LA BUSQUEDA MAS IMPORTANTE (3 PARTE)

Daniel Lopez
Si el fenomeno es de verdad inteligente e insiste en mostrar una faceta mas que otra quizas ello signifique que por ese preciso vertice debemos orientar la busqueda y dejar de insistir con que estableceremos alguna relacion puramente tecnologica o un dialogo telepatico entre humanoides”.

“Hay que tomar un protagonismo muy relativo de todos modos. Si la voluntad existe y los encuentros en tal o cual region tienen alguna premeditacion y proposito, el investigador siempre resulta un elemento exterior, ajeno al proceso e invadiendo un supuesto teatro de operaciones”

LA BuSQUEDA DE LA INTELIGENCIA

Esta claro que al comenzar una evaluacion sobre la “inteligencia” ponemos en la palestra una dinamica sugestiva que se puede entender como “conducta”.
Esta dinamica refleja movimientos no convencionales ni atribuibles a efectos ambientales fisicos, electrodinamicos, climatologicos, etc.
Es licito pensar que la casuistica que comprende a encuentros con unidades antropomorfas ligadas en escena a objetos de apariencia tangible con presuncion tecnologica y elementos enlazados por descripcion a estructuras complejas de transporte deberian ser la solucion decantada a la pregunta inicial sobre si el fenomeno tiene un origen inteligente. De las experiencias aportadas testimonialmente surge una sustanciosa tendencia a la identificacion de dicha “voluntad” representada en esos seres o navios que suponen tecnologia, inteligencia y civilizacion.
Empero esto es naturalmente aceptable dentro del marco general de casos y ocupan un sitial de extrema importancia, tambien es cierto que aportan un numero infimo y cuya infrecuencia estadistica los pone lejos de cualquier intento de exploracion experimental, por lo tanto son mas inasibles que el resto de las facetas comunes o constantes.
Cuando la decision es justamente buscar “inteligencia”, por una extraña corriente indomeniable, debemos recurrir a los fenomenos que si muestran mayores posibilidades de evaluacion y hasta de acercamiento. Es muy importante seguir la pista de los datos casuisticos, la temporalidad, la territorialidad, porque son, evidentemente, las porciones mas claras y seguras de encontrar amen que no se avengan al estereotipo de contacto o experimentacion que buscamos, esto es: si el fenomeno es de verdad inteligente e insiste en mostrar una faceta mas que otra quizas signifique que por ese preciso vertice debemos orientar la busqueda y dejar de insistir con que estableceremos alguna relacion puramente tecnologica o un dialogo telepatico entre humanoides. La humanizacion del enigma Ovni no debe llegar al limite de obligarlo a realizar una accion ajena a su naturaleza y proposito solo por el hecho que se acomoda a una serie de supuestos culturales que teñimos de “normalidad”.
Es patetico y ejemplificador de nuestra condicion escuchar a los hombres adscriptos a disciplinas cientificas decir que si estas inteligencias “existen” deben elegirlos a ellos por sobre el resto de las personas para entablar un primer dialogo. No solo es desmerecedor de la condicion sencilla de los verdaderos observadores, tambien es una advertencia sobre las capas sociales y los prejuicios que nos dominan y separan.

