hogar Escuela de la Colonia de arbol Solo, a unos 140 kilometros de la ciudad de Victorica. Entre otras tareas tenia que manejar un viejo camion en el que transportaba leña para la escuela desde la zona de Carro Quemado, debiendo hacer buena parte del trayecto por lentos y penosos caminos de arena a altas horas de la noche. En cierta ocasion, no muy lejos de llegar al Hogar Escuela, pudo observar a poca distancia una luz palida, una suerte de foco envuelto en una neblina, como una esfera gaseosa iluminada que se movia desde el espeso monte hacia el alambrado perimetral. Durante un lapso de casi 15 minutos y sin detenerse , dicha luminosidad lo acompaño varios kilometros a una distancia del camion que no superaria los 15 metros sobre el lateral derecho del vehiculo. En un año, en nueve oportunidades , la luz escolto su recorrido, emergiendo del mismo lugar y ocultandose en el mismo punto donde solia perderse. Al principio Oscar Rojo sintio temor, en una oportunidad se detuvo para verla mejor, y cuando lo hizo la luz se alejo campo adentro.. Al paso del tiempo la enigmatica y a la vez inofensiva luz, de un color amarillo muy palido, aunque mas cristalina en su centro, se hizo familiar, y hasta resultaba compañia. Tanto es asi, que se habia establecido una cierta relacion entre testigo y fenomeno. En ocasiones la luz se adelantaba unos metros y empezaba a iluminarle el sendero, de tal modo que Rojos podia, en medio de la cerrazon absoluta, apagar las luces de su vehiculo para seguir camino. En otro momento una luz similar aparecio en la misma Colonia de arbol Solo, en momentos que Rojo debia apagar el grupo electrogeno que alimenta hasta cierta hora a la reducida poblacion. Al momento de cortar el fluido electrico la luz no se habia ido, por el contrario, una luminosidad mayor y mas refulgente que venia de afuera entraba por las ventanas. Rojos salio y pudo ver una esfera brillante, de un celeste puro y cristalino, que se habia posado a no mas de cinco metros del edificio escolar. Para volver a su casa inevitablemente debia pasar a menos de dos metros de la masa luminica, y asi pudo distinguirla bien. Su centro era mas brillante y mas blanco, era una esfera de luz envuelta por un gas muy difuso. De ese centro parecian salir estrias luminosas que se difuminaban en la celeste niebla, mientras el interior tenia un extraño movimiento, como una pulsacion. Cuando mas cerca la tuvo, la luz se elevo iluminando los techos. Lo que vivio Rojo no es una experiencia unica ni sobresaliente, tampoco carece de credibilidad, no solo porque su testimonio es solido en todo contexto para la encuesta pertinente, sino porque las caracteristicas de esta observacion se repite de forma incesante a lo largo de cada estancia y poblacion de la zona, con personas distintas, con experiencias complejas que escapan del coto de la leyenda por vigencia, numero, y temporalidad, por lo que no estamos ante un dato extraviado en anecdotas. Por el contrario, son hechos recientes y de una envergadura tal, que no pueden acomodarse a las explicaciones facilistas, tan comunes entre los escepticos.

FISONOMiA DE LO EXTRAÑO

Cuando hacemos referencia a lo frecuente de las apariciones, estamos hablando de observaciones periodicas de caracter ciclico. Hay luces que suelen aparecer desde los montes, seguir marcha a muy escasa altura por encima de los alambrados perimetrales, apagarse o desviarse nuevamente monte adentro. En el ejemplo que damos mas arriba la luz es referenciada por decenas de pobladores. Existen luces identificadas con lugares y meses especiales, y los habitantes saben por experiencia cuando y de que modo pueden toparse con ellas. Tanto es asi que para los forasteros y visitantes del lugar se suelen dar advertencias sobre que camino pueden tomar y a que hora transitarlos justamente para no dar con estas caprichosas manifestaciones luminosas, ahorrandoles un buen susto. Fenomenos similares se presentan en varias otras regiones del pais siguiendo patrones mas o menos similares y donde no es sorpresa oir descripciones identicas a las de La Pampa pues hoy se asume que tratamos con un fenomeno unico. Estamos ante un evento substancialmente distinto a todo lo catalogado. Las luces suelen no solo tener horarios y lugares frecuentes, sino ademas conductas frecuentes que le dan identidad propia, por eso para los pobladores es facil determinar que hara cada una segun cuando y donde aparezca. Existe de hecho una clasificacion por conductas y colores que tambien es posible encontrar desde el Delta entrerriano hasta el desierto de San Juan. Hay una suerte de decalogo de luces por colores que es tan acertado como palpable. En esta experimentada sentencia campesina las luces blancas son algo indiferentes al observador, por el contrario las luces rojas son las que mas se acercan e interactuan con la gente porque achican distancias de manera casi desafiante con intenciones de ¨molestar o perseguir¨. En el Oeste Pampeano las luces rojas cumplen con esta convencion tacita pero son las luces blancas o ligeramente amarillentas las que dominan la noche, variando su tamaño desde los pocos centimetros a los cinco metros de diametro.