LOS OBJETOS Y LA INTERACCION
En tanto el encuentro en la tercera fase, o sea la visualizacion de humanoides, como dijimos, es cuantitativamente menor, no es el unico factor de interaccion presente en la estadistica.
La definicion de interaccion OVNI supone toda relacion dinamica entre el fenomeno y el testigo marcando verdaderos hitos en los que se hallan presentes complejos y a la vez sencillos procesos de induccion y respuesta.
La interaccion hace notar una expresion de conducta o movimiento deliberado que refiere a “voluntad”, o cuando menos a la imposibilidad que la dinamica desarrollada entre testigo y objeto sea unicamente una falsa percepcion del testimoniante o se explique por medio de complejidades fisicas no bien evaluadas.
Cuando la referencia alcanza posiciones significativas de independencia de todos estos elementos atenuantes surge la inevitable consideracion de un acto adrede.
Son las vivencias, tantas veces reiteradas en esta pagina, de persecuciones, de acercamientos, de relacion antropocentrica que configuran el sustento de acciones deliberadas aunque carentes de “mensaje”.
El mensaje es subyacente. La expresion de la dinamica es una declaracion de voluntad a pesar de su falta de “dialogo” o presencia humanoide.
En este punto todo el fenomeno, pero especialmente el luminoso, sugiere que la estructura OVNI se independiza de la apariencia morfologica para tornar todos sus elementos constitutivos como piezas de expresion, que suman dinamica, estructura, temporalidad y territorialidad como un conjunto solido que responde a un fin o proposito.
Ver este sutil aspecto casuistico integrando un profundo y desapasionado conocimiento estadistico es el paso fundamental para elaborar un plan de exploracion donde no se echa en suerte la posibilidad de establecer contacto visual e interaccion. No es un mensaje cifrado, misterioso, pero empuja a abandonar los preconceptos y atenerse a la manifestacion totalizadora del fenomeno como unidad de conjunto. No importa cual sea el elemento en cuestion, la minima faceta, la menos considerada, puede convertirse en el nexo prioritario de enlace entre esa voluntad y el hombre.
Es dable que al estereotipo contactistico surjan figuras emblematicas o iconos como los seres que descienden de una nave, el aprendizaje de un codigo sonoro como el expresado por la pelicula de Spielberg (Encuentros Cercanos en la Tercera Fase) y todo lo que es asimilable a la suposicion general de lo que deberia ser un evento de esta naturaleza, sin embargo la realidad OVNI dista mucho de este mecanismo adecentado a una estructura normal o comprensible. Los verdaderos encuentros cercanos ocurren de forma diferente numericamente hablando, son experiencias a veces tan poco significativas que desilusionarian a las parafernalias imaginadas por las superproducciones del 7° arte o de la percepcion popular, y son a nuestro estudio los elementos mas importantes para establecer una estrategia de interaccion.
Veamos.

BUSCANDO CONTACTO
La casuistica demuestra que los elementos mas activos dentro de las descripciones testimoniales son los fenomenos luminosos (…y otra vez, van!).
Esa estadistica puede, ademas, demostrar claramente que los eventos de interaccion mas intensos corresponden a las vivencias con estas rarezas luminosas.
Hay una correspondencia no menos significativa entre tamaños y distancias. Suelen ser menos interactivos los fenomenos de medianas a grandes dimensiones que los pequeños, o sea luces (no importa su morfologia) que denuncian una constante respecto de tamaños y distancias.
No se puede generalizar indiscriminadamente en este asunto, pero las luces mas pequeñas son las que mayor acercamiento tienen con el hombre, y a medida que crece su tamaño, o aumenta su distancia o menos movimientos se le observan, como si la relacion entre tamaños, distancia y dinamica tendiera a atenuar el impacto de la experiencia (hipotesis con la que venimos guiandonos en campo de trabajo). No obstante la situacion tiene a modificarse cuando el o los testigos circulan dentro de vehiculos, entonces si, objetos de considerables dimensiones disminuyen las distancias observables con individuos de a pie o a caballo.
En efecto, la tendencia de estos efectos atenuantes son muy comunes y reflejados en las creencias populares que mencionan a estos fenomenos como objetos folkloricos o tradicionales atados a las creencias campesinas. Luz mala, farol, buenas compañeras, son algunos de los nombres que encierran en su identificacion las conductas o dinamicas que vienen expresando desde hace mucho tiempo. Sus generalidades son mejor descriptas en otras notas de nuestra pagina.

ELIGIENDO TERRENO
Temporalidad y territorialidad suponen periodicidad en lugares identificables. La relacion entre ambas es factible de ser mas facilmente encontrada en Sudamerica donde es posible hallar tradiciones puras o que, aclimatadas a la modernidad no pierden su esencia magica y mantienen casi intactos los valores descriptivos de las experiencias, esto es: algunos (muchos) lugares proclives a contener una tasa de incidencia luminosa significativa estan precedidas o acompañadas de relatos folkloricos, aparicion de entidades, de figuras sagradas, duendes, diablillos o zonas tabu.
Corrientemente el factor territorial se delimita con gran precision a la referencia campesina y popular. Suelen estar representados por porciones de caminos, montañas sagradas, lagos, rios, pozos, ruinas, cementerios, etc., siempre enlazados a las tradiciones, a las maldiciones y a la alta concentracion de experiencias que los convierte en lugares de renombre. Nombres tales como Cerro del Diablo, Pozo de las Animas, Quebrada de la Lumbrera, Estancia La Luz Mala, Los Penaderos, Valle de los Espiritus, son algunos bautizos que se imprimen a un lugar por su peculiar fama acudida con historias inquietantes, por lo pronto sitios perfectos para iniciar una busqueda de territorio Ovni aunque no necesariamente deba responder a tan tendenciosa gracia. La encuesta, en sus primeros intentos, sacara a la superficie -caso de existir- el historial de los No Identificados, en especial bajo su aspecto luminico.
Esto no significa que en otras latitudes esto sea imposible, por el contrario, pero deben ser identificados escapandose de lo que en apariencia es tradicionalmente Ovnilogia. Esta claro para nuestro grupo que la presencia OVNI, sea por convivencia, por fusion o por premeditacion, esta emparentada a regiones magicas o de referencia folklorica merced a la respuesta humana y su capacidad de comprension historica sobre la rareza que nos convoca.
Veremos en cada encuesta realizada zonal o regionalmente -caso de tratarse de una investigacion sobre testimonios- que la mayor parte de las experiencias Ovni estan estrechamente relacionadas a lugares como los mencionados haciendose evidente que es mayor en ese punto la cantidad de casos en comparacion al resto de la geografia. Y ese ha de ser especificamente el lugar elegido para intentar una primer captacion visual.
Se debe prestar especial atencion a estos segmentos geograficos y determinar mediante el testimonio las posiciones de fuga de las apariciones para saber en que lugares es posible obtener el mejor punto de observacion.
Si se tiene la posibilidad de tomar conocimiento de varias vivencias se actuara sobre la parte candidata mas referenciada, no la que nombre un solo individuo sino aquella que mas casos acumule ya que no buscamos una percepcion personal sino una expresion fenomenica intensa, la mayormente concurrida, la comun y frecuente, en definitiva, lo que el mismo fenomeno expone.
Muchos grupos en vigilia han cometido el mismo exacto error que nosotros, colocarse en la misma linea de fuga o movimiento en la que el fenomeno se traslada. Si bien es cierto que este recaudo parece insolvente en su propuesta dada la versatilidad y capacidad de respuesta de los OVNI tambien es conveniente imitar las conductas y posiciones de los eventuales observadores con el objeto de repetir las condiciones parciales de una experiencia que siempre sera mas precisa que la ocurrencia personal a la hora de enfrentarse a un evento desconocido.
Teniamos la costumbre de concurrir a las zonas de apariciones frecuentes y ponernos a esperar en vigilia en el mismo punto de aparicion o de fuga, como si para ver de cerca un tren nos colocaramos en las vias por donde pasa. Aunque no sabemos con certeza en que grado esto interfiere una posible aparicion ni de que modo la altera, tuvimos relativo exito manteniendo una distancia similar a la que mantienen los testigos al momento de la experiencia, salvo que el fenomeno tome la iniciativa de acortar las distancias, cosa que lamentablemente no vivimos en carne propia.
Hay que tomar un protagonismo muy relativo de todos modos. Si la voluntad existe y los encuentros en tal o cual region tienen alguna premeditacion y proposito, el investigador siempre resulta un elemento exterior, ajeno al proceso e invadiendo un supuesto teatro de operaciones. Tanto mas excentrica y alejada sea nuestra posicion (y es mejor buscar puntos altos de vigilia) tanto mas creceran las probabilidades de hacer contacto visual para determinar someramente la naturaleza del fenomeno.
Pero ¿es posible integrarse a ese paisaje y sumarse como elemento activo?
Iremos respondiendo esta pregunta a medida que avancemos.