LA RUTA DE LOS OVNIS

Pero si las luces cortan el aliento de los pobladores cuando en el reino de la noche aparecen repentinamente y a corta distancia, causan verdadera consternacion cuando una o mas de ellas corren por el desierto camino a la ruta y se ponen a la par de algun vehiculo cuando las manecillas del reloj sobrepasan la medianoche. Al parecer, y con mas frecuencia en la madrugada, las masas globulares luminosas acostumbran escoltar el transito de autos, camionetas y camiones durante prolongados trechos de camino, no importa la velocidad que se lleve, ni las maniobras que el conductor haga, ni donde vaya. El relevamiento permitio tomar conocimiento de una gran cantidad de sucesos como este en los ultimos diez años, particularidad que tambien se registra en los caminos vecinales que comunican estancias y puestos. Esta variante no es nueva en la tematica OVNI, pero los investigadores vemos en el Oeste una intensidad notable y poco mas que infrecuente en otras regiones. La regionalidad del fenomeno que estudiamos es una peculiaridad que se a hecho mas intensa en las ultimas decadas. Puntualmente las referencias sobre rutas o caminos donde los choferes observan Ovnis y son seguidos a corta distancia no son novedad. Esa mayor importancia se ve reflejada en los comentarios de los obreros que construian el tramo de ruta sobre el limite con Mendoza. Llevados hasta alli con camionetas de vialidad, coinciden a la hora de contar como una o varias luces, a horas muy tempranas, seguian de atras a las pickup, cruzandose de un lado a otro, iluminando el camino, desapareciendo y reapareciendo, como si estuvieran jugando con sus azorados observadores.

LUCES QUE DESTELLAN EN EL PASADO

La actividad que estamos relatando no solo es continua en el presente sino que viene manifestandose desde el pasado. En las tradiciones orales, creencias y folklore de las comunidades Ranqueles que predominaron en el area, es posible rastrear la presencia de las luces como partes de una leyenda. En su lengua daban el nombre de Cherrube o Cherrufe a la bola de fuego o luz mala, y Anchumallen a una entidad antropomorfa, pequeña, luminosa y parpadeante que recorre las arenas destellando y siguiendo a los de a caballo. Las tradiciones orales hacen referencia a amantes y princesas indias castigadas por el poder de la magia y los prodigios de la naturaleza. En un muy interesante estudio publicado como PROGRAMA DE INVESTIGACIONES SOBRE EPIDEMIOLOGiA PSIQUIATRICA EN LA ZONA DEL DESAGUADERO SUR (cuyo Director Fernando Pajes Larraya trabajo en toda esa region), se transcriben viejos y recientes relatos de creencias y temores populares, donde las luces juegan un papel primordial. Esos relatos son un calco de lo que cientos de personas afirman ver en el presente. No es la psicosis reinante la que hace que locales y forasteros hablen de sus vivencias sino la presencia de un fenomeno autentico. Los fantasmas, como parte de esas leyendas, han ido desapareciendo de los relatos, pero las bolas de fuego tienen la vigencia de lo perenne porque son visibles aun para los incredulos. Un joven Cacique de la Colonia Emilio Mitre, a la sazon una de las ultimas reservas Ranqueles, nos dice: ¨anteriormente mi pueblo tenia miedo de las luces porque se decia que anunciaban desgracias, pero la gente aprendio a convivir con ellas porque no hacen mal alguno. Mi abuelo solia decir que si veia una luz y era corajudo, la luz esa se acercaba. Pero que si tenia miedo la luz se iba y se quedaba lejos¨. Algunos de estos fenomenos parecen interactuar con el observador. Avanzan a la par de uno, muy cerca, se detienen cuando uno se detiene, pero si se siente panico estas se alejan. Camioneros, policias, pilotos, y pobladores en general han hecho identica referencia. Cuando se habla de un fenomeno ïnteligente¨ se hace hincapie en el factor de la INTERACCION entre luz y testigo. No estamos hablando de destellos lejanos sino de cuerpos luminosos que se ponen a escasos metros de la gente y de los vehiculos, acompañandolos largos tramos de camino, respondiendo la iniciativa del testigo, tal como si manifestaran una voluntad propia, que es imposible de compararse con otros fenomenos naturales, a cuya lista se recurre sin exito para tratar de comprender lo que estudiamos. Esta es gente acostumbrada a su medio. Reconocen el paisaje nocturno, saben diferenciar luces de autos, de aviones y de focos para caza. Ven meteoritos, relampagos, transitos comunes a su paisaje porque dependen del medio. Mas de una vez han visto centellas cruzar los campos y matar su ganado, hacer estruendos al chocar contra arboles y postes. Lo que los sorprende nada tiene que ver con lo que ya han visto. Saben que no hay peligro, pero por menos importancia que den a las ¨luces malas¨ estan seguros de que es algo raro y con identidad propia, que convive y que voluntariamente ¨se acerca¨. Sus relatos son creibles y su espontaneidad, elocuente