LA TEMPORALIDAD EN LO REGIONAL
La temporalidad resulta el eje de toda busqueda pues representa un esquema complejo que debe atenderse estudiando detenidamente los resultados de una encuesta. Como dijimos, no bastara una sola apreciacion sino la media resultante de varios testimonios pues este aspecto es el que mas variables muestra en la suma de vivencias.
Mientras la territorialidad se perfila mas estable, la frecuencia temporal lo es menos.
Aqui es posible toparse con periodos del año, referencias estacionales, ciclos extendidos o de intensidad pendular entre puntos de una misma region.
Aunque es cierto que se mantiene firme -numericamente hablando- un pico general durante los meses de Junio, Julio y Agosto (hay, sin embargo, variaciones segun los años), es la distribucion y la cantidad de observaciones en un territorio extenso y no la incidencia particular sobre uno lo que determina el alza cuantitativa.
Una region puede tener mas de un punto de observaciones frecuentes, incluso cercanas o linderas y aun asi existen sutiles diferencias respecto de los ritmos temporales de las apariciones sin descontar particularidades propias de su dinamica.
Recientemente relevamos un territorio al Sudoeste de la capital de la provincia argentina de Salta (Cachi, Seclantas, Payogasta, etc.) y encontramos en una extension de 100 Km2 cuando menos seis referencias que actuarian como puntos de concentracion o dispersion con variables temporales.
Tomamos el ejemplo de la ruta que sigue a la Cuesta del Obispo en su punto culminante, desde Piedra del Molino hasta el final de una recta asfaltada conocida como Tin Tin. Esta se compara con ¨Los Colorados¨, cerros de ese tinte que se hallan a un lado del camino que nace de la recta Tin Tin para unir la zona de Seclantas.
Tanto Tin Tin como ¨Los Colorados¨ nuclean las mayores experiencias numericamente hablando, empero mientras Los Colorados se perfila como foco de una actividad sostenida, Tin Tin es proclive a variaciones estacionales, notablemente intensa entre el invierno y la primavera, pero para confirmarlo taxativamente hace falta mas encuesta.
De todos modos vale la anotacion en base a lo que se halla en la superficie la encuesta. Si uno pretendiera captar manifestaciones anomalas en la region deberia elegir ¨Los Colorados¨ por sobre otros lugares merced a la continuidad que demuestra en los testimonios.
Esto no invalida los demas puntos ¨calientes¨ pero el exito de la empresa surge de acomodarse a los ritmos del fenomeno.
Teniendo una aproximacion temporal y espacial es menester considerar variables tanto mas importantes para el caso que la experiencia pueda llevarse a cabo.

TENIENDO EN CUENTA MORFOLOGiA Y COLORES
Existen relaciones insoslayables en las conductas fenomenicas que debemos observar en las formas y los tonos pues ellos pueden ser indicativos del proceder de la rareza y lo que puede esperarse a partir de una captacion visual.
Durante los intensos relevamientos en puntos de concentracion en varias zonas de Cordoba, La Pampa, Entre Rios, Buenos Aires, Neuquen, y mas recientemente Salta y Jujuy, tomamos nota atenta de estas probables relaciones que poseen una tendencia notoria hacia una constante.