EL CASO DE ESTER MOYANO

Sorprende la forma natural en que el fenomeno se incorpora a la vida cotidiana, y que en algunas personas dejan marcas que pueden pasar inadvertidas para la mayoria, rastros de una realidad que por su simpleza corren el riesgo de quedar olvidadas aunque sean por si mismas un notable testimonio. Es el caso de Ester Moyano, una pobladora del extremo oeste que vive humildemente sorteando las dificultades cotidianas en un territorio de suelo pobre, donde los recursos escasean y solamente se sobrevive. Para lograr el triunfo cotidiano sobre limitaciones que pocos considerarian posible de existir, Ester cuenta con la ayuda de unas habilidades manuales que son tradicion entre las mujeres del lugar. Sus manos denuncian decadas de trabajo, y son diligentes y habiles, como las de todos los que luchando con la tierra y han aprendido a convivir con las dificultades sin perder la generosidad y hospitalidad para con el extraño. Con esa destreza la Sra. Moyano fabrica artesanias en diversos materiales que el Ministerio de Bienestar Social de la provincia recolecta para luego ser vendidas en Santa Rosa y asi ayudar a la economia de la mujer y de las familias mas alejadas en la compra de articulos de primera necesidad. Ester es la autora de un tapiz tejido con lana de guanaco, que estando en exposicion para la venta en las instalaciones de la Direccion de Turismo de La Pampa, llamo poderosamente nuestra atencion por el esquema y figuras que presentaba. En dicho tapiz (ver foto) se representa la aparicion de una extraña luz que durante la noche emerge de las sombras del desierto y se detiene sobre un amplio corral de cabras para dejar, luego, caer un poderoso haz de luz sobre los animales. El suceso tuvo lugar una noche no precisada del mes de junio de 1996 en el puesto ¨Las Rosillas¨ en el departamento pampeano de Chos Malal. Alli no hay luz electrica ni televisores. Ester Moyano vive con su anciana madre y un hermano. Jamas supo de la palabra OVNI, pero una noche sus ojos vieron una piramide roja, invertida, en cuyo centro brillaba una esfera azul, y otra blanca sobre la parte superior del cuerpo principal. En un momento su luz cambio la noche en dia. Los rayos emanados del extraño cuerpo eran como un sol que ¨hacia la noche como al mediodia¨, y logro ver ese prodigio nada menos que dos horas, hasta que finalmente se alejo en direccion a Los Payunes ( Volcanes que se encuentran en la region colindante de la Payunia mendocina, y que son visibles desde Chos Malal), para perderse y no regresar. Convengamos en que la importancia del tapiz es la misma que dariamos a una fotografia pues la intencion de la mujer fue retratar con lana ¨la luz mas bonita que vi en mi vida¨. Luces que persiguen vehiculos, bolas de fuego que cruzan el desierto, extraños fenomenos luminosos que navegan serenamente y en silencio ante policias, campesinos, autoridades, funcionarios y politicos, todo ello forma parte de un cumulo de hechos que ha convertido al Oeste pampeano en uno de los territorios predilectos para el mas formidable de los enigmas de nuestro tiempo: Los OVNIS. Algo mas que la imaginacion o la histeria atrae la atencion de los investigadores y curiosos a un territorio agreste y plagado de misterios. Ese mismo espiritu ha movilizado a Enrique Stieben a escribir ¨HUALICHO MAPU. LEYENDAS, CUENTOS Y RELATOS DE LA PAMPA MISTERIOSA¨ ( editorial Albatros), con sus relatos increibles que no nacen de la imaginacion del escritor sino que son descriptivos de sucesos en los que la gente cree. En cuentos como LA BOLA, o ANCHUMALLeN, Stieben rescata del anonimato la historia desconocida de las creencias ranqueles y las experiencias de los primeros pobladores criollos sobre el inhospito territorio del Oeste Pampeano cuando todavia las aguas del Atuel desafiaban las arenas y hacian menos penosa la vida de la gente. La complejidad del fenomeno no se limita a su propia fisonomia, sino que trasunta con su impacto social y cultural (en las secuelas de infinitas experiencias), las fronteras de los prejuicios sobre los que se han basado todos los juicios negativos que hasta hoy impidieron la consecucion de un serio estudio en el tema de las luces. Una puerta se ha abierto en la Provincia de La Pampa, y tal vez la imagen que nos deje ver no sea de este mundo

Facebook Comments