Percepcion de la dinamica segun tamaños y formas
Como dijimos, tanto mas aumenta el tamaño relativo de la anomalia mayor suele ser su distancia del observador.
La excepcion a esta tendencia la marca el que los observadores se hallen en transito dentro de un vehiculo (caso de los Cazadores, caso de los Policias en la recta Tin Tin).
¿De cuanto es la aproximacion? Variable, pero rara vez es menor a los 40 metros.
Hay una interesante observacion sobre el aspecto geografico en las experiencias recogidas. Tiene que ver con la dificultad del territorio en relacion a la intensidad de una experiencia.
Las escoltas o persecuciones (emplea el termino que mejor te quepa) suelen producir una sobretension psicologica que imprime al acto de conducir vehiculos un riesgo notable de vida si entendemos profundamente el modo en que ocurren. Por alguna extraña “coincidencia” muchos de los mas importantes casos de escoltas se han dado en segmentos de camino de menor riesgo al transito. Son menores las vivencias sobre sendas angostas, sinuosas o a la vera de hondonadas y precipicios que de rectas o rutas menos complicadas.
En el ejemplo de Tin Tin esto es muy notorio.
La ruta Tin Tin representa una linea recta donde acontece la mayor estadistica en cuanto a observaciones. Antes de ella, ascendiendo por la Cuesta del Obispo el sendero transita por precipicios que cortan el aliento y requieren de la mayor precaucion. Pues bien, la mayor parte de las experiencias coinciden en que los objetos tienden a ganar mayor distancia y altitud al tiempo que el vehiculo abandona camino seguro (sale de la recta). Cuando esto ocurre el fenomeno despliega movimientos claramente anomalos (se referencian movimientos marcadamente horizontales y verticales) pero a mayor distancia, e incluso se pierden no bien comienza el escabroso descenso por la cuesta, reduciendo de hecho los niveles de tension nerviosa del observador antes de iniciar camino por la cuesta. Insistimos ¿casualidad?
Algo emparentado a esto ocurre cuando, durante una escolta, aparecen otros vehiculos a la distancia. La rareza se fuga de su teatro de operaciones hasta que el “intruso” sobrepasa al protagonista de la experiencia.
Hasta hace poco esta conducta evasiva solia despertarnos sentimientos encontrados respecto de que busca una inteligencia al mantener fijo el protagonismo en un solo testigo. En efecto, tambien es considerable que exista un riesgo por el cual, durante un seguimiento, el piloto de un vehiculo se encuentre ante un riesgo considerable si se topa con otro vehiculo viniendo de frente dada la intensidad emotiva del evento. ¿Estaremos equivocados?
Hay que atender estas conductas expresadas como interpretaciones o hipotesis abiertas a nuevas consideraciones; su valor estriba en que, de hallarnos en situacion semejante, podremos intentar prever un movimiento, y en todo caso prestar atencion a la conducta general para elaborar un mas preciso mapeo de movimientos.
Hemos dicho algo sobre los tamaños relativos y las distancias, falta que agreguemos algunas apreciaciones sobre las morfologias respecto de distancias y conductas.
En tanto las formas complejas se manifiestan significativamente lejos del observador, en el caso de las escoltas hay una tendencia marcada a las elipses de gran tamaño (de 5 a 50 mts).
Su emanacion luminosa suele ser importante, dotadas de un nucleo que concentra el punto de mayor irradiacion y complementadas con lineas ecuatoriales de luces de colores, a veces en la parte inferior y otras como un anillo hemisferico. A estas se asocian efectos de iluminacion sobre las inmediaciones asi como molestias que produce en la vista y algunos mareos posteriores (se registraron vomitos) secundados por aromas acidos y variaciones de la temperatura respecto de las condiciones climaticas imperantes.
Estas cualidades son testimoniadas toda vez que el objeto esta detenido a relativamente corta distancia del observador y deja de emitir estos efectos una vez que toma movimiento o lleva a cabo su seguimiento.
Es muchisimo menor el efecto que provocan las de menor tamaño y a menor distancia. De todos los casos relevados solo un insignificante numero de ellos presento efectos fisicos sobre las personas o captacion de aromas y variaciones termicas. Ello supone que de darse la posibilidad de un encuentro con la anomalia, elipses y cuerpos grandes y muy radiantes nos obligan a mantener separacion prudente.
Siempre es mejor mantenerse en un punto sin tratar de acortar distancias.
En efecto, las estructuras morfologicas mas complejas (triangulares, cubicas, igualmente luminosas) se manifiestan durante mas tiempo y a mayor distancia, pueden sufrir alteraciones visibles de su estructura y transmutar. Rara vez estas formas son asociadas a escoltas e interaccion significativa

Facebook Comments